Viernes, Mayo 24, 2024

Zona central del país está viviendo el año más seco desde que se tiene registro

EL MERCURIO – Se esperaba que la influencia del fenómeno de El Niño provocara lluvias este otoño en la zona central. De hecho, el último sistema frontal que pasó por la Región Metropolitana debía dejar 10 mm de agua y apenas cayeron 2 mm.
Esa es parte de la evidencia que hizo que la Dirección Meteorológica de Chile concluyera en su informe sobre precipitaciones que “la atmósfera no generará condiciones favorables para precipitaciones”, que habrá un “déficit generalizado” de precipitaciones y que estamos ante una “sequía continua” en buena parte del país.
En definitiva, el informe plantea que “la zona central está registrando el inicio de invierno más seco en 60 años de datos”.
En efecto, a nivel nacional, el déficit de lluvia hasta fines de mayo lo lideraron Santiago, con -97%; Valparaíso (-92%), La Serena (-87%), Curicó (-86%) y Chillán (-64%).
Mínimo histórico
En el caso de la capital, se han registrado 4,1 milímetros (mm), siendo lo normal a esa fecha 79,8 mm. “Y eso es casi la mitad del último registro más bajo en Santiago en ese mismo período, que fue en 2009, con 8 mm. Mientras que en 2016 hubo 8,9 mm”, explica el meteorólogo José Vicencio, encargado de la Oficina de Servicios Climatológicos de la Dirección Meteorológica.
Lo mismo ocurre en Curicó, ciudad que, como la capital, cuenta con datos fidedignos de los últimos 60 años. En esta ciudad, en lo que va del año han precipitado 28,6 mm, una pequeña porción de los 168,1 mm de un año normal y la menor cifra desde la creación del registro.
Vicencio sostiene que este será “el invierno más seco en los últimos 60 años”. También apunta como causa que el fenómeno de El Niño “no tendrá el impacto esperado”.
El pronóstico prevé lluvias “normales a bajo lo normal” en las regiones Metropolitana y de Valparaíso, y “bajo lo normal” desde O’Higgins al sur.
El experto especifica que en áreas afectadas por años de sequía, “como Petorca, las lluvias se concentrarán durante junio, con julio y agosto más secos”.
El informe también proyecta —hasta agosto— que entre Coquimbo y Biobío la precipitación acumulada será “bajo lo normal”. En Atacama, la costa de la provincia de Elqui, la provincia de Biobío, al interior de La Araucanía, en Los Ríos, en Los Lagos (incluyendo Chiloé) y al sur de la provincia de Coyhaique se esperan precipitaciones “bajo, a bajo lo normal”.
Racionamiento
En 1968, las pérdidas en el agro por la escasez de agua superaron los mil millones de dólares. Fue la denominada “Gran Sequía”, de la que surgieron la Comisión Nacional de Sequía y el horario de verano.
Entre 1998 y 1999 hubo un recordado racionamiento eléctrico, que obligaba a cortar el suministro eléctrico un par de horas al día en buena parte del país.
Una década después, en 2008, el fenómeno abarcó entre Atacama y Los Lagos, con unos 80 mil agricultores afectados por la sequía y la entrada en vigencia de un decreto de racionamiento “preventivo” del suministro.
Fuente: El Mercurio, Miércoles 05 de Junio de 2019

EL MERCURIO – Se esperaba que la influencia del fenómeno de El Niño provocara lluvias este otoño en la zona central. De hecho, el último sistema frontal que pasó por la Región Metropolitana debía dejar 10 mm de agua y apenas cayeron 2 mm.
Esa es parte de la evidencia que hizo que la Dirección Meteorológica de Chile concluyera en su informe sobre precipitaciones que “la atmósfera no generará condiciones favorables para precipitaciones”, que habrá un “déficit generalizado” de precipitaciones y que estamos ante una “sequía continua” en buena parte del país.
En definitiva, el informe plantea que “la zona central está registrando el inicio de invierno más seco en 60 años de datos”.
En efecto, a nivel nacional, el déficit de lluvia hasta fines de mayo lo lideraron Santiago, con -97%; Valparaíso (-92%), La Serena (-87%), Curicó (-86%) y Chillán (-64%).
Mínimo histórico
En el caso de la capital, se han registrado 4,1 milímetros (mm), siendo lo normal a esa fecha 79,8 mm. “Y eso es casi la mitad del último registro más bajo en Santiago en ese mismo período, que fue en 2009, con 8 mm. Mientras que en 2016 hubo 8,9 mm”, explica el meteorólogo José Vicencio, encargado de la Oficina de Servicios Climatológicos de la Dirección Meteorológica.
Lo mismo ocurre en Curicó, ciudad que, como la capital, cuenta con datos fidedignos de los últimos 60 años. En esta ciudad, en lo que va del año han precipitado 28,6 mm, una pequeña porción de los 168,1 mm de un año normal y la menor cifra desde la creación del registro.
Vicencio sostiene que este será “el invierno más seco en los últimos 60 años”. También apunta como causa que el fenómeno de El Niño “no tendrá el impacto esperado”.
El pronóstico prevé lluvias “normales a bajo lo normal” en las regiones Metropolitana y de Valparaíso, y “bajo lo normal” desde O’Higgins al sur.
El experto especifica que en áreas afectadas por años de sequía, “como Petorca, las lluvias se concentrarán durante junio, con julio y agosto más secos”.
El informe también proyecta —hasta agosto— que entre Coquimbo y Biobío la precipitación acumulada será “bajo lo normal”. En Atacama, la costa de la provincia de Elqui, la provincia de Biobío, al interior de La Araucanía, en Los Ríos, en Los Lagos (incluyendo Chiloé) y al sur de la provincia de Coyhaique se esperan precipitaciones “bajo, a bajo lo normal”.
Racionamiento
En 1968, las pérdidas en el agro por la escasez de agua superaron los mil millones de dólares. Fue la denominada “Gran Sequía”, de la que surgieron la Comisión Nacional de Sequía y el horario de verano.
Entre 1998 y 1999 hubo un recordado racionamiento eléctrico, que obligaba a cortar el suministro eléctrico un par de horas al día en buena parte del país.
Una década después, en 2008, el fenómeno abarcó entre Atacama y Los Lagos, con unos 80 mil agricultores afectados por la sequía y la entrada en vigencia de un decreto de racionamiento “preventivo” del suministro.
Fuente: El Mercurio, Miércoles 05 de Junio de 2019

TITULARES