Miércoles, Junio 16, 2021

Conexión carretera al sur del país

EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA – El proyecto “Concesión Ruta 5, tramo Caldera-Antofagasta”, considera su ampliación a doble vía, conservación y explotación, en principio, durante 35 años. La obra se conectaría en el sector La Negra con la actual concesión Autopistas de Antofagasta, mejorando de manera importante la conectividad en todo el Norte Grande.

Un tramo de 470 kilómetros, involucrando a las comunas de Antofagasta, Copiapó, Chañaral y Caldera, con un costo estimado en US$460 millones. De eso, más o menos, se trata la autopista que desea construirse entre Caldera y la capital regional, obra que daría continuidad con cuatro pistas hasta Santiago, por el sur.

La empresa Sacyr Concesiones confirmó que espera para fines del próximo año proyectar el fin de los estudios preinversionales de la anhelada obra. Los estudios buscan determinar las características físicas de la futura autopista, así como su trazado y modelo de negocios, incluido cantidad de peajes, posibles subsidios estatales y plazos de concesión.

En la actualidad, hay doble carretera entre Santiago y Caldera, vale decir, por 882 kilómetros hacia el norte, a los que se suman las autopista de Santiago hasta Pargua por el sur, en el punto terminal del continente, frente a la isla grande de Chiloé, por casi 1.100 kilómetros.

Por lejos el Norte Grande es la zona del país más atrasada en esta materia. Solo hay concesiones funcionando entre nuestra ciudad y Carmen Alto (partió la construcción hacia Calama) y otras dos en la Región de Tarapacá, que unen Iquique con el aeropuerto Diego Aracena y la localidad de Pozo Almonte.

Respecto de la obra entre Antofagasta y el puerto de Caldera, Sacyr espera concluir los estudios hacia fines de 2019 de manera que en 2020 pueda desarrollarse la licitación internacional de las obras. Además debe definirse la cantidad de peajes que existirán en los 470 kilómetros de trayecto, los que podrían ser entre 2 y 4, según estimaciones de Sacyr.

Otros detalles, como el plazo de la concesión y la necesidad o no de subsidios estatales, se conocerán cuando los estudios preinversionales hayan concluido. No cabe duda que se trata de una obra absolutamente necesaria, que debió estar concluida hace largos años. En definitiva, habrá que esperar su concreción y estar atentos a posibles demoras.

Los efectos positivos para el transporte, en tiempo, seguridad y para actividades como el turismo son de una enorme magnitud.

Ver Artículo

Fuente: Mercurio de Antofagasta, Viernes 10 de agosto de 2018

EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA – El proyecto “Concesión Ruta 5, tramo Caldera-Antofagasta”, considera su ampliación a doble vía, conservación y explotación, en principio, durante 35 años. La obra se conectaría en el sector La Negra con la actual concesión Autopistas de Antofagasta, mejorando de manera importante la conectividad en todo el Norte Grande.

Un tramo de 470 kilómetros, involucrando a las comunas de Antofagasta, Copiapó, Chañaral y Caldera, con un costo estimado en US$460 millones. De eso, más o menos, se trata la autopista que desea construirse entre Caldera y la capital regional, obra que daría continuidad con cuatro pistas hasta Santiago, por el sur.

La empresa Sacyr Concesiones confirmó que espera para fines del próximo año proyectar el fin de los estudios preinversionales de la anhelada obra. Los estudios buscan determinar las características físicas de la futura autopista, así como su trazado y modelo de negocios, incluido cantidad de peajes, posibles subsidios estatales y plazos de concesión.

En la actualidad, hay doble carretera entre Santiago y Caldera, vale decir, por 882 kilómetros hacia el norte, a los que se suman las autopista de Santiago hasta Pargua por el sur, en el punto terminal del continente, frente a la isla grande de Chiloé, por casi 1.100 kilómetros.

Por lejos el Norte Grande es la zona del país más atrasada en esta materia. Solo hay concesiones funcionando entre nuestra ciudad y Carmen Alto (partió la construcción hacia Calama) y otras dos en la Región de Tarapacá, que unen Iquique con el aeropuerto Diego Aracena y la localidad de Pozo Almonte.

Respecto de la obra entre Antofagasta y el puerto de Caldera, Sacyr espera concluir los estudios hacia fines de 2019 de manera que en 2020 pueda desarrollarse la licitación internacional de las obras. Además debe definirse la cantidad de peajes que existirán en los 470 kilómetros de trayecto, los que podrían ser entre 2 y 4, según estimaciones de Sacyr.

Otros detalles, como el plazo de la concesión y la necesidad o no de subsidios estatales, se conocerán cuando los estudios preinversionales hayan concluido. No cabe duda que se trata de una obra absolutamente necesaria, que debió estar concluida hace largos años. En definitiva, habrá que esperar su concreción y estar atentos a posibles demoras.

Los efectos positivos para el transporte, en tiempo, seguridad y para actividades como el turismo son de una enorme magnitud.

Ver Artículo

Fuente: Mercurio de Antofagasta, Viernes 10 de agosto de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X