Lunes, Junio 24, 2024

Inversión en concesiones anota retroceso de 9% en 2018 y sumó US$ 734 millones

PULSO – En las últimas tres décadas, la inversión en infraestructura pública en el país ha tenido un gran despliegue. Sin embargo, según se desprende de un reporte elaborado por el Consejo Políticas de Infraestructura (CPI) en los últimos diez años dicha inversión revertió fuertemente su desempeño.
Un ejemplo de ello es la evolución que muestra la inversión en concesiones, que se viene realizando desde 1993 cuando se inició la construcción del túnel El Melón. Entre 1995 y 2004 la inversión vía este mecanismo totalizó US$17.600 millones. Su peak fue en 2004 cuando se materializaron US$1.125 millones anuales, pero cayó sistemáticamente por los siguientes cinco años hasta alcanzar su menor nivel en 2009, llegando a los US$187 millones.
A partir de 2010 se recuperó parcialmente hasta alcanzar los US$809 millones materializados en 2017, muy por debajo de su peak en 2004 cuando estaban simultáneamente en construcción la Ruta 5 y las autopistas urbanas en Santiago, para descender nuevamente en 2018 alcanzando en torno a los US$734 millones invertidos, 9% menos que el año anterior. Así, dichos montos han pasado a representar el 72% del máximo alcanzado en 2004.
Luis Eduardo Escobar, economista de la U. de Chile, sostiene que “la importancia en las concesiones ha ido decayendo en términos relativos y eso es preocupante”, y que en ese sentido “deberíamos poder hacer que las concesiones sean un aporte más importante al esfuerzo de inversión”.
De hecho, Escobar hace hincapié en que la inversión anual de concesiones, en relación al tamaño de la economía, cayó a 0,2% del PIB en 2018, comparada con 1,1% en 2009. El reporta además destaca la aspiración del gobierno de llegar a unos US$8.000 millones de inversión en concesiones, esto es, US$2.000 millones anuales, lo cual significaría un 0,6% del PIB. El CPI plantea, en ese sentido, retornar a niveles del 1% del PIB, o más, como ocurrió en el promedio 1999-2005.
Inversión consolidada
La inversión total en infraestructura pública, considerando la del gobierno central y concesiones, se duplicó desde 2005, pasando de US$3.175 millones a US$7.187 millones en 2018.
El CPI resalta en su informe que mientras en 2005 las concesiones aportaron 32% de la inversión en infraestructura pública, en 2018 apenas superó el 10%, confirmando la decreciente importancia de este mecanismo en la inversión total en infraestructura de uso público.
“Lo que el gobierno no ha logrado es sostener ese esfuerzo contracíclico económico en los años posteriores al shock inicial. Después de los años 2009 y 2015, la inversión como porcentaje del PIB cayó, posiblemente contribuyendo a la desaceleración económica posterior”, dice el reporte.
Carlos Cruz, director ejecutivo del CPI, destacó el plan del gobierno para acelerar las inversiones de infraestructura pública, pero dijo que “no creemos que con presupuesto público pueda hacerse un esfuerzo mayor que el que se está haciendo sin poner en cuestión las reglas básicas del manejo de la política fiscal, y en ese sentido, nuestro llamado más que aumentar el gasto público está más bien orientado a poner en marcha aceleradamente el programa de concesiones”. Explica que por esa vía podría haber un efecto importante de activación de la economía.
El CPI plantea que el desafío es aumentar la inversión que hace el gobierno directamente y por medio de concesiones en infraestructura de uso público y que represente el 3,5% del PIB. Tal gasto en inversión ha estado en torno al 2,4% del PIB, más de un punto porcentual por debajo de esa meta.

Ver artículo
Fuente: Pulso, Martes 02 de Julio de 2019

PULSO – En las últimas tres décadas, la inversión en infraestructura pública en el país ha tenido un gran despliegue. Sin embargo, según se desprende de un reporte elaborado por el Consejo Políticas de Infraestructura (CPI) en los últimos diez años dicha inversión revertió fuertemente su desempeño.
Un ejemplo de ello es la evolución que muestra la inversión en concesiones, que se viene realizando desde 1993 cuando se inició la construcción del túnel El Melón. Entre 1995 y 2004 la inversión vía este mecanismo totalizó US$17.600 millones. Su peak fue en 2004 cuando se materializaron US$1.125 millones anuales, pero cayó sistemáticamente por los siguientes cinco años hasta alcanzar su menor nivel en 2009, llegando a los US$187 millones.
A partir de 2010 se recuperó parcialmente hasta alcanzar los US$809 millones materializados en 2017, muy por debajo de su peak en 2004 cuando estaban simultáneamente en construcción la Ruta 5 y las autopistas urbanas en Santiago, para descender nuevamente en 2018 alcanzando en torno a los US$734 millones invertidos, 9% menos que el año anterior. Así, dichos montos han pasado a representar el 72% del máximo alcanzado en 2004.
Luis Eduardo Escobar, economista de la U. de Chile, sostiene que “la importancia en las concesiones ha ido decayendo en términos relativos y eso es preocupante”, y que en ese sentido “deberíamos poder hacer que las concesiones sean un aporte más importante al esfuerzo de inversión”.
De hecho, Escobar hace hincapié en que la inversión anual de concesiones, en relación al tamaño de la economía, cayó a 0,2% del PIB en 2018, comparada con 1,1% en 2009. El reporta además destaca la aspiración del gobierno de llegar a unos US$8.000 millones de inversión en concesiones, esto es, US$2.000 millones anuales, lo cual significaría un 0,6% del PIB. El CPI plantea, en ese sentido, retornar a niveles del 1% del PIB, o más, como ocurrió en el promedio 1999-2005.
Inversión consolidada
La inversión total en infraestructura pública, considerando la del gobierno central y concesiones, se duplicó desde 2005, pasando de US$3.175 millones a US$7.187 millones en 2018.
El CPI resalta en su informe que mientras en 2005 las concesiones aportaron 32% de la inversión en infraestructura pública, en 2018 apenas superó el 10%, confirmando la decreciente importancia de este mecanismo en la inversión total en infraestructura de uso público.
“Lo que el gobierno no ha logrado es sostener ese esfuerzo contracíclico económico en los años posteriores al shock inicial. Después de los años 2009 y 2015, la inversión como porcentaje del PIB cayó, posiblemente contribuyendo a la desaceleración económica posterior”, dice el reporte.
Carlos Cruz, director ejecutivo del CPI, destacó el plan del gobierno para acelerar las inversiones de infraestructura pública, pero dijo que “no creemos que con presupuesto público pueda hacerse un esfuerzo mayor que el que se está haciendo sin poner en cuestión las reglas básicas del manejo de la política fiscal, y en ese sentido, nuestro llamado más que aumentar el gasto público está más bien orientado a poner en marcha aceleradamente el programa de concesiones”. Explica que por esa vía podría haber un efecto importante de activación de la economía.
El CPI plantea que el desafío es aumentar la inversión que hace el gobierno directamente y por medio de concesiones en infraestructura de uso público y que represente el 3,5% del PIB. Tal gasto en inversión ha estado en torno al 2,4% del PIB, más de un punto porcentual por debajo de esa meta.

Ver artículo
Fuente: Pulso, Martes 02 de Julio de 2019

TITULARES