Miércoles, Mayo 5, 2021

Abren consulta para conocer el estado de avance de la economía circular en América Latina y el Caribe

PAÍS CIRCULAR – Estudio impulsado por el programa EKLA de la Fundación Konrad Adenauer busca generar una radiografía de la situación de este modelo de economía en la región, con el objetivo de crear un insumo para los tomadores de decisiones y detectar aspectos en los que se debiera profundizar. Están invitadas a entregar su opinión todas aquellas personas mayores de 18 años que tengan algún vínculo o se sientan atraídas por algún aspecto del desarrollo sostenible, la economía circular y/o la producción más limpia.

Hace cuatro o cinco años el concepto de economía circular era escasamente conocido en nuestra región y su uso se limitaba a ámbitos muy específicos. Sin embargo, poco a poco ese término se empezó a incorporar a la vida cotidiana, en un principio de la mano del reciclaje, para luego instalarse en contraposición al modelo de economía lineal imperante hasta ahora, que consiste en extraer, producir y desperdiciar.
En los últimos años el concepto de economía circular ha ido penetrando a la sociedad y eso se ha visto reflejado en múltiples iniciativas provenientes de organizaciones internacionales, así como de los sectores público, productivo y académico, entre otros.
Fue así como llegó el momento de conocer cuál es la percepción que existe sobre este modelo de economía, no solo en Chile, sino que en toda América Latina y el Caribe. Para eso, el Programa Regional Seguridad Energética y Cambio Climático en América Latina (EKLA), de la Fundación Konrad Adenauer, está impulsando un estudio que incluye una encuesta ciudadana que estará abierta hasta el domingo 15 de noviembre.
“Queremos tener una radiografía, una foto panorámica de lo que ha estado sucediendo con la economía circular en la región”, explica Andree Henríquez Aravena, investigador a cargo del estudio.
“Eso significa visualizar los avances que ha tenido, las barreras que todavía están presentes y que impiden seguir avanzando, las amenazas -que están dadas fundamentalmente por elementos del entorno- que nos generan dudas respecto del progreso futuro en esta área y, finalmente, las oportunidades que significan para los países de la región implementar este modelo”, agrega Henríquez, subdirector del Observatorio de Innovación de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, e investigador del Centro de Innovación y Economía Circular (CIEC).
El sondeo se compone de 16 preguntas, cada una con varios ítems, y responderlo toma entre siete y nueve minutos. Están invitadas a entregar su opinión todas aquellas personas mayores de 18 años que tengan algún vínculo o se sientan atraídas por algún aspecto del desarrollo sostenible, la economía circular y/o la producción más limpia.
Los temas incluidos en la encuesta son el resultado de un trabajo previo que consistió en entrevistas a 50 especialistas en economía circular, fundamentalmente vinculados a ONGs, empresas, academia y gobiernos, de diversos países de la región, entre ellos Chile, Paraguay, Perú, Ecuador, Guatemala y Panamá, por mencionar algunos. “Las preguntas tienen una validez teórica muy fuerte”, sostiene Henríquez.

¿Para qué serán utilizados los resultados de esta encuesta?
Una de las principales funciones de un instrumento como este es ser un insumo para la toma de decisiones. Cuando se habla de percepciones a veces se piensa que se trata de sentimientos, pero no es solo eso; lo que se percibe es una evaluación de lo que vive el país, hay muchas cosas ahí que son objetivas. En ese caso, esta radiografía permitirá a los tomadores de decisiones, del sector público, privado, de ONGs, y también al consumidor, tener una visión de los esfuerzos y desafíos existentes, y hacer algo al respecto. Por ejemplo, para mencionar algo concreto, el tema de la corrupción no aparece en ningún libro o paper sobre economía circular, pero en las entrevistas que hicimos surgió como un factor fundamental de amenaza para el avance de este modelo en nuestra región; con el sondeo veremos qué cree la gente al respecto y esperamos que eso también motive decisiones.
Por otra parte, este estudio contribuirá a abrir subtemas, es decir, relevar algunos aspectos en los cuales seguir profundizando. Por ejemplo, si se establece que una de las barreras que tiene América Latina para seguir avanzando en la economía circular es que además de la existencia de leyes que la impulsen se necesita la capacidad de implementar esas leyes, se puede empezar a indagar sobre ese punto. O en el caso de que se perciba que se requiere de un cambio de cultura empresarial, se puede pasar a investigar el perfil de los emprendedores que están abrazando la economía circular para ver cómo potenciarla en otros lugares. Es decir, estos datos nos permitirán salir del ámbito de la percepción y empezar a investigar más a fondo, a generar información mucho más precisa, técnica, sociológica, empresarial, etc., que contribuya al avance de este modelo de economía en la región.
¿Por qué realizar este estudio en toda la región?
Porque en América Latina y el Caribe tenemos muchos temas comunes en relación a la economía circular. La región es riquísima en biodiversidad y en recursos en general y, a la vez, es responsable de cuidar eso y de hacerlo de forma conjunta. Asimismo, se ha avanzado en políticas y acciones en los distintos países que permiten tener una base común de conversación. La economía circular plantea que esto debe ser de manera sistémica y nuestra región es un sistema, es decir, no sirve de nada que un solo país haga algo si el resto no hace nada. Tenemos desafíos comunes clave, por ejemplo, para avanzar en temas de innovación – que está en la base de la economía circular-, una región que gasta menos del 0,6% del PIB de sus países en ciencia y tecnología comparte cosas que tiene que resolver.
Europa tiene su proceso al respecto y podemos aprender algunas cosas de ellos, pero acá tiene que tener un sabor propio, que reconozca los elementos positivos y negativos de la región. En América Latina las costumbres de los consumidores y la cultura empresarial son distintas a las europeas, por eso debemos entender que no se trata de tomar un manual y aplicarlo acá. Debemos hacernos cargo de nuestro proceso y por eso el llamado es que todos y todas se tomen un tiempo de su día para responder esta encuesta que nos servirá como región.
¿Cuándo se van a conocer los resultados de la encuesta?
A finales de este mes daremos a conocer un pre informe de los resultados, en el marco del Vaivén-Festival de Economía Circular en América Latina, evento organizado por EKLA que se realizará del 24 al 26 de noviembre. Y a fines de diciembre estará el informe definitivo. Nuestra idea es dar una amplia difusión a estos resultados y, lo más importante, es que toda la data va a quedar disponible de manera abierta, pública y gratuita.
La encuesta está disponible aquí, y se puede responder hasta las 23.59 (hora chilena) del 15 de noviembre.
Ver artículo
Fuente: País Circular, Miércoles 04 de Noviembre de 2020

PAÍS CIRCULAR – Estudio impulsado por el programa EKLA de la Fundación Konrad Adenauer busca generar una radiografía de la situación de este modelo de economía en la región, con el objetivo de crear un insumo para los tomadores de decisiones y detectar aspectos en los que se debiera profundizar. Están invitadas a entregar su opinión todas aquellas personas mayores de 18 años que tengan algún vínculo o se sientan atraídas por algún aspecto del desarrollo sostenible, la economía circular y/o la producción más limpia.

Hace cuatro o cinco años el concepto de economía circular era escasamente conocido en nuestra región y su uso se limitaba a ámbitos muy específicos. Sin embargo, poco a poco ese término se empezó a incorporar a la vida cotidiana, en un principio de la mano del reciclaje, para luego instalarse en contraposición al modelo de economía lineal imperante hasta ahora, que consiste en extraer, producir y desperdiciar.
En los últimos años el concepto de economía circular ha ido penetrando a la sociedad y eso se ha visto reflejado en múltiples iniciativas provenientes de organizaciones internacionales, así como de los sectores público, productivo y académico, entre otros.
Fue así como llegó el momento de conocer cuál es la percepción que existe sobre este modelo de economía, no solo en Chile, sino que en toda América Latina y el Caribe. Para eso, el Programa Regional Seguridad Energética y Cambio Climático en América Latina (EKLA), de la Fundación Konrad Adenauer, está impulsando un estudio que incluye una encuesta ciudadana que estará abierta hasta el domingo 15 de noviembre.
“Queremos tener una radiografía, una foto panorámica de lo que ha estado sucediendo con la economía circular en la región”, explica Andree Henríquez Aravena, investigador a cargo del estudio.
“Eso significa visualizar los avances que ha tenido, las barreras que todavía están presentes y que impiden seguir avanzando, las amenazas -que están dadas fundamentalmente por elementos del entorno- que nos generan dudas respecto del progreso futuro en esta área y, finalmente, las oportunidades que significan para los países de la región implementar este modelo”, agrega Henríquez, subdirector del Observatorio de Innovación de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, e investigador del Centro de Innovación y Economía Circular (CIEC).
El sondeo se compone de 16 preguntas, cada una con varios ítems, y responderlo toma entre siete y nueve minutos. Están invitadas a entregar su opinión todas aquellas personas mayores de 18 años que tengan algún vínculo o se sientan atraídas por algún aspecto del desarrollo sostenible, la economía circular y/o la producción más limpia.
Los temas incluidos en la encuesta son el resultado de un trabajo previo que consistió en entrevistas a 50 especialistas en economía circular, fundamentalmente vinculados a ONGs, empresas, academia y gobiernos, de diversos países de la región, entre ellos Chile, Paraguay, Perú, Ecuador, Guatemala y Panamá, por mencionar algunos. “Las preguntas tienen una validez teórica muy fuerte”, sostiene Henríquez.

¿Para qué serán utilizados los resultados de esta encuesta?
Una de las principales funciones de un instrumento como este es ser un insumo para la toma de decisiones. Cuando se habla de percepciones a veces se piensa que se trata de sentimientos, pero no es solo eso; lo que se percibe es una evaluación de lo que vive el país, hay muchas cosas ahí que son objetivas. En ese caso, esta radiografía permitirá a los tomadores de decisiones, del sector público, privado, de ONGs, y también al consumidor, tener una visión de los esfuerzos y desafíos existentes, y hacer algo al respecto. Por ejemplo, para mencionar algo concreto, el tema de la corrupción no aparece en ningún libro o paper sobre economía circular, pero en las entrevistas que hicimos surgió como un factor fundamental de amenaza para el avance de este modelo en nuestra región; con el sondeo veremos qué cree la gente al respecto y esperamos que eso también motive decisiones.
Por otra parte, este estudio contribuirá a abrir subtemas, es decir, relevar algunos aspectos en los cuales seguir profundizando. Por ejemplo, si se establece que una de las barreras que tiene América Latina para seguir avanzando en la economía circular es que además de la existencia de leyes que la impulsen se necesita la capacidad de implementar esas leyes, se puede empezar a indagar sobre ese punto. O en el caso de que se perciba que se requiere de un cambio de cultura empresarial, se puede pasar a investigar el perfil de los emprendedores que están abrazando la economía circular para ver cómo potenciarla en otros lugares. Es decir, estos datos nos permitirán salir del ámbito de la percepción y empezar a investigar más a fondo, a generar información mucho más precisa, técnica, sociológica, empresarial, etc., que contribuya al avance de este modelo de economía en la región.
¿Por qué realizar este estudio en toda la región?
Porque en América Latina y el Caribe tenemos muchos temas comunes en relación a la economía circular. La región es riquísima en biodiversidad y en recursos en general y, a la vez, es responsable de cuidar eso y de hacerlo de forma conjunta. Asimismo, se ha avanzado en políticas y acciones en los distintos países que permiten tener una base común de conversación. La economía circular plantea que esto debe ser de manera sistémica y nuestra región es un sistema, es decir, no sirve de nada que un solo país haga algo si el resto no hace nada. Tenemos desafíos comunes clave, por ejemplo, para avanzar en temas de innovación – que está en la base de la economía circular-, una región que gasta menos del 0,6% del PIB de sus países en ciencia y tecnología comparte cosas que tiene que resolver.
Europa tiene su proceso al respecto y podemos aprender algunas cosas de ellos, pero acá tiene que tener un sabor propio, que reconozca los elementos positivos y negativos de la región. En América Latina las costumbres de los consumidores y la cultura empresarial son distintas a las europeas, por eso debemos entender que no se trata de tomar un manual y aplicarlo acá. Debemos hacernos cargo de nuestro proceso y por eso el llamado es que todos y todas se tomen un tiempo de su día para responder esta encuesta que nos servirá como región.
¿Cuándo se van a conocer los resultados de la encuesta?
A finales de este mes daremos a conocer un pre informe de los resultados, en el marco del Vaivén-Festival de Economía Circular en América Latina, evento organizado por EKLA que se realizará del 24 al 26 de noviembre. Y a fines de diciembre estará el informe definitivo. Nuestra idea es dar una amplia difusión a estos resultados y, lo más importante, es que toda la data va a quedar disponible de manera abierta, pública y gratuita.
La encuesta está disponible aquí, y se puede responder hasta las 23.59 (hora chilena) del 15 de noviembre.
Ver artículo
Fuente: País Circular, Miércoles 04 de Noviembre de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X