Miércoles, Mayo 12, 2021

Las razones que descarrilaron el tranvía de Las Condes

EL MERCURIO – Estudios técnicos, múltiples reuniones, propuestas privadas y hasta viajes al extranjero hubo desde que hace nueve años la Municipalidad de Las Condes planteara construir un tranvía en la zona oriente de la capital, proyecto que fue desechado definitivamente esta semana.

La iniciativa —que uniría esa comuna con Vitacura y Lo Barnechea en unos 22 minutos —ilusionó a vecinos y a autoridades con un transporte sustentable y de calidad, que ofrecería tiempos de espera cortos y frecuencias conocidas. La red consideraba nueve kilómetros, ll estaciones y convoyes calefaccionados, para 25 millones de pasajeros al año.

Pero todo quedó en nada, luego de que un análisis técnico del Ministerio de Transportes concluyera que el tranvía es inviable por no cumplir con la rentabilidad social.

Pero además para llevarlo a cabo sus impulsores tendrían que compensar con US$ 16 millones a los operadores del Transantiago que recorren el mismo tramo, por los pasajeros que se bajarían de los buces para usar el nuevo medio de transporte. Esa cifra sería adicional a los US$ 250 millones que cuesta el trazado, lo que a juicio de la cartera de Transportes rompe el compromiso inicial de no alterar las finanzas del Transantiago.

El ex alcalde de Las Condes y principal impulsor del proyecto, Francisco de la Maza, dice que estaban al tanto de la compensación que deberían pagar a los concesionarios de buses, pero que “nuestra sorpresa fue que esa compensación equivale al 85% de la tarifa que hubiese estado fijada para el usuario del tranvía”. Estima que si el pasaje del tranvía hubiese costado $760, $100 habrían ido al tren ligero y $660 al Transantiago.

Según la ministra de Transportes, Gloria Hutt, “Transantiago puede tener muchos problemas, pero es injusto atribuirle el peso de un proyecto que no logra demostrar viabilidad si no es con subsidios superiores a los que el sistema actual puede financiar”. Añade que, a juicio de su cartera, la futura Línea 7 del metro también afectó fuertemente la opción de materializar el tranvía, debido a que el tren subterráneo le quita pasajeros.

“Llegamos hasta aquí”

“Lamentamos mucho esto, porque es un proyecto en el cual invertimos esfuerzo y dinero, pero lamentablemente llegamos hasta aquí”, concluye el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín. Vía Twitter, el Ministerio de Transportes declaró que la inviabilidad financiera del tranvía “no es atribuible al Transantiago”, sino a un sustento técnico “explicado en forma detallada a los interesados”. En minutos, Lavín replicó: “¿Cómo? El tranvía se sustenta sin problema si no hubiera que compensar al Transantiago por los pasajeros que le quita”.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Domingo 02 de septiembre de 2018

EL MERCURIO – Estudios técnicos, múltiples reuniones, propuestas privadas y hasta viajes al extranjero hubo desde que hace nueve años la Municipalidad de Las Condes planteara construir un tranvía en la zona oriente de la capital, proyecto que fue desechado definitivamente esta semana.

La iniciativa —que uniría esa comuna con Vitacura y Lo Barnechea en unos 22 minutos —ilusionó a vecinos y a autoridades con un transporte sustentable y de calidad, que ofrecería tiempos de espera cortos y frecuencias conocidas. La red consideraba nueve kilómetros, ll estaciones y convoyes calefaccionados, para 25 millones de pasajeros al año.

Pero todo quedó en nada, luego de que un análisis técnico del Ministerio de Transportes concluyera que el tranvía es inviable por no cumplir con la rentabilidad social.

Pero además para llevarlo a cabo sus impulsores tendrían que compensar con US$ 16 millones a los operadores del Transantiago que recorren el mismo tramo, por los pasajeros que se bajarían de los buces para usar el nuevo medio de transporte. Esa cifra sería adicional a los US$ 250 millones que cuesta el trazado, lo que a juicio de la cartera de Transportes rompe el compromiso inicial de no alterar las finanzas del Transantiago.

El ex alcalde de Las Condes y principal impulsor del proyecto, Francisco de la Maza, dice que estaban al tanto de la compensación que deberían pagar a los concesionarios de buses, pero que “nuestra sorpresa fue que esa compensación equivale al 85% de la tarifa que hubiese estado fijada para el usuario del tranvía”. Estima que si el pasaje del tranvía hubiese costado $760, $100 habrían ido al tren ligero y $660 al Transantiago.

Según la ministra de Transportes, Gloria Hutt, “Transantiago puede tener muchos problemas, pero es injusto atribuirle el peso de un proyecto que no logra demostrar viabilidad si no es con subsidios superiores a los que el sistema actual puede financiar”. Añade que, a juicio de su cartera, la futura Línea 7 del metro también afectó fuertemente la opción de materializar el tranvía, debido a que el tren subterráneo le quita pasajeros.

“Llegamos hasta aquí”

“Lamentamos mucho esto, porque es un proyecto en el cual invertimos esfuerzo y dinero, pero lamentablemente llegamos hasta aquí”, concluye el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín. Vía Twitter, el Ministerio de Transportes declaró que la inviabilidad financiera del tranvía “no es atribuible al Transantiago”, sino a un sustento técnico “explicado en forma detallada a los interesados”. En minutos, Lavín replicó: “¿Cómo? El tranvía se sustenta sin problema si no hubiera que compensar al Transantiago por los pasajeros que le quita”.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Domingo 02 de septiembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X