Sábado, Julio 31, 2021

Vivienda estima que déficit habitacional subió hasta 600 mil hogares en medio de la pandemia

DIARIO FINANCIERO – Un aumento en el déficit habitacional que afecta al país detectó el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu). En el último año y medio, la cifra estimada se ubica en un tramo de 550 mil a 600 mil hogares, según expuso el subsecretario de la cartera, Guillermo Rolando, lo que se compara con 493 mil hogares que se desprendían del Censo 2017, es decir, en escenario prepandemia.

La autoridad indicó que el cálculo de este incremento deriva de las postulaciones a vivienda nueva. El Minvu aprueba anualmente de 50 mil a 55 mil, pero dentro del plan de reactivación el año pasado lograron aprobar 80 mil.

Lo anterior, como parte del plan de acción 2021 para potenciar soluciones habitacionales en el territorio nacional y, por esa vía, también generar mano de obra, todo lo cual involucra recursos de US$ 6 mil millones.

“El Minvu está con el presupuesto más grande de su historia, que crece en un 21% este año, es un desafío enorme porque estamos dentro de un plan de reactivación económica donde por la inversión en obras públicas pasamos a ser actores esenciales”, dijo Rolando.

En estos momentos, detalló, hay 110 mil viviendas que se están construyendo en el país. Y si a eso se le suman las tareas de mejoramiento y ampliación, el número sube casi en 90 mil en el ámbito de las viviendas y en 285 las obras urbanas en ejecución.

La autoridad explicó que una de las características del plan de reactivación del Minvu es la “capilaridad” en todo el país, es decir, que “el 87% de las empresas con las que trabajamos son PYME y, en este momento, estamos desarrollando proyectos en 328 comunas; eso es prácticamente gran parte del país”.

Impacto en el empleo

Respecto a la empleabilidad que esperan generar, indicó que las estimaciones calculadas a 24 meses son cerca de 400 mil fuentes laborales y están preparando a la cartera ante un posible aumento de recursos para más proyectos en el caso que se requieran”.

Lo anterior, pensando en cómo se desarrolle el año frente a la pandemia y si desde el Gobierno se toma la determinación de iniciar más programas de reactivación.

Nuevos estándares

Consultado por el déficit habitacional en el país y el nivel de hacinamiento, Rolando señaló que “la pandemia ha visibilizado algo que sabíamos hace tiempo: el hacinamiento, los allegados y la pérdida de empleo incidió en las necesidades del hábitat. Este mayor presupuesto nos permite abarcar una mayor construcción de viviendas”.

Sobre el tipo de solución habitacional que se está construyendo, sostuvo que cada año hay un avance en calidad y más espacio. “La vivienda financiada desde el Estado ha mejorado mucho en los últimos años en cuanto a terminaciones, metraje”, dijo al tiempo que recordó que se aprobó una norma hace años en que departamentos para familias vulnerables no tener menor de 55 metros cuadrados. Esto, además de exigencias para áreas verdes y espacios comunes.

Dentro del plan de reactivación en marcha, destacó que se consideran mejoras en las condiciones térmicas. Y en construcción de vivienda nueva “hay gestión de suelos, compramos paños importantes y haciendo gestión junto a Bienes Nacionales para asegurar mejor ubicación, de modo de no hiperconcentrar la vulnerabilidad en lugares específicos”.

Ministerio prepara un programa especial para
enfrentar el aumento de los campamentos en el país

El subsecretario Guillermo Rolando reconoció que “ha costado leer con exactitud el hacinamiento” en el país, pues explica que eso se ha visto influido por el incremento de la migración vulnerable.

“No tenemos una cifra exacta, pero nuestras estimaciones -que son los hogares con hacinamiento extremo, que el Minvu lo calcula con más de cinco personas por recinto de dormitorio- están en torno a 21 mil o 25 mil hogares”, precisó.

A su juicio, “una variable más que ha aumentado el déficit habitacional son las familias emergentes o de ingresos bajos y que están arrendando; y ante una pérdida de empleo se van rápidamente con una dificultad y empiezan a vivir en campamentos”.

El catastro del Minvu del año 2018 habla de 802 campamentos con 48 mil familias y dicha cartera resuelve entre 65 a 70 por año. Pero, acotó Rolando, “en el último año y medio esta es una situación preocupante, es que han aumentado 23 mil hogares además asociados a lo que es el estallido, el coronavirus y la migración vulnerable; esos tres factores han hecho que aumenten de manera importante”.

Anticipó que lo que están haciendo es darle soluciones y en los próximos días van a anunciar un plan especial para campamentos este año, de forma de incrementar las soluciones definitivas de 65 a 100 campamentos y, “junto con eso -subrayó- cómo mejorar la habitabilidad transitoria de un campamento, que es algo en lo que no nos hemos involucrado nunca”.

Según Rolando, toma tiempo una solución definitiva, que implica buscar suelo, diseño, constructora y que estén los recursos. “Estamos terminando un plan para lo que llamamos la habitabilidad primaria, es decir, dar las certezas de acceso al agua potable, de acceso al uso de excretas, luminarias y manejo de basura, eso mientras vamos apoyando a las familias en sus constituciones de comités y que puedan postular como corresponde a la vivienda definitiva”, concluyó.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Jueves 04 de Marzo de 2021

DIARIO FINANCIERO – Un aumento en el déficit habitacional que afecta al país detectó el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu). En el último año y medio, la cifra estimada se ubica en un tramo de 550 mil a 600 mil hogares, según expuso el subsecretario de la cartera, Guillermo Rolando, lo que se compara con 493 mil hogares que se desprendían del Censo 2017, es decir, en escenario prepandemia.

La autoridad indicó que el cálculo de este incremento deriva de las postulaciones a vivienda nueva. El Minvu aprueba anualmente de 50 mil a 55 mil, pero dentro del plan de reactivación el año pasado lograron aprobar 80 mil.

Lo anterior, como parte del plan de acción 2021 para potenciar soluciones habitacionales en el territorio nacional y, por esa vía, también generar mano de obra, todo lo cual involucra recursos de US$ 6 mil millones.

“El Minvu está con el presupuesto más grande de su historia, que crece en un 21% este año, es un desafío enorme porque estamos dentro de un plan de reactivación económica donde por la inversión en obras públicas pasamos a ser actores esenciales”, dijo Rolando.

En estos momentos, detalló, hay 110 mil viviendas que se están construyendo en el país. Y si a eso se le suman las tareas de mejoramiento y ampliación, el número sube casi en 90 mil en el ámbito de las viviendas y en 285 las obras urbanas en ejecución.

La autoridad explicó que una de las características del plan de reactivación del Minvu es la “capilaridad” en todo el país, es decir, que “el 87% de las empresas con las que trabajamos son PYME y, en este momento, estamos desarrollando proyectos en 328 comunas; eso es prácticamente gran parte del país”.

Impacto en el empleo

Respecto a la empleabilidad que esperan generar, indicó que las estimaciones calculadas a 24 meses son cerca de 400 mil fuentes laborales y están preparando a la cartera ante un posible aumento de recursos para más proyectos en el caso que se requieran”.

Lo anterior, pensando en cómo se desarrolle el año frente a la pandemia y si desde el Gobierno se toma la determinación de iniciar más programas de reactivación.

Nuevos estándares

Consultado por el déficit habitacional en el país y el nivel de hacinamiento, Rolando señaló que “la pandemia ha visibilizado algo que sabíamos hace tiempo: el hacinamiento, los allegados y la pérdida de empleo incidió en las necesidades del hábitat. Este mayor presupuesto nos permite abarcar una mayor construcción de viviendas”.

Sobre el tipo de solución habitacional que se está construyendo, sostuvo que cada año hay un avance en calidad y más espacio. “La vivienda financiada desde el Estado ha mejorado mucho en los últimos años en cuanto a terminaciones, metraje”, dijo al tiempo que recordó que se aprobó una norma hace años en que departamentos para familias vulnerables no tener menor de 55 metros cuadrados. Esto, además de exigencias para áreas verdes y espacios comunes.

Dentro del plan de reactivación en marcha, destacó que se consideran mejoras en las condiciones térmicas. Y en construcción de vivienda nueva “hay gestión de suelos, compramos paños importantes y haciendo gestión junto a Bienes Nacionales para asegurar mejor ubicación, de modo de no hiperconcentrar la vulnerabilidad en lugares específicos”.

Ministerio prepara un programa especial para
enfrentar el aumento de los campamentos en el país

El subsecretario Guillermo Rolando reconoció que “ha costado leer con exactitud el hacinamiento” en el país, pues explica que eso se ha visto influido por el incremento de la migración vulnerable.

“No tenemos una cifra exacta, pero nuestras estimaciones -que son los hogares con hacinamiento extremo, que el Minvu lo calcula con más de cinco personas por recinto de dormitorio- están en torno a 21 mil o 25 mil hogares”, precisó.

A su juicio, “una variable más que ha aumentado el déficit habitacional son las familias emergentes o de ingresos bajos y que están arrendando; y ante una pérdida de empleo se van rápidamente con una dificultad y empiezan a vivir en campamentos”.

El catastro del Minvu del año 2018 habla de 802 campamentos con 48 mil familias y dicha cartera resuelve entre 65 a 70 por año. Pero, acotó Rolando, “en el último año y medio esta es una situación preocupante, es que han aumentado 23 mil hogares además asociados a lo que es el estallido, el coronavirus y la migración vulnerable; esos tres factores han hecho que aumenten de manera importante”.

Anticipó que lo que están haciendo es darle soluciones y en los próximos días van a anunciar un plan especial para campamentos este año, de forma de incrementar las soluciones definitivas de 65 a 100 campamentos y, “junto con eso -subrayó- cómo mejorar la habitabilidad transitoria de un campamento, que es algo en lo que no nos hemos involucrado nunca”.

Según Rolando, toma tiempo una solución definitiva, que implica buscar suelo, diseño, constructora y que estén los recursos. “Estamos terminando un plan para lo que llamamos la habitabilidad primaria, es decir, dar las certezas de acceso al agua potable, de acceso al uso de excretas, luminarias y manejo de basura, eso mientras vamos apoyando a las familias en sus constituciones de comités y que puedan postular como corresponde a la vivienda definitiva”, concluyó.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Jueves 04 de Marzo de 2021

TITULARES

X