Domingo, Mayo 9, 2021

Crecen accidentes en autopistas interurbanas y advierten “analfabetismo vial” de conductores

EL MERCURIO – Desconocimiento de las normas del tránsito se suma a problemas de infraestructura por alza del flujo vehicular y falta de inversiones.

“A diferencia de todos los tramos de la Ruta 5, este no es un tramo recto. Acá tenemos muchas curvas, desniveles, ascensos y descensos, por lo que hay que tener cuidado. No es una ruta monótona en la que hay kilómetros y kilómetros de tramos rectos”. Así explica el jefe de la Sección de Investigación de Accidentes del Tránsito (SIAT) de Carabineros de Atacama, capitán Ítalo Badilla, que el tramo de la Ruta 5 Vallenar-Caldera sea una de las autopistas interurbanas donde más aumentaron los accidentes en 2017 respecto del año anterior, según cifras que maneja el Ministerio de Obras Públicas.

La vía, que pasó de tener 133 siniestros a 161 en dicho lapso, no es la única que aumentó, pues a nivel nacional este tipo de autopistas tuvo un 12% más de siniestros respecto del año anterior, según la cartera, aunque algunas sobrepasaron ese promedio (ver infografía).

Entre las causas, afirman en Concesiones del MOP, están “el aumento en el número de vehículos, los viajes y la longitud de los mismos, con lo cual lamentablemente crece el riesgo de sufrir accidentes”. Pero la repartición agrega un índice de accidentabilidad que supera en 7% al incremento del flujo vehicular: los choques aumentaron por sobre el incremento de los autos.

Imprudencia

“Evidentemente que son cifras preocupantes”, dice el coronel Enrique Monras, de la Prefectura de Tránsito de Carabineros, quien coincide en que además del mayor flujo, en esto juega un rol la imprudencia de los conductores. “La principal causa de accidentes es no estar atento a las condiciones del tránsito del momento porque la persona va manipulando un celular o mandando mensajes, o se distrae de la conducción”. Por último, apunta a una falta de experiencia y de conocimiento de la normativa que regula el tránsito.

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras Públicas (Copsa), Leonardo Daneri, coincide en este último punto y afirma que existe un “analfabetismo vial”. “Tenemos una gran cantidad de automovilistas novatos, con desconocimiento de lo que es la normativa y eso es una fuente de accidentes”, subraya, agregando que más que el flujo en algunas zonas, los siniestros se generan “porque cambiaron las condiciones de diseño de la autopista”.

Según refiere, “todas las autopistas interurbanas en la llegada a las ciudades se convirtieron en urbanas. De ser solo campo, se convirtieron en poblaciones, fábricas, y eso significó un enorme flujo de peatones, bicicletas, y las carreteras no tienen las medidas de seguridad para enfrentar esa nueva situación”. Acota que “recién estamos modernizando las autopistas diseñadas hace 20 años, solo en las llegadas a las ciudades”.

En el MOP indican que viene una necesaria actualización en ese sentido, ya que en los nuevos contratos de concesión aumentan los estándares de seguridad exigidos. La implementación del sistema de telepeaje también ayudará a disminuir los incidentes al permitir un flujo continuo en las carreteras.

Los privados argumentan que los accidentes se generan principalmente por errores humanos. La concesionaria Ruta Algarrobo, que administra el tramo La Serena-Vallenar -el más siniestrado en 2017- asegura que ese año, 131 choques fueron por falla del conductor, seguidos de 51 por obstáculos en la vía. Afirman que los siniestros este primer trimestre disminuyeron.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Lunes 23 de julio de 2018

EL MERCURIO – Desconocimiento de las normas del tránsito se suma a problemas de infraestructura por alza del flujo vehicular y falta de inversiones.

“A diferencia de todos los tramos de la Ruta 5, este no es un tramo recto. Acá tenemos muchas curvas, desniveles, ascensos y descensos, por lo que hay que tener cuidado. No es una ruta monótona en la que hay kilómetros y kilómetros de tramos rectos”. Así explica el jefe de la Sección de Investigación de Accidentes del Tránsito (SIAT) de Carabineros de Atacama, capitán Ítalo Badilla, que el tramo de la Ruta 5 Vallenar-Caldera sea una de las autopistas interurbanas donde más aumentaron los accidentes en 2017 respecto del año anterior, según cifras que maneja el Ministerio de Obras Públicas.

La vía, que pasó de tener 133 siniestros a 161 en dicho lapso, no es la única que aumentó, pues a nivel nacional este tipo de autopistas tuvo un 12% más de siniestros respecto del año anterior, según la cartera, aunque algunas sobrepasaron ese promedio (ver infografía).

Entre las causas, afirman en Concesiones del MOP, están “el aumento en el número de vehículos, los viajes y la longitud de los mismos, con lo cual lamentablemente crece el riesgo de sufrir accidentes”. Pero la repartición agrega un índice de accidentabilidad que supera en 7% al incremento del flujo vehicular: los choques aumentaron por sobre el incremento de los autos.

Imprudencia

“Evidentemente que son cifras preocupantes”, dice el coronel Enrique Monras, de la Prefectura de Tránsito de Carabineros, quien coincide en que además del mayor flujo, en esto juega un rol la imprudencia de los conductores. “La principal causa de accidentes es no estar atento a las condiciones del tránsito del momento porque la persona va manipulando un celular o mandando mensajes, o se distrae de la conducción”. Por último, apunta a una falta de experiencia y de conocimiento de la normativa que regula el tránsito.

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras Públicas (Copsa), Leonardo Daneri, coincide en este último punto y afirma que existe un “analfabetismo vial”. “Tenemos una gran cantidad de automovilistas novatos, con desconocimiento de lo que es la normativa y eso es una fuente de accidentes”, subraya, agregando que más que el flujo en algunas zonas, los siniestros se generan “porque cambiaron las condiciones de diseño de la autopista”.

Según refiere, “todas las autopistas interurbanas en la llegada a las ciudades se convirtieron en urbanas. De ser solo campo, se convirtieron en poblaciones, fábricas, y eso significó un enorme flujo de peatones, bicicletas, y las carreteras no tienen las medidas de seguridad para enfrentar esa nueva situación”. Acota que “recién estamos modernizando las autopistas diseñadas hace 20 años, solo en las llegadas a las ciudades”.

En el MOP indican que viene una necesaria actualización en ese sentido, ya que en los nuevos contratos de concesión aumentan los estándares de seguridad exigidos. La implementación del sistema de telepeaje también ayudará a disminuir los incidentes al permitir un flujo continuo en las carreteras.

Los privados argumentan que los accidentes se generan principalmente por errores humanos. La concesionaria Ruta Algarrobo, que administra el tramo La Serena-Vallenar -el más siniestrado en 2017- asegura que ese año, 131 choques fueron por falla del conductor, seguidos de 51 por obstáculos en la vía. Afirman que los siniestros este primer trimestre disminuyeron.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Lunes 23 de julio de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X