Lunes, Junio 21, 2021

Puertos marítimos y fluvial, por Herman Cortés

EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA – Es conocida la decisión de gobiernos y empresarios de Brasil, Paraguay y Argentina de usar los puertos del norte de Chile para los intercambios comerciales de sus regiones sin acceso al mar con mercados del Asia y otros del océano Pacífico. Eso está refrendado por sus respectivos Presidentes -Chile incluido- en la Declaración de Asunción, de diciembre 2015, disponiendo la terminación de un Corredor Bioceánico Vial, del cual sólo falta una parte del camino en Paraguay.

La intervención presidencial ratificó los intentos regionales de las áreas limítrofes entre sí de esos países, que forman la parte mediterránea de la Zona de Integración del Centro Oeste de Sudamérica (Zicosur), entidad desde la que siempre se ha postulado la salida al Asia Pacífico de esas áreas a través de los puertos nortinos de Chile.

Y en ese ámbito está latente la idea de utilizar no sólo los caminos, sino las conexiones ferroviarias existentes. Para ello, se ha propiciado la idea de modernizar -mediante un tren eléctrico- el actual ferrocarril de Antofagasta a Salta, que luego conecta con todo el norte argentino y de allí a Paraguay, Bolivia y Brasil.

Recientemente se conoció otra iniciativa, gestada desde Paraguay, llamada “Corredor Multimodal” para usar el transporte de cargas por los ríos Paraguay y Paraná, desde y hacia Brasil, Bolivia y Paraguay utilizando el puerto fluvial de Barranqueras, en la provincia argentina de Chaco, y desde allí -mediante el trazado ferroviario existente y en uso- transportar la carga en trenes hacia y desde los puertos chilenos.

Estas dos opciones -tren eléctrico y corredor multimodal- postulan como pivote a los puertos, tanto el fluvial de Barranqueras como los marítimos de Mejillones y Antofagasta. Para un mutuo conocimiento de sus actores, se ejecuta un proyecto de cooperación internacional descentralizada -apoyado por los gobiernos de Chile y Argentina- mediante visitas recíprocas de técnicos, funcionarios y autoridades de esos puertos. Recientemente estuvo en Antofagasta la delegación del Chaco y se prepara la visita de nuestra comitiva regional al citado puerto fluvial.

Los primeros contactos indican que, aunque es conveniente superar algunas brechas para un óptimo servicio, ya es posible usar esos dos tipos de puertos para exportar e importar cargas para los intercambios con mercados del Asia y otros del Pacífico. Sólo falta la decisión de los dueños de las cargas para usar este “corredor multimodal”, que ya tiene impulsores privados para el transporte fluvial, ferroviario y marítimo-portuario.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio de Antofagasta, Martes 27 de noviembre de 2018

EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA – Es conocida la decisión de gobiernos y empresarios de Brasil, Paraguay y Argentina de usar los puertos del norte de Chile para los intercambios comerciales de sus regiones sin acceso al mar con mercados del Asia y otros del océano Pacífico. Eso está refrendado por sus respectivos Presidentes -Chile incluido- en la Declaración de Asunción, de diciembre 2015, disponiendo la terminación de un Corredor Bioceánico Vial, del cual sólo falta una parte del camino en Paraguay.

La intervención presidencial ratificó los intentos regionales de las áreas limítrofes entre sí de esos países, que forman la parte mediterránea de la Zona de Integración del Centro Oeste de Sudamérica (Zicosur), entidad desde la que siempre se ha postulado la salida al Asia Pacífico de esas áreas a través de los puertos nortinos de Chile.

Y en ese ámbito está latente la idea de utilizar no sólo los caminos, sino las conexiones ferroviarias existentes. Para ello, se ha propiciado la idea de modernizar -mediante un tren eléctrico- el actual ferrocarril de Antofagasta a Salta, que luego conecta con todo el norte argentino y de allí a Paraguay, Bolivia y Brasil.

Recientemente se conoció otra iniciativa, gestada desde Paraguay, llamada “Corredor Multimodal” para usar el transporte de cargas por los ríos Paraguay y Paraná, desde y hacia Brasil, Bolivia y Paraguay utilizando el puerto fluvial de Barranqueras, en la provincia argentina de Chaco, y desde allí -mediante el trazado ferroviario existente y en uso- transportar la carga en trenes hacia y desde los puertos chilenos.

Estas dos opciones -tren eléctrico y corredor multimodal- postulan como pivote a los puertos, tanto el fluvial de Barranqueras como los marítimos de Mejillones y Antofagasta. Para un mutuo conocimiento de sus actores, se ejecuta un proyecto de cooperación internacional descentralizada -apoyado por los gobiernos de Chile y Argentina- mediante visitas recíprocas de técnicos, funcionarios y autoridades de esos puertos. Recientemente estuvo en Antofagasta la delegación del Chaco y se prepara la visita de nuestra comitiva regional al citado puerto fluvial.

Los primeros contactos indican que, aunque es conveniente superar algunas brechas para un óptimo servicio, ya es posible usar esos dos tipos de puertos para exportar e importar cargas para los intercambios con mercados del Asia y otros del Pacífico. Sólo falta la decisión de los dueños de las cargas para usar este “corredor multimodal”, que ya tiene impulsores privados para el transporte fluvial, ferroviario y marítimo-portuario.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio de Antofagasta, Martes 27 de noviembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X