Lunes, Abril 15, 2024

Micromovilidad y electromovilidad: Dos fenómenos que llegaron para quedarse en Chile

MUNDO EN LÍNEA – La micromovilidad es un fenómeno mundial que nació a fines de la década de 2010 en China y que se ha expandido en otros países con el fin de priorizar los medios de transportes pequeños y livianos, y también para disminuir el tráfico en las grandes urbes.

“La micromovilidad ha permitido reducir los tiempos de traslados de las personas a sus destinos, además de ayudar a bajar las emisiones de gases que dejan los medios de transportes tradicionales en el mundo”, sostiene Juan Criado, gerente general de Specialized Chile.

En el caso de la electromovilidad, ya hay varios países que están apostando por esta forma de transporte. De hecho, la Comisión Europea dio un categórico mensaje hace unos meses. A partir de 2035, se va a dejar de fabricar y vender autos de combustión para privilegiar el cambio climático. Así, naciones como Alemania, Noruega, Suecia y el Reino Unido, entre otras, van a poner punto final a los coches de emisión de petróleo.

En Chile ya se comenzó a transitar hacia un camino de energías más verdes. De hecho, con el Acuerdo de Electromovilidad, se espera incorporar vehículos eléctricos en al menos 15 organizaciones públicas y privadas. Sin embargo, ya existen diferentes alternativas de movilidad para que las personas reduzcan su huella de carbono. Algunas de estas son las bicicletas análogas y eléctricas. En el caso de las e-bikes, han presentado un incremento de más del 50% en su demanda a nivel mundial, según la Confederación Europea de la Industria de la Bicicleta (CONEBI).

Este fenómeno también se ha extendido en Chile. Así lo explica la “Radiografía de la calle” elaborada por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), donde el 65% de los hombres y 56% de las mujeres en Chile, utilizan la bicicleta como medio de transporte.

Para muchos chilenos estos medios de transporte han sido la mejor alternativa para desplazarse a sus actividades. Esto también ha sido posible con la red ciclovías que existen actualmente en el país. De hecho, el Ministerio de Transporte hizo un registro de todas las ciclovías en el Plan Nacional de Movilidad, que dejó en evidencia que en la actualidad hay 1.886 kilómetros de vías para bicicletas en todo Chile, incrementando esta cifra en un 27,9% con respecto a lo que había hace tres años.

“Sin lugar a duda es un avance, pero los desafíos para llegar a las metas de descontaminación, así como electromovilidad, requieren más iniciativas y una relación más estrecha entre los sectores público y privado. Es por ello, que, en el mediano plazo, queremos concretar la firma del Acuerdo de Electromovilidad, buscando ser actores relevantes en el cambio”, asevera Juan Criado.

Agrega también que sería preciso que, por parte del Estado y las entidades de transporte, se promuevan políticas públicas que faciliten el acceso de las personas a los vehículos eléctricos, mediante incentivos, como ya ocurre en la Unión Europea, y que se está discutiendo en el congreso de EE. UU., u otros mecanismos que permitan agilizar el proyecto de ley de electromovilidad.

Ver artículo

Fuente: Mundo en Línea, Miércoles 22 de Septiembre de 2021

MUNDO EN LÍNEA – La micromovilidad es un fenómeno mundial que nació a fines de la década de 2010 en China y que se ha expandido en otros países con el fin de priorizar los medios de transportes pequeños y livianos, y también para disminuir el tráfico en las grandes urbes.

“La micromovilidad ha permitido reducir los tiempos de traslados de las personas a sus destinos, además de ayudar a bajar las emisiones de gases que dejan los medios de transportes tradicionales en el mundo”, sostiene Juan Criado, gerente general de Specialized Chile.

En el caso de la electromovilidad, ya hay varios países que están apostando por esta forma de transporte. De hecho, la Comisión Europea dio un categórico mensaje hace unos meses. A partir de 2035, se va a dejar de fabricar y vender autos de combustión para privilegiar el cambio climático. Así, naciones como Alemania, Noruega, Suecia y el Reino Unido, entre otras, van a poner punto final a los coches de emisión de petróleo.

En Chile ya se comenzó a transitar hacia un camino de energías más verdes. De hecho, con el Acuerdo de Electromovilidad, se espera incorporar vehículos eléctricos en al menos 15 organizaciones públicas y privadas. Sin embargo, ya existen diferentes alternativas de movilidad para que las personas reduzcan su huella de carbono. Algunas de estas son las bicicletas análogas y eléctricas. En el caso de las e-bikes, han presentado un incremento de más del 50% en su demanda a nivel mundial, según la Confederación Europea de la Industria de la Bicicleta (CONEBI).

Este fenómeno también se ha extendido en Chile. Así lo explica la “Radiografía de la calle” elaborada por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), donde el 65% de los hombres y 56% de las mujeres en Chile, utilizan la bicicleta como medio de transporte.

Para muchos chilenos estos medios de transporte han sido la mejor alternativa para desplazarse a sus actividades. Esto también ha sido posible con la red ciclovías que existen actualmente en el país. De hecho, el Ministerio de Transporte hizo un registro de todas las ciclovías en el Plan Nacional de Movilidad, que dejó en evidencia que en la actualidad hay 1.886 kilómetros de vías para bicicletas en todo Chile, incrementando esta cifra en un 27,9% con respecto a lo que había hace tres años.

“Sin lugar a duda es un avance, pero los desafíos para llegar a las metas de descontaminación, así como electromovilidad, requieren más iniciativas y una relación más estrecha entre los sectores público y privado. Es por ello, que, en el mediano plazo, queremos concretar la firma del Acuerdo de Electromovilidad, buscando ser actores relevantes en el cambio”, asevera Juan Criado.

Agrega también que sería preciso que, por parte del Estado y las entidades de transporte, se promuevan políticas públicas que faciliten el acceso de las personas a los vehículos eléctricos, mediante incentivos, como ya ocurre en la Unión Europea, y que se está discutiendo en el congreso de EE. UU., u otros mecanismos que permitan agilizar el proyecto de ley de electromovilidad.

Ver artículo

Fuente: Mundo en Línea, Miércoles 22 de Septiembre de 2021

TITULARES