Jueves, Junio 24, 2021

Gobierno decreta indemnizar a autopistas interurbanas por ofertas tipo “peaje a luca”

DIARIO FINANCIERO – El domingo, Cecilia y su familia decidieron tomar su auto pasadas las 22:00. Origen: Papudo. Destino: Santiago. El trayecto normalmente demora poco más de dos horas. La idea fue evitarse los tediosos tacos en un fin de semana que más encima fue el último de enero. No obstante, ese día estuvieron casi cinco horas arriba de su vehículo. “Fue un taco infernal”, recuerda. En redes sociales, muchos conductores compartieron su frustración y molestia.

Para evitar estas situaciones -cada vez más recurrentes, sobre todo en periodo de vacaciones-, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) ha impulsado una serie de medidas como el “peaje a luca”, que busca incentivar el uso de las carreteras en horarios donde hay menor congestión.
¿Quién asume este costo? Sergio Galilea, exsubsecreario de Obras Púbicas en la administración Bachelet, explica: “Nosotros conseguimos que las empresa tuvieran el peaje a luca, pero sobre la base que ellos asumieran esos menores ingresos; nunca tuve constancia que nosotros cofinanciáramos eso”.
La nueva administración liderada por Sebastián Piñera mantuvo la fórmula de peajes rebajados en jornadas específicas. No obstante, ahora, quien se hará cargo de este menor ingreso para las concesionarias será el MOP.
A fines de diciembre, el gobierno publicó dos decretos firmados con las concesionarias a cargo de las rutas 68 (Santiago-Valparaíso) y 78 (Santiago-San Antonio), ambas del grupo español Abertis.
“Dada la existencia de periodos del año, tales como fines de semana, fines de semana largo o feriados, en los cuales los niveles de tránsito aumentan considerablemente, superando la capacidad de la ruta y produciendo congestión y atochamiento, el MOP ha estimado necesario generar un procedimiento que permita disminuir y controlar los niveles de congestión y así mejorar los niveles de servicio de la ruta en dichos periodos del año”, se explica en los decretos firmados por la autoridad con los representantes de cada una de las empresas concesionarias.
En los mismos, se precisó que –“en mérito del trabajo de coordinación que se ha venido realizando entre las partes”- el inspector fiscal informó a las concesionarias que el MOP modificará el contrato para introducir un procedimiento para que el ministerio pueda, con el objeto de evitar congestiones, exigir a las empresas el cobro de tarifas diferenciadas por hora, día de la semana, periodo del año y sentido del tráfico.
“Perjuicios” para las empresas
Las concesionarias entregaron su venia por escrito, tras lo cual comenzó a gestionarse los decretos. “Lo anterior, atendida la necesidad de generar un procedimiento que permita disminuir los niveles de congestión y mejorar los niveles de servicio de la ruta en periodos del año de alta demanda”, se lee en los documentos.
Luego, se explicita la compensación que tendrán las empresas. “Las modificaciones a las características de las obras y servicios del contrato de concesión, dispuestas en el presente decreto supremo, generan perjuicios para la sociedad concesionaria, todo lo cual, de conformidad con las disposiciones legales, obliga a compensarla acordando con ella las indemnizaciones necesarias para restablecer el equilibrio económico y financiero del contrato, de manera de no comprometer su buen desarrollo y término”, se añade.
Por esto, las partes suscribieron convenios en los cuales el MOP podrá exigir el cobro de tarifas diferenciadas, las que serán expresadas en múltiplos de $ 500 y no podrán ser superiores al valor máximo autorizado en el contrato.
El cobro de tarifas diferenciadas según lo señalado en el decreto supremo, sólo podrá ser exigido por el Ministerio de Obras Públicas para un total de 14 días en un año.
En los acuerdos, el gobierno se blindó ante eventuales acciones legales, pues las empresas renuncian a efectuar cualquier reclamación que pudiera haberles correspondido por la obligación de implementar cobros diferenciados.
Para definir la indemnización se considera una compleja fórmula matemática, que en definitiva considera lo que la concesionaria deja de percibir por, si es el caso, cobra una tarifa menor a la máxima que le permite la ley, que es –en todo caso- la que siempre se utiliza por parte de las empresas.
Sergio Galilea es crítico del acuerdo: “Me parece mal, esto debiera ser de cargo de las empresas. Las concesionarias deberian abrirse a estos mecanismos que, en mí opinión, son de bajo costo pero implican tratar bien a los usuarios que no pagan por estar parados en un taco”.
Según la exautoridad, los descuentos para promover el uso de las autopistas en horarios valle debe ser algo “voluntario” de parte de las empresas, las que –recalca Galilea- cada año tienen “ganancias millonarias”.
Otra exautoridad de la administración anterior, que pide reserva de su identidad, celebra los nuevos decretos por cuanto permiten al MOP definir cuándo rebajar los peajes y no depender de la “buena voluntad” de las concesionarias.
Además, destaca que esto se da en un contexto en el que el gobierno negoció la incorporación de los telepeajes en las principales carreteras del país, lo que se espera elevará la mora hasta antes de eso casi inexistente, pues con las casetas si no hay pago no se levanta la barrera.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, martes 29 de enero de 2019

DIARIO FINANCIERO – El domingo, Cecilia y su familia decidieron tomar su auto pasadas las 22:00. Origen: Papudo. Destino: Santiago. El trayecto normalmente demora poco más de dos horas. La idea fue evitarse los tediosos tacos en un fin de semana que más encima fue el último de enero. No obstante, ese día estuvieron casi cinco horas arriba de su vehículo. “Fue un taco infernal”, recuerda. En redes sociales, muchos conductores compartieron su frustración y molestia.

Para evitar estas situaciones -cada vez más recurrentes, sobre todo en periodo de vacaciones-, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) ha impulsado una serie de medidas como el “peaje a luca”, que busca incentivar el uso de las carreteras en horarios donde hay menor congestión.
¿Quién asume este costo? Sergio Galilea, exsubsecreario de Obras Púbicas en la administración Bachelet, explica: “Nosotros conseguimos que las empresa tuvieran el peaje a luca, pero sobre la base que ellos asumieran esos menores ingresos; nunca tuve constancia que nosotros cofinanciáramos eso”.
La nueva administración liderada por Sebastián Piñera mantuvo la fórmula de peajes rebajados en jornadas específicas. No obstante, ahora, quien se hará cargo de este menor ingreso para las concesionarias será el MOP.
A fines de diciembre, el gobierno publicó dos decretos firmados con las concesionarias a cargo de las rutas 68 (Santiago-Valparaíso) y 78 (Santiago-San Antonio), ambas del grupo español Abertis.
“Dada la existencia de periodos del año, tales como fines de semana, fines de semana largo o feriados, en los cuales los niveles de tránsito aumentan considerablemente, superando la capacidad de la ruta y produciendo congestión y atochamiento, el MOP ha estimado necesario generar un procedimiento que permita disminuir y controlar los niveles de congestión y así mejorar los niveles de servicio de la ruta en dichos periodos del año”, se explica en los decretos firmados por la autoridad con los representantes de cada una de las empresas concesionarias.
En los mismos, se precisó que –“en mérito del trabajo de coordinación que se ha venido realizando entre las partes”- el inspector fiscal informó a las concesionarias que el MOP modificará el contrato para introducir un procedimiento para que el ministerio pueda, con el objeto de evitar congestiones, exigir a las empresas el cobro de tarifas diferenciadas por hora, día de la semana, periodo del año y sentido del tráfico.
“Perjuicios” para las empresas
Las concesionarias entregaron su venia por escrito, tras lo cual comenzó a gestionarse los decretos. “Lo anterior, atendida la necesidad de generar un procedimiento que permita disminuir los niveles de congestión y mejorar los niveles de servicio de la ruta en periodos del año de alta demanda”, se lee en los documentos.
Luego, se explicita la compensación que tendrán las empresas. “Las modificaciones a las características de las obras y servicios del contrato de concesión, dispuestas en el presente decreto supremo, generan perjuicios para la sociedad concesionaria, todo lo cual, de conformidad con las disposiciones legales, obliga a compensarla acordando con ella las indemnizaciones necesarias para restablecer el equilibrio económico y financiero del contrato, de manera de no comprometer su buen desarrollo y término”, se añade.
Por esto, las partes suscribieron convenios en los cuales el MOP podrá exigir el cobro de tarifas diferenciadas, las que serán expresadas en múltiplos de $ 500 y no podrán ser superiores al valor máximo autorizado en el contrato.
El cobro de tarifas diferenciadas según lo señalado en el decreto supremo, sólo podrá ser exigido por el Ministerio de Obras Públicas para un total de 14 días en un año.
En los acuerdos, el gobierno se blindó ante eventuales acciones legales, pues las empresas renuncian a efectuar cualquier reclamación que pudiera haberles correspondido por la obligación de implementar cobros diferenciados.
Para definir la indemnización se considera una compleja fórmula matemática, que en definitiva considera lo que la concesionaria deja de percibir por, si es el caso, cobra una tarifa menor a la máxima que le permite la ley, que es –en todo caso- la que siempre se utiliza por parte de las empresas.
Sergio Galilea es crítico del acuerdo: “Me parece mal, esto debiera ser de cargo de las empresas. Las concesionarias deberian abrirse a estos mecanismos que, en mí opinión, son de bajo costo pero implican tratar bien a los usuarios que no pagan por estar parados en un taco”.
Según la exautoridad, los descuentos para promover el uso de las autopistas en horarios valle debe ser algo “voluntario” de parte de las empresas, las que –recalca Galilea- cada año tienen “ganancias millonarias”.
Otra exautoridad de la administración anterior, que pide reserva de su identidad, celebra los nuevos decretos por cuanto permiten al MOP definir cuándo rebajar los peajes y no depender de la “buena voluntad” de las concesionarias.
Además, destaca que esto se da en un contexto en el que el gobierno negoció la incorporación de los telepeajes en las principales carreteras del país, lo que se espera elevará la mora hasta antes de eso casi inexistente, pues con las casetas si no hay pago no se levanta la barrera.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, martes 29 de enero de 2019

TITULARES

X