Jueves, Junio 24, 2021

Qué inversiones requiere la tecnología 5G y cuánto pagarían los usuarios

EL MERCURIO – Los proveedores de servicio inalámbrico aseguran que la próxima generación del servicio 5G, que es más veloz, transformará el entretenimiento, la comunicación y el lugar de trabajo. Lo que no han dicho: cuánto costará.
Los gigantes de las telecomunicaciones, como Verizon Communications Inc. y AT&T Inc., están promoviendo las velocidades ultrarrápidas que ofrecerán sus servicios 5G en el hogar, y se ha programado que los primeros smartphones compatibles con las nuevas redes lleguen al mercado estadounidense este año. Pero las compañías todavía están lidiando con cuánto cobrarán a los consumidores y a las empresas por el servicio.
“Creo que esto va a tener que ver mucho más con evolución que con revolución”, manifiesta Val Elbert, un socio del área de tecnología, medios y telecomunicaciones del Boston Consulting Group.
Es probable que las empresas empiecen a pagar por las redes 5G como parte de sus gastos de capital, optando posiblemente por construir redes privadas, más rápidas para alimentar fábricas y tiendas, precisa. No es muy probable que los precios que pagan los consumidores por los planes de telefonía móvil cambien considerablemente, indica, aunque algunas compañías tal vez solo ofrezcan 5G a los clientes en los niveles más altos de sus planes de datos ilimitados.
Expectativas de los consumidores
“Yo pago US$ 160; no creo que mañana pueda duplicar eso a US$ 320” por un plan familiar de telefonía móvil mensual, aun cuando las velocidades sean significativamente más rápidas, dice Anthony Goonetilleke, quien ayuda a las compañías de telecomunicaciones en su desarrollo de redes y modelos de precios en su calidad de jefe de tecnología de Amdocs, un proveedor de software y servicios a compañías de comunicaciones y medios.
El costo del servicio inalámbrico móvil se ha desplomado en los últimos años, puesto que los consumidores se han acostumbrado a cuentas más bajas y al uso ilimitado de datos. Los datos móviles en EE.UU. costaban, aproximadamente, US$ 3,33 un gigabyte a fines de 2017, de acuerdo a la firma consultora Recon Analytics, una baja de los US$ 11,12 el gigabyte tres años antes.
Sin embargo, para mejorar las redes a los estándares 5G se requiere de miles de millones de dólares de dinero fresco. Las compañías tienen que comprar un nuevo equipo de radio y la infraestructura para respaldarlo, lo que incluye líneas de fibra óptica y cientos de miles de nuevas instalaciones de celdas pequeñas; inversiones que ellas quieren recuperar.
Es difícil separar inversiones 5G de los mejoramientos 4G que las compañías habrían hecho de todos modos. Muchos carriers gastarán miles de millones de dólares en equipos 4G más poderosos, los que podrían llegar a tener capacidad 5G una vez que se disponga del nuevo software.
El análisis de mercado de New Street Research predice que Verizon solamente gastará US$ 20 mil millones adicionales durante los próximos siete años para respaldar la banda ancha inalámbrica en los hogares, un mejoramiento 5G. Pero la compañía y sus competidoras tendrán que gastar miles de millones más para que la cobertura inalámbrica 5G esté disponible a nivel nacional. New Street Research señala, además, que los operadores de redes chinos destinarán más de US$ 60 mil millones solo a mejoramientos 5G en China durante los próximos cinco años.
Las compañías de telecomunicaciones tendrán que generar ingresos adicionales para justificar todo ese gasto, pero no han decidido cómo fijarán los precios.
“En vista del ecosistema que se espera en torno al 5G, el que incluye cosas como automóviles sin conductor, realidad aumentada, telemedicina y aparatos telefónicos tradicionales, perfectamente puede haber planes y fijación de precios fuera del modelo de la industria tradicional”, explica un vocero de AT&T.
Goonetilleke dice que espera que 5G introduzca más servicios no disociables que combinen hardware y una conectividad inalámbrica en movimiento para los productos, como la realidad virtual o los sistemas de entretenimiento de juegos.
“Creo que va a llegar un momento en que la conectividad va a ser ubicua. No va a pensar ‘¿Estoy afuera?’ o ‘¿Estoy en mi auto?'”, dice.
Las compañías están tratando de posicionarse para aprovechar lo que las familias pagan por los teléfonos, cable, entretenimiento y juegos 5G, al haber perdido ingresos generados por las oportunidades de comercio electrónico y aplicaciones que se desarrollaron a consecuencia de las redes 4G.
Verizon actualmente vende una versión de servicio de banda ancha residencial 5G en el hogar por US$ 70 mensuales. Pero ese servicio está solo disponible en un grupo de vecindarios en áreas como Los Angeles, Indianápolis y Houston, y no está basado en el estándar 5G internacional que fue establecido por un grupo comercial de la industria global, lo que significa que el equipo con el tiempo se va a tener que actualizar.
Diego Scotti, jefe de márketing de Verizon, dice que en el futuro, las compañías tal vez ofrezcan a los consumidores distintos paquetes de servicios. Eso podría significar planes 5G para dispositivos móviles, tales como smartphones, tablets y relojes, para el acceso a internet en el hogar o para esas dos cosas —banda ancha móvil y en el hogar— juntas.
Despliegue fragmentado
Cada nueva generación de redes viene acompañada de una economía cambiante, pero 5G es única, porque se va a desplegar en una forma más fragmentada que 4G. Las empresas de telecomunicaciones de EE.UU. están ofreciendo el nuevo servicio poco a poco a ciertos sectores del país; por lo general, áreas urbanas densas. Las nuevas redes requieren que las compañías instalen más grupos de equipos más cerca de los consumidores.
Para cosechar todos los beneficios de 5G, los consumidores también tienen que comprar nuevos dispositivos móviles y cambiar el equipo en el hogar, tales como los routers. Eso podría llevar a un ciclo de adopción más prolongado que el cambio de 3G a 4G, indican algunos analistas.
El despliegue de las redes 4G también coincidió con los primeros años del smartphone, lo que permitió que las empresas cobraran una prima. Hoy en día, los consumidores están conservando sus dispositivos por más tiempo, lo que aplaza su buena disposición para gastar dinero en dispositivos compatibles con 5G.
Alrededor del 42% de los consumidores estaba dispuesto a pagar entre US$ 10 y US$ 20 más al mes por un servicio de banda ancha móvil 5G, de acuerdo a un estudio el año pasado para Intel Corp., en base a 4.676 personas en EE.UU. y el Reino Unido, que llevó a cabo la empresa de estudio de mercado Ovum.
Ver Artículo
Fuente: El Mercurio, Viernes 15 de Marzo de 2019

EL MERCURIO – Los proveedores de servicio inalámbrico aseguran que la próxima generación del servicio 5G, que es más veloz, transformará el entretenimiento, la comunicación y el lugar de trabajo. Lo que no han dicho: cuánto costará.
Los gigantes de las telecomunicaciones, como Verizon Communications Inc. y AT&T Inc., están promoviendo las velocidades ultrarrápidas que ofrecerán sus servicios 5G en el hogar, y se ha programado que los primeros smartphones compatibles con las nuevas redes lleguen al mercado estadounidense este año. Pero las compañías todavía están lidiando con cuánto cobrarán a los consumidores y a las empresas por el servicio.
“Creo que esto va a tener que ver mucho más con evolución que con revolución”, manifiesta Val Elbert, un socio del área de tecnología, medios y telecomunicaciones del Boston Consulting Group.
Es probable que las empresas empiecen a pagar por las redes 5G como parte de sus gastos de capital, optando posiblemente por construir redes privadas, más rápidas para alimentar fábricas y tiendas, precisa. No es muy probable que los precios que pagan los consumidores por los planes de telefonía móvil cambien considerablemente, indica, aunque algunas compañías tal vez solo ofrezcan 5G a los clientes en los niveles más altos de sus planes de datos ilimitados.
Expectativas de los consumidores
“Yo pago US$ 160; no creo que mañana pueda duplicar eso a US$ 320” por un plan familiar de telefonía móvil mensual, aun cuando las velocidades sean significativamente más rápidas, dice Anthony Goonetilleke, quien ayuda a las compañías de telecomunicaciones en su desarrollo de redes y modelos de precios en su calidad de jefe de tecnología de Amdocs, un proveedor de software y servicios a compañías de comunicaciones y medios.
El costo del servicio inalámbrico móvil se ha desplomado en los últimos años, puesto que los consumidores se han acostumbrado a cuentas más bajas y al uso ilimitado de datos. Los datos móviles en EE.UU. costaban, aproximadamente, US$ 3,33 un gigabyte a fines de 2017, de acuerdo a la firma consultora Recon Analytics, una baja de los US$ 11,12 el gigabyte tres años antes.
Sin embargo, para mejorar las redes a los estándares 5G se requiere de miles de millones de dólares de dinero fresco. Las compañías tienen que comprar un nuevo equipo de radio y la infraestructura para respaldarlo, lo que incluye líneas de fibra óptica y cientos de miles de nuevas instalaciones de celdas pequeñas; inversiones que ellas quieren recuperar.
Es difícil separar inversiones 5G de los mejoramientos 4G que las compañías habrían hecho de todos modos. Muchos carriers gastarán miles de millones de dólares en equipos 4G más poderosos, los que podrían llegar a tener capacidad 5G una vez que se disponga del nuevo software.
El análisis de mercado de New Street Research predice que Verizon solamente gastará US$ 20 mil millones adicionales durante los próximos siete años para respaldar la banda ancha inalámbrica en los hogares, un mejoramiento 5G. Pero la compañía y sus competidoras tendrán que gastar miles de millones más para que la cobertura inalámbrica 5G esté disponible a nivel nacional. New Street Research señala, además, que los operadores de redes chinos destinarán más de US$ 60 mil millones solo a mejoramientos 5G en China durante los próximos cinco años.
Las compañías de telecomunicaciones tendrán que generar ingresos adicionales para justificar todo ese gasto, pero no han decidido cómo fijarán los precios.
“En vista del ecosistema que se espera en torno al 5G, el que incluye cosas como automóviles sin conductor, realidad aumentada, telemedicina y aparatos telefónicos tradicionales, perfectamente puede haber planes y fijación de precios fuera del modelo de la industria tradicional”, explica un vocero de AT&T.
Goonetilleke dice que espera que 5G introduzca más servicios no disociables que combinen hardware y una conectividad inalámbrica en movimiento para los productos, como la realidad virtual o los sistemas de entretenimiento de juegos.
“Creo que va a llegar un momento en que la conectividad va a ser ubicua. No va a pensar ‘¿Estoy afuera?’ o ‘¿Estoy en mi auto?'”, dice.
Las compañías están tratando de posicionarse para aprovechar lo que las familias pagan por los teléfonos, cable, entretenimiento y juegos 5G, al haber perdido ingresos generados por las oportunidades de comercio electrónico y aplicaciones que se desarrollaron a consecuencia de las redes 4G.
Verizon actualmente vende una versión de servicio de banda ancha residencial 5G en el hogar por US$ 70 mensuales. Pero ese servicio está solo disponible en un grupo de vecindarios en áreas como Los Angeles, Indianápolis y Houston, y no está basado en el estándar 5G internacional que fue establecido por un grupo comercial de la industria global, lo que significa que el equipo con el tiempo se va a tener que actualizar.
Diego Scotti, jefe de márketing de Verizon, dice que en el futuro, las compañías tal vez ofrezcan a los consumidores distintos paquetes de servicios. Eso podría significar planes 5G para dispositivos móviles, tales como smartphones, tablets y relojes, para el acceso a internet en el hogar o para esas dos cosas —banda ancha móvil y en el hogar— juntas.
Despliegue fragmentado
Cada nueva generación de redes viene acompañada de una economía cambiante, pero 5G es única, porque se va a desplegar en una forma más fragmentada que 4G. Las empresas de telecomunicaciones de EE.UU. están ofreciendo el nuevo servicio poco a poco a ciertos sectores del país; por lo general, áreas urbanas densas. Las nuevas redes requieren que las compañías instalen más grupos de equipos más cerca de los consumidores.
Para cosechar todos los beneficios de 5G, los consumidores también tienen que comprar nuevos dispositivos móviles y cambiar el equipo en el hogar, tales como los routers. Eso podría llevar a un ciclo de adopción más prolongado que el cambio de 3G a 4G, indican algunos analistas.
El despliegue de las redes 4G también coincidió con los primeros años del smartphone, lo que permitió que las empresas cobraran una prima. Hoy en día, los consumidores están conservando sus dispositivos por más tiempo, lo que aplaza su buena disposición para gastar dinero en dispositivos compatibles con 5G.
Alrededor del 42% de los consumidores estaba dispuesto a pagar entre US$ 10 y US$ 20 más al mes por un servicio de banda ancha móvil 5G, de acuerdo a un estudio el año pasado para Intel Corp., en base a 4.676 personas en EE.UU. y el Reino Unido, que llevó a cabo la empresa de estudio de mercado Ovum.
Ver Artículo
Fuente: El Mercurio, Viernes 15 de Marzo de 2019

TITULARES

X