Jueves, Abril 25, 2024

Promover la infraestructura digital, por Rodrigo Ramírez

DIARIO FINANCIERO – Internet está sosteniendo la vida económica y social de nuestro país. El catastro de bienes de capital identifica que los principales proyectos privados de inversión para los próximos meses son el despliegue de redes 5G, fibra óptica, data centers y cloud. InvestChile confirma que la inversión en telecomunicaciones y tecnología presenta 150 proyectos, con una inversión de US$ 7.000 millones.

Las empresas de la Cámara Chilena de Infraestructura Digital -a 2021- invierten anualmente US$ 1.500 millones, representando casi la totalidad de los montos del sector en una industria habilitadora, innovadora y de transferencia tecnológica verde, digital e inclusiva.

La inversión en los próximos años debe ser intensiva. Construir una agenda es estratégico para más conectividad, acceso a internet de calidad y una economía del dato que impacte la matriz productiva. La infraestructura digital es el factor más crítico de este siglo: construir una nueva red 5G requiere de cinco veces más recursos que los montos anuales del sector. Un plan maestro de despliegue de infraestructura 5G implica pasar de 23 mil a 60 mil antenas, equivalente a US$3.500 millones en cinco años. Esto debe ser a través de un despliegue ordenado para lograr inversiones más eficientes, aprovechando la infraestructura existente, potenciando los beneficios de la compartición de torres para la industria y comunidades.

A esto hay que agregar la inversión en fibra óptica en igual período, que implica sumar US$2.500 millones. Hablamos de una red en régimen de US$ 6.000 millones.

No se puede avanzar con la interminable “tramitología”. El actual modelo sobre burocrático y errático retrasa el despliegue de infraestructura en promedio 20 meses. Así, la promesa de enfrentar la desigualdad digital no es posible, entre otras cosas, por los “cuellos de botella” generados por algunas comunidades y gobiernos locales.

Chile no tiene una estrategia que promueva el despliegue de infraestructura digital. A la falta de normativa actualizada e integral para promover ese despliegue se suman los conocidos problemas de armonización entre los distintos niveles de Gobierno o las imposiciones de tasas arbitrarias.

Las ciudades y municipios tienen un rol crucial para promover la inclusión digital. Sin embargo, sólo pocas han entendido el vertiginoso cambio en el que está inmersa esta industria. En este sentido, el Gobierno central, y también los municipios, deben aunar esfuerzos con el sector privado para “evangelizar” los beneficios de este tipo de inversiones hacia la comunidad y aclarar los mitos y creencias erróneas sobre posibles afectaciones a la salud.

En los próximos cinco años debemos triplicar la inversión en infraestructura y aumentar por 10 la capacidad de soportar dispositivos conectados. Chile, para 2025, generará alrededor de 463 billones de gigabytes de datos al día. Y eso sólo aumentará con 5G, con más fibra óptica al hogar, con la masificación del Internet de las Cosas (IoT), ampliando con ello la demanda de plataformas de procesamiento y almacenamiento de datos.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 18 de Abril de 2023

DIARIO FINANCIERO – Internet está sosteniendo la vida económica y social de nuestro país. El catastro de bienes de capital identifica que los principales proyectos privados de inversión para los próximos meses son el despliegue de redes 5G, fibra óptica, data centers y cloud. InvestChile confirma que la inversión en telecomunicaciones y tecnología presenta 150 proyectos, con una inversión de US$ 7.000 millones.

Las empresas de la Cámara Chilena de Infraestructura Digital -a 2021- invierten anualmente US$ 1.500 millones, representando casi la totalidad de los montos del sector en una industria habilitadora, innovadora y de transferencia tecnológica verde, digital e inclusiva.

La inversión en los próximos años debe ser intensiva. Construir una agenda es estratégico para más conectividad, acceso a internet de calidad y una economía del dato que impacte la matriz productiva. La infraestructura digital es el factor más crítico de este siglo: construir una nueva red 5G requiere de cinco veces más recursos que los montos anuales del sector. Un plan maestro de despliegue de infraestructura 5G implica pasar de 23 mil a 60 mil antenas, equivalente a US$3.500 millones en cinco años. Esto debe ser a través de un despliegue ordenado para lograr inversiones más eficientes, aprovechando la infraestructura existente, potenciando los beneficios de la compartición de torres para la industria y comunidades.

A esto hay que agregar la inversión en fibra óptica en igual período, que implica sumar US$2.500 millones. Hablamos de una red en régimen de US$ 6.000 millones.

No se puede avanzar con la interminable “tramitología”. El actual modelo sobre burocrático y errático retrasa el despliegue de infraestructura en promedio 20 meses. Así, la promesa de enfrentar la desigualdad digital no es posible, entre otras cosas, por los “cuellos de botella” generados por algunas comunidades y gobiernos locales.

Chile no tiene una estrategia que promueva el despliegue de infraestructura digital. A la falta de normativa actualizada e integral para promover ese despliegue se suman los conocidos problemas de armonización entre los distintos niveles de Gobierno o las imposiciones de tasas arbitrarias.

Las ciudades y municipios tienen un rol crucial para promover la inclusión digital. Sin embargo, sólo pocas han entendido el vertiginoso cambio en el que está inmersa esta industria. En este sentido, el Gobierno central, y también los municipios, deben aunar esfuerzos con el sector privado para “evangelizar” los beneficios de este tipo de inversiones hacia la comunidad y aclarar los mitos y creencias erróneas sobre posibles afectaciones a la salud.

En los próximos cinco años debemos triplicar la inversión en infraestructura y aumentar por 10 la capacidad de soportar dispositivos conectados. Chile, para 2025, generará alrededor de 463 billones de gigabytes de datos al día. Y eso sólo aumentará con 5G, con más fibra óptica al hogar, con la masificación del Internet de las Cosas (IoT), ampliando con ello la demanda de plataformas de procesamiento y almacenamiento de datos.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 18 de Abril de 2023

TITULARES