Martes, Mayo 28, 2024

80% de avance tiene instalación de primer puente que cruzará el caudaloso río Baker

EL MERCURIO – Un 80% de avance tiene el tendido de un puente mecano de 57,9 metros de largo sobre el Río Baker, que por primera vez permitirá a comunidades que viven en la ribera oeste del curso ingresar con maquinaria o sacar producción desde sus campos, conectándose con la Carretera Austral.
Con él, los habitantes del sector dejarán atrás décadas de arriesgadas maniobras arreando animales para vadear el río, en peligrosas travesías —muchas veces con costo en vidas— porque la única pasarela tiene restricción de peso que permite solo hasta 3 toneladas.
“Es el primer puente sobre el Baker, el río más caudaloso de Chile. Va a conectar a pioneros que han dependido históricamente de la pasarela y de la balsa, que ha estado hasta dos meses parada en invierno, sin poder operar, explica el alcalde de Cochrane, Patricio Ulloa.
“No se han podido abrir caminos, por ejemplo, a un área de enorme potencial turístico, como es la parte sur de Campo de Hielo Norte”, destaca Ulloa.
El viaducto es uno de los 14 puentes de este tipo que está instalando el Ministerio de Obras Públicas (MOP) en distintos puntos de la Región de Aysén y que, al igual que en Cochrane, conectarán a comunidades de sectores muy apartados.
“Es un programa de conectividad interior que busca unir valles productivos. Es cien por ciento campesino”, destaca el seremi del MOP en Aysén, Néstor Mera.
“La iniciativa se hace en acuerdo con los vecinos, quienes ceden voluntariamente la faja de terreno necesario para las obras, como la instalación de las cepas sobre las que se tienden los puentes”, explica Mera.
Así se agilizan procesos, al no tener que expropiar, por ejemplo.
Y el MOP licita las obras civiles y hace la inspección fiscal, explica Mera, dentro de contratos de conservación global, con lo que se acortan los plazos que tomaría la licitación de diseño y construcción de un puente definitivo.
Dependiendo de los metros de puente, los costos han fluctuado entre $160 millones y $560 millones.
Ya hay dos instalados, seis en ejecución y a fines de 2020 debieran estar los 14 en servicio, sumando más de 220 metros lineales.
La ubicación de cada puente es producto de un acuerdo con las comunidades, que busca “resolver necesidades de muchos años. Esas personas contarán, en la medida que se van instalando, con un flujo directo, permanente, más seguro, para extraer sus producciones y para hacer llegar materias primas para aumentar su desarrollo productivo”, explica la intendenta de Aysén, Geoconda Navarrete.
Y agrega que de esa zona proviene el 20% de toda la leña que consume Cochrane y aunque hay actividad ganadera, su producción se ve frenada por la falta de insumos, como forraje, por ejemplo, porque no pueden entrar camiones con carga. Pese a ello sacan, contra el tiempo, unos 1.600 vacunos y unas 4.500 ovejas al año, además de unos 15 mil kilos de lana”.

Fuente: El Mercurio, Sábado 14 de Septiembre de 2019

EL MERCURIO – Un 80% de avance tiene el tendido de un puente mecano de 57,9 metros de largo sobre el Río Baker, que por primera vez permitirá a comunidades que viven en la ribera oeste del curso ingresar con maquinaria o sacar producción desde sus campos, conectándose con la Carretera Austral.
Con él, los habitantes del sector dejarán atrás décadas de arriesgadas maniobras arreando animales para vadear el río, en peligrosas travesías —muchas veces con costo en vidas— porque la única pasarela tiene restricción de peso que permite solo hasta 3 toneladas.
“Es el primer puente sobre el Baker, el río más caudaloso de Chile. Va a conectar a pioneros que han dependido históricamente de la pasarela y de la balsa, que ha estado hasta dos meses parada en invierno, sin poder operar, explica el alcalde de Cochrane, Patricio Ulloa.
“No se han podido abrir caminos, por ejemplo, a un área de enorme potencial turístico, como es la parte sur de Campo de Hielo Norte”, destaca Ulloa.
El viaducto es uno de los 14 puentes de este tipo que está instalando el Ministerio de Obras Públicas (MOP) en distintos puntos de la Región de Aysén y que, al igual que en Cochrane, conectarán a comunidades de sectores muy apartados.
“Es un programa de conectividad interior que busca unir valles productivos. Es cien por ciento campesino”, destaca el seremi del MOP en Aysén, Néstor Mera.
“La iniciativa se hace en acuerdo con los vecinos, quienes ceden voluntariamente la faja de terreno necesario para las obras, como la instalación de las cepas sobre las que se tienden los puentes”, explica Mera.
Así se agilizan procesos, al no tener que expropiar, por ejemplo.
Y el MOP licita las obras civiles y hace la inspección fiscal, explica Mera, dentro de contratos de conservación global, con lo que se acortan los plazos que tomaría la licitación de diseño y construcción de un puente definitivo.
Dependiendo de los metros de puente, los costos han fluctuado entre $160 millones y $560 millones.
Ya hay dos instalados, seis en ejecución y a fines de 2020 debieran estar los 14 en servicio, sumando más de 220 metros lineales.
La ubicación de cada puente es producto de un acuerdo con las comunidades, que busca “resolver necesidades de muchos años. Esas personas contarán, en la medida que se van instalando, con un flujo directo, permanente, más seguro, para extraer sus producciones y para hacer llegar materias primas para aumentar su desarrollo productivo”, explica la intendenta de Aysén, Geoconda Navarrete.
Y agrega que de esa zona proviene el 20% de toda la leña que consume Cochrane y aunque hay actividad ganadera, su producción se ve frenada por la falta de insumos, como forraje, por ejemplo, porque no pueden entrar camiones con carga. Pese a ello sacan, contra el tiempo, unos 1.600 vacunos y unas 4.500 ovejas al año, además de unos 15 mil kilos de lana”.

Fuente: El Mercurio, Sábado 14 de Septiembre de 2019

TITULARES