Miércoles, Mayo 12, 2021

San Antonio se impone a Valparaíso y se queda con megapuerto de US$ 3.380 millones

EL MERCURIO – La larga disputa entre San Antonio y Valparaíso por quien se quedaba con el Puerto de Gran Escala (PGE) para aumentar la capacidad de carga de la macrozona central, que representa 63% de las importaciones y 37% de las exportaciones, quedó zanjada ayer.

La Presidenta de la República Michelle Bachelet anunció en una actividad en San Antonio que en esa ciudad se ejecutarán las inversiones por US$ 3.380 millones asociadas al megapuerto, en línea con la noticia que anticipó en su edición de ayer “El Mercurio”.

El sector portuario esperaba conocer esta decisión en la última Cuenta Pública de Bachelet el pasado 1 de junio, pero solo ayer, en medio de la vorágine noticiosa por la visita del Papa, se confirmó el plan. “Esta decisión no ha sido antojadiza, se ha tomado con tiempo, después de evaluar concienzudamente todas las variables, referidas a costos, a conectividad, a proyecciones de demanda, percepción ciudadana y planificación territorial, entre otros. Los antecedentes fueron evaluados por un comité de ministros, pero donde además se amplió la mirada inicial de puerto a un concepto de red logística de gran escala. Hablamos de un puerto articulado con los otros puertos de manera que cada uno pueda cumplir con su rol en materia de carga de pasajeros, de crucero, entre otros, representando un beneficio directo para las cinco regiones que cubre la macrozona centro”, señaló Bachelet.

El proyecto, que comenzaría a operar desde 2030 y se hará mediante concesiones a privados, prevé atender a ocho naves portacontenedores de hasta 400 metros de eslora, movilizando cerca de seis millones de teus; es decir, el triple de la capacidad de San Antonio en 2017. La iniciativa considera también obras de conectividad vial y ferroviaria.

El presidente de la Empresa Portuaria San Antonio (EPSA), José Luis Mardones, sostuvo que “el nuevo puerto exterior de San Antonio será de clase mundial, el principal de Sudamérica”. Agregó que se desarrollará por etapas -entre 2019 y 2041-, conforme a la proyección de demanda del comercio exterior. La primera fase contempla la construcción del molo de abrigo de casi 3.900 metros de longitud, con una inversión de unos US$ 700 millones. Luego, los concesionarios portuarios invertirían cerca de US$ 2.600 millones.

La puesta en marcha de esta iniciativa no truncará otros planes portuarios en la zona central, como el desarrollo del Terminal Cerros de Valparaíso de OHL, o un eventual puerto de cruceros también en Valparaíso, aseguró la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Paola Tapia.

Consultada respecto del anuncio presidencial, la estatal Empresa Portuaria Valparaíso señaló que “no se pronuncia respecto de decisiones del Estado”.

Paola Tapia indicó que se estima que próximamente se ingresará una consulta obligatoria ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia -que estaría relacionada a las condiciones de las licitaciones del PGE- y luego se realizarán los trámites ambientales previos a la construcción.

En los sectores portuario y naviero valoraron la decisión del gobierno de poner en marcha este proyecto, pero indicaron que hoy existe capacidad portuaria suficiente y advirtieron que se debe poner acento en desarrollar infraestructura vial y ferroviaria que apoye la conectividad de San Antonio y Valparaíso.

El presidente de la Cámara Marítima y Portuaria de Chile (Camport), Daniel Fernández, señaló que se deben evitar “los cuellos de botella que hoy existen en sus accesos”. El gerente general del proyecto Tren Valparaíso-Santiago (TVS), Álvaro González, anticipó que, sin una solución ferroviaria, se produciría una alta congestión en el puerto de San Antonio.

Se triplicará nuestra capacidad, con importantes innovaciones tecnológicas, que traerán mayor competitividad y productividad para el país“.
JOSÉ LUIS MARDONES PRESIDENTE DE EMPRESA PORTUARIA SAN ANTONIO

Paralelamente, y de manera urgente, es necesario mejorar la conectividad de los puertos de San Antonio y Valparaíso“.
DANIEL FERNÁNDEZ PRESIDENTE DE LA CAMPORT

Valparaíso debe ser compensada con infraestructura relevante: muelle de cruceros y molo de abrigo para aprovechar turísticamente otras zonas“.
JOSÉ MANUEL URENDA PRESIDENTE DE AGUNSA

Es importante que exista infraestructura terrestre adecuada para conectar el puerto con los centros de consumo, ya sea vial o ferroviaria“.
FRANCISCO ULLOA DIRECTOR PARA LA COSTA OESTE DE MAERSK LINE

Los mayores desafíos de Chile respecto de la eficiencia logística de nuestro comercio exterior no están en los puertos, sino tierra adentro“.
YURIK DÍAZ GERENTE DIVISIÓN TERMINALES PORTUARIOS DE SAAM

Entre Valparaíso y San Antonio tenemos una capacidad de 3,8 millones de teus y estamos usando 61% de ella, por lo que hay capacidad hasta 2030“.
ROBERTO ZILLERUELO PRESIDENTE DE PUERTO CENTRAL

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, Jueves 18 de enero de 2018

EL MERCURIO – La larga disputa entre San Antonio y Valparaíso por quien se quedaba con el Puerto de Gran Escala (PGE) para aumentar la capacidad de carga de la macrozona central, que representa 63% de las importaciones y 37% de las exportaciones, quedó zanjada ayer.

La Presidenta de la República Michelle Bachelet anunció en una actividad en San Antonio que en esa ciudad se ejecutarán las inversiones por US$ 3.380 millones asociadas al megapuerto, en línea con la noticia que anticipó en su edición de ayer “El Mercurio”.

El sector portuario esperaba conocer esta decisión en la última Cuenta Pública de Bachelet el pasado 1 de junio, pero solo ayer, en medio de la vorágine noticiosa por la visita del Papa, se confirmó el plan. “Esta decisión no ha sido antojadiza, se ha tomado con tiempo, después de evaluar concienzudamente todas las variables, referidas a costos, a conectividad, a proyecciones de demanda, percepción ciudadana y planificación territorial, entre otros. Los antecedentes fueron evaluados por un comité de ministros, pero donde además se amplió la mirada inicial de puerto a un concepto de red logística de gran escala. Hablamos de un puerto articulado con los otros puertos de manera que cada uno pueda cumplir con su rol en materia de carga de pasajeros, de crucero, entre otros, representando un beneficio directo para las cinco regiones que cubre la macrozona centro”, señaló Bachelet.

El proyecto, que comenzaría a operar desde 2030 y se hará mediante concesiones a privados, prevé atender a ocho naves portacontenedores de hasta 400 metros de eslora, movilizando cerca de seis millones de teus; es decir, el triple de la capacidad de San Antonio en 2017. La iniciativa considera también obras de conectividad vial y ferroviaria.

El presidente de la Empresa Portuaria San Antonio (EPSA), José Luis Mardones, sostuvo que “el nuevo puerto exterior de San Antonio será de clase mundial, el principal de Sudamérica”. Agregó que se desarrollará por etapas -entre 2019 y 2041-, conforme a la proyección de demanda del comercio exterior. La primera fase contempla la construcción del molo de abrigo de casi 3.900 metros de longitud, con una inversión de unos US$ 700 millones. Luego, los concesionarios portuarios invertirían cerca de US$ 2.600 millones.

La puesta en marcha de esta iniciativa no truncará otros planes portuarios en la zona central, como el desarrollo del Terminal Cerros de Valparaíso de OHL, o un eventual puerto de cruceros también en Valparaíso, aseguró la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Paola Tapia.

Consultada respecto del anuncio presidencial, la estatal Empresa Portuaria Valparaíso señaló que “no se pronuncia respecto de decisiones del Estado”.

Paola Tapia indicó que se estima que próximamente se ingresará una consulta obligatoria ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia -que estaría relacionada a las condiciones de las licitaciones del PGE- y luego se realizarán los trámites ambientales previos a la construcción.

En los sectores portuario y naviero valoraron la decisión del gobierno de poner en marcha este proyecto, pero indicaron que hoy existe capacidad portuaria suficiente y advirtieron que se debe poner acento en desarrollar infraestructura vial y ferroviaria que apoye la conectividad de San Antonio y Valparaíso.

El presidente de la Cámara Marítima y Portuaria de Chile (Camport), Daniel Fernández, señaló que se deben evitar “los cuellos de botella que hoy existen en sus accesos”. El gerente general del proyecto Tren Valparaíso-Santiago (TVS), Álvaro González, anticipó que, sin una solución ferroviaria, se produciría una alta congestión en el puerto de San Antonio.

Se triplicará nuestra capacidad, con importantes innovaciones tecnológicas, que traerán mayor competitividad y productividad para el país“.
JOSÉ LUIS MARDONES PRESIDENTE DE EMPRESA PORTUARIA SAN ANTONIO

Paralelamente, y de manera urgente, es necesario mejorar la conectividad de los puertos de San Antonio y Valparaíso“.
DANIEL FERNÁNDEZ PRESIDENTE DE LA CAMPORT

Valparaíso debe ser compensada con infraestructura relevante: muelle de cruceros y molo de abrigo para aprovechar turísticamente otras zonas“.
JOSÉ MANUEL URENDA PRESIDENTE DE AGUNSA

Es importante que exista infraestructura terrestre adecuada para conectar el puerto con los centros de consumo, ya sea vial o ferroviaria“.
FRANCISCO ULLOA DIRECTOR PARA LA COSTA OESTE DE MAERSK LINE

Los mayores desafíos de Chile respecto de la eficiencia logística de nuestro comercio exterior no están en los puertos, sino tierra adentro“.
YURIK DÍAZ GERENTE DIVISIÓN TERMINALES PORTUARIOS DE SAAM

Entre Valparaíso y San Antonio tenemos una capacidad de 3,8 millones de teus y estamos usando 61% de ella, por lo que hay capacidad hasta 2030“.
ROBERTO ZILLERUELO PRESIDENTE DE PUERTO CENTRAL

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, Jueves 18 de enero de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X