Lunes, Julio 26, 2021

TVS: "Es completamente factible licitar el proyecto en esta administración"

EL MERCURIO – Álvaro González, gerente general de TVS, señala que el trazado hacia el puerto de Valparaíso “se independiza de Merval y permite transferir carga sin impacto ambiental por los próximos 50 años”.
El 4 de febrero pasado, el consorcio TVS Concesiones Ferroviarias SpA —integrado por Sigdo Koppers y China Railway Group Limited (CREC)— presentó su proyecto de un tren rápido entre Santiago y Valparaíso por Ley de Concesiones en el MOP.
Pese a que aún no tienen una respuesta de parte del ministerio, Álvaro González, gerente general de TVS, asegura: “Es completamente factible licitar el proyecto en esta administración. Hay estudios por muchos años ya realizados, solo se necesita que el Gobierno proponga las condiciones técnicas y económicas en las Bases de Licitación y, posteriormente, recibir las ofertas técnicas de los interesados”.
La iniciativa incluye tres tipos de infraestructura: para carga, que en algunos tramos se comparte con pasajeros, y cuyo destino son los puertos de Valparaíso y de San Antonio; para terminales de transferencia de carga intermodales, y 12 trenes con una capacidad de 890 pasajeros.
El ferrocarril tendría una velocidad de operación de 200 km/hr para pasajeros y una velocidad de 85 km/h en carga, y supone un viaje de 39 minutos a Viña del Mar y de 45 minutos a Valparaíso, recorriendo cuatro estaciones: Santiago (en conexión con la estación Del Sol, en avenida Pajaritos, Línea 5 del metro), se dirige a Bollenar —comuna de Melipilla—, y luego sigue rumbo a Casablanca, Viña del Mar (conexión con Merval) y Barón, en Valparaíso.
Con respecto a las vías de carga, Álvaro González precisa: “TVS tiene un corredor exclusivo de carga de doble vía para San Antonio, de 98 kilómetros, y que es una solución logística independiente del trazado del proyecto Melitren de pasajeros, que es un proyecto Metrotren, de EFE, incompatible con la carga del Puerto de Gran Escala, que necesita trenes largos, de más de 1.000 metros y double stacking de contenedores (dos capas de contenedores)”. Agrega que para el puerto de Valparaíso, “el trazado de TVS se independiza de Merval y permite transferir carga de Valparaíso sin impacto ambiental por los próximos 50 años”.
La iniciativa de TVS implica una inversión de US$ 2.400 millones de parte del consorcio y no contempla inversiones por parte del Estado. Álvaro González explicó en febrero a “El Mercurio” que se pondría énfasis en la experiencia de viaje, con servicios como wifi en los trenes.
“No es trivial que el tren de alta velocidad lo tenga; diría que el 30% lo tiene. Nuestro problema no es si vamos a llenar los 890 pasajeros o no, que en general sí. Nuestro problema es que el que tomó la decisión de irse a vivir a Viña del Mar, a Concón y trabaja en Santiago, él quiere su asiento, él quiere llegar a la estación, tomar desayuno, ojalá en la zona del pasajero frecuente donde está su nombre, con el nombre de su asiento, con su wifi, porque va trabajando en su computador, y que cuando llegue es el mismo taxista, Uber o metro, que lo pase a buscar”, señaló en esa ocasión el ejecutivo.
El proyecto de este consorcio involucra una inversión de US$ 2.400 millones sin subsidios de parte del Estado.
Ver artículo
Fuente: El Mercurio, domingo 5 de Mayo de 2019

EL MERCURIO – Álvaro González, gerente general de TVS, señala que el trazado hacia el puerto de Valparaíso “se independiza de Merval y permite transferir carga sin impacto ambiental por los próximos 50 años”.
El 4 de febrero pasado, el consorcio TVS Concesiones Ferroviarias SpA —integrado por Sigdo Koppers y China Railway Group Limited (CREC)— presentó su proyecto de un tren rápido entre Santiago y Valparaíso por Ley de Concesiones en el MOP.
Pese a que aún no tienen una respuesta de parte del ministerio, Álvaro González, gerente general de TVS, asegura: “Es completamente factible licitar el proyecto en esta administración. Hay estudios por muchos años ya realizados, solo se necesita que el Gobierno proponga las condiciones técnicas y económicas en las Bases de Licitación y, posteriormente, recibir las ofertas técnicas de los interesados”.
La iniciativa incluye tres tipos de infraestructura: para carga, que en algunos tramos se comparte con pasajeros, y cuyo destino son los puertos de Valparaíso y de San Antonio; para terminales de transferencia de carga intermodales, y 12 trenes con una capacidad de 890 pasajeros.
El ferrocarril tendría una velocidad de operación de 200 km/hr para pasajeros y una velocidad de 85 km/h en carga, y supone un viaje de 39 minutos a Viña del Mar y de 45 minutos a Valparaíso, recorriendo cuatro estaciones: Santiago (en conexión con la estación Del Sol, en avenida Pajaritos, Línea 5 del metro), se dirige a Bollenar —comuna de Melipilla—, y luego sigue rumbo a Casablanca, Viña del Mar (conexión con Merval) y Barón, en Valparaíso.
Con respecto a las vías de carga, Álvaro González precisa: “TVS tiene un corredor exclusivo de carga de doble vía para San Antonio, de 98 kilómetros, y que es una solución logística independiente del trazado del proyecto Melitren de pasajeros, que es un proyecto Metrotren, de EFE, incompatible con la carga del Puerto de Gran Escala, que necesita trenes largos, de más de 1.000 metros y double stacking de contenedores (dos capas de contenedores)”. Agrega que para el puerto de Valparaíso, “el trazado de TVS se independiza de Merval y permite transferir carga de Valparaíso sin impacto ambiental por los próximos 50 años”.
La iniciativa de TVS implica una inversión de US$ 2.400 millones de parte del consorcio y no contempla inversiones por parte del Estado. Álvaro González explicó en febrero a “El Mercurio” que se pondría énfasis en la experiencia de viaje, con servicios como wifi en los trenes.
“No es trivial que el tren de alta velocidad lo tenga; diría que el 30% lo tiene. Nuestro problema no es si vamos a llenar los 890 pasajeros o no, que en general sí. Nuestro problema es que el que tomó la decisión de irse a vivir a Viña del Mar, a Concón y trabaja en Santiago, él quiere su asiento, él quiere llegar a la estación, tomar desayuno, ojalá en la zona del pasajero frecuente donde está su nombre, con el nombre de su asiento, con su wifi, porque va trabajando en su computador, y que cuando llegue es el mismo taxista, Uber o metro, que lo pase a buscar”, señaló en esa ocasión el ejecutivo.
El proyecto de este consorcio involucra una inversión de US$ 2.400 millones sin subsidios de parte del Estado.
Ver artículo
Fuente: El Mercurio, domingo 5 de Mayo de 2019

TITULARES

X