Miércoles, Agosto 4, 2021

Cable Asia-Pacífico: cuatro grandes bancos están en la recta final para asesorar el proyecto de fibra óptica

DIARIO FINANCIERO – En la recta final está la definición de quién será el banco de inversión que asesorará el proceso para instalar una fibra óptica que una Chile con Japón.

Desarrollo País, la empresa pública creada para dar vida al fondo de infraestructura, está a la espera de la aprobación de los recursos que se requerirán para esto por parte de la Dirección de Presupuesto (Dipres), los que sumarán US$ 3,5 millones. Sin embargo, el proyecto para el cable Asia-Pacífico ya tiene cuatro grandes instituciones financieras compitiendo: Natixis, Bank of America, BNP Paribas y Lazard, que enviaron cartas para formalizar sus intenciones.

La red de fibra óptica que se desplegará desde Valparaíso a Tokio tendrá una extensión de 13.180 kilómetros, con un costo de construcción que se estima oscilará entre los US$ 388 millones y los US$ 450 millones.

En un principio, el proyecto era empujado sólo desde la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), pero desde mediados de 2020 pasó a manos de Desarrollo País, organismo que cambió el modelo de negocios de la iniciativa gubernamental.

Originalmente, se había planificado que la inversión fuese entre Chile, Argentina y Brasil, con una menor participación de privados. Nuestro país sería dueño del 51% de la red, mientras que se negociaba la entrada de los otros Estados. Pero la lentitud de estas conversaciones y la propagación de la pandemia, llevó a que el gobierno evaluara otras alternativas, hasta que Desarrollo País definió que era necesario contar con un socio estratégico que se encargara de la “preventa” del cable.


Patricio Rey Desarrollo País.

“Decidimos separar el proyecto y hacer un proceso de preventa, para después ejecutar la construcción. La idea es lograr un porcentaje de 30% de venta previa (del capex), ya que permite sondear si vale o no la pena ejecutar la iniciativa”, explicó el gerente general de Desarrollo País, Patricio Rey.

Para hacer esta venta anticipada se conformará un equipo multidisciplinario, para comenzar gestiones técnicas, administrativas y financieras de la red de fibra óptica.

Los otros cinco interesados

La hoja de ruta de Desarrollo País tiene hitos claves para concretar esta infraestructura durante 2021, antes de que termine la administración de Sebastián Piñera.

La primera etapa después de adjudicar a un banco de inversión, será la búsqueda de un socio estratégico. Eso se espera tenerlo definido en los próximos seis meses, para después, en no mas de 16 semanas, tener conformado el equipo oficial que desarrollará el cable Asia-Pacífico. Con esto, la meta es comenzar la construcción el segundo semestre de 2022.

“En materia constructiva no hay grandes desafíos, pero sí en lograr un éxito comercial que es donde los proyectos se juegan la victoria o el fracaso. Necesitamos un socio que tenga muy buena experiencia en el manejo de este ítem”, sostuvo el ejecutivo.

Ya hay avances en esta línea. Cinco candidatos a socios se acercaron en los últimos meses para hablar sobre el financiamiento de la iniciativa: Hawaiki (firma que opera un cable entre Australia y EEUU), SubCom (que diseña, construye y opera redes de este tipo), Sumitomo Corporation, Mitsui & Co, y Arsat (una estatal argentina de telecomunicaciones).

La primera empresa de este listado, que tiene capitales neozelandeses, manifestó su interés en la época en que la iniciativa estaba en manos de Pamela Gidi en abril de 2020, cuando solicitaron una reunión a través de la Ley del Lobby para presentarse.

Ahora, después que hace dos semanas el gobierno argentino de Alberto Fernández mostrara disposición e interés para sumarse al desarrollo de la conexión, nuevos interesados japoneses se acercaron a hacer consultas a Desarrollo País.

“Con el compromiso de Argentina, Mitsui se nos acercó. En la medida que más se comprometen genera más atracción y te mueve la aguja. Esto pone en relevancia que la Dipres pueda acelerar la aprobación (del presupuesto) para generar un proyecto con la rapidez de los privados”, explicó Rey.

Sin embargo, queda trabajo por realizar. El embajador de Argentina en Chile, Rafael Bielsa, expresó que sumar a Brasil será una misión muy relevante para la ejecución del cable, dada la magnitud de ese mercado.

“Considero de primera importancia atraer a la demanda brasileña para lograr el éxito económico del proyecto”, dijo.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 15 de Febrero de 2021

DIARIO FINANCIERO – En la recta final está la definición de quién será el banco de inversión que asesorará el proceso para instalar una fibra óptica que una Chile con Japón.

Desarrollo País, la empresa pública creada para dar vida al fondo de infraestructura, está a la espera de la aprobación de los recursos que se requerirán para esto por parte de la Dirección de Presupuesto (Dipres), los que sumarán US$ 3,5 millones. Sin embargo, el proyecto para el cable Asia-Pacífico ya tiene cuatro grandes instituciones financieras compitiendo: Natixis, Bank of America, BNP Paribas y Lazard, que enviaron cartas para formalizar sus intenciones.

La red de fibra óptica que se desplegará desde Valparaíso a Tokio tendrá una extensión de 13.180 kilómetros, con un costo de construcción que se estima oscilará entre los US$ 388 millones y los US$ 450 millones.

En un principio, el proyecto era empujado sólo desde la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), pero desde mediados de 2020 pasó a manos de Desarrollo País, organismo que cambió el modelo de negocios de la iniciativa gubernamental.

Originalmente, se había planificado que la inversión fuese entre Chile, Argentina y Brasil, con una menor participación de privados. Nuestro país sería dueño del 51% de la red, mientras que se negociaba la entrada de los otros Estados. Pero la lentitud de estas conversaciones y la propagación de la pandemia, llevó a que el gobierno evaluara otras alternativas, hasta que Desarrollo País definió que era necesario contar con un socio estratégico que se encargara de la “preventa” del cable.


Patricio Rey Desarrollo País.

“Decidimos separar el proyecto y hacer un proceso de preventa, para después ejecutar la construcción. La idea es lograr un porcentaje de 30% de venta previa (del capex), ya que permite sondear si vale o no la pena ejecutar la iniciativa”, explicó el gerente general de Desarrollo País, Patricio Rey.

Para hacer esta venta anticipada se conformará un equipo multidisciplinario, para comenzar gestiones técnicas, administrativas y financieras de la red de fibra óptica.

Los otros cinco interesados

La hoja de ruta de Desarrollo País tiene hitos claves para concretar esta infraestructura durante 2021, antes de que termine la administración de Sebastián Piñera.

La primera etapa después de adjudicar a un banco de inversión, será la búsqueda de un socio estratégico. Eso se espera tenerlo definido en los próximos seis meses, para después, en no mas de 16 semanas, tener conformado el equipo oficial que desarrollará el cable Asia-Pacífico. Con esto, la meta es comenzar la construcción el segundo semestre de 2022.

“En materia constructiva no hay grandes desafíos, pero sí en lograr un éxito comercial que es donde los proyectos se juegan la victoria o el fracaso. Necesitamos un socio que tenga muy buena experiencia en el manejo de este ítem”, sostuvo el ejecutivo.

Ya hay avances en esta línea. Cinco candidatos a socios se acercaron en los últimos meses para hablar sobre el financiamiento de la iniciativa: Hawaiki (firma que opera un cable entre Australia y EEUU), SubCom (que diseña, construye y opera redes de este tipo), Sumitomo Corporation, Mitsui & Co, y Arsat (una estatal argentina de telecomunicaciones).

La primera empresa de este listado, que tiene capitales neozelandeses, manifestó su interés en la época en que la iniciativa estaba en manos de Pamela Gidi en abril de 2020, cuando solicitaron una reunión a través de la Ley del Lobby para presentarse.

Ahora, después que hace dos semanas el gobierno argentino de Alberto Fernández mostrara disposición e interés para sumarse al desarrollo de la conexión, nuevos interesados japoneses se acercaron a hacer consultas a Desarrollo País.

“Con el compromiso de Argentina, Mitsui se nos acercó. En la medida que más se comprometen genera más atracción y te mueve la aguja. Esto pone en relevancia que la Dipres pueda acelerar la aprobación (del presupuesto) para generar un proyecto con la rapidez de los privados”, explicó Rey.

Sin embargo, queda trabajo por realizar. El embajador de Argentina en Chile, Rafael Bielsa, expresó que sumar a Brasil será una misión muy relevante para la ejecución del cable, dada la magnitud de ese mercado.

“Considero de primera importancia atraer a la demanda brasileña para lograr el éxito económico del proyecto”, dijo.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Lunes 15 de Febrero de 2021

TITULARES

X