Miércoles, Febrero 28, 2024

Pablo Allard y Plan Ciudades Justas: “Tiene una visión de largo plazo, que busca instalar proyectos emblemáticos”

PAUTA – El pasado martes 28 de marzo, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), a través del Serviu Metropolitano, anunció la compra de 9,8 hectáreas de la Ciudad del Niño, ubicada en San Miguel.

En ese lugar, el Gobierno busca construir alrededor de 1.200 viviendas en el contexto de Ciudades Justas, un plan que tiene como objetivo elaborar una política de largo plazo para la gestión del suelo público y desarrollar conjuntos urbano-habitacionales que aprovechen las oportunidades del territorio en ocho regiones del país.

En su columna en Plaza Pauta, de Radio Pauta, el arquitecto, urbanista y decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo (UDD), Pablo Allard, comentó que “el Estado tiene la posibilidad tanto de comprar terrenos para viviendas sociales, como de hacer transferencias de terrenos de otras entidades públicas, y a veces puede ser algo muy engorroso. Como en el caso de Juan Fernández, donde 15 años se demoraron en traspasar el terreno donde se va a ubicar la nueva escuela que se destruyó después del tsunami, entre la Conaf y el Ministerio de Educación (Mineduc)”.

“Muchas veces hay silos compartimentados en distintas instancias o entidades del Estado, que dificultan por problemas de agencia que se ponga a disposición terrenos bien ubicados para viviendas. Eso pasa, por ejemplo, con Ferrocarriles (EFE), que tiene muchos terrenos de exestaciones muy bien ubicados, que podría traspasarlos directamente al ministerio, pero dentro de su mandato, el patrimonio inmobiliario es parte de cómo se financian”, argumentó.

El urbanista señaló que dos casos destacados, en este sentido, son el de Lo Barnechea, donde terrenos del Mineduc tardaron más de 10 años en ser transferidos al Serviu, y el de la exestación San Diego, en Franklin, donde EFE licitó la construcción de mil viviendas, de las que un 30% quedarían con subsidio. “Es muy difícil, pese a que el suelo esté en el mismo estado a veces, traspasar de una entidad del Estado a otra”, señaló.

“Por eso hay que celebrar este avance de la compra de estas hectáreas de la ex Ciudad del Niño, porque además, estamos hablando de terrenos en buenas localizaciones, que es parte importante del Plan Ciudades Justas”, sostuvo.

El decano de la Facultad de Arquitectura y Arte UDD aseguró que “es importante la autoridad y el liderazgo. Lo de Juan Fernández lo destrabó el Presidente Gabriel Boric personalmente, lo de Lo Barnechea lo destrabó el Presidente Sebastián Piñera”.

“Es interesante que el Plan de Emergencia Habitacional establece que el Estado va a tener un rol activo en la gestión de suelo urbano y que, para ello, se va a privilegiar la compra o transferencia de suelos fiscales que cumplan con condiciones como buena localización, acceso a servicios y equipamiento, y que, además, cuenten con la factibilidad, es decir, que se pueda construir viviendas, priorizando, eso sí, la transferencia de suelos fiscales. Aquí no se trata de empezar a comprarle a las inmobiliarias para que especulen con plata de todos los chilenos”, afirmó.

A juicio de Allard, la habilitación de la Ciudad del Niño para la construcción de viviendas sociales “es una gran noticia, porque es un terreno en una comuna con muy buena calidad de vida. Es una comuna que tiene muy buena calidad de vida”, según el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), elaborado por la Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), que sitúa a San Miguel en el número 22 de 100 comunas.

Además, resaltó que “está muy cerca de avenidas como Lo Ovalle, Santa Rosa, Departamental y Gran Avenida, y de dos estaciones de Metro, Ciudad del Niño y Lo Ovalle […]. Es el corazón de una comuna, donde se propuso hacer un proyecto de integración”, que formará parte de los Planes Urbanos Habitacionales (PUH), “donde no sólo se acumula vivienda, sino también se construyen parques, áreas verdes, espacio público, equipamiento y comercio, para que los vecinos estén muy bien servidos”.

El arquitecto y urbanista explicó que el Plan Ciudades Justas fue lanzado en enero, en el marco de la Bienal de Arquitectura, y se distingue del Plan de Emergencia Habitacional en que “el Plan de Emergencia es, como su nombre lo dice, una emergencia”. Mientras, desde un punto de vista complementario, “Ciudades Justas es una visión de más largo plazo, que busca instalar proyectos emblemáticos, como parques, equipamiento y urbanización en todo nuestro país”.

“Esto, con cuatro líneas de acción. La primera es una nueva agenda de ordenamiento territorial, hacer que los planes reguladores sean proactivos y no ex post. Segundo, territorios de oportunidad, donde está la idea de generar estos nuevos barrios al interior de las ciudades. También está la gestión del suelo, que busca seguir fortaleciendo el banco de suelo, y finalmente la agenda de género y territorio de los cuidados”, remarcó.

Allard resaltó que “además de proyectos específicos en regiones, va a empezar a establecer estos otros lineamientos de más largo plazo, para que nuestras ciudades sean efectivamente más justas, y poder compartir los beneficios de vivir en la ciudad”.

Escuche la columna completa:

Ver artículo

Fuente: Portal Portuario, Martes 04 de Abril de 2023

PAUTA – El pasado martes 28 de marzo, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), a través del Serviu Metropolitano, anunció la compra de 9,8 hectáreas de la Ciudad del Niño, ubicada en San Miguel.

En ese lugar, el Gobierno busca construir alrededor de 1.200 viviendas en el contexto de Ciudades Justas, un plan que tiene como objetivo elaborar una política de largo plazo para la gestión del suelo público y desarrollar conjuntos urbano-habitacionales que aprovechen las oportunidades del territorio en ocho regiones del país.

En su columna en Plaza Pauta, de Radio Pauta, el arquitecto, urbanista y decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo (UDD), Pablo Allard, comentó que “el Estado tiene la posibilidad tanto de comprar terrenos para viviendas sociales, como de hacer transferencias de terrenos de otras entidades públicas, y a veces puede ser algo muy engorroso. Como en el caso de Juan Fernández, donde 15 años se demoraron en traspasar el terreno donde se va a ubicar la nueva escuela que se destruyó después del tsunami, entre la Conaf y el Ministerio de Educación (Mineduc)”.

“Muchas veces hay silos compartimentados en distintas instancias o entidades del Estado, que dificultan por problemas de agencia que se ponga a disposición terrenos bien ubicados para viviendas. Eso pasa, por ejemplo, con Ferrocarriles (EFE), que tiene muchos terrenos de exestaciones muy bien ubicados, que podría traspasarlos directamente al ministerio, pero dentro de su mandato, el patrimonio inmobiliario es parte de cómo se financian”, argumentó.

El urbanista señaló que dos casos destacados, en este sentido, son el de Lo Barnechea, donde terrenos del Mineduc tardaron más de 10 años en ser transferidos al Serviu, y el de la exestación San Diego, en Franklin, donde EFE licitó la construcción de mil viviendas, de las que un 30% quedarían con subsidio. “Es muy difícil, pese a que el suelo esté en el mismo estado a veces, traspasar de una entidad del Estado a otra”, señaló.

“Por eso hay que celebrar este avance de la compra de estas hectáreas de la ex Ciudad del Niño, porque además, estamos hablando de terrenos en buenas localizaciones, que es parte importante del Plan Ciudades Justas”, sostuvo.

El decano de la Facultad de Arquitectura y Arte UDD aseguró que “es importante la autoridad y el liderazgo. Lo de Juan Fernández lo destrabó el Presidente Gabriel Boric personalmente, lo de Lo Barnechea lo destrabó el Presidente Sebastián Piñera”.

“Es interesante que el Plan de Emergencia Habitacional establece que el Estado va a tener un rol activo en la gestión de suelo urbano y que, para ello, se va a privilegiar la compra o transferencia de suelos fiscales que cumplan con condiciones como buena localización, acceso a servicios y equipamiento, y que, además, cuenten con la factibilidad, es decir, que se pueda construir viviendas, priorizando, eso sí, la transferencia de suelos fiscales. Aquí no se trata de empezar a comprarle a las inmobiliarias para que especulen con plata de todos los chilenos”, afirmó.

A juicio de Allard, la habilitación de la Ciudad del Niño para la construcción de viviendas sociales “es una gran noticia, porque es un terreno en una comuna con muy buena calidad de vida. Es una comuna que tiene muy buena calidad de vida”, según el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), elaborado por la Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), que sitúa a San Miguel en el número 22 de 100 comunas.

Además, resaltó que “está muy cerca de avenidas como Lo Ovalle, Santa Rosa, Departamental y Gran Avenida, y de dos estaciones de Metro, Ciudad del Niño y Lo Ovalle […]. Es el corazón de una comuna, donde se propuso hacer un proyecto de integración”, que formará parte de los Planes Urbanos Habitacionales (PUH), “donde no sólo se acumula vivienda, sino también se construyen parques, áreas verdes, espacio público, equipamiento y comercio, para que los vecinos estén muy bien servidos”.

El arquitecto y urbanista explicó que el Plan Ciudades Justas fue lanzado en enero, en el marco de la Bienal de Arquitectura, y se distingue del Plan de Emergencia Habitacional en que “el Plan de Emergencia es, como su nombre lo dice, una emergencia”. Mientras, desde un punto de vista complementario, “Ciudades Justas es una visión de más largo plazo, que busca instalar proyectos emblemáticos, como parques, equipamiento y urbanización en todo nuestro país”.

“Esto, con cuatro líneas de acción. La primera es una nueva agenda de ordenamiento territorial, hacer que los planes reguladores sean proactivos y no ex post. Segundo, territorios de oportunidad, donde está la idea de generar estos nuevos barrios al interior de las ciudades. También está la gestión del suelo, que busca seguir fortaleciendo el banco de suelo, y finalmente la agenda de género y territorio de los cuidados”, remarcó.

Allard resaltó que “además de proyectos específicos en regiones, va a empezar a establecer estos otros lineamientos de más largo plazo, para que nuestras ciudades sean efectivamente más justas, y poder compartir los beneficios de vivir en la ciudad”.

Escuche la columna completa:

Ver artículo

Fuente: Portal Portuario, Martes 04 de Abril de 2023

TITULARES