Lunes, Abril 22, 2024

Copsa advierte dificultades en la inversión de recursos en concesiones por “compleja institucionalidad”

DIARIO FINANCIERO – La tan esperada cartera de concesiones 2022-2026 del Ministerio de Obras Públicas (MOP) es un hecho. Y pese a que la lista de 43 licitaciones y 52 proyectos vinculados a carreteras, aeropuertos e infraestructura hídrica contempla inversiones por US$ 13.258 millones, aún no logra contener ciertas inquietudes y dudas respecto de su implementación.

Desde el sector privado son enfáticos en advertir que en caso de no contar con soluciones para la “compleja institucionalidad” que hoy aproblema a empresas y proyectos, será muy difícil concretar la inyección de esos recursos a corto plazo.

Ese es el escenario que visualiza Leornardo Daneri, presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa). Si bien se muestra conforme respecto de la continuidad de la cartera de iniciativas propuesta y destaca la incorporación de teleféricos, tranvías y otros proyectos por primera vez al sistema -como las desaladoras- advierte que factores como la institucionalidad ambiental, las consultas ciudadanas y las expropiaciones pueden configurar una traba importante en el desarrollo de estas iniciativas.

“Probablemente ningún dólar de los que están mencionados ahí va a ser invertido antes de cinco años, dada la compleja institucionalidad para aprobar los proyectos”, comenta Daneri.

En este sentido, indica que “si no nos abocamos a agilizar los procesos, esto va a ser muy difícil de sacar en los plazos que requieren los ciudadanos”. Y a eso agrega que “también hay una serie de movimientos que están extremando posiciones en lo que respecta a la parte ambiental y que se están oponiendo a todo”.

En el caso específico de la cartera para el sector hídrico -que innova con la licitación de dos plantas de desalinización en Rancagua y Coquimbo- el presidente de las concesionarias valoró su incorporación en la lista de proyectos, pero precisó que “hay que estudiar muy bien cuál es el modelo de negocio que aplica”, pues manifestó no estar seguro de que “la Ley de Concesiones sea lo mejor” para estas iniciativas.

Explica que la normativa actual “involucra un modelo de negocio que tenga ingreso mínimo garantizado” que no es compatible con un escenario de Cambio Climático. “Si tenemos cinco años secos, pero después tres años lluviosos en los que nadie va a comprar agua, ¿cómo hago un contrato a largo plazo para vender agua desalada?”, plantea.

Daneri sostiene que “para que esto funcione, hay que partir regulando el acceso al agua de mar”, advertencia que funda sobre el “tortuoso” camino por el que han atravesado distintas desaladoras que han obtenido distintos permisos para el funcionamiento de sus instalaciones.

Nuevas alternativas viales y ferroviarias

Al abordar la situación actual del sistema vial, el directivo indicó que en el gremio “echaron de menos” algunos proyectos en la línea de “dar más resiliencia y redundancia a la Ruta 5”. Esto, debido a la necesidad de desarrollar una ruta paralela “bidireccional que sea una alternativa real a esta vía, de tal suerte que si se produce un accidente u otro fenómeno, no la interrumpa”, señaló.

En este mismo sentido, Daneri destacó al proyecto ferroviario de pasajeros entre Valparaíso y Santiago como una iniciativa que, de concretarse en el menor tiempo posible, podría configurar una verdadera ayuda para descongestionar parte de la ruta que une la capital con la Quinta Región.

Leonardo Daneri, presidente de Copsa. Foto: Julio Castro

“Hacer un tren rápido como este va a significar un proceso larguísimo de aprobación, tanto ambiental como de la ciudadanía, porque va a impactar una zona que está altamente poblada y valorizada”, dice. A su juicio, es necesario que las autoridades se pregunten si este proyecto se trata de un tren de alta velocidad o de cercanía, y si el proyecto es válido en la macro zona central.

“Creo que va a ser un tren de cercanía, que por lo menos está empezado en el tramo Santiago Lampa y Valparaíso-Limache (…) Y uno podría usar la antigua faja y colocar trenes expresos. Eso puede cerrarse muy rápido”, sostiene. Y en cuanto al sistema a través del cual se termine desarrollando esta iniciativa, sostiene que “no importa el color del gato, sino que cace ratones”.

“Hay que buscar si la Ley de Concesiones es el mecanismo, porque, de hecho, esta es una iniciativa privada, pero también EFE tiene una ley de concesiones que puede funcionar ahí. Hay que buscar el mecanismo que sea más rápido y más eficiente”, indicó.

En relación al manejo de la cartera de Obras Públicas, el presidente de las concesionarias destacó la gestión del ministro Juan Carlos García en esta materia, y sostuvo que el plan demuestra “que hay confianza en que el otro sector (privado) va a seguir invirtiendo, aunque estemos viviendo en un periodo de incertidumbre”.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 3 de Octubre de 2022

DIARIO FINANCIERO – La tan esperada cartera de concesiones 2022-2026 del Ministerio de Obras Públicas (MOP) es un hecho. Y pese a que la lista de 43 licitaciones y 52 proyectos vinculados a carreteras, aeropuertos e infraestructura hídrica contempla inversiones por US$ 13.258 millones, aún no logra contener ciertas inquietudes y dudas respecto de su implementación.

Desde el sector privado son enfáticos en advertir que en caso de no contar con soluciones para la “compleja institucionalidad” que hoy aproblema a empresas y proyectos, será muy difícil concretar la inyección de esos recursos a corto plazo.

Ese es el escenario que visualiza Leornardo Daneri, presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa). Si bien se muestra conforme respecto de la continuidad de la cartera de iniciativas propuesta y destaca la incorporación de teleféricos, tranvías y otros proyectos por primera vez al sistema -como las desaladoras- advierte que factores como la institucionalidad ambiental, las consultas ciudadanas y las expropiaciones pueden configurar una traba importante en el desarrollo de estas iniciativas.

“Probablemente ningún dólar de los que están mencionados ahí va a ser invertido antes de cinco años, dada la compleja institucionalidad para aprobar los proyectos”, comenta Daneri.

En este sentido, indica que “si no nos abocamos a agilizar los procesos, esto va a ser muy difícil de sacar en los plazos que requieren los ciudadanos”. Y a eso agrega que “también hay una serie de movimientos que están extremando posiciones en lo que respecta a la parte ambiental y que se están oponiendo a todo”.

En el caso específico de la cartera para el sector hídrico -que innova con la licitación de dos plantas de desalinización en Rancagua y Coquimbo- el presidente de las concesionarias valoró su incorporación en la lista de proyectos, pero precisó que “hay que estudiar muy bien cuál es el modelo de negocio que aplica”, pues manifestó no estar seguro de que “la Ley de Concesiones sea lo mejor” para estas iniciativas.

Explica que la normativa actual “involucra un modelo de negocio que tenga ingreso mínimo garantizado” que no es compatible con un escenario de Cambio Climático. “Si tenemos cinco años secos, pero después tres años lluviosos en los que nadie va a comprar agua, ¿cómo hago un contrato a largo plazo para vender agua desalada?”, plantea.

Daneri sostiene que “para que esto funcione, hay que partir regulando el acceso al agua de mar”, advertencia que funda sobre el “tortuoso” camino por el que han atravesado distintas desaladoras que han obtenido distintos permisos para el funcionamiento de sus instalaciones.

Nuevas alternativas viales y ferroviarias

Al abordar la situación actual del sistema vial, el directivo indicó que en el gremio “echaron de menos” algunos proyectos en la línea de “dar más resiliencia y redundancia a la Ruta 5”. Esto, debido a la necesidad de desarrollar una ruta paralela “bidireccional que sea una alternativa real a esta vía, de tal suerte que si se produce un accidente u otro fenómeno, no la interrumpa”, señaló.

En este mismo sentido, Daneri destacó al proyecto ferroviario de pasajeros entre Valparaíso y Santiago como una iniciativa que, de concretarse en el menor tiempo posible, podría configurar una verdadera ayuda para descongestionar parte de la ruta que une la capital con la Quinta Región.

Leonardo Daneri, presidente de Copsa. Foto: Julio Castro

“Hacer un tren rápido como este va a significar un proceso larguísimo de aprobación, tanto ambiental como de la ciudadanía, porque va a impactar una zona que está altamente poblada y valorizada”, dice. A su juicio, es necesario que las autoridades se pregunten si este proyecto se trata de un tren de alta velocidad o de cercanía, y si el proyecto es válido en la macro zona central.

“Creo que va a ser un tren de cercanía, que por lo menos está empezado en el tramo Santiago Lampa y Valparaíso-Limache (…) Y uno podría usar la antigua faja y colocar trenes expresos. Eso puede cerrarse muy rápido”, sostiene. Y en cuanto al sistema a través del cual se termine desarrollando esta iniciativa, sostiene que “no importa el color del gato, sino que cace ratones”.

“Hay que buscar si la Ley de Concesiones es el mecanismo, porque, de hecho, esta es una iniciativa privada, pero también EFE tiene una ley de concesiones que puede funcionar ahí. Hay que buscar el mecanismo que sea más rápido y más eficiente”, indicó.

En relación al manejo de la cartera de Obras Públicas, el presidente de las concesionarias destacó la gestión del ministro Juan Carlos García en esta materia, y sostuvo que el plan demuestra “que hay confianza en que el otro sector (privado) va a seguir invirtiendo, aunque estemos viviendo en un periodo de incertidumbre”.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 3 de Octubre de 2022

TITULARES