Viernes, Mayo 24, 2024

Sergio Bitar: “Si quisiera apostar a algo importante, en el agua. La crisis que viene en Chile es enorme”

EL MERCURIO – Como buen ingeniero, el exministro de Obras Públicas Sergio Bitar asegura que tener esa profesión puede ser una ventaja en la cartera que acaba de asumir el ministro Alfredo Moreno. Pero advierte que el MOP exige habilidades adicionales: ser un buen interlocutor, pedir apoyo y coordinar.
“Las obras públicas son crecientemente conversadas con la ciudadanía, tienen una dimensión ambiental muy importante. Son cada vez más ciudadanas que ingenieriles”, afirma.
—¿Qué puede aportar Alfredo Moreno en un momento en que el MOP es protagónico para apuntalar las inversiones y el crecimiento?
“El Ministerio de Obras Públicas es como un trasatlántico, no se cambia en dos minutos. Las inversiones planificadas para realizarse o en ejecución toman lustros o décadas. Entonces, en el corto plazo no veo que se puedan cambiar muchas cosas, salvo sostener una política de elevar la inversión en infraestructura como un requisito clave. Poner en marcha el Fondo de Infraestructura y agregar proyectos, porque hay muy pocos para nuevas concesiones. La presencia de los ministros de Obras Públicas en las obras, en las regiones, es un elemento político importante para los gobiernos”.
—¿En qué sentido?
“Cuando uno está en el terreno trata de movilizar medios de comunicación para que den cuenta de las obras que se están haciendo, levanta el ánimo y da beneficios al Gobierno. Si yo estuviera ahí y quisiera apostar a algo importante para futuro, (lo haría) en el agua. La magnitud de la crisis que viene en Chile en materia de agua es enorme y no hay conciencia. El ministerio ha hecho cosas en ese terreno, pero limitadas. No hay ninguna organización, ni siquiera la coordinación interministerial de recursos hídricos que formé hace 10 años (…). El MOP además es clave para la conectividad: en obras urbanas tiene que ver con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, en construcción de caminos puede poner fibra óptica, y tiene que ver con Telecomunicaciones. Hay una tarea importante que el Estado chileno no está haciendo, que es la capacidad de coordinación institucional horizontal para aumentar la eficacia de la acción en materia de infraestructura”.
—¿Cuál es su evaluación del exministro Juan Andrés Fontaine? ¿Coincide en que tenía un perfil más académico?
“Hizo un esfuerzo. Lo vi antes de que asumiera, porque me iba a ver a la casa y estuvimos conversando. Es un buen gesto, muy inteligente de su parte ir a ver a otros ministros y preguntarles. Luego lo fui a escuchar dos días antes del cambio del gabinete en una exposición que hizo con Icare sobre los planes a futuro, y estaba el grueso de las obras. Uno puede tener observaciones críticas, pero estaba haciendo su trabajo”.
—¿Esta cartera puede catapultar la candidatura de Alfredo Moreno?
“También me entusiasmé cuando era ministro de Obras Públicas (ríe). Pero no creo que el Presidente de la República esté, a estas alturas, cuando el crecimiento está tan bajo, pensando en estar promoviendo gente. Lo que quiere es eficiencia en la gestión del Gobierno. Moreno es un hombre con capacidades y como ingeniero puede poner esos temas. Si no toma temas grandes, va a seguir igual y los grandes temas son el agua y la conectividad”.
Fuente: El Mercurio, Domingo 16 de Junio de 2019

EL MERCURIO – Como buen ingeniero, el exministro de Obras Públicas Sergio Bitar asegura que tener esa profesión puede ser una ventaja en la cartera que acaba de asumir el ministro Alfredo Moreno. Pero advierte que el MOP exige habilidades adicionales: ser un buen interlocutor, pedir apoyo y coordinar.
“Las obras públicas son crecientemente conversadas con la ciudadanía, tienen una dimensión ambiental muy importante. Son cada vez más ciudadanas que ingenieriles”, afirma.
—¿Qué puede aportar Alfredo Moreno en un momento en que el MOP es protagónico para apuntalar las inversiones y el crecimiento?
“El Ministerio de Obras Públicas es como un trasatlántico, no se cambia en dos minutos. Las inversiones planificadas para realizarse o en ejecución toman lustros o décadas. Entonces, en el corto plazo no veo que se puedan cambiar muchas cosas, salvo sostener una política de elevar la inversión en infraestructura como un requisito clave. Poner en marcha el Fondo de Infraestructura y agregar proyectos, porque hay muy pocos para nuevas concesiones. La presencia de los ministros de Obras Públicas en las obras, en las regiones, es un elemento político importante para los gobiernos”.
—¿En qué sentido?
“Cuando uno está en el terreno trata de movilizar medios de comunicación para que den cuenta de las obras que se están haciendo, levanta el ánimo y da beneficios al Gobierno. Si yo estuviera ahí y quisiera apostar a algo importante para futuro, (lo haría) en el agua. La magnitud de la crisis que viene en Chile en materia de agua es enorme y no hay conciencia. El ministerio ha hecho cosas en ese terreno, pero limitadas. No hay ninguna organización, ni siquiera la coordinación interministerial de recursos hídricos que formé hace 10 años (…). El MOP además es clave para la conectividad: en obras urbanas tiene que ver con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, en construcción de caminos puede poner fibra óptica, y tiene que ver con Telecomunicaciones. Hay una tarea importante que el Estado chileno no está haciendo, que es la capacidad de coordinación institucional horizontal para aumentar la eficacia de la acción en materia de infraestructura”.
—¿Cuál es su evaluación del exministro Juan Andrés Fontaine? ¿Coincide en que tenía un perfil más académico?
“Hizo un esfuerzo. Lo vi antes de que asumiera, porque me iba a ver a la casa y estuvimos conversando. Es un buen gesto, muy inteligente de su parte ir a ver a otros ministros y preguntarles. Luego lo fui a escuchar dos días antes del cambio del gabinete en una exposición que hizo con Icare sobre los planes a futuro, y estaba el grueso de las obras. Uno puede tener observaciones críticas, pero estaba haciendo su trabajo”.
—¿Esta cartera puede catapultar la candidatura de Alfredo Moreno?
“También me entusiasmé cuando era ministro de Obras Públicas (ríe). Pero no creo que el Presidente de la República esté, a estas alturas, cuando el crecimiento está tan bajo, pensando en estar promoviendo gente. Lo que quiere es eficiencia en la gestión del Gobierno. Moreno es un hombre con capacidades y como ingeniero puede poner esos temas. Si no toma temas grandes, va a seguir igual y los grandes temas son el agua y la conectividad”.
Fuente: El Mercurio, Domingo 16 de Junio de 2019

TITULARES