Miércoles, Julio 28, 2021

EFE emitirá un nuevo bono internacional y gestiona línea de crédito con el Banco Mundial

DIARIO FINANCIERO – Las operaciones de levantamiento de recursos están dirigidas a cerrar la brecha generada por la restricción de aportes fiscales este año y la decisión de mantener el plan de inversiones propuesto por US$ 350 millones.

Una activa estrategia de estructuración financiera y búsqueda de recursos puso en marcha la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) para seguir adelante con su plan de desarrollo pese a la severa baja en los aportes del Fisco por causa de la pandemia.

Embarcada en la continuación del plan “Chile sobre Rieles” que busca renovar el sistema de trenes nacional con una inversión global por US$ 5.500 millones al 2027, la compañía dio un paso importante en este desafío financiero el año pasado con la colocación de bonos internacionales por US$ 500 millones.

Y sobre esa base, EFE tiene previsto profundizar esta política realizando una nueva emisión por un monto similar, a lo cual está sumando gestiones para otra operación de gran envergadura: la apertura de una línea de crédito con el Banco Mundial, por un monto que oscilará entre US$ 400 millones y US$ 800 millones.

Sobre las características de ambas operaciones, el gerente general de EFE, Patricio Pérez, anticipa que el bono por US$ 500 millones se colocará en el último trimestre, con una amortización única y total, con vencimientos de hasta 30 años. En tanto, las conversaciones con el Banco Mundial están encaminadas a abrir la línea de crédito a fines de 2021, con términos de pago a 15 años.

“Estos ingresos nos permitirán cerrar la brecha de déficit operacional de la empresa a 2027”, señaló el ejecutivo, quien añade que, en paralelo, la estatal se encuentra en conversaciones con el Ministerio de Hacienda encaminadas a lograr una inyección de recursos en torno US$ 200 millones a partir del presupuesto del próximo año.

Los planes en curso

Pese a las restricciones de financiamiento de este año, EFE lleva cabo con un plan de inversiones por US$ 350 millones que supera en un 75% los recursos contemplados el año pasado, ya que no frenó ninguno de sus proyectos en curso. Y si bien cambió la fecha de algunas licitaciones, en general todos estos procesos continúan según los cronogramas originales, comentó Pérez. “EFE no puede perder el ritmo de ejecución de sus proyectos, no hipotecaremos los plazos comprometidos por el tremendo impacto social que tienen. Y, por lo tanto, fue muy necesario salir a buscar estas nuevas estructuras de financiamiento”, indicó.

Entre las principales iniciativas, destacó el proceso de evaluación y adjudicación 42 concursos de obras e ingeniería por US$ 409 millones, como la construcción del nuevo Puente Bio Bio, la rehabilitación de viaductos en la zona centro-sur y las estaciones y pasos desnivelados del proyecto a Melipilla, así como la iniciativa para implementar un medio de pago único.

A continuación, para este segundo semestre está previsto el lanzamiento de un nuevo paquete de 64 licitaciones por un monto de US$ 230 millones.

A juicio de Pérez, el enfoque estratégico de EFE en cuanto a combinar un “rol social” con un “sentido del negocio”, ha favorecido la obtención de financiamiento externo. “Los inversionistas están evaluando que exista un equilibrio entre la ejecución medio ambiental y sostenible en el largo plazo, y nosotros contamos con eso. Seleccionamos proyectos que nos permitan movilizar pasajeros aportando a que nuestra empresa crezca en red e infraestructura”, explicó.

Recuperar la demanda

Dado que el 67% de los ingresos de EFE provienen del pago por pasajeros transportado, Patricio Pérez se impuso la misión de armar una fórmula para estimular el uso de los trenes. Tarea nada fácil, si se contempla que los traslados interurbanos son los más afectados tras la pandemia, y el teletrabajo está cada vez más avanzado en Chile.

Aun así, el gerente general está trabajando en un plan que permitirá a EFE conectar su sistema de transportes con otros más medios más utilizados, como es el caso de la bicicleta. Eso gatilló conversaciones con municipalidades y ministerios para la construcción de ciclovías en torno a las estaciones de trenes. “Creemos que la pandemia provocará que la gente salga de las zonas urbanas, vivan más lejos de sus centros de trabajo. Esto impulsará nuestro crecimiento y por eso hay que ganar ahora ventaja competitiva con otros métodos de transporte”, sostuvo el ejecutivo.

Empresa responde críticas de operadores de carga:
“Estamos avanzando en mayores inversiones”

Los dos grandes operadores de carga por modo ferroviario del país -Transap (de la familia Pirazzoli) y Fepasa (del grupo Sigdo Koppers)- tienen una visión crítica sobre la gestión de EFE y en general de las acciones de las autoridades para generar las condiciones necesarias para elevar los estándares de operación en esta línea de negocio.
De hecho, esta última compañía se reunió en junio con la ministra de Transportes Gloria Hutt para solicitar un mayor desembolso y reestudiar el Plan de Impulso a la Carga Ferroviaria (PICAF) por US$ 319 millones que elaboró su cartera durante el primer gobierno de Sebastián Piñera. En esa instancia, se planteó que el gobierno debería impulsar las políticas necesarias para contar una infraestructura ferroviaria que permita circular a una velocidad de 70 kilómetros por hora, en trenes con una longitud de 1.200 metros y una capacidad de 25 toneladas/eje.
Frente a los reparos de estos actores privados, el gerente general de EFE, Patricio Pérez, sostuvo que se necesita gestionar nuevos contratos para acelerar y modernizar el sistema.
“Anualmente inyectamos US$ 70 millones en carga, y en el siguiente plan Chile sobre Rieles se contemplan US$ 1.600 millones. Estamos avanzando en mayores inversiones, pero hay que resolver trabas sobre cómo operan, integrarse a otros transportes y lograr mayores eficiencias”, señaló el ejecutivo.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 19 de Julio de 2021

DIARIO FINANCIERO – Las operaciones de levantamiento de recursos están dirigidas a cerrar la brecha generada por la restricción de aportes fiscales este año y la decisión de mantener el plan de inversiones propuesto por US$ 350 millones.

Una activa estrategia de estructuración financiera y búsqueda de recursos puso en marcha la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) para seguir adelante con su plan de desarrollo pese a la severa baja en los aportes del Fisco por causa de la pandemia.

Embarcada en la continuación del plan “Chile sobre Rieles” que busca renovar el sistema de trenes nacional con una inversión global por US$ 5.500 millones al 2027, la compañía dio un paso importante en este desafío financiero el año pasado con la colocación de bonos internacionales por US$ 500 millones.

Y sobre esa base, EFE tiene previsto profundizar esta política realizando una nueva emisión por un monto similar, a lo cual está sumando gestiones para otra operación de gran envergadura: la apertura de una línea de crédito con el Banco Mundial, por un monto que oscilará entre US$ 400 millones y US$ 800 millones.

Sobre las características de ambas operaciones, el gerente general de EFE, Patricio Pérez, anticipa que el bono por US$ 500 millones se colocará en el último trimestre, con una amortización única y total, con vencimientos de hasta 30 años. En tanto, las conversaciones con el Banco Mundial están encaminadas a abrir la línea de crédito a fines de 2021, con términos de pago a 15 años.

“Estos ingresos nos permitirán cerrar la brecha de déficit operacional de la empresa a 2027”, señaló el ejecutivo, quien añade que, en paralelo, la estatal se encuentra en conversaciones con el Ministerio de Hacienda encaminadas a lograr una inyección de recursos en torno US$ 200 millones a partir del presupuesto del próximo año.

Los planes en curso

Pese a las restricciones de financiamiento de este año, EFE lleva cabo con un plan de inversiones por US$ 350 millones que supera en un 75% los recursos contemplados el año pasado, ya que no frenó ninguno de sus proyectos en curso. Y si bien cambió la fecha de algunas licitaciones, en general todos estos procesos continúan según los cronogramas originales, comentó Pérez. “EFE no puede perder el ritmo de ejecución de sus proyectos, no hipotecaremos los plazos comprometidos por el tremendo impacto social que tienen. Y, por lo tanto, fue muy necesario salir a buscar estas nuevas estructuras de financiamiento”, indicó.

Entre las principales iniciativas, destacó el proceso de evaluación y adjudicación 42 concursos de obras e ingeniería por US$ 409 millones, como la construcción del nuevo Puente Bio Bio, la rehabilitación de viaductos en la zona centro-sur y las estaciones y pasos desnivelados del proyecto a Melipilla, así como la iniciativa para implementar un medio de pago único.

A continuación, para este segundo semestre está previsto el lanzamiento de un nuevo paquete de 64 licitaciones por un monto de US$ 230 millones.

A juicio de Pérez, el enfoque estratégico de EFE en cuanto a combinar un “rol social” con un “sentido del negocio”, ha favorecido la obtención de financiamiento externo. “Los inversionistas están evaluando que exista un equilibrio entre la ejecución medio ambiental y sostenible en el largo plazo, y nosotros contamos con eso. Seleccionamos proyectos que nos permitan movilizar pasajeros aportando a que nuestra empresa crezca en red e infraestructura”, explicó.

Recuperar la demanda

Dado que el 67% de los ingresos de EFE provienen del pago por pasajeros transportado, Patricio Pérez se impuso la misión de armar una fórmula para estimular el uso de los trenes. Tarea nada fácil, si se contempla que los traslados interurbanos son los más afectados tras la pandemia, y el teletrabajo está cada vez más avanzado en Chile.

Aun así, el gerente general está trabajando en un plan que permitirá a EFE conectar su sistema de transportes con otros más medios más utilizados, como es el caso de la bicicleta. Eso gatilló conversaciones con municipalidades y ministerios para la construcción de ciclovías en torno a las estaciones de trenes. “Creemos que la pandemia provocará que la gente salga de las zonas urbanas, vivan más lejos de sus centros de trabajo. Esto impulsará nuestro crecimiento y por eso hay que ganar ahora ventaja competitiva con otros métodos de transporte”, sostuvo el ejecutivo.

Empresa responde críticas de operadores de carga:
“Estamos avanzando en mayores inversiones”

Los dos grandes operadores de carga por modo ferroviario del país -Transap (de la familia Pirazzoli) y Fepasa (del grupo Sigdo Koppers)- tienen una visión crítica sobre la gestión de EFE y en general de las acciones de las autoridades para generar las condiciones necesarias para elevar los estándares de operación en esta línea de negocio.
De hecho, esta última compañía se reunió en junio con la ministra de Transportes Gloria Hutt para solicitar un mayor desembolso y reestudiar el Plan de Impulso a la Carga Ferroviaria (PICAF) por US$ 319 millones que elaboró su cartera durante el primer gobierno de Sebastián Piñera. En esa instancia, se planteó que el gobierno debería impulsar las políticas necesarias para contar una infraestructura ferroviaria que permita circular a una velocidad de 70 kilómetros por hora, en trenes con una longitud de 1.200 metros y una capacidad de 25 toneladas/eje.
Frente a los reparos de estos actores privados, el gerente general de EFE, Patricio Pérez, sostuvo que se necesita gestionar nuevos contratos para acelerar y modernizar el sistema.
“Anualmente inyectamos US$ 70 millones en carga, y en el siguiente plan Chile sobre Rieles se contemplan US$ 1.600 millones. Estamos avanzando en mayores inversiones, pero hay que resolver trabas sobre cómo operan, integrarse a otros transportes y lograr mayores eficiencias”, señaló el ejecutivo.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 19 de Julio de 2021

TITULARES

X