Domingo, Mayo 9, 2021

Gloria Hutt, ministra de Transportes y Telecomunicaciones:“El sector está mejor, pero lejos de condiciones que nos dejen tranquilos”

LA TERCERA – También aborda la recuperación del sector tras la caída de los viajes, la nueva licitación, la distribución de vacunas y la opción de una precandidatura presidencial.

Como un año “duro” califica la ministra de Transportes, Gloria Hutt, los últimos doce meses, marcados por el estallido social y luego por la pandemia, que llevó a una fuerte baja en los viajes. Pese a ello, aclara que se ha seguido trabajando en áreas clave para realizar la licitación del Transantiago, con el fin de subir el estándar de los buses, pero también del servicio a los usuarios.

A once meses de iniciada la pandemia, ¿se han recuperado los viajes en el transporte?

A mi juicio, el transporte aéreo es lejos el más afectado: los viajes internacionales cayeron un 90% por debajo de la demanda, con una recuperación lenta. Todo anticipa que no vamos a retomar los ritmos de crecimiento hasta 2022. En cuanto a buses y Metro, hubo una caída fuerte al principio, después, una recuperación lenta y nos preocupó porque aumentaron los viajes en automóvil. Hoy, estamos en un 45% de la demanda referencial. Ha sido un año muy duro, donde los pagos a los operadores han sido hechos con un mecanismo distinto; con cláusulas especiales. Se ha mantenido el sistema funcionando con el mismo presupuesto, lo que ha sido muy complejo, porque hay un 90% de caída de la demanda. Sospecho que este año no van a tener ganancias, pero hemos mantenido el sistema funcionando en Metro, buses y trenes. Ahora, el sector muestra señales mejores, pero estamos lejos de condiciones que nos dejen tranquilos.

¿Se han cumplido las medidas sanitarias en el transporte?

El Metro, buses y trenes tienen una sanitización diaria. Hemos hecho 75 mil controles en cuanto a la sanitización de buses y al uso de la mascarilla. En Metro se aplican productos de larga duración en boleterías, torniquetes y zonas de tránsito de pasajeros. Hay estudios de la Unión Internacional de Transporte que indican que las medidas como sanitización, el uso de mascarillas obligatoria y el lavado de manos, son mitigadores muy fuertes del riesgo y demuestran que no ha habido contagios masivos en el sistema de transporte.

¿Qué rol jugará el ministerio en cuanto a la distribución de vacunas contra el Covid-19?

Veníamos trabajando en la comunidad logística aeroportuaria, con las aerolíneas y el aeropuerto; mejorando los procesos. Eso nos ha permitido que tengamos una serie de procesos identificados, requisitos y riesgos sistematizados. El Ministerio de Salud dirige y nosotros apoyamos técnicamente, destacando todos los flujos administrativos, los permisos, las aprobaciones y la facilitación logística.

¿Cómo califica este año para el ministerio, marcado por el estallido y luego la pandemia?

Ha sido muy duro desde el año pasado, porque hemos tenido que trabajar en varias líneas simultáneamente. El programa de gobierno es una, donde hemos llevado adelante la licitación y luego se agregó el conjunto de demandas de cerrar brechas y mejorar servicios después de octubre del año pasado. Por ejemplo, hubo que recuperar el transporte público en el Metro. Es mucho el impacto emocional, porque uno ve el dolor de las personas. Luego, se agregó la pandemia, que cambió la configuración de los viajes, afectando sectores del transporte de manera muy dura. Ha sido realmente intenso, muy social. Este ministerio, a pesar de que tiene equipos técnicos, se volcó este año a lo social, al contacto con las personas y a resolver sus necesidades.

¿En qué fase se encuentra la licitación del Transantiago en cuanto a flota y servicios?

Como están encadenadas las dos licitaciones, pudimos cumplir con los plazos. Ya está lista la adjudicación de flota (de buses) y publicado el llamado para licitación de servicios. Deberíamos recibir ofertas en el primer trimestre y adjudicar a mediados de año. Luego, se mandan a hacer los buses, para que estén operando el segundo semestre.

¿Qué cambios verán las personas con el nuevo sistema?

Lo más visible serán dos mil buses nuevos adicionales. Nosotros tenemos 2.220 buses renovados, de los cuales 776 son eléctricos. Y el próximo año, debería haber 2.030 buses adicionales, es decir, casi 4.300 vehículos renovados en el sistema. También vamos a tener una forma de gestionar distinta: se va a retirar al operador si no cumple. Además, revisamos las mallas de recorridos y agregamos mayor cobertura de servicios en la ciudad.

Se ha dicho que los vehículos eléctricos son más caros…

No sabemos cuándo van a ser eléctricos aún. Después, cuando el operador haga su oferta, en la licitación de vías, va a ver qué tipo de bus le conviene. Creemos que habrá un buen equilibrio entre eléctricos y diésel. El costo de operación de los eléctricos, por kilómetro, es inferior al diésel. También es más simple la mantención, no tienen emisiones ni ruidos, lo que es más eficiente.

¿Cómo se aborda la calidad de servicio?

Lo primero es cerrar la brecha de calidad y subir el sistema a un estándar a lo que las personas merecen. El transporte público se fue quedando atrás en cuanto a vehículos. Pero también apuntamos a poder corregir con rapidez y facilidad las distorsiones cuando los operadores no cumplen. El Estado tenía muy pocas herramientas para reemplazarlos; espero que esa flexibilidad se perciba en calidad de servicio y se corrija también la evasión. El objetivo final es que la mayor parte de la gente prefiera viajar en transporte público.

En lo político, ¿va a ser precandidata presidencial en una primaria de Chile Vamos?

Cuando el Presidente Piñera me invitó a ser parte del gabinete, tomé un compromiso e hice un juramento. Estoy dentro de eso. No tengo considerado otro escenario, a menos que el Presidente disponga otra cosa. No tengo en mis proyecciones ese tipo de actividad.

Fuente: La Tercera, Domingo 20 de Diciembre de 2020

LA TERCERA – También aborda la recuperación del sector tras la caída de los viajes, la nueva licitación, la distribución de vacunas y la opción de una precandidatura presidencial.

Como un año “duro” califica la ministra de Transportes, Gloria Hutt, los últimos doce meses, marcados por el estallido social y luego por la pandemia, que llevó a una fuerte baja en los viajes. Pese a ello, aclara que se ha seguido trabajando en áreas clave para realizar la licitación del Transantiago, con el fin de subir el estándar de los buses, pero también del servicio a los usuarios.

A once meses de iniciada la pandemia, ¿se han recuperado los viajes en el transporte?

A mi juicio, el transporte aéreo es lejos el más afectado: los viajes internacionales cayeron un 90% por debajo de la demanda, con una recuperación lenta. Todo anticipa que no vamos a retomar los ritmos de crecimiento hasta 2022. En cuanto a buses y Metro, hubo una caída fuerte al principio, después, una recuperación lenta y nos preocupó porque aumentaron los viajes en automóvil. Hoy, estamos en un 45% de la demanda referencial. Ha sido un año muy duro, donde los pagos a los operadores han sido hechos con un mecanismo distinto; con cláusulas especiales. Se ha mantenido el sistema funcionando con el mismo presupuesto, lo que ha sido muy complejo, porque hay un 90% de caída de la demanda. Sospecho que este año no van a tener ganancias, pero hemos mantenido el sistema funcionando en Metro, buses y trenes. Ahora, el sector muestra señales mejores, pero estamos lejos de condiciones que nos dejen tranquilos.

¿Se han cumplido las medidas sanitarias en el transporte?

El Metro, buses y trenes tienen una sanitización diaria. Hemos hecho 75 mil controles en cuanto a la sanitización de buses y al uso de la mascarilla. En Metro se aplican productos de larga duración en boleterías, torniquetes y zonas de tránsito de pasajeros. Hay estudios de la Unión Internacional de Transporte que indican que las medidas como sanitización, el uso de mascarillas obligatoria y el lavado de manos, son mitigadores muy fuertes del riesgo y demuestran que no ha habido contagios masivos en el sistema de transporte.

¿Qué rol jugará el ministerio en cuanto a la distribución de vacunas contra el Covid-19?

Veníamos trabajando en la comunidad logística aeroportuaria, con las aerolíneas y el aeropuerto; mejorando los procesos. Eso nos ha permitido que tengamos una serie de procesos identificados, requisitos y riesgos sistematizados. El Ministerio de Salud dirige y nosotros apoyamos técnicamente, destacando todos los flujos administrativos, los permisos, las aprobaciones y la facilitación logística.

¿Cómo califica este año para el ministerio, marcado por el estallido y luego la pandemia?

Ha sido muy duro desde el año pasado, porque hemos tenido que trabajar en varias líneas simultáneamente. El programa de gobierno es una, donde hemos llevado adelante la licitación y luego se agregó el conjunto de demandas de cerrar brechas y mejorar servicios después de octubre del año pasado. Por ejemplo, hubo que recuperar el transporte público en el Metro. Es mucho el impacto emocional, porque uno ve el dolor de las personas. Luego, se agregó la pandemia, que cambió la configuración de los viajes, afectando sectores del transporte de manera muy dura. Ha sido realmente intenso, muy social. Este ministerio, a pesar de que tiene equipos técnicos, se volcó este año a lo social, al contacto con las personas y a resolver sus necesidades.

¿En qué fase se encuentra la licitación del Transantiago en cuanto a flota y servicios?

Como están encadenadas las dos licitaciones, pudimos cumplir con los plazos. Ya está lista la adjudicación de flota (de buses) y publicado el llamado para licitación de servicios. Deberíamos recibir ofertas en el primer trimestre y adjudicar a mediados de año. Luego, se mandan a hacer los buses, para que estén operando el segundo semestre.

¿Qué cambios verán las personas con el nuevo sistema?

Lo más visible serán dos mil buses nuevos adicionales. Nosotros tenemos 2.220 buses renovados, de los cuales 776 son eléctricos. Y el próximo año, debería haber 2.030 buses adicionales, es decir, casi 4.300 vehículos renovados en el sistema. También vamos a tener una forma de gestionar distinta: se va a retirar al operador si no cumple. Además, revisamos las mallas de recorridos y agregamos mayor cobertura de servicios en la ciudad.

Se ha dicho que los vehículos eléctricos son más caros…

No sabemos cuándo van a ser eléctricos aún. Después, cuando el operador haga su oferta, en la licitación de vías, va a ver qué tipo de bus le conviene. Creemos que habrá un buen equilibrio entre eléctricos y diésel. El costo de operación de los eléctricos, por kilómetro, es inferior al diésel. También es más simple la mantención, no tienen emisiones ni ruidos, lo que es más eficiente.

¿Cómo se aborda la calidad de servicio?

Lo primero es cerrar la brecha de calidad y subir el sistema a un estándar a lo que las personas merecen. El transporte público se fue quedando atrás en cuanto a vehículos. Pero también apuntamos a poder corregir con rapidez y facilidad las distorsiones cuando los operadores no cumplen. El Estado tenía muy pocas herramientas para reemplazarlos; espero que esa flexibilidad se perciba en calidad de servicio y se corrija también la evasión. El objetivo final es que la mayor parte de la gente prefiera viajar en transporte público.

En lo político, ¿va a ser precandidata presidencial en una primaria de Chile Vamos?

Cuando el Presidente Piñera me invitó a ser parte del gabinete, tomé un compromiso e hice un juramento. Estoy dentro de eso. No tengo considerado otro escenario, a menos que el Presidente disponga otra cosa. No tengo en mis proyecciones ese tipo de actividad.

Fuente: La Tercera, Domingo 20 de Diciembre de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X