Sábado, Mayo 15, 2021

Concesionarias advierten que el telepeaje no es solución definitiva a congestión en vías

EL MERCURIO – Tanto la industria como los expertos apuntan a que es necesario abordar con urgencia la ampliación de carreteras y construcción de alternativas a las actuales autopistas para paliar el déficit en infraestructura.

Un cambio significativo para las autopistas de acceso a Santiago generará la implementación progresiva del free flow o telepeaje desde el próximo semestre hasta 2019, iniciativa que busca evitar episodios de congestión vehicular en estas rutas.

Pero pese a que la medida debería rebajar los tiempos de espera que hoy se originan en las plazas de pago, las propias concesionarias son menos optimistas, dado el fuerte aumento que registra el parque automotor, que en 2017 llegó a más de 5 millones de automóviles en el pañis, el 39% de ellos en la capital.

“La congestión llegó para quedarse. Dada la capacidad actual de las carreteras, hacia Santiago están en permanente estado de congestión, que se agrava los fines de semana extraordinarios”, afirma el presidente de la Asociación de Concesionarias (Copsa), Leonardo Daneri. Carlos Cruz, director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), complementa que “las autopistas no se han ampliado lo suficiente como para acoger la creciente cantidad de autos, y en consecuencia, hay un déficit de infraestructura física”.

Los problemas

La congestión que se produjo el fin de Semana Santa fue “histórica”, en palabras del subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios. Con capacidad para recibir 3 mil vehículos por hora, la Ruta 68 se vio sobrepasada por más de 4 mil.

Pero la falta de infraestructura no se hace evidente solo en fechas especiales. Según datos entregados por las concesionarias a “El Mercurio”, en un día laboral del verano por la Ruta 68 circulan 48 mil vehículos, lo que correspondería a cerca de 3 mil por hora, si se estiman las principales 16 horas de tráfico capitalino, entre las 8:00 y las 00:00 horas.

“El problema no solo afecta a los vehículos particulares, ya que también es importante para la logística, porque estas autopistas conectan a los principales puertos del país: Valparaíso y san Antonio”, plantea Ricardo Geisser, académico de Ingeniería de la U. Católica.

Daneri advierte que “necesitamos hacer más autopistas y mejorar las existentes, lo que significa hacer terceras pistas”, agregando que se deben hacer ya lineamientos para carreteras adicionales; “por ejemplo, la autopista Santiago-Valparaíso por La Dormida o el longitudinal costero que permita ensanchar al país”

Nuevas rutas

El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, afirma que muchas de las autopistas “fueron construidas cuando el parque automotor era bastante menor que el actual”, y que en ese escenario, más allá de medidas como el free flow, “se trabaja intensamente en desarrollar planes de ampliaciones de pistas en las rutas y ampliar trazados en futuras licitaciones”.

Cita el caso de la Ruta 78, donde las nuevas obras consideran “la ampliación a terceras pistas y el mejoramiento de Isabel Riquelme, del Enlace Talagante y de calles de servicio”.

Para Carlos Piaggio, gerente de infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), “es importante incorporar los gatilladores de inversión en los contratos a futuro, para que en el momento de estos déficits se generen las ampliaciones para adelantarse a las etapas de saturación”.

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, Lunes 11 de junio de 2018

EL MERCURIO – Tanto la industria como los expertos apuntan a que es necesario abordar con urgencia la ampliación de carreteras y construcción de alternativas a las actuales autopistas para paliar el déficit en infraestructura.

Un cambio significativo para las autopistas de acceso a Santiago generará la implementación progresiva del free flow o telepeaje desde el próximo semestre hasta 2019, iniciativa que busca evitar episodios de congestión vehicular en estas rutas.

Pero pese a que la medida debería rebajar los tiempos de espera que hoy se originan en las plazas de pago, las propias concesionarias son menos optimistas, dado el fuerte aumento que registra el parque automotor, que en 2017 llegó a más de 5 millones de automóviles en el pañis, el 39% de ellos en la capital.

“La congestión llegó para quedarse. Dada la capacidad actual de las carreteras, hacia Santiago están en permanente estado de congestión, que se agrava los fines de semana extraordinarios”, afirma el presidente de la Asociación de Concesionarias (Copsa), Leonardo Daneri. Carlos Cruz, director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), complementa que “las autopistas no se han ampliado lo suficiente como para acoger la creciente cantidad de autos, y en consecuencia, hay un déficit de infraestructura física”.

Los problemas

La congestión que se produjo el fin de Semana Santa fue “histórica”, en palabras del subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios. Con capacidad para recibir 3 mil vehículos por hora, la Ruta 68 se vio sobrepasada por más de 4 mil.

Pero la falta de infraestructura no se hace evidente solo en fechas especiales. Según datos entregados por las concesionarias a “El Mercurio”, en un día laboral del verano por la Ruta 68 circulan 48 mil vehículos, lo que correspondería a cerca de 3 mil por hora, si se estiman las principales 16 horas de tráfico capitalino, entre las 8:00 y las 00:00 horas.

“El problema no solo afecta a los vehículos particulares, ya que también es importante para la logística, porque estas autopistas conectan a los principales puertos del país: Valparaíso y san Antonio”, plantea Ricardo Geisser, académico de Ingeniería de la U. Católica.

Daneri advierte que “necesitamos hacer más autopistas y mejorar las existentes, lo que significa hacer terceras pistas”, agregando que se deben hacer ya lineamientos para carreteras adicionales; “por ejemplo, la autopista Santiago-Valparaíso por La Dormida o el longitudinal costero que permita ensanchar al país”

Nuevas rutas

El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, afirma que muchas de las autopistas “fueron construidas cuando el parque automotor era bastante menor que el actual”, y que en ese escenario, más allá de medidas como el free flow, “se trabaja intensamente en desarrollar planes de ampliaciones de pistas en las rutas y ampliar trazados en futuras licitaciones”.

Cita el caso de la Ruta 78, donde las nuevas obras consideran “la ampliación a terceras pistas y el mejoramiento de Isabel Riquelme, del Enlace Talagante y de calles de servicio”.

Para Carlos Piaggio, gerente de infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), “es importante incorporar los gatilladores de inversión en los contratos a futuro, para que en el momento de estos déficits se generen las ampliaciones para adelantarse a las etapas de saturación”.

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, Lunes 11 de junio de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X