Miércoles, Junio 19, 2024

La apuesta por más y mejores trenes gana terreno tras cortes en autopistas

INTERFERENCIA – A raíz de las últimas manifestaciones de camioneros, que incluyeron nuevamente cortes de ruta y la ralentización del tráfico en importantes autopistas del país, surgió la discusión respecto a la necesidad de un sistema de transporte alternativo, donde la red ferroviaria nuevamente vuelve a tomar protagonismo.

Lo anterior, puesto que incluso el paro de transportistas de los gremios de Paine que bloqueó la Ruta 5 por dos días llevó a que Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) anunciara la activación de un servicio especial de tren entre Chillán y Estación Central. Sin embargo, las fuertes lluvias en la Región Metropolitana provocaron un corte de energía preventivo que llevó a la suspensión de parte del servicio especial.

Junto a ello, está el recuerdo de las palabras del propio presidente Gabriel Boric, quien en su campaña mencionó la necesidad de fortalecer el sistema de trenes dentro del país como una de sus propuestas.

En efecto, Boric manifestó a comienzos de diciembre de 2021 que “Chile necesita más trenes y no menos. Para encontrarnos más, recorrer nuestro país, comunicarnos y mejorar la conectividad de nuestra larga y angosta tierra. Así que tranquilidad, que los cambios que vienen son para vivir mejor“, esto en respuesta al presidente de la Confederación Nacional de Transportes de Carga de Chile (CNTC), Sergio Pérez, quien había criticado la propuesta de gobierno del entonces candidato de Apruebo Dignidad, sobre la extensión de la línea férrea del transporte de carga.

Tras ese intercambio, el vocero de campaña y actual ministro Segpres, Giorgio Jackson, explicó en su momento que para ellos ferrocarriles del Estado y camioneros, no son excluyentes entre sí: “Al igual que la mayoría de los países desarrollados, desde la candidatura de Gabriel Boric queremos un país descentralizado y para esto tenemos que fortalecer nuestros sistemas de conectividad entre todas las regiones del país”.

Esto fue bien visto por el presidente de EFE, Pedro Pablo Errázuriz, quien en conversación con Pauta aseguró que “el desafío ferroviario en Chile está renaciendo” y que “si el tren mejora, la carga es más eficiente integralmente, y por lo tanto, se necesitan más camiones”, desestimando las críticas de los camioneros a la propuesta de Boric.

La idea de una red de transporte ferroviario como complemento del sistema de intercambio terrestre vía camiones fue abordada en su momento por el historiador Víctor León Donoso, quien en conversación con INTERFERENCIA planteó que el fortalecimiento de los trenes se debe hacer en coordinación y planificadamente con otras formas de transporte, como los mismos camiones, los buses y los barcos.

Asimismo, a partir de la discusión provocada en diciembre del año pasado por la propuesta de Boric en su programa, distintas voces se mostraron a favor y en contra de la idea.

“Existe espacio hacia el sur y se pueden potenciar los trenes de carga por lo menos hasta Concepción, porque hasta esa zona hay capacidad en términos de las ciudades a las que hay que abastecer. Es mucho más denso hacia el sur que hacia el norte. Hay ciudades como Talca, Chillán, el propio Concepción y yendo un poquito más allá Temuco, que podrían verse beneficiados por un gran tren de carga que pueda unirlos”, dijo a Emol el académico de la U. Católica de Valparaíso y experto en transporte, Franco Basso.

En conversación con CNN Chile, el académico del departamento de Obras Civiles de la Universidad Santa María, Sergio Carmona, indicó que ​​“veo difícil poder plantear una solución ferroviaria que se extienda de Arica a Punta Arenas por razones geográficas y económicas. Tenemos una población muy baja con una concentración altísima en la zona centro, y zonas extremas con muy poca cantidad de habitantes”.

Por su parte, el doctor en economía de la Universidad de Toulouse en Francia y académico de la U. de Chile, Aldo González, dijo a El Dínamo que a nivel mundial el transporte ferroviario no cubre con su tarifa todos los costos de inversión y operación, por ende, suele depender de subsidios estatales para su funcionamiento: “Esta red depende de subsidios que año a año los gobiernos entregan porque consideran que es valioso que haya una red de trenes”, sostuvo.

La propuesta de Boric

En lo formal, el programa de gobierno de Apruebo Dignidad comprometió dos propuestas sobre fortalecimiento del sistema de trenes nacional en el capítulo titulado “Consagración de un Estado social de derecho”. Estas aseguran que el gobierno de Boric habrá de “desarrollar una política ferroviaria en las macrozonas centro y sur” y “potenciar el ferrocarril de carga”.

Estas promesas de campaña apuntaron directamente al desarrollo previsto para las extensiones y mejoramiento del sistema ferroviario actual, “dando continuidad a los proyectos que ya tienen algún nivel de avance e impulsando tres nuevos proyectos: Santiago-Valparaíso, Santiago-San Antonio y Santiago-Chillán-Concepción”.

Sin embargo, el proyecto que más interés ha atraído, el tramo Santiago-Valparaíso, generó la primera crisis para los secretarios de Estado que aún no entraron al ruedo mediático, cuando el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos Muñoz, bajó las expectativas sobre el desarrollo de las obras que deberían completarse en 2024.

“Es un proyecto difícil y quiero explicarlo. Para que puedan operar los trenes necesitan que la pendiente no supere determinado porcentaje. Cuando la pendiente es más pronunciada el ferrocarril se inhabilita como tecnología y la bajada que tenemos a Valparaíso y Viña del Mar es muy pronunciada e impide llegar con el tren plenamente”, aseguró Muñoz.

No obstante, días después y ante las dudas de parlamentarios y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, el ministro Muñoz aclaró a El Mercurio de Valparaíso que el tren es prioridad: “Vamos a trabajar por darle todos los impulsos que este proyecto requiere”.

El desarrollo de la política ferroviaria que pretende continuar Boric tiene su origen en 2014, cuando EFE y el Gobierno Regional de Valparaíso realizaron un estudio de prefactibilidad para la construcción de un tren de carga y pasajeros entre Santiago y el puerto de Valparaíso.

El resultado fueron tres proyecciones para la vía, dos en paralelo a la Ruta 68 y una para expandir la vía ya existente entre ambas ciudades. La oferta para la construcción del nuevo ferrocarril llegó de parte del consorcio chino-chileno TVS, formado por las compañías China Railways Group Limited -empresa estatal encargada de los ferrocarriles en aquel país asiático-, Latinoamérica Infraestructura y Sigdo Koppers.

Sin embargo, el proyecto quedó estancado en 2018 luego de que se negara el permiso de construcción.

No fue hasta 2019 cuando el segundo gobierno de Sebastián Piñera puso en marcha el programa ‘Chile Sobre Rieles’ con que TVS volvió a la carga con un proyecto ferroviario expandido, ahora con una doble vía de carga hacia San Antonio y una estación de transferencia intermodal de carga en la zona de Nos.

No obstante, el proyecto nuevamente quedó detenido, esta vez por la pandemia.

Según señaló la gerenta de TVS, Marisa Kausel: “Producto de la pandemia, el MOP mantiene suspendidos los estudios de la iniciativa privada, debido a la permanente variabilidad a la que están sujetas las diferentes comunas que entran y salen de cuarentena, y a los problemas que se han presentado en la movilidad en el país”

Ver artículo

Fuente: Interferencia, Miércoles 27 de Abril de 2022

INTERFERENCIA – A raíz de las últimas manifestaciones de camioneros, que incluyeron nuevamente cortes de ruta y la ralentización del tráfico en importantes autopistas del país, surgió la discusión respecto a la necesidad de un sistema de transporte alternativo, donde la red ferroviaria nuevamente vuelve a tomar protagonismo.

Lo anterior, puesto que incluso el paro de transportistas de los gremios de Paine que bloqueó la Ruta 5 por dos días llevó a que Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) anunciara la activación de un servicio especial de tren entre Chillán y Estación Central. Sin embargo, las fuertes lluvias en la Región Metropolitana provocaron un corte de energía preventivo que llevó a la suspensión de parte del servicio especial.

Junto a ello, está el recuerdo de las palabras del propio presidente Gabriel Boric, quien en su campaña mencionó la necesidad de fortalecer el sistema de trenes dentro del país como una de sus propuestas.

En efecto, Boric manifestó a comienzos de diciembre de 2021 que “Chile necesita más trenes y no menos. Para encontrarnos más, recorrer nuestro país, comunicarnos y mejorar la conectividad de nuestra larga y angosta tierra. Así que tranquilidad, que los cambios que vienen son para vivir mejor“, esto en respuesta al presidente de la Confederación Nacional de Transportes de Carga de Chile (CNTC), Sergio Pérez, quien había criticado la propuesta de gobierno del entonces candidato de Apruebo Dignidad, sobre la extensión de la línea férrea del transporte de carga.

Tras ese intercambio, el vocero de campaña y actual ministro Segpres, Giorgio Jackson, explicó en su momento que para ellos ferrocarriles del Estado y camioneros, no son excluyentes entre sí: “Al igual que la mayoría de los países desarrollados, desde la candidatura de Gabriel Boric queremos un país descentralizado y para esto tenemos que fortalecer nuestros sistemas de conectividad entre todas las regiones del país”.

Esto fue bien visto por el presidente de EFE, Pedro Pablo Errázuriz, quien en conversación con Pauta aseguró que “el desafío ferroviario en Chile está renaciendo” y que “si el tren mejora, la carga es más eficiente integralmente, y por lo tanto, se necesitan más camiones”, desestimando las críticas de los camioneros a la propuesta de Boric.

La idea de una red de transporte ferroviario como complemento del sistema de intercambio terrestre vía camiones fue abordada en su momento por el historiador Víctor León Donoso, quien en conversación con INTERFERENCIA planteó que el fortalecimiento de los trenes se debe hacer en coordinación y planificadamente con otras formas de transporte, como los mismos camiones, los buses y los barcos.

Asimismo, a partir de la discusión provocada en diciembre del año pasado por la propuesta de Boric en su programa, distintas voces se mostraron a favor y en contra de la idea.

“Existe espacio hacia el sur y se pueden potenciar los trenes de carga por lo menos hasta Concepción, porque hasta esa zona hay capacidad en términos de las ciudades a las que hay que abastecer. Es mucho más denso hacia el sur que hacia el norte. Hay ciudades como Talca, Chillán, el propio Concepción y yendo un poquito más allá Temuco, que podrían verse beneficiados por un gran tren de carga que pueda unirlos”, dijo a Emol el académico de la U. Católica de Valparaíso y experto en transporte, Franco Basso.

En conversación con CNN Chile, el académico del departamento de Obras Civiles de la Universidad Santa María, Sergio Carmona, indicó que ​​“veo difícil poder plantear una solución ferroviaria que se extienda de Arica a Punta Arenas por razones geográficas y económicas. Tenemos una población muy baja con una concentración altísima en la zona centro, y zonas extremas con muy poca cantidad de habitantes”.

Por su parte, el doctor en economía de la Universidad de Toulouse en Francia y académico de la U. de Chile, Aldo González, dijo a El Dínamo que a nivel mundial el transporte ferroviario no cubre con su tarifa todos los costos de inversión y operación, por ende, suele depender de subsidios estatales para su funcionamiento: “Esta red depende de subsidios que año a año los gobiernos entregan porque consideran que es valioso que haya una red de trenes”, sostuvo.

La propuesta de Boric

En lo formal, el programa de gobierno de Apruebo Dignidad comprometió dos propuestas sobre fortalecimiento del sistema de trenes nacional en el capítulo titulado “Consagración de un Estado social de derecho”. Estas aseguran que el gobierno de Boric habrá de “desarrollar una política ferroviaria en las macrozonas centro y sur” y “potenciar el ferrocarril de carga”.

Estas promesas de campaña apuntaron directamente al desarrollo previsto para las extensiones y mejoramiento del sistema ferroviario actual, “dando continuidad a los proyectos que ya tienen algún nivel de avance e impulsando tres nuevos proyectos: Santiago-Valparaíso, Santiago-San Antonio y Santiago-Chillán-Concepción”.

Sin embargo, el proyecto que más interés ha atraído, el tramo Santiago-Valparaíso, generó la primera crisis para los secretarios de Estado que aún no entraron al ruedo mediático, cuando el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos Muñoz, bajó las expectativas sobre el desarrollo de las obras que deberían completarse en 2024.

“Es un proyecto difícil y quiero explicarlo. Para que puedan operar los trenes necesitan que la pendiente no supere determinado porcentaje. Cuando la pendiente es más pronunciada el ferrocarril se inhabilita como tecnología y la bajada que tenemos a Valparaíso y Viña del Mar es muy pronunciada e impide llegar con el tren plenamente”, aseguró Muñoz.

No obstante, días después y ante las dudas de parlamentarios y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, el ministro Muñoz aclaró a El Mercurio de Valparaíso que el tren es prioridad: “Vamos a trabajar por darle todos los impulsos que este proyecto requiere”.

El desarrollo de la política ferroviaria que pretende continuar Boric tiene su origen en 2014, cuando EFE y el Gobierno Regional de Valparaíso realizaron un estudio de prefactibilidad para la construcción de un tren de carga y pasajeros entre Santiago y el puerto de Valparaíso.

El resultado fueron tres proyecciones para la vía, dos en paralelo a la Ruta 68 y una para expandir la vía ya existente entre ambas ciudades. La oferta para la construcción del nuevo ferrocarril llegó de parte del consorcio chino-chileno TVS, formado por las compañías China Railways Group Limited -empresa estatal encargada de los ferrocarriles en aquel país asiático-, Latinoamérica Infraestructura y Sigdo Koppers.

Sin embargo, el proyecto quedó estancado en 2018 luego de que se negara el permiso de construcción.

No fue hasta 2019 cuando el segundo gobierno de Sebastián Piñera puso en marcha el programa ‘Chile Sobre Rieles’ con que TVS volvió a la carga con un proyecto ferroviario expandido, ahora con una doble vía de carga hacia San Antonio y una estación de transferencia intermodal de carga en la zona de Nos.

No obstante, el proyecto nuevamente quedó detenido, esta vez por la pandemia.

Según señaló la gerenta de TVS, Marisa Kausel: “Producto de la pandemia, el MOP mantiene suspendidos los estudios de la iniciativa privada, debido a la permanente variabilidad a la que están sujetas las diferentes comunas que entran y salen de cuarentena, y a los problemas que se han presentado en la movilidad en el país”

Ver artículo

Fuente: Interferencia, Miércoles 27 de Abril de 2022

TITULARES