Miércoles, Febrero 1, 2023

La otra lista de espera: Durante el primer año de Boric no se concesionó ningún proyecto

LA SEGUNDA – El 2022 pasará a la historia como un año débil en materia de concesiones. Tras la cifra histórica de 12 llamados a licitación del 2021, que representó una inversión total de US$4.674 millones (casi seis veces el promedio anual 2010-2018), el año pasado el Ministerio de Obras Públicas (MOP) solo llamó a licitación un proyecto siete días antes del cambio de gobierno: la autopista Orbital Sur Santiago (US$534 millones).

La cifra representa una caída del 87% del presupuesto respecto al año anterior y significa el monto más bajo en inversión pública desde el 2012.

Desde el ministerio, afirman que “históricamente el primer año de una administración se genera una ralentización” y acusan a la “complejidad del año y la incertidumbre en la economía mundial” como causas del retraso. A eso se suma el alza en los precios de los materiales de construcción, que disparó los costos de los proyectos (ver entrevista).

Si bien exfuncionarios del MOP concuerdan en esto, encienden las primeras alarmas: “se trata sin duda de una situación compleja”, advierte Gabriel Alemparte, abogado y ex jefe de gabinete del MOP durante el segundo mandato de Michelle Bachelet. “El programa tiene un impacto muy fuerte en empleo y produce mayor crecimiento. Las señales han sido muy contradictorias en este momento económico; pareciera haber un sentido más de deriva que de toma de decisiones”, agrega.

Merma que para Joaquín Dagá, ex asesor del ministerio en la administración Piñera, “generará importantes pérdidas de competitividad y productividad del país, pues nos impedirá modernizar nuestra infraestructura pública de acuerdo a las nuevas necesidades”.

En la vereda contraria se ubica el ex ministro de Obras Públicas Carlos Cruz. Para el ingeniero comercial, “la cartera que lanzó el gobierno anterior fue súper agresiva, a última hora y con muy poco desarrollo. Muchos de los proyectos aparentemente no estaban en condiciones de ser licitados, eso implicó que se debió revisar la cartera”, detalla.

Ahora, exfuncionarios sostienen que las dificultades externas no fueron las únicas razones para el relanzamiento de las concesiones. También señalan que ha habido dificultades ideológicas internas en el MOP (ver recuadro).

Para el exfiscal del MOP Álvaro Villanueva, el mayor conflicto “es que Apruebo Dignidad no cree en el sistema de concesiones”. Coincide Alemparte, quien además asigna un ambiente de recelo entre las autoridades sobre el sistema: “Hay varios ministros y subsecretarios que no creen, desconfían o simplemente no entienden el sistema de concesiones. No comprenden que es una política progresista y redistributiva, que mediante la asociación público-privada permite liberar presupuesto público para llegar donde los que más lo necesitan”.

Lista de espera

Pese a los reclamos de inacción de exfuncionarios, en septiembre el Gobierno lanzó la “Cartera de Proyectos a Licitar 2022-2026”, con énfasis en la conectividad longitudinal y el desarrollo regional. Dividida en cuatro áreas correspondientes a mejoras en la ruta panamericana, movilidad urbana, servicio aeroportuario y seguridad hídrica, el programa agrupa inversiones por US$13.258 millones y garantiza la activación de 30 mil empleos.

Pero pese a estas promesas, la relicitación del mejoramiento de la Ruta 5 Santiago–Los Vilos y la segunda concesión del aeropuerto de la Región de la Araucanía fueron las dos iniciativas fichadas para el 2022 que quedaron en lista de espera. Al cierre de esta edición, ninguno de los proyectos había iniciado el proceso de recepción de ofertas técnicas o económicas ni disponía de fechas en la página web del ministerio.

Sin contar estos del 2022 ni los proyectos de arrastre del 2021, para este año figuran 13 iniciativas a licitar, donde destacan el desarrollo de un teleférico entre Alto Hospicio e Iquique, la construcción de la vía alternativa “Ruta Pie de Monte” en el Biobío y el tranvía que conectaría la estación Pajaritos con el aeropuerto Arturo Merino Benítez (AMB), en Santiago.

¿Reformulados o en cola?

La gran pregunta es qué pasará este 2023. Para Dagá, alcanzar la meta “será complejo, pero no imposible. En 2021 se licitaron 12 proyectos, similar a lo que el MOP tendría que licitar” este año.

“Para lograr esto, se debe tener la convicción en que el sistema de concesiones es un aporte para el país y coordinación entre los servicios del Estado”, agrega.

Optimismo que también comparte Cruz. Pese a las críticas, para el ex ministro “hay una cartera importante ahora de proyectos, pero se debe hallar el sentido”. “Es muy importante que la Dirección de Concesiones asuma el liderazgo que debiera tener en la industria”, puesto que “durante 10 años no ha sido la que la que lo ha tenido, sino los privados”, añade.

Desde el MOP, el director de Concesiones asegura que “la meta será consensuar los proyectos con las regiones”. Así, durante este 2023 se llamarán a licitación seis proyectos viales: el mejoramiento Ruta 5 Tramo Santiago- Los Vilos (arrastrado del 2022), de la Ruta 152 Acceso Norte a Concepción (ACNO) y la ampliación de los accesos a Valdivia durante el primer semestre.

Además de mejoras de la Ruta 5 Tramo Temuco-Río Bueno, Ruta 5 Tramo Caldera-Antofagasta, Ruta Pie de Monte y el desarrollo del Teleférico Iquique- Alto Hospicio durante el cuarto trimestre.

Sin fecha exacta, pero con promesa para este año “se llamarán a licitación las nuevas concesiones del tranvía entre Pajaritos y el AMB, y los aeropuertos de Araucanía (arrastrado del 2022), Atacama y Antofagasta, así como la recepción de ofertas para la nueva concesión del aeropuerto de Calama en abril”. Estos dos últimos proyectos, dispuestos para el 2024.

Por otra parte, aseguran desde la entidad, “se recibirán ofertas para la Ruta 68, Orbital Sur y Ruta 5 Chacao-Chonchi, entre otros”. Todos estos proyectos están en la fila desde la administración Piñera.

“Finalmente, cabe destacar que la concesión Sistema Alerta Tsunami (dispuesto para el 2024) ya cuenta con la recomendación del MDSF (Ministerio de Desarrollo Social y Familia) y se podría llamar a licitación en 2023 en el caso de que el mandante, el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (SENAPRED ex ONEMI), así lo determine”, explica.

Si el MOP cumple con su palabra, de los 15 llamados a licitación pendientes, solo cinco quedarían en espera: la ampliación y mejoramiento del Tramo Iquique-Antofagasta de la Ruta 5, el estadio techado Parque O’Higgins, el desarrollo de una nueva cárcel en Talca y la concesión de la red aeroportuaria Tepual, Cañal Bajo, Mocopulli y Pichoy.

Pese a que las cifras, de momento, siguen siendo negativas, el director de Concesiones ve el vaso medio lleno: “Durante 2023 se iniciarán 10 obras bajo el modelo de concesiones, lo que implica sumar aproximadamente 6.000 puestos de empleo a los ya 8.000 que están generando los contratos actualmente en construcción”, concluye.

Ver artículo

Fuente: La Segunda, Miércoles 18 de Enero de 2023

LA SEGUNDA – El 2022 pasará a la historia como un año débil en materia de concesiones. Tras la cifra histórica de 12 llamados a licitación del 2021, que representó una inversión total de US$4.674 millones (casi seis veces el promedio anual 2010-2018), el año pasado el Ministerio de Obras Públicas (MOP) solo llamó a licitación un proyecto siete días antes del cambio de gobierno: la autopista Orbital Sur Santiago (US$534 millones).

La cifra representa una caída del 87% del presupuesto respecto al año anterior y significa el monto más bajo en inversión pública desde el 2012.

Desde el ministerio, afirman que “históricamente el primer año de una administración se genera una ralentización” y acusan a la “complejidad del año y la incertidumbre en la economía mundial” como causas del retraso. A eso se suma el alza en los precios de los materiales de construcción, que disparó los costos de los proyectos (ver entrevista).

Si bien exfuncionarios del MOP concuerdan en esto, encienden las primeras alarmas: “se trata sin duda de una situación compleja”, advierte Gabriel Alemparte, abogado y ex jefe de gabinete del MOP durante el segundo mandato de Michelle Bachelet. “El programa tiene un impacto muy fuerte en empleo y produce mayor crecimiento. Las señales han sido muy contradictorias en este momento económico; pareciera haber un sentido más de deriva que de toma de decisiones”, agrega.

Merma que para Joaquín Dagá, ex asesor del ministerio en la administración Piñera, “generará importantes pérdidas de competitividad y productividad del país, pues nos impedirá modernizar nuestra infraestructura pública de acuerdo a las nuevas necesidades”.

En la vereda contraria se ubica el ex ministro de Obras Públicas Carlos Cruz. Para el ingeniero comercial, “la cartera que lanzó el gobierno anterior fue súper agresiva, a última hora y con muy poco desarrollo. Muchos de los proyectos aparentemente no estaban en condiciones de ser licitados, eso implicó que se debió revisar la cartera”, detalla.

Ahora, exfuncionarios sostienen que las dificultades externas no fueron las únicas razones para el relanzamiento de las concesiones. También señalan que ha habido dificultades ideológicas internas en el MOP (ver recuadro).

Para el exfiscal del MOP Álvaro Villanueva, el mayor conflicto “es que Apruebo Dignidad no cree en el sistema de concesiones”. Coincide Alemparte, quien además asigna un ambiente de recelo entre las autoridades sobre el sistema: “Hay varios ministros y subsecretarios que no creen, desconfían o simplemente no entienden el sistema de concesiones. No comprenden que es una política progresista y redistributiva, que mediante la asociación público-privada permite liberar presupuesto público para llegar donde los que más lo necesitan”.

Lista de espera

Pese a los reclamos de inacción de exfuncionarios, en septiembre el Gobierno lanzó la “Cartera de Proyectos a Licitar 2022-2026”, con énfasis en la conectividad longitudinal y el desarrollo regional. Dividida en cuatro áreas correspondientes a mejoras en la ruta panamericana, movilidad urbana, servicio aeroportuario y seguridad hídrica, el programa agrupa inversiones por US$13.258 millones y garantiza la activación de 30 mil empleos.

Pero pese a estas promesas, la relicitación del mejoramiento de la Ruta 5 Santiago–Los Vilos y la segunda concesión del aeropuerto de la Región de la Araucanía fueron las dos iniciativas fichadas para el 2022 que quedaron en lista de espera. Al cierre de esta edición, ninguno de los proyectos había iniciado el proceso de recepción de ofertas técnicas o económicas ni disponía de fechas en la página web del ministerio.

Sin contar estos del 2022 ni los proyectos de arrastre del 2021, para este año figuran 13 iniciativas a licitar, donde destacan el desarrollo de un teleférico entre Alto Hospicio e Iquique, la construcción de la vía alternativa “Ruta Pie de Monte” en el Biobío y el tranvía que conectaría la estación Pajaritos con el aeropuerto Arturo Merino Benítez (AMB), en Santiago.

¿Reformulados o en cola?

La gran pregunta es qué pasará este 2023. Para Dagá, alcanzar la meta “será complejo, pero no imposible. En 2021 se licitaron 12 proyectos, similar a lo que el MOP tendría que licitar” este año.

“Para lograr esto, se debe tener la convicción en que el sistema de concesiones es un aporte para el país y coordinación entre los servicios del Estado”, agrega.

Optimismo que también comparte Cruz. Pese a las críticas, para el ex ministro “hay una cartera importante ahora de proyectos, pero se debe hallar el sentido”. “Es muy importante que la Dirección de Concesiones asuma el liderazgo que debiera tener en la industria”, puesto que “durante 10 años no ha sido la que la que lo ha tenido, sino los privados”, añade.

Desde el MOP, el director de Concesiones asegura que “la meta será consensuar los proyectos con las regiones”. Así, durante este 2023 se llamarán a licitación seis proyectos viales: el mejoramiento Ruta 5 Tramo Santiago- Los Vilos (arrastrado del 2022), de la Ruta 152 Acceso Norte a Concepción (ACNO) y la ampliación de los accesos a Valdivia durante el primer semestre.

Además de mejoras de la Ruta 5 Tramo Temuco-Río Bueno, Ruta 5 Tramo Caldera-Antofagasta, Ruta Pie de Monte y el desarrollo del Teleférico Iquique- Alto Hospicio durante el cuarto trimestre.

Sin fecha exacta, pero con promesa para este año “se llamarán a licitación las nuevas concesiones del tranvía entre Pajaritos y el AMB, y los aeropuertos de Araucanía (arrastrado del 2022), Atacama y Antofagasta, así como la recepción de ofertas para la nueva concesión del aeropuerto de Calama en abril”. Estos dos últimos proyectos, dispuestos para el 2024.

Por otra parte, aseguran desde la entidad, “se recibirán ofertas para la Ruta 68, Orbital Sur y Ruta 5 Chacao-Chonchi, entre otros”. Todos estos proyectos están en la fila desde la administración Piñera.

“Finalmente, cabe destacar que la concesión Sistema Alerta Tsunami (dispuesto para el 2024) ya cuenta con la recomendación del MDSF (Ministerio de Desarrollo Social y Familia) y se podría llamar a licitación en 2023 en el caso de que el mandante, el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (SENAPRED ex ONEMI), así lo determine”, explica.

Si el MOP cumple con su palabra, de los 15 llamados a licitación pendientes, solo cinco quedarían en espera: la ampliación y mejoramiento del Tramo Iquique-Antofagasta de la Ruta 5, el estadio techado Parque O’Higgins, el desarrollo de una nueva cárcel en Talca y la concesión de la red aeroportuaria Tepual, Cañal Bajo, Mocopulli y Pichoy.

Pese a que las cifras, de momento, siguen siendo negativas, el director de Concesiones ve el vaso medio lleno: “Durante 2023 se iniciarán 10 obras bajo el modelo de concesiones, lo que implica sumar aproximadamente 6.000 puestos de empleo a los ya 8.000 que están generando los contratos actualmente en construcción”, concluye.

Ver artículo

Fuente: La Segunda, Miércoles 18 de Enero de 2023

TITULARES