Lunes, Junio 14, 2021

Con nuevo terminal del aeropuerto, usuarios caminarán hasta 400 metros para embarque

EL MERCURIO – Como solución, la nueva estructura incorpora cintas móviles para el desplazamiento de los pasajeros.

Un cierre de año importante tendrá el aeropuerto de Santiago Arturo Merino Benítez, no solo por llegar a un nuevo récord de pasajeros -que cada año impone una cifra más alta-, sino que también porque en los próximos días se anunciará la fecha en la que debutará el nuevo terminal internacional.

Se trata de la primera entrega del renovado aeropuerto, bajo la concesión de Nueva Pudahuel, que componen las empresas Aéroports de Paris, Vinci Airports y Astaldi Concessioni: el denominado “espigón C”, que cuenta con 10 puertas de embarque.

Según información de la Dirección General de Concesiones (DGC) de Obras Públicas, entre el terminal actual y el futuro brazo existe una distancia de cerca de 150 metros que tendrán que recorrer los pasajeros.

Ese trayecto se agrega a los 250 metros que actualmente un viajero debe caminar desde la salida del duty free hasta el puente de embarque número 10, desde donde se accederá al nuevo terminal.

Pasillos “móviles”

Para facilitar el trayecto, la infraestructura incorpora las denominadas veredas rodantes, que funcionan como láminas que movilizan a quienes se suben. Así, todos los futuros terminales contarán con estas.

Hernán Calderón, presidente de la Corporación de Consumidores y Usuarios (Conadecus), dice que “la experiencia internacional muestra que es necesario implementar estas bandas móviles para que la gente, en especial la tercera edad, pueda avanzar hacia el embarque”.

En esa línea, Julio Nazar, urbanista de la U. del Desarrollo, plantea que el foco a futuro debe estar en el transporte público hacia el aeropuerto: “La pregunta del millón es cuánto tendrán que caminar las personas para volver a sus casas sin que sea en auto; hay que buscar una solución a algo que se está volviendo un problema con el crecimiento de la demanda”.

La nueva estructura -parte de los trabajos de ampliación que finalizarán en 2020 y que ampliarán la capacidad del aeropuerto de 15 a 30 millones- cuenta con dos puentes de embarque, con cinco puertas cada uno, en una superficie de más de 23 mil m {+2} .

El terminal tendrá una zona de locales comerciales y restaurantes junto con contar con acceso a internet gratuito e ilimitado.

Infraestructura

El lunes pasado, el aeropuerto recibió a su pasajero número 23 millones. Se trata de la cifra más alta de usuarios transportados y que seguirá incrementándose.

En ese contexto, el contrato de concesión contempla “un gatillo de inversión” (cuando la obra supera una capacidad, se activa un proceso para ejecutar su ampliación), según explica el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine. En este caso, “está sujeto al aumento de tráfico, donde una segunda ampliación quedó condicionada a un número de pasajeros definido”.

Así, para que se desencadene la inversión deben haber más de 2.200 pasajeros internacionales en la hora punta o que se superen los 3.200 usuarios de rutas domésticas, también en ese horario. En octubre se registraron 1.540 pasajeros internacionales y 1.984 nacionales.

Para el gerente de Infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Carlos Piaggio, “las estimación es que en 2023 se llegue a los 30 millones de pasajeros, y si el nuevo aeropuerto se entrega en 2020, tendremos solo dos años de capacidad”.

Expansión
El aeropuerto es ampliado para recibir en 2020 a 30 millones de pasajeros al año.

“El contrato de concesión contempla un gatillo de inversión que está sujeto a aumento de tráfico”. JUAN ANDRÉS FONTAINE Ministro de Obras Públicas

“La pregunta del millón es cuánto tendrán que caminar las personas para poder volver a sus casas sin que sea en auto”. JULIO NAZAR Urbanista de la U. del Desarrollo

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, lunes 10 de diciembre de 2018

EL MERCURIO – Como solución, la nueva estructura incorpora cintas móviles para el desplazamiento de los pasajeros.

Un cierre de año importante tendrá el aeropuerto de Santiago Arturo Merino Benítez, no solo por llegar a un nuevo récord de pasajeros -que cada año impone una cifra más alta-, sino que también porque en los próximos días se anunciará la fecha en la que debutará el nuevo terminal internacional.

Se trata de la primera entrega del renovado aeropuerto, bajo la concesión de Nueva Pudahuel, que componen las empresas Aéroports de Paris, Vinci Airports y Astaldi Concessioni: el denominado “espigón C”, que cuenta con 10 puertas de embarque.

Según información de la Dirección General de Concesiones (DGC) de Obras Públicas, entre el terminal actual y el futuro brazo existe una distancia de cerca de 150 metros que tendrán que recorrer los pasajeros.

Ese trayecto se agrega a los 250 metros que actualmente un viajero debe caminar desde la salida del duty free hasta el puente de embarque número 10, desde donde se accederá al nuevo terminal.

Pasillos “móviles”

Para facilitar el trayecto, la infraestructura incorpora las denominadas veredas rodantes, que funcionan como láminas que movilizan a quienes se suben. Así, todos los futuros terminales contarán con estas.

Hernán Calderón, presidente de la Corporación de Consumidores y Usuarios (Conadecus), dice que “la experiencia internacional muestra que es necesario implementar estas bandas móviles para que la gente, en especial la tercera edad, pueda avanzar hacia el embarque”.

En esa línea, Julio Nazar, urbanista de la U. del Desarrollo, plantea que el foco a futuro debe estar en el transporte público hacia el aeropuerto: “La pregunta del millón es cuánto tendrán que caminar las personas para volver a sus casas sin que sea en auto; hay que buscar una solución a algo que se está volviendo un problema con el crecimiento de la demanda”.

La nueva estructura -parte de los trabajos de ampliación que finalizarán en 2020 y que ampliarán la capacidad del aeropuerto de 15 a 30 millones- cuenta con dos puentes de embarque, con cinco puertas cada uno, en una superficie de más de 23 mil m {+2} .

El terminal tendrá una zona de locales comerciales y restaurantes junto con contar con acceso a internet gratuito e ilimitado.

Infraestructura

El lunes pasado, el aeropuerto recibió a su pasajero número 23 millones. Se trata de la cifra más alta de usuarios transportados y que seguirá incrementándose.

En ese contexto, el contrato de concesión contempla “un gatillo de inversión” (cuando la obra supera una capacidad, se activa un proceso para ejecutar su ampliación), según explica el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine. En este caso, “está sujeto al aumento de tráfico, donde una segunda ampliación quedó condicionada a un número de pasajeros definido”.

Así, para que se desencadene la inversión deben haber más de 2.200 pasajeros internacionales en la hora punta o que se superen los 3.200 usuarios de rutas domésticas, también en ese horario. En octubre se registraron 1.540 pasajeros internacionales y 1.984 nacionales.

Para el gerente de Infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Carlos Piaggio, “las estimación es que en 2023 se llegue a los 30 millones de pasajeros, y si el nuevo aeropuerto se entrega en 2020, tendremos solo dos años de capacidad”.

Expansión
El aeropuerto es ampliado para recibir en 2020 a 30 millones de pasajeros al año.

“El contrato de concesión contempla un gatillo de inversión que está sujeto a aumento de tráfico”. JUAN ANDRÉS FONTAINE Ministro de Obras Públicas

“La pregunta del millón es cuánto tendrán que caminar las personas para poder volver a sus casas sin que sea en auto”. JULIO NAZAR Urbanista de la U. del Desarrollo

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, lunes 10 de diciembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X