Miércoles, Mayo 12, 2021

Los 8 beneficios de preferir el tren como modo de transporte ferroviario

CPI – El Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) preparó un documento recogiendo la opinión de diversos actores del sector del transporte en el que destaca la importancia de revivir a los ferrocarriles, dadas sus ventajas económicas, medioambientales y de calidad de servicios.

Los proyectos ferroviarios en el país se han activado en los últimos años impulsados tanto por Grupo EFE como por privados. Prueba de ellos son los trenes de cercanía Santiago-Melipilla, Santiago Batuco y Chillán-Alameda que ya están en marcha y aportarán más alternativas de movilidad para millones de chilenos de la zona central. Además, EFE tiene en carpeta inversiones para reforzar los servicios suburbanos que dan servicio a las ciudades de Valparaíso y Concepción.

En regiones, destacan los proyectos Temuco-Gorbea, la extensión del MERVAL y el equipamiento para mejorar el servicio entre Santiago y Concepción y el BIOTREN que operan en Concepción.

También están las dos iniciativas -declaradas de interés público por el MOP- para unir Santiago-Valparaíso. Una impulsada por el consorcio TVS, compuesto por el grupo chileno Sigdo Koppers, Acciona y Latinoamérica Infraestructura, y Conexión Ferroviaria Santiago V Región, integrado por Agunsa, FCC y Talgo. Por la pandemia, los estudios de los consorcios están detenidos.

El plan más ambicioso es el liderado por Grupo EFE con su hoja de ruta llamada “Chile Sobre Rieles”, cuyo objetivo es construir el sistema ferroviario del futuro. Se trata de más de 27 proyectos de infraestructura y seguridad para pasajeros y carga que demandarán inversiones por más de US$5.500 millones (44% para regiones y 56% para Santiago). Permitirá llegar a 150 millones de pasajeros en 2027; contar -por primera vez en la historia con toda la flota de trenes nuevos; duplicar la carga transportada a más de 21 millones de toneladas y, terminar con el déficit operacional de EFE.

Incluye una amplia cartera de proyectos asociados al Ferrocarril de Arica a La Paz (FCALP) como el estudio de demanda para un tren urbano, potenciar tren turístico Arica-Poconchile/Central; al Metro Valparaíso (integración modal en zonas urbanas del Gran Valparaíso; extensión del servicio a Quillota y La Calera, mejoras de vías y construcción de estaciones); al Tren Central (renovación de material rodante servicios Metrotren Nos y Rancagua; estudios de tramos regionales e interregionales para O’Higgins, El Maule y Ñuble y renovación del ramal Talca-Constitución) y en Fesur (nuevo puente ferroviario Biobío; ampliación de capacidad de servicio Biotren y extensiones de este a Lota, Lirquén y servicio Victoria – Temuco -Padre Las Casas, además del mejoramiento del acceso a puertos).

En el ámbito de la carga, el ferrocarril representa alrededor de un 9% del mercado terrestre con 30 MM de ton -de los cuales 11,4 MM de ton corresponden a concesionarios de EFE-, cifra que se ha mantenido relativamente estable durante los últimos 10 años. Destacan la Región del Biobío, donde la participación ferroviaria es cercana al 25% en el movimiento de carga hacia los puertos, y el norte (ferrocarriles privados), donde, según el cruce de variadas informaciones, se estima alcanzaría al 37% en el sector minero. En estas cifras participan EFE, el ferrocarril Antofagasta-Bolivia (FCAB), FERRONOR y el ferrocarril de CMP, que componen las redes ferroviarias del país.

En el caso de Grupo EFE, “Chile Sobre Rieles” busca dotar a la zona central del país de una Plataforma Logística Ferroportuaria que permita sustentar el crecimiento de la capacidad de los puertos de San Antonio y Valparaíso, mediante la modernización del terminal intermodal de Barrancas; la construcción de un nuevo Centro de Intercambio Modal (CIM) y el mejoramiento del corredor ferroviario entre San Antonio y este Centro Intermodal.

Para financiar estos proyectos, hay expertos que proponen utilizar el sistema de concesiones. La prioridad debería estar puesta en primera instancia a las zonas que más requieren del ferrocarril de carga, esto es, Bío Bío, San Antonio, Ventanas y Valparaíso. Paula Bunster, consultora independiente y exsubgerente de Relaciones Corporativas del Ferrocarril del Pacífico (Fepasa) detalla, por ejemplo, en el Biobío aumentar ton/eje, largo de trenes y doble stacking; en San Antonio, desvíos de cruzamiento sobre 1200 metros; en un mediano plazo el doble stacking; en Valparaíso, la creación de un acceso independiente de pasajeros y centro de intercambio modal hacia Ventanas de 25 ton/eje.

Por su parte, el ex presidente de la Comisión de Transportes del Colegio de Ingenieros de Chile, Carlos Soto, añade la necesidad de recuperar el ferrocarril de carga en Valparaíso dándole la misma importancia que al transporte de pasajeros, mientras que en San Antonio propone un ferrocarril de carga nuevo con especificaciones técnicas, más modernas, que respondan a los crecientes requerimientos que tendrá el Puerto de Gran Escala.

Las ventajas del ferrocarril

Considerando estas iniciativas y otras que se barajan a nivel público y privado, el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) preparó un documento que destaca las ventajas que presenta el ferrocarril sobre otros modos de transporte:

1. Más sustentable: En el caso del transporte de carga y de pasajeros, se disminuyen de manera importante el gasto energético y su huella de carbono es menor ya que descongestiona carreteras, puertos y ciudades. Según datos de la Comisión Europea, los vehículos por carretera suponen más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte en la UE, frente al 1% del ferrocarril. Por ejemplo, se estima que, por tonelada/km. transportada, el camión contamina 4,5 veces más.

2. Mayor seguridad: Es más seguro que otros modos de transporte, tanto respecto de accidentes como de seguridad pública. Como se evita la congestión, se reducen riesgos de accidentes y, por otra parte, el mayor control beneficia a pasajeros y a la carga transportada.

3. Es más organizado, reduciendo tiempos de transportes: Se manejan las rutas con claridad y los horarios. Su servicio es más seguro, uniforme y regular en comparación con otros modos de transporte, constatándose ganancias de más de una hora al día en tramos cortos, como por ejemplo trayecto Santiago – Nos.

4. Alta velocidad en largas distancias: La velocidad es mayor que cualquier otro modo de transporte, excepto las vías aéreas. Por lo tanto, es una buena opción para el tráfico de pasajeros en larga distancia y la mejor para distancias medias (entre 120 y 600 km).

5. Adecuado para productos voluminosos y pesados: El transporte ferroviario es económico, más rápido y adecuado para transportar mercancías pesadas y voluminosas a largas distancias.

6. Mayor capacidad: La capacidad de carga de los ferrocarriles es extremadamente grande. Además, su capacidad es elástica, lo que puede aumentarse fácilmente agregando más vagones. Diversas estimaciones dan cuenta que un tren equivale a 50 camiones.

7. Mejoras en la logística: El tren sí puede llegar hasta los grandes centros industriales y terminales portuarias para agilizar los procesos de carga, descarga y distribución interna y de comercio exterior.

8. Más cómodo, lo que permite otras actividades durante el viaje: es el medio de transporte que más permite el aprovechamiento de los tiempos de viaje (lectura, música, película, etc).

Fuente: CPI, Miércoles 14 de Abril de 2021

CPI – El Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) preparó un documento recogiendo la opinión de diversos actores del sector del transporte en el que destaca la importancia de revivir a los ferrocarriles, dadas sus ventajas económicas, medioambientales y de calidad de servicios.

Los proyectos ferroviarios en el país se han activado en los últimos años impulsados tanto por Grupo EFE como por privados. Prueba de ellos son los trenes de cercanía Santiago-Melipilla, Santiago Batuco y Chillán-Alameda que ya están en marcha y aportarán más alternativas de movilidad para millones de chilenos de la zona central. Además, EFE tiene en carpeta inversiones para reforzar los servicios suburbanos que dan servicio a las ciudades de Valparaíso y Concepción.

En regiones, destacan los proyectos Temuco-Gorbea, la extensión del MERVAL y el equipamiento para mejorar el servicio entre Santiago y Concepción y el BIOTREN que operan en Concepción.

También están las dos iniciativas -declaradas de interés público por el MOP- para unir Santiago-Valparaíso. Una impulsada por el consorcio TVS, compuesto por el grupo chileno Sigdo Koppers, Acciona y Latinoamérica Infraestructura, y Conexión Ferroviaria Santiago V Región, integrado por Agunsa, FCC y Talgo. Por la pandemia, los estudios de los consorcios están detenidos.

El plan más ambicioso es el liderado por Grupo EFE con su hoja de ruta llamada “Chile Sobre Rieles”, cuyo objetivo es construir el sistema ferroviario del futuro. Se trata de más de 27 proyectos de infraestructura y seguridad para pasajeros y carga que demandarán inversiones por más de US$5.500 millones (44% para regiones y 56% para Santiago). Permitirá llegar a 150 millones de pasajeros en 2027; contar -por primera vez en la historia con toda la flota de trenes nuevos; duplicar la carga transportada a más de 21 millones de toneladas y, terminar con el déficit operacional de EFE.

Incluye una amplia cartera de proyectos asociados al Ferrocarril de Arica a La Paz (FCALP) como el estudio de demanda para un tren urbano, potenciar tren turístico Arica-Poconchile/Central; al Metro Valparaíso (integración modal en zonas urbanas del Gran Valparaíso; extensión del servicio a Quillota y La Calera, mejoras de vías y construcción de estaciones); al Tren Central (renovación de material rodante servicios Metrotren Nos y Rancagua; estudios de tramos regionales e interregionales para O’Higgins, El Maule y Ñuble y renovación del ramal Talca-Constitución) y en Fesur (nuevo puente ferroviario Biobío; ampliación de capacidad de servicio Biotren y extensiones de este a Lota, Lirquén y servicio Victoria – Temuco -Padre Las Casas, además del mejoramiento del acceso a puertos).

En el ámbito de la carga, el ferrocarril representa alrededor de un 9% del mercado terrestre con 30 MM de ton -de los cuales 11,4 MM de ton corresponden a concesionarios de EFE-, cifra que se ha mantenido relativamente estable durante los últimos 10 años. Destacan la Región del Biobío, donde la participación ferroviaria es cercana al 25% en el movimiento de carga hacia los puertos, y el norte (ferrocarriles privados), donde, según el cruce de variadas informaciones, se estima alcanzaría al 37% en el sector minero. En estas cifras participan EFE, el ferrocarril Antofagasta-Bolivia (FCAB), FERRONOR y el ferrocarril de CMP, que componen las redes ferroviarias del país.

En el caso de Grupo EFE, “Chile Sobre Rieles” busca dotar a la zona central del país de una Plataforma Logística Ferroportuaria que permita sustentar el crecimiento de la capacidad de los puertos de San Antonio y Valparaíso, mediante la modernización del terminal intermodal de Barrancas; la construcción de un nuevo Centro de Intercambio Modal (CIM) y el mejoramiento del corredor ferroviario entre San Antonio y este Centro Intermodal.

Para financiar estos proyectos, hay expertos que proponen utilizar el sistema de concesiones. La prioridad debería estar puesta en primera instancia a las zonas que más requieren del ferrocarril de carga, esto es, Bío Bío, San Antonio, Ventanas y Valparaíso. Paula Bunster, consultora independiente y exsubgerente de Relaciones Corporativas del Ferrocarril del Pacífico (Fepasa) detalla, por ejemplo, en el Biobío aumentar ton/eje, largo de trenes y doble stacking; en San Antonio, desvíos de cruzamiento sobre 1200 metros; en un mediano plazo el doble stacking; en Valparaíso, la creación de un acceso independiente de pasajeros y centro de intercambio modal hacia Ventanas de 25 ton/eje.

Por su parte, el ex presidente de la Comisión de Transportes del Colegio de Ingenieros de Chile, Carlos Soto, añade la necesidad de recuperar el ferrocarril de carga en Valparaíso dándole la misma importancia que al transporte de pasajeros, mientras que en San Antonio propone un ferrocarril de carga nuevo con especificaciones técnicas, más modernas, que respondan a los crecientes requerimientos que tendrá el Puerto de Gran Escala.

Las ventajas del ferrocarril

Considerando estas iniciativas y otras que se barajan a nivel público y privado, el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) preparó un documento que destaca las ventajas que presenta el ferrocarril sobre otros modos de transporte:

1. Más sustentable: En el caso del transporte de carga y de pasajeros, se disminuyen de manera importante el gasto energético y su huella de carbono es menor ya que descongestiona carreteras, puertos y ciudades. Según datos de la Comisión Europea, los vehículos por carretera suponen más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte en la UE, frente al 1% del ferrocarril. Por ejemplo, se estima que, por tonelada/km. transportada, el camión contamina 4,5 veces más.

2. Mayor seguridad: Es más seguro que otros modos de transporte, tanto respecto de accidentes como de seguridad pública. Como se evita la congestión, se reducen riesgos de accidentes y, por otra parte, el mayor control beneficia a pasajeros y a la carga transportada.

3. Es más organizado, reduciendo tiempos de transportes: Se manejan las rutas con claridad y los horarios. Su servicio es más seguro, uniforme y regular en comparación con otros modos de transporte, constatándose ganancias de más de una hora al día en tramos cortos, como por ejemplo trayecto Santiago – Nos.

4. Alta velocidad en largas distancias: La velocidad es mayor que cualquier otro modo de transporte, excepto las vías aéreas. Por lo tanto, es una buena opción para el tráfico de pasajeros en larga distancia y la mejor para distancias medias (entre 120 y 600 km).

5. Adecuado para productos voluminosos y pesados: El transporte ferroviario es económico, más rápido y adecuado para transportar mercancías pesadas y voluminosas a largas distancias.

6. Mayor capacidad: La capacidad de carga de los ferrocarriles es extremadamente grande. Además, su capacidad es elástica, lo que puede aumentarse fácilmente agregando más vagones. Diversas estimaciones dan cuenta que un tren equivale a 50 camiones.

7. Mejoras en la logística: El tren sí puede llegar hasta los grandes centros industriales y terminales portuarias para agilizar los procesos de carga, descarga y distribución interna y de comercio exterior.

8. Más cómodo, lo que permite otras actividades durante el viaje: es el medio de transporte que más permite el aprovechamiento de los tiempos de viaje (lectura, música, película, etc).

Fuente: CPI, Miércoles 14 de Abril de 2021

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X