Miércoles, Abril 24, 2024

Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático presentará primeros proyectos de hidrógeno verde que realizarán acuerdos voluntarios de participación temprana

DIARIO FINANCIERO – Durante la sesión de este martes del Consejo Directivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático -presidido por el ministro de Economía, Nicolás Grau- se presentarán los primeros dos proyectos de hidrógeno verde que realizarán Acuerdos Voluntarios de Participación Temprana. Ambas iniciativas contemplan el desarrollo del denominado “combustible del futuro” y están localizados en la Región de Magallanes y la Antártica chilena.

Se trata de la Fase 2 del proyecto Haru Oni, ubicado en Laguna Blanca y San Gregorio, de HIF Chile, cuyo foco está en el reemplazo de combustibles convencionales por e-combustibles. Y, además, el Acuerdo Voluntario de Participación Temprana Hidrógeno Verde, Magallanes – Proyecto Frontera, el que generará hidrógeno y amoniaco verde mediante energía eólica.

“Es una medida que valoramos mucho como Gobierno, ahora la estamos impulsando de manera voluntaria, esperando ajustar el proceso y así avanzar a cambios legislativos a futuro”, plantea el ministro de Economía, Nicolás Grau.

Esto implica que, en la práctica, los procesos de participación temprana se realizarán supervisados y acompañados por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático. De esta manera, con el Estado como garante, se busca velar por el cumplimiento de cinco principios: incidencia en las decisiones; inclusión/representación de actores e intereses; igualdad de oportunidades; educación mutua, y transparencia y acceso a la información.

Según explican desde la cartera liderada por Grau, la metodología está concebida para ser implementada en la etapa de diseño del proyecto. Es decir, previo a su ingreso al proceso de evaluación ambiental. Los procesos pueden durar entre seis y 12 meses, y cada uno de ellos será diferente y acordado en conjunto a los titulares de inversión. Estos últimos podrán elegir a los equipos de trabajo desde un registro de facilitadores, que es administrado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático.

En cuanto a los ámbitos de los acuerdos, estos pueden ir desde alcances de la información para la línea base del proyecto; hasta la continuidad de la participación de las comunidades en el proyecto, incluyendo lineamientos generales de cómo se abordarán los impactos socioambientales del proyecto y la contribución del proyecto al desarrollo local y priorización de medidas de beneficio local.

El diseño del instrumento de acuerdos voluntarios de participación temprana recoge -de acuerdo a la cartera- diferentes experiencias que ha tenido el Estado en torno a la participación temprana, y se está trabajando entre los ministerios involucrados en formas de convertir este esquema en el estándar permanente en el desarrollo de grandes proyectos de inversión en el país.

Al respecto, Grau aseguró: “La participación temprana es algo demandado tanto por las comunidades como también por la empresas, porque posibilita que por el lado de las comunidades exista una mayor incidencia, al ser discutidos los proyectos en etapas iniciales, y por el lado de las empresas, porque al involucrar a las comunidades permite evitar a futuro procesos de judicialización o hacerlos menos probables”.

Desde esa perspectica, afirma el secretario de Estado, “es una medida que valoramos mucho como Gobierno, ahora la estamos impulsando de manera voluntaria, esperando ajustar el proceso y así avanzar a cambios legislativos a futuro”.

Las ventajas

Todo lo anterior se da en el contexto en que los Ministerios de Energía, Medio Ambiente y Economía -con el apoyo de la Agencia de Sustentabiidad y Cambio Climático- están impulsando procesos de participación temprana en el marco de proyectos de inversión de hidrógeno verde. Esto, entendiendo que este es un medio para mejorar los estándares de inversión y disminuir su conflictividad.

Desde el Ministerio de Economía explican que los proyectos de hidrógeno verde son clave por su potencial para apoyar la descarbonización a nivel local y global. En esa línea, para cumplir la estrategia que se viene impulsando para desarrollar esta industria, es fundamental que las iniciativas que se concreten sean de carácter inclusivos y sostenibles; y que colaboren con el desarrollo de los territorios donde se insertan.

Por esto, detallan, se ha desarrollado un instrumento de Acuerdos Voluntarios de Participación Temprana que es entendido como un proceso de diálogo en el que se promueve la construcción de acuerdos entre las partes con intereses en el marco de un proyecto de inversión.

Este proceso -añaden- busca mejorar los estándares socioambientales del proyecto y establecer relaciones constructivas en el corto y largo plazo que promueven el desarrollo local.

Así, precisan, la participación temprana incorpora el conocimiento de las comunidades locales dentro del proyecto. Por ejemplo, en su diseño, o en la ejecución de la línea base ambiental. Además, los procesos de participación ciudadana anticipada promueven encadenamientos productivos a través de la disminución de las asimetrías de información entre la ciudadanía y los inversionistas.

Así, como resultado de los procesos de participación temprana, se busca lograr compromisos de carácter socio territorial suscritos por las partes interesadas, y se formulan proyectos de inversión que son diseñados, desarrollados y ejecutados en relación con las comunidades.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 28 de Marzo de 2023

DIARIO FINANCIERO – Durante la sesión de este martes del Consejo Directivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático -presidido por el ministro de Economía, Nicolás Grau- se presentarán los primeros dos proyectos de hidrógeno verde que realizarán Acuerdos Voluntarios de Participación Temprana. Ambas iniciativas contemplan el desarrollo del denominado “combustible del futuro” y están localizados en la Región de Magallanes y la Antártica chilena.

Se trata de la Fase 2 del proyecto Haru Oni, ubicado en Laguna Blanca y San Gregorio, de HIF Chile, cuyo foco está en el reemplazo de combustibles convencionales por e-combustibles. Y, además, el Acuerdo Voluntario de Participación Temprana Hidrógeno Verde, Magallanes – Proyecto Frontera, el que generará hidrógeno y amoniaco verde mediante energía eólica.

“Es una medida que valoramos mucho como Gobierno, ahora la estamos impulsando de manera voluntaria, esperando ajustar el proceso y así avanzar a cambios legislativos a futuro”, plantea el ministro de Economía, Nicolás Grau.

Esto implica que, en la práctica, los procesos de participación temprana se realizarán supervisados y acompañados por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático. De esta manera, con el Estado como garante, se busca velar por el cumplimiento de cinco principios: incidencia en las decisiones; inclusión/representación de actores e intereses; igualdad de oportunidades; educación mutua, y transparencia y acceso a la información.

Según explican desde la cartera liderada por Grau, la metodología está concebida para ser implementada en la etapa de diseño del proyecto. Es decir, previo a su ingreso al proceso de evaluación ambiental. Los procesos pueden durar entre seis y 12 meses, y cada uno de ellos será diferente y acordado en conjunto a los titulares de inversión. Estos últimos podrán elegir a los equipos de trabajo desde un registro de facilitadores, que es administrado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático.

En cuanto a los ámbitos de los acuerdos, estos pueden ir desde alcances de la información para la línea base del proyecto; hasta la continuidad de la participación de las comunidades en el proyecto, incluyendo lineamientos generales de cómo se abordarán los impactos socioambientales del proyecto y la contribución del proyecto al desarrollo local y priorización de medidas de beneficio local.

El diseño del instrumento de acuerdos voluntarios de participación temprana recoge -de acuerdo a la cartera- diferentes experiencias que ha tenido el Estado en torno a la participación temprana, y se está trabajando entre los ministerios involucrados en formas de convertir este esquema en el estándar permanente en el desarrollo de grandes proyectos de inversión en el país.

Al respecto, Grau aseguró: “La participación temprana es algo demandado tanto por las comunidades como también por la empresas, porque posibilita que por el lado de las comunidades exista una mayor incidencia, al ser discutidos los proyectos en etapas iniciales, y por el lado de las empresas, porque al involucrar a las comunidades permite evitar a futuro procesos de judicialización o hacerlos menos probables”.

Desde esa perspectica, afirma el secretario de Estado, “es una medida que valoramos mucho como Gobierno, ahora la estamos impulsando de manera voluntaria, esperando ajustar el proceso y así avanzar a cambios legislativos a futuro”.

Las ventajas

Todo lo anterior se da en el contexto en que los Ministerios de Energía, Medio Ambiente y Economía -con el apoyo de la Agencia de Sustentabiidad y Cambio Climático- están impulsando procesos de participación temprana en el marco de proyectos de inversión de hidrógeno verde. Esto, entendiendo que este es un medio para mejorar los estándares de inversión y disminuir su conflictividad.

Desde el Ministerio de Economía explican que los proyectos de hidrógeno verde son clave por su potencial para apoyar la descarbonización a nivel local y global. En esa línea, para cumplir la estrategia que se viene impulsando para desarrollar esta industria, es fundamental que las iniciativas que se concreten sean de carácter inclusivos y sostenibles; y que colaboren con el desarrollo de los territorios donde se insertan.

Por esto, detallan, se ha desarrollado un instrumento de Acuerdos Voluntarios de Participación Temprana que es entendido como un proceso de diálogo en el que se promueve la construcción de acuerdos entre las partes con intereses en el marco de un proyecto de inversión.

Este proceso -añaden- busca mejorar los estándares socioambientales del proyecto y establecer relaciones constructivas en el corto y largo plazo que promueven el desarrollo local.

Así, precisan, la participación temprana incorpora el conocimiento de las comunidades locales dentro del proyecto. Por ejemplo, en su diseño, o en la ejecución de la línea base ambiental. Además, los procesos de participación ciudadana anticipada promueven encadenamientos productivos a través de la disminución de las asimetrías de información entre la ciudadanía y los inversionistas.

Así, como resultado de los procesos de participación temprana, se busca lograr compromisos de carácter socio territorial suscritos por las partes interesadas, y se formulan proyectos de inversión que son diseñados, desarrollados y ejecutados en relación con las comunidades.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 28 de Marzo de 2023

TITULARES