Martes, Junio 22, 2021

Expertos analizaron los desafíos hídricos de Ñuble

LA DISCUSIÓN – Con la participación de autoridades y expertos este viernes se realizó el seminario “Agua para la Región de Ñuble” en el Teatro Municipal de Chillán, donde se analizaron los principales desafíos en materia hídrica de la nueva región.

La actividad fue organizada por la mesa público-privada responsable de la campaña de responsabilidad social empresarial “Todo Ñuble Cuida el Agua”, impulsada por Empresas La Discusión junto a junto a la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FiaUdeC), Essbio, las juntas de vigilancia de los ríos Ñuble, Diguillín y Chillán, la Comisión Nacional de Riego, Inacap, Frigorífico San José, Nevados de Chillán, Curimapu, Iansa, Riego Chile y la Dirección de Educación de la Municipalidad de Chillán.

En un contexto marcado por el aumento sostenido de la demanda de agua y por el cambio climático, donde las proyecciones apuntan a una menor disponibilidad de agua en los próximos años, representantes del Gobierno y de la academia plantearon los desafíos que tiene la región en materia hídrica, con especial énfasis en el uso eficiente y sostenible del recurso en áreas clave del desarrollo de Ñuble, como la agricultura, el turismo y el consumo humano.

Estrategia regional

El intendente de Ñuble, Martín Arrau, destacó que el programa de Gobierno del Presidente Piñera aborda el tema de la escasez hídrica y manifestó que a nivel local existen desafíos en materia de gestión integral del recurso y de obras de acumulación.

Arrau relevó la importancia del rol que juegan las juntas de vigilancia y señaló que está pendiente la conformación de la respectiva organización de usuarios en el río Itata.

El intendente manifestó que “Ñuble no tiene escasez hídrica, sino que carece de infraestructura mayor de acumulación”. Por ello, planteó que se busca acelerar los tiempos de ejecución de los proyectos de embalse, y valoró lo que se ha avanzado en materia de tecnificación gracias a la Ley de Fomento al Riego, para aumentar la eficiencia en el uso de agua, donde dijo que han sido clave los convenios de programación entre el Gobierno Regional del Bío Bío y la Comisión Nacional de Riego (CNR), por lo que sostuvo que se aspira a generar un convenio adicional.

Asimismo, adelantó que se implementará una iniciativa piloto que apunta a poner en riego la zona del secano costero, donde precisó que con los caudales del río Itata se podrían sumar 30 mil hectáreas.

Arrau también expuso que aún falta información respecto a los acuíferos subterráneos y que la Dirección General de Aguas en conjunto con la CNR en ese sentido, así como en la construcción de una estrategia regional de recursos hídricos para los próximos 25 años, “para tener una carta de navegación en este tema”.

Además, anunció que “queremos reeditar una mesa regional del agua, donde el sector público y el privado puedan conversar”.

Código de Aguas

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, recordó que el agua es uno de los tres ejes prioritarios para su cartera, y planteó que para ello es fundamental contar con un Código de Aguas “amigable”, haciendo hincapié en que si bien se comparte la preocupación de fondo de la iniciativa respecto de la consagración del agua como un bien de uso público, reiteró que el compromiso del Gobierno es devolver la certeza jurídica a la propiedad de los derechos de aprovechamiento de aguas, en alusión a los cambios propuestos en la iniciativa impulsada por el Gobierno de la expresidenta Bachelet, que ha sido blanco de numerosas críticas por parte de los regantes y cuya discusión se encuentra congelada actualmente en el Senado, a la espera de las indicaciones que debiera enviar el Ejecutivo en los próximos meses.

“Tenemos dos desafíos con el agua. Uno es sacar por fin un Código de Agua amigable, un Código de Agua que hace mucho tiempo se está discutiendo en el Congreso y por eso nosotros queremos posicionar este tema como un tema nacional. Crear un gran acuerdo nacional, tratar el agua como un tema de Estado, no de partidos políticos, no como un tema de derechas o izquierdas. Con el agua tenemos que lograr un gran acuerdo y es por eso que compartimos el fondo con la oposición, primero consumo humano y no a la especulación”.

Tecnologías

El decano de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la U. de Concepción, José Luis Arumí, puso especial atención en la necesidad de trabajar en conjunto en materia hídrica y aseguró que la gestión y el uso eficiente del recurso es responsabilidad de todos.

El experto subrayó que se requiere contar con más información sobre acuíferos y que es fundamental capacitar a los agricultores para mejorar la eficiencia en el riego, así como también invertir en embalses y canales.

Por su parte, el académico de la Pontificia Universidad Católica y asesor de la Asociación Gremial de Riego y Drenaje, Luis Gurovich, apuntó a la mayor demanda de agua que representará la expansión frutícola en Ñuble y manifestó que las nuevas tecnologías de riego contribuirán a reducir el consumo, destacando la oportunidad que representa la mayor accesibilidad y los precios más competitivos de estas tecnologías.

Gurovich afirmó que Ñuble debe caminar hacia una “gestión inteligente del agua”, para lo cual la tecnología puede ser un aliado clave en la gobernanza y gestión del agua.

Gestión

Para el sociólogo de la Universidad de Concepción, Jorge Rojas, quien presentó un avance de los resultados del estudio sobre valoración social del agua aplicado en cuatro regiones del país -incluida Bío Bío cuando abarcaba a Ñuble-, “se requiere un sistema nacional y regional de gestión del recurso hídrico” y planteó que “es urgente y necesario regular (…) Se requiere una nueva institucionalidad que integre”, que coordine las distintas instituciones que se vinculan con el agua y que se haga cargo de la adaptación al cambio climático.

Entre los resultados de la encuesta que presentó Rojas, destacó que un 97% considera que el agua es un elemento vital, que un 92% admite que la regulación es deficiente, que un 80% considera que el cambio climático es un problema fundamental que afecta la disponibilidad hídrica y que más del 60% de los consultados ha tenido o tiene problemas en torno al agua, donde la calidad es el más recurrente.

En ese sentido, expresó que el agua es considerada un derecho humano y planteó que ello debiera estar consagrado en la Constitución, poniendo especial acento en la valorización de lo común por sobre lo individual.

Turismo

El asesor senior del Centro de Desarrollo Mype de Inacap, Alexander Henríquez, abordó el papel del turismo sustentable, particularmente en cuanto al consumo de agua, destacando el aumento sostenido de este sector económico, definido como uno de los ejes del desarrollo de la nueva región.

El experto en gestión turística subrayó el valor del agua como un activo turístico e hizo un repaso por los avances en materia de certificación de sustentabilidad de los establecimientos. En esa línea, planteó que existe un desafío en cuanto a seguir avanzando, pero también en materia de gestión. Por ello, subrayó la necesidad de instalar una mesa de trabajo con actores públicos y privados que aborde con acciones concretas el desafío de promover la sustentabilidad y velar por la calidad del agua.

Ver Artículo

Fuente: La Discusión, Sábado 29 de septiembre de 2018

LA DISCUSIÓN – Con la participación de autoridades y expertos este viernes se realizó el seminario “Agua para la Región de Ñuble” en el Teatro Municipal de Chillán, donde se analizaron los principales desafíos en materia hídrica de la nueva región.

La actividad fue organizada por la mesa público-privada responsable de la campaña de responsabilidad social empresarial “Todo Ñuble Cuida el Agua”, impulsada por Empresas La Discusión junto a junto a la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FiaUdeC), Essbio, las juntas de vigilancia de los ríos Ñuble, Diguillín y Chillán, la Comisión Nacional de Riego, Inacap, Frigorífico San José, Nevados de Chillán, Curimapu, Iansa, Riego Chile y la Dirección de Educación de la Municipalidad de Chillán.

En un contexto marcado por el aumento sostenido de la demanda de agua y por el cambio climático, donde las proyecciones apuntan a una menor disponibilidad de agua en los próximos años, representantes del Gobierno y de la academia plantearon los desafíos que tiene la región en materia hídrica, con especial énfasis en el uso eficiente y sostenible del recurso en áreas clave del desarrollo de Ñuble, como la agricultura, el turismo y el consumo humano.

Estrategia regional

El intendente de Ñuble, Martín Arrau, destacó que el programa de Gobierno del Presidente Piñera aborda el tema de la escasez hídrica y manifestó que a nivel local existen desafíos en materia de gestión integral del recurso y de obras de acumulación.

Arrau relevó la importancia del rol que juegan las juntas de vigilancia y señaló que está pendiente la conformación de la respectiva organización de usuarios en el río Itata.

El intendente manifestó que “Ñuble no tiene escasez hídrica, sino que carece de infraestructura mayor de acumulación”. Por ello, planteó que se busca acelerar los tiempos de ejecución de los proyectos de embalse, y valoró lo que se ha avanzado en materia de tecnificación gracias a la Ley de Fomento al Riego, para aumentar la eficiencia en el uso de agua, donde dijo que han sido clave los convenios de programación entre el Gobierno Regional del Bío Bío y la Comisión Nacional de Riego (CNR), por lo que sostuvo que se aspira a generar un convenio adicional.

Asimismo, adelantó que se implementará una iniciativa piloto que apunta a poner en riego la zona del secano costero, donde precisó que con los caudales del río Itata se podrían sumar 30 mil hectáreas.

Arrau también expuso que aún falta información respecto a los acuíferos subterráneos y que la Dirección General de Aguas en conjunto con la CNR en ese sentido, así como en la construcción de una estrategia regional de recursos hídricos para los próximos 25 años, “para tener una carta de navegación en este tema”.

Además, anunció que “queremos reeditar una mesa regional del agua, donde el sector público y el privado puedan conversar”.

Código de Aguas

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, recordó que el agua es uno de los tres ejes prioritarios para su cartera, y planteó que para ello es fundamental contar con un Código de Aguas “amigable”, haciendo hincapié en que si bien se comparte la preocupación de fondo de la iniciativa respecto de la consagración del agua como un bien de uso público, reiteró que el compromiso del Gobierno es devolver la certeza jurídica a la propiedad de los derechos de aprovechamiento de aguas, en alusión a los cambios propuestos en la iniciativa impulsada por el Gobierno de la expresidenta Bachelet, que ha sido blanco de numerosas críticas por parte de los regantes y cuya discusión se encuentra congelada actualmente en el Senado, a la espera de las indicaciones que debiera enviar el Ejecutivo en los próximos meses.

“Tenemos dos desafíos con el agua. Uno es sacar por fin un Código de Agua amigable, un Código de Agua que hace mucho tiempo se está discutiendo en el Congreso y por eso nosotros queremos posicionar este tema como un tema nacional. Crear un gran acuerdo nacional, tratar el agua como un tema de Estado, no de partidos políticos, no como un tema de derechas o izquierdas. Con el agua tenemos que lograr un gran acuerdo y es por eso que compartimos el fondo con la oposición, primero consumo humano y no a la especulación”.

Tecnologías

El decano de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la U. de Concepción, José Luis Arumí, puso especial atención en la necesidad de trabajar en conjunto en materia hídrica y aseguró que la gestión y el uso eficiente del recurso es responsabilidad de todos.

El experto subrayó que se requiere contar con más información sobre acuíferos y que es fundamental capacitar a los agricultores para mejorar la eficiencia en el riego, así como también invertir en embalses y canales.

Por su parte, el académico de la Pontificia Universidad Católica y asesor de la Asociación Gremial de Riego y Drenaje, Luis Gurovich, apuntó a la mayor demanda de agua que representará la expansión frutícola en Ñuble y manifestó que las nuevas tecnologías de riego contribuirán a reducir el consumo, destacando la oportunidad que representa la mayor accesibilidad y los precios más competitivos de estas tecnologías.

Gurovich afirmó que Ñuble debe caminar hacia una “gestión inteligente del agua”, para lo cual la tecnología puede ser un aliado clave en la gobernanza y gestión del agua.

Gestión

Para el sociólogo de la Universidad de Concepción, Jorge Rojas, quien presentó un avance de los resultados del estudio sobre valoración social del agua aplicado en cuatro regiones del país -incluida Bío Bío cuando abarcaba a Ñuble-, “se requiere un sistema nacional y regional de gestión del recurso hídrico” y planteó que “es urgente y necesario regular (…) Se requiere una nueva institucionalidad que integre”, que coordine las distintas instituciones que se vinculan con el agua y que se haga cargo de la adaptación al cambio climático.

Entre los resultados de la encuesta que presentó Rojas, destacó que un 97% considera que el agua es un elemento vital, que un 92% admite que la regulación es deficiente, que un 80% considera que el cambio climático es un problema fundamental que afecta la disponibilidad hídrica y que más del 60% de los consultados ha tenido o tiene problemas en torno al agua, donde la calidad es el más recurrente.

En ese sentido, expresó que el agua es considerada un derecho humano y planteó que ello debiera estar consagrado en la Constitución, poniendo especial acento en la valorización de lo común por sobre lo individual.

Turismo

El asesor senior del Centro de Desarrollo Mype de Inacap, Alexander Henríquez, abordó el papel del turismo sustentable, particularmente en cuanto al consumo de agua, destacando el aumento sostenido de este sector económico, definido como uno de los ejes del desarrollo de la nueva región.

El experto en gestión turística subrayó el valor del agua como un activo turístico e hizo un repaso por los avances en materia de certificación de sustentabilidad de los establecimientos. En esa línea, planteó que existe un desafío en cuanto a seguir avanzando, pero también en materia de gestión. Por ello, subrayó la necesidad de instalar una mesa de trabajo con actores públicos y privados que aborde con acciones concretas el desafío de promover la sustentabilidad y velar por la calidad del agua.

Ver Artículo

Fuente: La Discusión, Sábado 29 de septiembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X