Domingo, Febrero 5, 2023

Guillermo Muñoz, presidente de Metro: “Despejar los pasillos de ambulantes no será trabajo de un día, habrá que persistir mucho tiempo”

LA TERCERA – Guillermo Muñoz lleva poco más de un mes instalándose en la testera de Metro, pero ya asumió los desafíos que enfrentará en el cargo, donde echar a andar las extensiones de la Línea 3, iniciar las obras de la Línea 7 y encaminar los estudios para las líneas 8 y 9 son menester.

El exdirector de Transantiago durante el segundo mandato de Michelle Bachelet (2014-2018) asume en un momento complejo, con la compañía intentando levantarse de los golpes sufridos durante el estallido social, el duro descenso en el transporte de pasajeros diarios -donde perdieron un 20% del público-, luchando contra los vendedores ambulantes que hasta hace unas semanas se habían tomado accesos y pasillos, y diversas denuncias por la seguridad en los andenes y la superficie.

¿Cuáles son sus primeros desafíos?

El primero es poder implementar los proyectos de expansión de las Líneas 3 y 2 hacia el sur, que son importantes tanto por la parte constructiva, como la operación y coordinación de los servicios en la superficie. Nuestro servicio está integrado con los servicios (buses) de superficie. Mi primer desafío no es solo echar a andar las extensiones de las líneas del Metro, sino complementarla con el entorno, con la red de transporte público de Santiago.

¿Cuándo comenzarán a operar estas extensiones?

La extensión de la Línea 3 comenzará a finales del próximo año. Serán tres estaciones más -Ferrocarril, Lo Cruzat y Plaza Quilicura-, con una extensión de 3,8 kilómetros. Son 380 millones de dólares los que se están invirtiendo en estas obras, que al día de hoy tienen un 80% de avance. En Lo Cruzat, eso sí, está más avanzado. Más de 260.000 personas se verán beneficiadas diariamente.

¿Cuánto ha aumentado la demanda de viajes?

Antes de la Pandemia y Estallido, Metro transportaba del orden del 50% de todos los viajes del sistema de transporte público que se realizan en Santiago.

¿Y ahora?

Ahora, la situación es de transición hacia un sistema que deberá acomodarse en relación a la cantidad de viajes y cómo la gente se traslada. Una vez esto se acomode, sabremos en qué etapa estamos en Santiago.

¿Se recuperó Metro del estallido social?

Antes de octubre de 2019, Metro llegó a tener dos millones 600 mil pasajeros diarios, en promedio, en un día laboral; hoy estamos en dos millones. Hemos ido mejorando, pero aún falta un poco para llegar al estado normal.

¿Y se recuperaron los trenes y estaciones destruidas?

Hoy están todas las estaciones operativas. Se hizo un muy buen trabajo de recuperación y reparación de todas las bajas que hubo después del estallido, así que Metro está funcionando al pleno de sus capacidades.

Ha debido enfrentar el problema de los vendedores ambulantes…

Dentro de lo que hemos trabajado desde que asumí, nos ha preocupado especialmente la seguridad de los pasajeros y trabajadores de Metro. En ese sentido, se han establecido operativos coordinados con Carabineros, la Subsecretaría del Interior y alcaldes para ir controlando el comercio clandestino. Es de público conocimiento la situación en que algunos pasillos de Metro, sobre todo en Estación Central, han sufrido durante el último tiempo. Eso está cambiando gracias a los operativos de vigilancia, es algo que vamos a mantener y también ampliar, porque hay otros puntos de la red que también nos preocupan.

¿Cuánto tiempo se mantendrá la vigilancia de Carabineros en las estaciones?

Esperamos que se mantengan y refuercen estos planes, al menos, en las estaciones más críticas para poder normalizar la situación, porque Metro siempre ha estado despejado de ambulantes y, aunque quizás alguna vez tuvo algún punto específico ocupado, lo general es que los pasillos estaban despejados. Esto no será trabajo de un solo día, sino que deberá persistir durante mucho tiempo. Por eso, les pedimos a los usuarios que no les compren a estos vendedores, esa es la mejor forma en que nos ayuden.

¿Cuáles son las estaciones más complicadas por este problema?

Tenemos un diagnóstico, pero por razones obvias no se puede dar a conocer los puntos específicos que se intervendrán. Estamos trabajando con el Ministerio del Interior y tenemos identificadas casi 10 estaciones. Ya comenzamos (en Estación Central) y ahora seguiremos en las otras que están con este problema.

¿Este es el problema que más complica a Metro?

Son dimensiones distintas. Para Metro, la prioridad está puesta en expandir la red, porque eso genera muchos beneficios a la ciudad. Las extensiones de Línea 2 y 3 están prontas a inaugurarse, a fines de 2023. También vamos a partir prontamente con la construcción de la Línea 7, que son 19 estaciones, 26 kilómetros y 2.500 millones de dólares, un impulso importante a la economía. Luego vienen las Líneas 8 y 9, que el próximo año comienzan con sus estudios de ingeniería.

¿El encarecimiento de los insumos por la pandemia pone en peligro alguno de los proyectos de Metro?

A todos los proyectos les ha pegado el encarecimiento de los insumos. Afortunadamente, parte de estos proyectos ya estaban en ejecución, con insumos comprometidos, por lo que no han visto necesario implementar muchos más recursos. Ahora, las Líneas 8 y 9 probablemente vean encarecidas su construcción, pero es algo que recién está comenzando a estudiarse.

¿Cuánto más?

No me atrevería a tirar cifras, estamos en etapa de iniciación.

Un tema relativamente recurrente para Metro son los suicidios que ocurren en los andenes. ¿Cómo lo enfrentan?

Aunque sea una sola vida, es lamentable que una persona tome esa determinación. Particularmente, esta no es una situación que se pueda decir que estamos frente a una ola, pero nos afecta y mucho, no solo a nosotros, sino a los usuarios, a los trabajadores y a la operatividad de Metro. Es difícil prever este tipo de casos, pero tratamos de que haya siempre personal atento a posibles situaciones.

¿Para evitarlos, se podrían colocar barreras en los andenes, como las que hoy tienen las líneas 3 y 6?

El estándar de los proyectos que se están ejecutando es colocar estos portales en los andenes, que ayudan a que estas situaciones se limiten. Todas las líneas nuevas contarán con esto. Eso sí, se podría evaluar colocar estas barreras en las líneas de Metro convencionales (antiguas), pero es algo que por ahora no está en estudio.

En marzo surgieron diversas denuncias sobre intentos de secuestro o que drogaban a pasajeras. ¿Qué antecedentes maneja usted?

Atentos al llamado de la alcaldesa de Santiago y el gobernador, Metro se sumó a la mesa de trabajo que apuntaba a la seguridad en el Barrio Universitario, para que ningún usuario sufriera algún tipo de situación de acoso. Además, mejoramos nuestra vigilancia en las zonas críticas y aún estamos con un fortalecimiento en la campaña que indica cuál es la manera de hacer una denuncia oportuna, para poder gatillar una acción rápida y, sobre todo, acoger a las víctimas. No digo que se haya eliminado, pero sí han bajado este tipo de denuncias.

¿Pero las denuncias son reales o un mito urbano, como se planteó en su momento?

Yo no conozco un caso donde hayan drogado a alguna pasajera, pero no tengo por qué no creerles a los reportes que han aparecido en la prensa y las denuncias que algunas usuarias han hecho. Tomamos todas las medidas para que esto, en caso de ser cierto, no pase.

Se planteó incluso habilitar un vagón antiacoso, solo para mujeres. ¿Es algo que analiza?

No es algo que estemos evaluando. Han sido las propias organizaciones feministas y el Ministerio de la Mujer quienes han manifestado que no pareciera ser una buena idea. Nosotros preferimos seguir apuntando al fortalecimiento de la vigilancia, los caminos de denuncia y acoger a las víctimas, además de campañas publicitarias que empoderen a los usuarios, para que no sean solo espectadores pasivos.

Sindicatos de trabajadores de Metro han denunciado estar trabajando con menos personal. ¿Es así?

Metro no ha sufrido merma en sus trabajadores. En septiembre de 2019, Metro tenía 4.300 trabajadores, aproximadamente, y hoy sigue teniendo una cantidad similar. Pero hay que dejar en claro que pese a la pandemia y el estallido social, hemos mantenido la misma cantidad de personal, no hemos despedido a nadie.

¿No es correcta la denuncia, entonces?

Es que hay varios contratos externos que están asociados a la cantidad de pasajeros que hay, como asistentes de andén, personal de aseo y como tras el estallido estuvieron tantas líneas cerradas, no tenía sentido mantener esos contratos. Pero una vez que comenzamos a retomar la normalidad, el año pasado, se fueron restituyendo estos puestos, porque son necesarios para operar. Esto no quiere decir que, en algunas situaciones específicas, uno deba evaluar reforzamientos en algunas estaciones, pero eso es algo que siempre hemos hecho.

Fuente: La Tercera, Miércoles 8 de Junio de 2022

LA TERCERA – Guillermo Muñoz lleva poco más de un mes instalándose en la testera de Metro, pero ya asumió los desafíos que enfrentará en el cargo, donde echar a andar las extensiones de la Línea 3, iniciar las obras de la Línea 7 y encaminar los estudios para las líneas 8 y 9 son menester.

El exdirector de Transantiago durante el segundo mandato de Michelle Bachelet (2014-2018) asume en un momento complejo, con la compañía intentando levantarse de los golpes sufridos durante el estallido social, el duro descenso en el transporte de pasajeros diarios -donde perdieron un 20% del público-, luchando contra los vendedores ambulantes que hasta hace unas semanas se habían tomado accesos y pasillos, y diversas denuncias por la seguridad en los andenes y la superficie.

¿Cuáles son sus primeros desafíos?

El primero es poder implementar los proyectos de expansión de las Líneas 3 y 2 hacia el sur, que son importantes tanto por la parte constructiva, como la operación y coordinación de los servicios en la superficie. Nuestro servicio está integrado con los servicios (buses) de superficie. Mi primer desafío no es solo echar a andar las extensiones de las líneas del Metro, sino complementarla con el entorno, con la red de transporte público de Santiago.

¿Cuándo comenzarán a operar estas extensiones?

La extensión de la Línea 3 comenzará a finales del próximo año. Serán tres estaciones más -Ferrocarril, Lo Cruzat y Plaza Quilicura-, con una extensión de 3,8 kilómetros. Son 380 millones de dólares los que se están invirtiendo en estas obras, que al día de hoy tienen un 80% de avance. En Lo Cruzat, eso sí, está más avanzado. Más de 260.000 personas se verán beneficiadas diariamente.

¿Cuánto ha aumentado la demanda de viajes?

Antes de la Pandemia y Estallido, Metro transportaba del orden del 50% de todos los viajes del sistema de transporte público que se realizan en Santiago.

¿Y ahora?

Ahora, la situación es de transición hacia un sistema que deberá acomodarse en relación a la cantidad de viajes y cómo la gente se traslada. Una vez esto se acomode, sabremos en qué etapa estamos en Santiago.

¿Se recuperó Metro del estallido social?

Antes de octubre de 2019, Metro llegó a tener dos millones 600 mil pasajeros diarios, en promedio, en un día laboral; hoy estamos en dos millones. Hemos ido mejorando, pero aún falta un poco para llegar al estado normal.

¿Y se recuperaron los trenes y estaciones destruidas?

Hoy están todas las estaciones operativas. Se hizo un muy buen trabajo de recuperación y reparación de todas las bajas que hubo después del estallido, así que Metro está funcionando al pleno de sus capacidades.

Ha debido enfrentar el problema de los vendedores ambulantes…

Dentro de lo que hemos trabajado desde que asumí, nos ha preocupado especialmente la seguridad de los pasajeros y trabajadores de Metro. En ese sentido, se han establecido operativos coordinados con Carabineros, la Subsecretaría del Interior y alcaldes para ir controlando el comercio clandestino. Es de público conocimiento la situación en que algunos pasillos de Metro, sobre todo en Estación Central, han sufrido durante el último tiempo. Eso está cambiando gracias a los operativos de vigilancia, es algo que vamos a mantener y también ampliar, porque hay otros puntos de la red que también nos preocupan.

¿Cuánto tiempo se mantendrá la vigilancia de Carabineros en las estaciones?

Esperamos que se mantengan y refuercen estos planes, al menos, en las estaciones más críticas para poder normalizar la situación, porque Metro siempre ha estado despejado de ambulantes y, aunque quizás alguna vez tuvo algún punto específico ocupado, lo general es que los pasillos estaban despejados. Esto no será trabajo de un solo día, sino que deberá persistir durante mucho tiempo. Por eso, les pedimos a los usuarios que no les compren a estos vendedores, esa es la mejor forma en que nos ayuden.

¿Cuáles son las estaciones más complicadas por este problema?

Tenemos un diagnóstico, pero por razones obvias no se puede dar a conocer los puntos específicos que se intervendrán. Estamos trabajando con el Ministerio del Interior y tenemos identificadas casi 10 estaciones. Ya comenzamos (en Estación Central) y ahora seguiremos en las otras que están con este problema.

¿Este es el problema que más complica a Metro?

Son dimensiones distintas. Para Metro, la prioridad está puesta en expandir la red, porque eso genera muchos beneficios a la ciudad. Las extensiones de Línea 2 y 3 están prontas a inaugurarse, a fines de 2023. También vamos a partir prontamente con la construcción de la Línea 7, que son 19 estaciones, 26 kilómetros y 2.500 millones de dólares, un impulso importante a la economía. Luego vienen las Líneas 8 y 9, que el próximo año comienzan con sus estudios de ingeniería.

¿El encarecimiento de los insumos por la pandemia pone en peligro alguno de los proyectos de Metro?

A todos los proyectos les ha pegado el encarecimiento de los insumos. Afortunadamente, parte de estos proyectos ya estaban en ejecución, con insumos comprometidos, por lo que no han visto necesario implementar muchos más recursos. Ahora, las Líneas 8 y 9 probablemente vean encarecidas su construcción, pero es algo que recién está comenzando a estudiarse.

¿Cuánto más?

No me atrevería a tirar cifras, estamos en etapa de iniciación.

Un tema relativamente recurrente para Metro son los suicidios que ocurren en los andenes. ¿Cómo lo enfrentan?

Aunque sea una sola vida, es lamentable que una persona tome esa determinación. Particularmente, esta no es una situación que se pueda decir que estamos frente a una ola, pero nos afecta y mucho, no solo a nosotros, sino a los usuarios, a los trabajadores y a la operatividad de Metro. Es difícil prever este tipo de casos, pero tratamos de que haya siempre personal atento a posibles situaciones.

¿Para evitarlos, se podrían colocar barreras en los andenes, como las que hoy tienen las líneas 3 y 6?

El estándar de los proyectos que se están ejecutando es colocar estos portales en los andenes, que ayudan a que estas situaciones se limiten. Todas las líneas nuevas contarán con esto. Eso sí, se podría evaluar colocar estas barreras en las líneas de Metro convencionales (antiguas), pero es algo que por ahora no está en estudio.

En marzo surgieron diversas denuncias sobre intentos de secuestro o que drogaban a pasajeras. ¿Qué antecedentes maneja usted?

Atentos al llamado de la alcaldesa de Santiago y el gobernador, Metro se sumó a la mesa de trabajo que apuntaba a la seguridad en el Barrio Universitario, para que ningún usuario sufriera algún tipo de situación de acoso. Además, mejoramos nuestra vigilancia en las zonas críticas y aún estamos con un fortalecimiento en la campaña que indica cuál es la manera de hacer una denuncia oportuna, para poder gatillar una acción rápida y, sobre todo, acoger a las víctimas. No digo que se haya eliminado, pero sí han bajado este tipo de denuncias.

¿Pero las denuncias son reales o un mito urbano, como se planteó en su momento?

Yo no conozco un caso donde hayan drogado a alguna pasajera, pero no tengo por qué no creerles a los reportes que han aparecido en la prensa y las denuncias que algunas usuarias han hecho. Tomamos todas las medidas para que esto, en caso de ser cierto, no pase.

Se planteó incluso habilitar un vagón antiacoso, solo para mujeres. ¿Es algo que analiza?

No es algo que estemos evaluando. Han sido las propias organizaciones feministas y el Ministerio de la Mujer quienes han manifestado que no pareciera ser una buena idea. Nosotros preferimos seguir apuntando al fortalecimiento de la vigilancia, los caminos de denuncia y acoger a las víctimas, además de campañas publicitarias que empoderen a los usuarios, para que no sean solo espectadores pasivos.

Sindicatos de trabajadores de Metro han denunciado estar trabajando con menos personal. ¿Es así?

Metro no ha sufrido merma en sus trabajadores. En septiembre de 2019, Metro tenía 4.300 trabajadores, aproximadamente, y hoy sigue teniendo una cantidad similar. Pero hay que dejar en claro que pese a la pandemia y el estallido social, hemos mantenido la misma cantidad de personal, no hemos despedido a nadie.

¿No es correcta la denuncia, entonces?

Es que hay varios contratos externos que están asociados a la cantidad de pasajeros que hay, como asistentes de andén, personal de aseo y como tras el estallido estuvieron tantas líneas cerradas, no tenía sentido mantener esos contratos. Pero una vez que comenzamos a retomar la normalidad, el año pasado, se fueron restituyendo estos puestos, porque son necesarios para operar. Esto no quiere decir que, en algunas situaciones específicas, uno deba evaluar reforzamientos en algunas estaciones, pero eso es algo que siempre hemos hecho.

Fuente: La Tercera, Miércoles 8 de Junio de 2022

TITULARES