Viernes, Junio 14, 2024

Puerto Exterior de San Antonio: retraso pondría en jaque la competitividad de Chile

SUMFRUIT – Consultas técnicas oficiadas por el Servicio de Evaluación Ambiental, requerirían de diversos estudios adicionales cuyo tiempo mínimo es de, al menos, un año como es el caso de la actualización de las líneas base.

La construcción del nuevo terminal en San Antonio fue uno de los grandes anuncios de la Presidenta Michelle Bachelet. Pero, pese a que los principales actores del comercio exterior consideran que esta obra es prioritaria, el retraso es evidente. Las autoridades detrás del proyecto -que ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental hace más de tres años- recién podrían poner la primera piedra de la escollera en 2026, según las estimaciones del vicepresidente del directorio de Empresa Portuaria San Antonio, Renato Silva, tal como consignó Portal Portuario.

Asimismo, el sitio biobiochile.cl recordó que aunque el inicio de la operación estaba proyectado para 2034, podría heber un retraso de hasta seis años en el cronograma. “En enero de este año se recibió de parte del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Valparaíso, el Informe Técnico Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones (ICSARA) número y está pendiente, por parte del SEA de Valparaíso, el ICSARA (compilación de consultas) ciudadano, que recoge las consultas formuladas por la ciudadanía durante el proceso de participación ciudadana (PAC)”, respondieron desde el proyecto Puerto Exterior de San Antonio, a la Unidad de Investigación de Radio Bío-Bío.

Actualmente, todo está en pausa debido a las 988 consultas técnicas oficiadas por el SEA de Valparaíso que requieren cerca de 55 estudios adicionales, que permitirán dar respuesta al 65% de las consultas realizadas. “Sólo los requerimientos de actualización de líneas base requieren un monitoreo por un lapso mínimo continuado de 12 meses”, explicaron a la radio los representantes del proyecto.

Sin embargo, el ministro de Transporte y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz, respondió que el Puerto Exterior de San Antonio de ninguna manera se encuentra detenido ni ha sido postergado por el Estado de Chile. “Quiero ser enfático en esto, el proyecto es prioritario para nuestro país y hoy está avanzando en su tramitación ambiental. Por su relevancia, por ser la obra portuaria más grande de Chile en toda su historia, el Puerto Exterior es de esos proyectos que ponen a Chile en los ojos de todo el mundo y, por lo mismo, debe seguir siendo impulsado, asegurándose el cumplimiento de los estándares y el respeto por la institucionalidad ambiental del país”, dijo a Bío-Bío.

En este contexto, Marcela Klein, abogada especialista en tramitación de proyectos, comentó que el proyecto se encuentra a la espera de la presentación de respuestas, por parte del titular, a las consultas efectuadas, para lo cual tiene hasta diciembre del 2024.

Análisis técnico

La extensión del puerto es la iniciativa que concentra la mayor inversión y complejidad que ha procesado el Servicio de Evaluación Ambiental de Valparaíso, según dijeron en Puerto Exterior. Entonces, en medio de su gran carga de trabajo el SEA de Valparaíso, se ve obligado a adaptarse a este nuevo desafío. “Esto puede ser atribuido a la complejidad de la inversión, que obliga a un análisis de alto nivel técnico, por lo cual se requiere asignar más recursos al SEA de Valparaíso, producto del tamaño y complejidad del proyecto y los otros proyectos que evalúa este servicio”, afirmaron en el puerto.

Asimismo, el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, recordó a biobiochile.cl que el Servicio de Evaluación Ambiental debe asegurar el cumplimiento de la normativa vigente. “Teniendo en cuenta eso y, considerando que efectivamente el Puerto Exterior de San Antonio es un proyecto que debe entrar en operación a mediados de la próxima década, EPSA debe seguir trabajando con la misma urgencia que lo hecho hasta la fecha para responder a las observaciones planteadas”, indicó.

Según la autoridad, el Puerto Exterior de San Antonio es primordial para Chile y en especial para la macrozona central. “Es aquí donde se concentra más del 60% de la población. Es una obra de Estado, que iniciaron otros y nosotros seguimos empujando. Desde el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones estamos plenamente comprometidos y venimos impulsando incansablemente este proyecto, buscando la mayor coherencia con todos los organismos del Estado, a fin de cerrar la etapa técnica e iniciar la ejecución en el menor plazo posible y respetando la institucionalidad ambiental”, dijo.

Competitividad de Chile

Por su parte, el director del Consejo de Politicas de Infraestructura (CPI), Carlos Cruz, hizo hincapié en que el puerto es fundamental para mantener la capacidad competitiva de Chile. “El puerto tiene que ser una plataforma que permita recibir buques de gran tamaño que, evidentemente, representan una disminución importante de costos unitarios de los productos importados y exportados. Por lo tanto, es una forma a través de la cual nosotros mejoramos nuestra competitividad”, indicó.

De hecho, en el Puerto Exterior recalcaron a la radio que el tamaño de las naves se ha incrementado. “El diseño de buques para los puertos del futuro es de 400 metros de largo y casi 60 metros de ancho y 16 metros de calado. Esto requiere que las instalaciones portuarias estén construidas a fin de poder operar con estas naves, tanto en el frente de atraque como en las áreas de soporte y de logística terrestre”, detallaron.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara Marítima y Portuaria (Camport), Daniel Fernández, consideró que se debe analizar el modo de ampliar la capacidad de los actuales terminales en San Antonio y la Octava Región, como alternativas para el comercio exterior.

El proyecto Puerto Exterior considera inversión total de US$4.000 millones en un horizonte de 20 años. De este monto, US$1.500 millones corresponden a fondos públicos, mientras que el resto proviende de los concesionarios de los dos terminales portuarios. Sin embargo, las cifras podrían ser muy superiores por cada año de retraso. Con todo, los mayores costos estarían vinculados a la eventual reducción de exportaciones debido al aumento en el costo logístico y la pérdida de competitividad.

Ver artículo

Fuente: Sumfruit, Lunes 31 de Julio de 2023

SUMFRUIT – Consultas técnicas oficiadas por el Servicio de Evaluación Ambiental, requerirían de diversos estudios adicionales cuyo tiempo mínimo es de, al menos, un año como es el caso de la actualización de las líneas base.

La construcción del nuevo terminal en San Antonio fue uno de los grandes anuncios de la Presidenta Michelle Bachelet. Pero, pese a que los principales actores del comercio exterior consideran que esta obra es prioritaria, el retraso es evidente. Las autoridades detrás del proyecto -que ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental hace más de tres años- recién podrían poner la primera piedra de la escollera en 2026, según las estimaciones del vicepresidente del directorio de Empresa Portuaria San Antonio, Renato Silva, tal como consignó Portal Portuario.

Asimismo, el sitio biobiochile.cl recordó que aunque el inicio de la operación estaba proyectado para 2034, podría heber un retraso de hasta seis años en el cronograma. “En enero de este año se recibió de parte del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Valparaíso, el Informe Técnico Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones (ICSARA) número y está pendiente, por parte del SEA de Valparaíso, el ICSARA (compilación de consultas) ciudadano, que recoge las consultas formuladas por la ciudadanía durante el proceso de participación ciudadana (PAC)”, respondieron desde el proyecto Puerto Exterior de San Antonio, a la Unidad de Investigación de Radio Bío-Bío.

Actualmente, todo está en pausa debido a las 988 consultas técnicas oficiadas por el SEA de Valparaíso que requieren cerca de 55 estudios adicionales, que permitirán dar respuesta al 65% de las consultas realizadas. “Sólo los requerimientos de actualización de líneas base requieren un monitoreo por un lapso mínimo continuado de 12 meses”, explicaron a la radio los representantes del proyecto.

Sin embargo, el ministro de Transporte y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz, respondió que el Puerto Exterior de San Antonio de ninguna manera se encuentra detenido ni ha sido postergado por el Estado de Chile. “Quiero ser enfático en esto, el proyecto es prioritario para nuestro país y hoy está avanzando en su tramitación ambiental. Por su relevancia, por ser la obra portuaria más grande de Chile en toda su historia, el Puerto Exterior es de esos proyectos que ponen a Chile en los ojos de todo el mundo y, por lo mismo, debe seguir siendo impulsado, asegurándose el cumplimiento de los estándares y el respeto por la institucionalidad ambiental del país”, dijo a Bío-Bío.

En este contexto, Marcela Klein, abogada especialista en tramitación de proyectos, comentó que el proyecto se encuentra a la espera de la presentación de respuestas, por parte del titular, a las consultas efectuadas, para lo cual tiene hasta diciembre del 2024.

Análisis técnico

La extensión del puerto es la iniciativa que concentra la mayor inversión y complejidad que ha procesado el Servicio de Evaluación Ambiental de Valparaíso, según dijeron en Puerto Exterior. Entonces, en medio de su gran carga de trabajo el SEA de Valparaíso, se ve obligado a adaptarse a este nuevo desafío. “Esto puede ser atribuido a la complejidad de la inversión, que obliga a un análisis de alto nivel técnico, por lo cual se requiere asignar más recursos al SEA de Valparaíso, producto del tamaño y complejidad del proyecto y los otros proyectos que evalúa este servicio”, afirmaron en el puerto.

Asimismo, el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, recordó a biobiochile.cl que el Servicio de Evaluación Ambiental debe asegurar el cumplimiento de la normativa vigente. “Teniendo en cuenta eso y, considerando que efectivamente el Puerto Exterior de San Antonio es un proyecto que debe entrar en operación a mediados de la próxima década, EPSA debe seguir trabajando con la misma urgencia que lo hecho hasta la fecha para responder a las observaciones planteadas”, indicó.

Según la autoridad, el Puerto Exterior de San Antonio es primordial para Chile y en especial para la macrozona central. “Es aquí donde se concentra más del 60% de la población. Es una obra de Estado, que iniciaron otros y nosotros seguimos empujando. Desde el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones estamos plenamente comprometidos y venimos impulsando incansablemente este proyecto, buscando la mayor coherencia con todos los organismos del Estado, a fin de cerrar la etapa técnica e iniciar la ejecución en el menor plazo posible y respetando la institucionalidad ambiental”, dijo.

Competitividad de Chile

Por su parte, el director del Consejo de Politicas de Infraestructura (CPI), Carlos Cruz, hizo hincapié en que el puerto es fundamental para mantener la capacidad competitiva de Chile. “El puerto tiene que ser una plataforma que permita recibir buques de gran tamaño que, evidentemente, representan una disminución importante de costos unitarios de los productos importados y exportados. Por lo tanto, es una forma a través de la cual nosotros mejoramos nuestra competitividad”, indicó.

De hecho, en el Puerto Exterior recalcaron a la radio que el tamaño de las naves se ha incrementado. “El diseño de buques para los puertos del futuro es de 400 metros de largo y casi 60 metros de ancho y 16 metros de calado. Esto requiere que las instalaciones portuarias estén construidas a fin de poder operar con estas naves, tanto en el frente de atraque como en las áreas de soporte y de logística terrestre”, detallaron.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara Marítima y Portuaria (Camport), Daniel Fernández, consideró que se debe analizar el modo de ampliar la capacidad de los actuales terminales en San Antonio y la Octava Región, como alternativas para el comercio exterior.

El proyecto Puerto Exterior considera inversión total de US$4.000 millones en un horizonte de 20 años. De este monto, US$1.500 millones corresponden a fondos públicos, mientras que el resto proviende de los concesionarios de los dos terminales portuarios. Sin embargo, las cifras podrían ser muy superiores por cada año de retraso. Con todo, los mayores costos estarían vinculados a la eventual reducción de exportaciones debido al aumento en el costo logístico y la pérdida de competitividad.

Ver artículo

Fuente: Sumfruit, Lunes 31 de Julio de 2023

TITULARES