Jueves, Junio 24, 2021

APEC 2019: desafíos para la digitalización de Chile, por Sergio Bitar

LA TERCERA – Por dos razones, la próxima reunión de APEC 2019 será de gran relevancia para Chile. Primero, nos fortalece como país plataforma entre Asia y América latina; segundo, nos desafía a incorporarnos en serio a la digitalización global, tema central del encuentro.
Chile debe prepararse bien, convocando a los principales expertos. Ésta no es una mera operación diplomática. Estarán presentes China y Estados Unidos, así como líderes de Rusia, Japón, Australia, Canadá, y otros asiáticos de rápido crecimiento, como Malasia, Indonesia y Corea del Sur.
La digitalización es el proceso tecnológico de mayor impacto en la humanidad. El flujo de comercio de bienes está estabilizándose, mientras el flujo de datos crece exponencialmente; el comercio electrónico se expande a enorme velocidad; la celeridad de la innovación en inteligencia artificial nos sorprenderá, y la pugna geopolítica entre China y Estados Unidos se jugará precisamente en la inteligencia artificial, porque la preeminencia tecnológica determinará el crecimiento económico y el predominio militar.
Un tema principal de esta reunión será cómo impulsar y regular la digitalización. Esto comprende normas que protejan la privacidad, resguardo de ciberataques, estándares tecnológicos, infraestructura, políticas tributarias, regulación de plataformas para que brinden igual acceso a países emergentes. China lleva ventaja con 1.400 millones de habitantes; puede disponer de mayor cantidad de datos, que es el alimento de las máquinas que aprenden (machine learning).
Otro aspecto sustancial es la confianza en el sistema digital, y esto implica el desarrollo y uso de tecnologías como blockchain. Un paso enorme sería coordinar las reformas al sistema de comercio y las nuevas normas de comercio digital. Tal cambio eliminaría barreras y ampliaría el intercambio, especialmente de servicios.
Uno de los temas que más inquieta es el impacto de la digitalización en el empleo. Se teme que muchas personas sean desplazadas, que se beneficie la minoría que posee habilidades digitales, y se eleve la desigualdad. Chile tiene que prepararse rápido, acelerar su estrategia digital, desarrollar planes de educación y capacitación intensivos, concentrar talento, y mejorar los sistemas de protección del trabajador durante la transición entre empleos.
La transformación en curso es excepcionalmente rápida. En 2004, Chile fue anfitrión y me correspondió invitar a los ministros de educación de APEC. El acuerdo fue propulsar la enseñanza del inglés para comunicarnos. En 2019, todo cambió: ahora el tema es cuándo estarán disponibles aparatos personales de traducción instantánea a todos los idiomas del mundo. El idioma no será barrera entre seres humanos.
La reunión de APEC nos debe servir para evaluar nuestra actual capacidad digital, acortar la brecha que nos separa de los avanzados, estudiar nuevas medidas, e implementar aquellas que debemos adoptar para acercarnos a la punta.
Ver artículo
Fuente: La Tercera, jueves 28 de febrero de 2019

LA TERCERA – Por dos razones, la próxima reunión de APEC 2019 será de gran relevancia para Chile. Primero, nos fortalece como país plataforma entre Asia y América latina; segundo, nos desafía a incorporarnos en serio a la digitalización global, tema central del encuentro.
Chile debe prepararse bien, convocando a los principales expertos. Ésta no es una mera operación diplomática. Estarán presentes China y Estados Unidos, así como líderes de Rusia, Japón, Australia, Canadá, y otros asiáticos de rápido crecimiento, como Malasia, Indonesia y Corea del Sur.
La digitalización es el proceso tecnológico de mayor impacto en la humanidad. El flujo de comercio de bienes está estabilizándose, mientras el flujo de datos crece exponencialmente; el comercio electrónico se expande a enorme velocidad; la celeridad de la innovación en inteligencia artificial nos sorprenderá, y la pugna geopolítica entre China y Estados Unidos se jugará precisamente en la inteligencia artificial, porque la preeminencia tecnológica determinará el crecimiento económico y el predominio militar.
Un tema principal de esta reunión será cómo impulsar y regular la digitalización. Esto comprende normas que protejan la privacidad, resguardo de ciberataques, estándares tecnológicos, infraestructura, políticas tributarias, regulación de plataformas para que brinden igual acceso a países emergentes. China lleva ventaja con 1.400 millones de habitantes; puede disponer de mayor cantidad de datos, que es el alimento de las máquinas que aprenden (machine learning).
Otro aspecto sustancial es la confianza en el sistema digital, y esto implica el desarrollo y uso de tecnologías como blockchain. Un paso enorme sería coordinar las reformas al sistema de comercio y las nuevas normas de comercio digital. Tal cambio eliminaría barreras y ampliaría el intercambio, especialmente de servicios.
Uno de los temas que más inquieta es el impacto de la digitalización en el empleo. Se teme que muchas personas sean desplazadas, que se beneficie la minoría que posee habilidades digitales, y se eleve la desigualdad. Chile tiene que prepararse rápido, acelerar su estrategia digital, desarrollar planes de educación y capacitación intensivos, concentrar talento, y mejorar los sistemas de protección del trabajador durante la transición entre empleos.
La transformación en curso es excepcionalmente rápida. En 2004, Chile fue anfitrión y me correspondió invitar a los ministros de educación de APEC. El acuerdo fue propulsar la enseñanza del inglés para comunicarnos. En 2019, todo cambió: ahora el tema es cuándo estarán disponibles aparatos personales de traducción instantánea a todos los idiomas del mundo. El idioma no será barrera entre seres humanos.
La reunión de APEC nos debe servir para evaluar nuestra actual capacidad digital, acortar la brecha que nos separa de los avanzados, estudiar nuevas medidas, e implementar aquellas que debemos adoptar para acercarnos a la punta.
Ver artículo
Fuente: La Tercera, jueves 28 de febrero de 2019

TITULARES

X