Sábado, Abril 13, 2024

Gobierno lanzará trabajo para actualizar plan de descarbonización a 2030 y fija tres pilares

DIARIO FINANCIERO – El próximo 1 de agosto a las 09:30 horas en las dependencias de la Cepal. Estas son las coordenadas de las invitaciones que comenzaron a recibir hace unos días actores del sector energético desde el Gobierno para avanzar en una de las medidas contenidas en la agenda inicial para el segundo tiempo de la transición energética. Esta vez, según reseña el mensaje enviado, “se lanza el trabajo de la construcción de un plan de descarbonización que permitirá priorizar y focalizar las acciones de la presente década para llevar a cabo una transición energética acelerada, a través de la construcción política de un consenso entre el sector público y privado, la academia y la sociedad civil”.

Este trabajo es leído para algunos en la industria como la señal que se esperaba del ministro de Energía, Diego Pardow, frente a una materia que había quedado en segundo plano en medio de la salida de su antecesor, Claudio Huepe, que estaba avanzando con una mesa tripartita con miras a operar sin centrales a carbón al 2030 y las urgencias que se toparon la agenda desde su aterrizaje.

Para el trabajo actual, se consideran como insumos estudios desarrollados en torno a la materia, incluidos análisis realizados el año pasado entre el Ministerio de Energía, la Comisión Nacional de Energía (CNE) y el Coordinador Eléctrico. A partir de esta labor, confirman desde el Ministerio al ser consultados, durante el primer semestre de este año la cartera con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) identificaron aspectos de consenso y disenso, para establecer supuestos y condiciones habilitantes que permitan un retiro y reconversión acelerada de centrales termoeléctricas, acompañado de una mayor colocación de fuentes de generación limpias y renovables, y la introducción de nuevas tecnologías.

“A través de un diálogo político estratégico con los distintos agentes del sector, el plan de descarbonización definirá una hoja de ruta al 2030 con las medidas habilitantes en materia regulatoria, tecnológica y social para llevar a cabo una descarbonización del sector eléctrico y transición energética acelerada”, sostienen, reafirmando la intención de adelantar una década este hito respecto al plan inicial de 2040.

Los ejes del plan

A una semana de la cita, hay hermetismo respecto a lo que se informará. Lo que es un hecho es que el plan busca generar las condiciones habilitantes para una descarbonización acelerada; y permitirá priorizar y focalizar las acciones para garantizar un retiro y reconversión acelerado de centrales a carbón, anclado al cumplimiento irrestricto de las condiciones que lo habiliten. Este se dividirá en tres ejes que establecerán dichas condiciones: infraestructura y modernización de la red eléctrica; reconversión y combustibles de transición; y transición energética justa y comunidades.

Fuentes recalcan que, de entrada, se podrían sincerar escenarios hipotéticos con las condiciones que permitirían el retiro de centrales en ciertas fechas; dar luces concretas para poner fin al denominado Estado de Reserva Estratégica (ERE), y reivindicar el rol del gas en el contexto de la transición energética. De todas formas, con este plan se intentaría ordenar o sistematizar el trabajo que se ha venido desarrollando en los últimos años, considerando la coyuntura y anuncios recientes de retiro de unidades cuyo desconexión apuntaba al 2040.

Frente al inminente anuncio, el gerente general de Generadoras de Chile, Camilo Charme, comentó: “Esperamos como industria, que el Ministerio de Energía presente las condiciones habilitantes e hitos de control, que permitan proceder a un proceso de descarbonización de manera segura y con señales predecibles para la inversión”.

Mientras, el director ejecutivo de Transmisoras de Chile, Javier Tapia, indicó que, como han dicho en distintas oportunidades, “es central que el plan releve la importancia fundamental de las redes de transmisión como principal condición habilitante del proceso de descarbonización”. “Un sistema holgado, seguro, resiliente y planificado en el largo plazo nos permitirá alcanzar las ambiciosas metas de transformación energética que nos hemos propuesto como país”, recalcó.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 25 de Julio de 2023

DIARIO FINANCIERO – El próximo 1 de agosto a las 09:30 horas en las dependencias de la Cepal. Estas son las coordenadas de las invitaciones que comenzaron a recibir hace unos días actores del sector energético desde el Gobierno para avanzar en una de las medidas contenidas en la agenda inicial para el segundo tiempo de la transición energética. Esta vez, según reseña el mensaje enviado, “se lanza el trabajo de la construcción de un plan de descarbonización que permitirá priorizar y focalizar las acciones de la presente década para llevar a cabo una transición energética acelerada, a través de la construcción política de un consenso entre el sector público y privado, la academia y la sociedad civil”.

Este trabajo es leído para algunos en la industria como la señal que se esperaba del ministro de Energía, Diego Pardow, frente a una materia que había quedado en segundo plano en medio de la salida de su antecesor, Claudio Huepe, que estaba avanzando con una mesa tripartita con miras a operar sin centrales a carbón al 2030 y las urgencias que se toparon la agenda desde su aterrizaje.

Para el trabajo actual, se consideran como insumos estudios desarrollados en torno a la materia, incluidos análisis realizados el año pasado entre el Ministerio de Energía, la Comisión Nacional de Energía (CNE) y el Coordinador Eléctrico. A partir de esta labor, confirman desde el Ministerio al ser consultados, durante el primer semestre de este año la cartera con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) identificaron aspectos de consenso y disenso, para establecer supuestos y condiciones habilitantes que permitan un retiro y reconversión acelerada de centrales termoeléctricas, acompañado de una mayor colocación de fuentes de generación limpias y renovables, y la introducción de nuevas tecnologías.

“A través de un diálogo político estratégico con los distintos agentes del sector, el plan de descarbonización definirá una hoja de ruta al 2030 con las medidas habilitantes en materia regulatoria, tecnológica y social para llevar a cabo una descarbonización del sector eléctrico y transición energética acelerada”, sostienen, reafirmando la intención de adelantar una década este hito respecto al plan inicial de 2040.

Los ejes del plan

A una semana de la cita, hay hermetismo respecto a lo que se informará. Lo que es un hecho es que el plan busca generar las condiciones habilitantes para una descarbonización acelerada; y permitirá priorizar y focalizar las acciones para garantizar un retiro y reconversión acelerado de centrales a carbón, anclado al cumplimiento irrestricto de las condiciones que lo habiliten. Este se dividirá en tres ejes que establecerán dichas condiciones: infraestructura y modernización de la red eléctrica; reconversión y combustibles de transición; y transición energética justa y comunidades.

Fuentes recalcan que, de entrada, se podrían sincerar escenarios hipotéticos con las condiciones que permitirían el retiro de centrales en ciertas fechas; dar luces concretas para poner fin al denominado Estado de Reserva Estratégica (ERE), y reivindicar el rol del gas en el contexto de la transición energética. De todas formas, con este plan se intentaría ordenar o sistematizar el trabajo que se ha venido desarrollando en los últimos años, considerando la coyuntura y anuncios recientes de retiro de unidades cuyo desconexión apuntaba al 2040.

Frente al inminente anuncio, el gerente general de Generadoras de Chile, Camilo Charme, comentó: “Esperamos como industria, que el Ministerio de Energía presente las condiciones habilitantes e hitos de control, que permitan proceder a un proceso de descarbonización de manera segura y con señales predecibles para la inversión”.

Mientras, el director ejecutivo de Transmisoras de Chile, Javier Tapia, indicó que, como han dicho en distintas oportunidades, “es central que el plan releve la importancia fundamental de las redes de transmisión como principal condición habilitante del proceso de descarbonización”. “Un sistema holgado, seguro, resiliente y planificado en el largo plazo nos permitirá alcanzar las ambiciosas metas de transformación energética que nos hemos propuesto como país”, recalcó.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 25 de Julio de 2023

TITULARES