Sábado, Mayo 15, 2021

Expertos abordaron falencias y entregaron ideas para el centro

EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA – Las calles del centro de Antofagasta cambian radicalmente al caer la noche. El comercio cierra sus puertas y con la apertura de diversos negocios nocturnos, la inseguridad se apodera de este lugar.

Este fenómeno generó, por ejemplo, que hace unos meses los dueños del restorán El Arriero y el café After Five, dos tradicionales locales de la ciudad, decidieran cerrar sus puertas.

Se trata de una situación que preocupa a la comunidad y a las autoridades, y que fue abordada ayer en la Sexta Mesa de Desarrollo Urbano, organizada por la municipalidad en el marco del proceso de actualización del plano regulador.

En la actividad se analizó la situación actual del centro de Antofagasta y de qué manera se pueden generar cambios positivos para revitalizarlo.

Participaron el arquitecto de la UCV y magíster en Desarrollo Urbano de la UC, Iván Poduje; el arquitecto de la UCV y urbanista PHD Universidad de Karisruhe, Sergio Baerisswyl; la exalcaldesa de Santiago, Carolina Tohá; y la alcaldesa Karen Rojo.

Diagnóstico

Los expertos realizaron un diagnóstico de las principales falencias que presenta el casco histórico, instancia en que concordaron que el comercio informal, la falta de estacionamientos subterráneos y de pasos peatonales son aspectos que deben mejorarse.

Además, en el caso de la seguridad, destacaron la importancia de contar con más cámaras de vigilancia, mayor presencia policial y control de los horarios de funcionamiento de los locales nocturnos.

El urbanista Iván Poduje indicó que si estos aspectos son cubiertos, mejorará la calidad de vida del sector. Para el experto, sin embargo, la única forma de avanzar en esto es a través de tres estrategias.

“Primero hay que repoblar el centro para que tenga vida vecinal en la noche. Segundo, hacer actividades culturales nocturnas para que las personas puedan ocupar los espacios públicos con teatro, cine y festivales. Lo tercero, es regular aquellas actividades que generan externalidades, como bares, discotecas, y eliminar las que son ilegales, como el tráfico y la prostitución”, declaró.

El Premio Nacional de Urbanismo, Sergio Baerisswyl, destacó que uno de los desafíos más grandes que enfrenta Antofagasta por su extensión es recuperar su núcleo central, que es el corazón principal de su órgano urbano.

“Todas las ciudades son un universo distinto. Pero hay experiencias que son comunes, por un lado lograr incentivos para que los inversionistas vuelvan a ver al centro como atractivo para oficinas, para residencia y obviamente para el comercio, y eso implica sobre todo mejorar las condiciones de acceso”, señaló.

Baerisswyl agregó que para lograr esto es clave sacar los vehículos de las calles, crear estacionamientos -ojalá subterráneos- y mejorar los accesos en bicicleta y transporte público.

Por su parte, la exalcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, destacó la relevancia de recuperar el centro y que la gente en la noche se sienta invitada de nuevo a visitarlo.

Esto en el sentido de que “el centro se vuelve peligroso cuando se cierra el comercio y la gente se va y queda vacío, porque entonces es ocupado por actividades conflictivas”.

“Es importante que haya vida residencial, que se combinen el comercio, las oficinas, con la gente que vive ahí. Que el centro nunca quede vacío. Cuando eso ocurre es muy difícil mantener seguridad”, agregó Tohá.

La alcaldesa Karen Rojo enfatizó la importancia de la participación ciudadana en el debate del nuevo plan regulador, y también de personas que se han desarrollado en el ámbito urbanístico.

“No queremos un centro dedicado solamente a la bohemia, queremos un centro muy participativo, donde la comunidad pueda sin ninguna incomodidad pasear por los espacios públicos sin temor, y para eso creo que será relevante hacer el cambio del plano regulador, del uso de suelo, invitar a nuevas inversiones y hacer de este espacio un lugar mucho más entretenido”, declaró.

“La experiencia internacional es que cuando los centros se convierten en barrios residenciales, se genera automáticamente control social. Al contrario, cuando pierden el rol residencial, después de las 8 de la noche, quedan abandonados, y entonces son poblados por todas las patologías sociales”.

Sergio Baerisswyl, arquitecto de la UCV”

“La inseguridad es permanente en el centro y por eso es necesario que se instalen cámaras, que son la mejor solución. Es lo que se ha visto internacionalmente, porque permiten detectar los delitos y avisar rápidamente a Carabineros. También ayuda tener guardias con capacidad disuasiva y alarmas”.

Iván Poduje, arquitecto de la UCV”

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio de Antofagasta, Viernes 10 de agosto de 2018

EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA – Las calles del centro de Antofagasta cambian radicalmente al caer la noche. El comercio cierra sus puertas y con la apertura de diversos negocios nocturnos, la inseguridad se apodera de este lugar.

Este fenómeno generó, por ejemplo, que hace unos meses los dueños del restorán El Arriero y el café After Five, dos tradicionales locales de la ciudad, decidieran cerrar sus puertas.

Se trata de una situación que preocupa a la comunidad y a las autoridades, y que fue abordada ayer en la Sexta Mesa de Desarrollo Urbano, organizada por la municipalidad en el marco del proceso de actualización del plano regulador.

En la actividad se analizó la situación actual del centro de Antofagasta y de qué manera se pueden generar cambios positivos para revitalizarlo.

Participaron el arquitecto de la UCV y magíster en Desarrollo Urbano de la UC, Iván Poduje; el arquitecto de la UCV y urbanista PHD Universidad de Karisruhe, Sergio Baerisswyl; la exalcaldesa de Santiago, Carolina Tohá; y la alcaldesa Karen Rojo.

Diagnóstico

Los expertos realizaron un diagnóstico de las principales falencias que presenta el casco histórico, instancia en que concordaron que el comercio informal, la falta de estacionamientos subterráneos y de pasos peatonales son aspectos que deben mejorarse.

Además, en el caso de la seguridad, destacaron la importancia de contar con más cámaras de vigilancia, mayor presencia policial y control de los horarios de funcionamiento de los locales nocturnos.

El urbanista Iván Poduje indicó que si estos aspectos son cubiertos, mejorará la calidad de vida del sector. Para el experto, sin embargo, la única forma de avanzar en esto es a través de tres estrategias.

“Primero hay que repoblar el centro para que tenga vida vecinal en la noche. Segundo, hacer actividades culturales nocturnas para que las personas puedan ocupar los espacios públicos con teatro, cine y festivales. Lo tercero, es regular aquellas actividades que generan externalidades, como bares, discotecas, y eliminar las que son ilegales, como el tráfico y la prostitución”, declaró.

El Premio Nacional de Urbanismo, Sergio Baerisswyl, destacó que uno de los desafíos más grandes que enfrenta Antofagasta por su extensión es recuperar su núcleo central, que es el corazón principal de su órgano urbano.

“Todas las ciudades son un universo distinto. Pero hay experiencias que son comunes, por un lado lograr incentivos para que los inversionistas vuelvan a ver al centro como atractivo para oficinas, para residencia y obviamente para el comercio, y eso implica sobre todo mejorar las condiciones de acceso”, señaló.

Baerisswyl agregó que para lograr esto es clave sacar los vehículos de las calles, crear estacionamientos -ojalá subterráneos- y mejorar los accesos en bicicleta y transporte público.

Por su parte, la exalcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, destacó la relevancia de recuperar el centro y que la gente en la noche se sienta invitada de nuevo a visitarlo.

Esto en el sentido de que “el centro se vuelve peligroso cuando se cierra el comercio y la gente se va y queda vacío, porque entonces es ocupado por actividades conflictivas”.

“Es importante que haya vida residencial, que se combinen el comercio, las oficinas, con la gente que vive ahí. Que el centro nunca quede vacío. Cuando eso ocurre es muy difícil mantener seguridad”, agregó Tohá.

La alcaldesa Karen Rojo enfatizó la importancia de la participación ciudadana en el debate del nuevo plan regulador, y también de personas que se han desarrollado en el ámbito urbanístico.

“No queremos un centro dedicado solamente a la bohemia, queremos un centro muy participativo, donde la comunidad pueda sin ninguna incomodidad pasear por los espacios públicos sin temor, y para eso creo que será relevante hacer el cambio del plano regulador, del uso de suelo, invitar a nuevas inversiones y hacer de este espacio un lugar mucho más entretenido”, declaró.

“La experiencia internacional es que cuando los centros se convierten en barrios residenciales, se genera automáticamente control social. Al contrario, cuando pierden el rol residencial, después de las 8 de la noche, quedan abandonados, y entonces son poblados por todas las patologías sociales”.

Sergio Baerisswyl, arquitecto de la UCV”

“La inseguridad es permanente en el centro y por eso es necesario que se instalen cámaras, que son la mejor solución. Es lo que se ha visto internacionalmente, porque permiten detectar los delitos y avisar rápidamente a Carabineros. También ayuda tener guardias con capacidad disuasiva y alarmas”.

Iván Poduje, arquitecto de la UCV”

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio de Antofagasta, Viernes 10 de agosto de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X