Lunes, Febrero 6, 2023

Mayores costos, problemas de diseño y tiempo de viaje: Las observaciones de expertos al Tren Valparaíso-Santiago

DIARIO FINANCIERO – Desde su anuncio, el tren Valparaíso-Santiago, uno de los proyectos emblemáticos del Gobierno, ha sido objeto de valoración, pero también de críticas que por estos días preocupan a algunos expertos y entendidos en la materia. Lo anterior, pues aspectos como la inversión, el tiempo de viaje y la ejecución de ciertos tramos serían totalmente opuestos a lo planteado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE). Y esto, según dicen, implicaría no solo complejidades a futuro, sino incluso una posible inviabilidad del proyecto.

Una de las mayores observaciones tiene relación con el costo del tren. De acuerdo al Gobierno, el tramo principal que abarca una extensión de 172 km entre Quinta Normal y El Salto contempla una inversión cercana a los US$ 1.320 millones. Sin embargo, el ingeniero de la Universidad Católica y experto en infraestructura, Eduardo Koffman, asegura que el costo podría triplicar la cifra entregada por el MOP. Y señala que todas sus operaciones matemáticas se basan en proyectos actuales.

De esta manera, Koffmann tomó como referencia el Tren Santiago-Batuco, que contempla una ruta férrea de 26 km y una inversión cercana a los US$ 650 millones, y calculó que el costo por kilómetro asciende a US$ 24,8 millones. Y después repitió la operación, pero esta vez consideró el tramo anterior en el proyecto Valparaíso-Santiago. Es decir, calculó el costo por kilómetro solo entre El Salto y Batuco que es el trazado que falta por ejecutar. Sin embargo, fue ahí que se dio cuenta que la inversión superaba a la contemplada por el Gobierno.

En este sentido, Koffmann señala que el trazado entre Santiago y El Salto, sin considerar la segunda etapa entre Limache y El Salto, podría costar entre US$ 3.500 millones y US$ 4.300 millones.

Expropiaciones

Una opinión similar es la del arquitecto experto en urbanismo y exintegrante del Consejo de Concesiones, Iván Poduje, quien no solo respalda los cálculos de Koffmann y sostiene que el proyecto debería costar al menos US$ 3.600 millones, sino que además asegura que no existe una superficie suficiente y disponible para la construcción de uno de los tramos.

“El Tren Merval conecta Valparaíso con Limache, y para llegar a El Salto tienes que construir un trazado paralelo al actual. Pero no hay espacio porque el tren que usa el Merval entre el Salto y Limache pasa por Quilpué, Villa Alemana, y otras localidades, y no cabe nada ahí. Entonces, la pregunta es ¿por dónde van a pasar?”, dice.

Asimismo, Poduje indica que las expropiaciones “son carísimas, y agrega que una opción viable es utilizar “la misma línea que el Merval, lo que implica meter este servicio intercalado con ese tren”. “Pero es una locura porque el Merval tiene una frecuencia que impide meter otro tren que venga de Santiago”, señala.

El tiempo

Y a los mayores costos y dificultades de ejecución se suma otro factor clave en el desarrollo del tren: el tiempo de traslado. De acuerdo a Franco Basso, académico de ingeniería industrial de la Universidad Católica de Valparaíso y Doctor en Transportes y Logística, uno de los problemas más grandes que implica esta iniciativa es que “hay una promesa incumplida por parte del gobierno respecto de un tren rápido y de alto estándar a Valparaíso, siempre entendido como la ciudad y no la región”.

Y explica que a diferencia de las estimaciones del Gobierno, el trazado actual de 172 kilómetros se va a recorrer en al menos dos horas, considerando las paradas. “Y si a eso le agregamos el tiempo del transbordo (en la estación El Salto del Tren Merval), más el tiempo de viaje que se tiene que llevar a cabo en el metro de Valparaíso, llegar al centro de la ciudad va a demorar 2 horas y 30 minutos”, dice.

Una de las formas más simples de calcular el tiempo de viaje es compararlo con otros proyectos. El viaje entre Santiago y San Fernando, por ejemplo, se extiende por 140 kilómetros y demora una hora y 46 minutos. Y acá, entre Valparaíso y Santiago existen 32 kilómetros extra. “Además, hay que considerar las paradas, curvaturas y pendientes máximas”, sostiene Basso.

A juicio del académico, las iniciativas privadas “probablemente tenían mucha mayor probabilidad de cumplir” con la promesa de conectar Santiago y Valparaíso en 45 minutos, “tanto por el estándar que estaban proponiendo como también por la ruta escogida”. Y sostiene que “es urgente es que el gobierno ponga a disposición de la comunidad y en general de la academia todos los informes que tuvo a la vista para tomar la decisión sobre el trazado actual”.

“Algo que sería catastrófico es que tengamos una cifra ahora, y una vez que ya hayan comenzado los procesos de licitación, las personas ya estén alistándose para recibir el tren y les digamos que no tenemos dinero”, menciona.

“Creo que el proyecto tiene aspectos positivos, como la incorporación de comunas inferiores muy dejadas de lado (…) Pero tiene puntos muy negativos, como que no cumple con la promesa presidencial que se hizo. Es un proyecto a mejorar”, concluye.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Miércoles 18 de Enero de 2023

DIARIO FINANCIERO – Desde su anuncio, el tren Valparaíso-Santiago, uno de los proyectos emblemáticos del Gobierno, ha sido objeto de valoración, pero también de críticas que por estos días preocupan a algunos expertos y entendidos en la materia. Lo anterior, pues aspectos como la inversión, el tiempo de viaje y la ejecución de ciertos tramos serían totalmente opuestos a lo planteado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE). Y esto, según dicen, implicaría no solo complejidades a futuro, sino incluso una posible inviabilidad del proyecto.

Una de las mayores observaciones tiene relación con el costo del tren. De acuerdo al Gobierno, el tramo principal que abarca una extensión de 172 km entre Quinta Normal y El Salto contempla una inversión cercana a los US$ 1.320 millones. Sin embargo, el ingeniero de la Universidad Católica y experto en infraestructura, Eduardo Koffman, asegura que el costo podría triplicar la cifra entregada por el MOP. Y señala que todas sus operaciones matemáticas se basan en proyectos actuales.

De esta manera, Koffmann tomó como referencia el Tren Santiago-Batuco, que contempla una ruta férrea de 26 km y una inversión cercana a los US$ 650 millones, y calculó que el costo por kilómetro asciende a US$ 24,8 millones. Y después repitió la operación, pero esta vez consideró el tramo anterior en el proyecto Valparaíso-Santiago. Es decir, calculó el costo por kilómetro solo entre El Salto y Batuco que es el trazado que falta por ejecutar. Sin embargo, fue ahí que se dio cuenta que la inversión superaba a la contemplada por el Gobierno.

En este sentido, Koffmann señala que el trazado entre Santiago y El Salto, sin considerar la segunda etapa entre Limache y El Salto, podría costar entre US$ 3.500 millones y US$ 4.300 millones.

Expropiaciones

Una opinión similar es la del arquitecto experto en urbanismo y exintegrante del Consejo de Concesiones, Iván Poduje, quien no solo respalda los cálculos de Koffmann y sostiene que el proyecto debería costar al menos US$ 3.600 millones, sino que además asegura que no existe una superficie suficiente y disponible para la construcción de uno de los tramos.

“El Tren Merval conecta Valparaíso con Limache, y para llegar a El Salto tienes que construir un trazado paralelo al actual. Pero no hay espacio porque el tren que usa el Merval entre el Salto y Limache pasa por Quilpué, Villa Alemana, y otras localidades, y no cabe nada ahí. Entonces, la pregunta es ¿por dónde van a pasar?”, dice.

Asimismo, Poduje indica que las expropiaciones “son carísimas, y agrega que una opción viable es utilizar “la misma línea que el Merval, lo que implica meter este servicio intercalado con ese tren”. “Pero es una locura porque el Merval tiene una frecuencia que impide meter otro tren que venga de Santiago”, señala.

El tiempo

Y a los mayores costos y dificultades de ejecución se suma otro factor clave en el desarrollo del tren: el tiempo de traslado. De acuerdo a Franco Basso, académico de ingeniería industrial de la Universidad Católica de Valparaíso y Doctor en Transportes y Logística, uno de los problemas más grandes que implica esta iniciativa es que “hay una promesa incumplida por parte del gobierno respecto de un tren rápido y de alto estándar a Valparaíso, siempre entendido como la ciudad y no la región”.

Y explica que a diferencia de las estimaciones del Gobierno, el trazado actual de 172 kilómetros se va a recorrer en al menos dos horas, considerando las paradas. “Y si a eso le agregamos el tiempo del transbordo (en la estación El Salto del Tren Merval), más el tiempo de viaje que se tiene que llevar a cabo en el metro de Valparaíso, llegar al centro de la ciudad va a demorar 2 horas y 30 minutos”, dice.

Una de las formas más simples de calcular el tiempo de viaje es compararlo con otros proyectos. El viaje entre Santiago y San Fernando, por ejemplo, se extiende por 140 kilómetros y demora una hora y 46 minutos. Y acá, entre Valparaíso y Santiago existen 32 kilómetros extra. “Además, hay que considerar las paradas, curvaturas y pendientes máximas”, sostiene Basso.

A juicio del académico, las iniciativas privadas “probablemente tenían mucha mayor probabilidad de cumplir” con la promesa de conectar Santiago y Valparaíso en 45 minutos, “tanto por el estándar que estaban proponiendo como también por la ruta escogida”. Y sostiene que “es urgente es que el gobierno ponga a disposición de la comunidad y en general de la academia todos los informes que tuvo a la vista para tomar la decisión sobre el trazado actual”.

“Algo que sería catastrófico es que tengamos una cifra ahora, y una vez que ya hayan comenzado los procesos de licitación, las personas ya estén alistándose para recibir el tren y les digamos que no tenemos dinero”, menciona.

“Creo que el proyecto tiene aspectos positivos, como la incorporación de comunas inferiores muy dejadas de lado (…) Pero tiene puntos muy negativos, como que no cumple con la promesa presidencial que se hizo. Es un proyecto a mejorar”, concluye.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Miércoles 18 de Enero de 2023

TITULARES