Jueves, Enero 26, 2023

Woven City: La nueva ciudad sustentable que se construye en Japón

LA TERCERA –  ¿Cómo nos imaginamos la ciudad del futuro? Hoy claramente las prioridades son muy diferentes a lo que veíamos hace 20 o 30 años. Si antes soñábamos con vehículos voladores o grandes edificios blancos, hoy sabemos que el mundo futurista está más emparentado a la creación de espacios inteligentes, ecológicos y sustentables.
Y precisamente son todas esas ideas las que están detrás de Woven City, un proyecto presentado este año por la empresa japonesa Toyota y el grupo danés de arquitectura Bjarke Ingels Group (BIG) y que busca convertirse en la primera ciudad experimental creada para funcionar con las tendencias más importantes de los últimos tiempos: Smart homes, vehículos autónomos, robótica e inteligencia artificial utilizada en prácticamente todas las áreas de nuestras vidas.
Pero más allá de la tecnología, lo que esta “Ciudad Tejida”, como se traduce su nombre al español, realmente viene a proponer un cambio en la estructura de la planificación de la vida y el tránsito, donde la vida sustentable y la armonía de los lugares se mezcla con construcciones especiales, no contaminantes, y donde la naturaleza es tan importante como la tecnología de punta que podría esperarse de un proyecto nacido en Japón.
Ciudad entrelazada
Woven City es una ciudad más bien pequeña: el proyecto contempla un terreno de 0,7 kilómetros cuadrados que albergaría inicialmente a 2.000 personas, principalmente trabajadores de Toyota y también población retirada que quiera un lugar tranquilo junto a su familia. Emplazada cerca del Monte Fuji, en el valle de Susono, la ciudad está pensada para ser lo más eficiente posible, sin elevar sus emisiones de carbono.
Por ejemplo, todos los edificios del proyecto están construidos con madera, no solo por el impacto ecológico del material sino que también por la tradición milenaria del pueblo nipón de hacer grandes estructuras con este material. Todas las casas y oficinas estarán construidas bajo el principio de los módulos Tatami, estructuras rectangulares que se apilan y permiten mayor eficiencia en la construcción, además de fortaleza. En cada techo, paneles fotovoltaicos dotarán de la energía necesaria para que la ciudad funcione.

Pero quizás la mayor característica de este experimento urbano está en la planificación misma de la ciudad. Woven City estará armada por bloques de 3 x 3, que contendrán 8 unidades de construcción alrededor de una zona central que siempre será de áreas verdes. Esta estructura de grilla permite que el modelo se vaya repitiendo a gran escala, y vista desde arriba, se arma de 9 bloques de 3×3, con una gran área verde central.
Otra de las características de estos bloques de 3 x 3 es que tendrán calles exclusivas para diferentes tipos de vehículos: las calles exteriores serán siempre para automóviles y transporte público, y las del centro se dividirán en calles exclusivamente para peatones y otras para dispositivos de transporte individual, como scooters, bicicletas y otros. De esa forma, se asegura que independiente de cómo te muevas, llegarás de prisa a cualquier lado. La gracia, además, es que cada bloque tendrá una distribución diferente, por lo que se realizará un entramado de calles y formas de transporte que además de limpio, respetará a cada tipo de usuario en rutas pensadas para cada uso: las rutas de autos serán más amplias mientras que las de peatones más angostas, pero rodeadas de verde y poco ruido.
Los automóviles, como adelantamos, serán todos eléctricos y con conducción autónoma, lo que también es facilitado por la forma de grilla de la ciudad, y al tener vías exclusivas solo con otros vehículos, no tiene que estar pensando en evitar accidentes con elementos sorpresivos que aparezcan.
Toda la infraestructura de Woven City estará oculta en una red bajo tierra, con energía que proviene de celdas de hidrógeno, sistemas de filtración y reutilización de agua e incluso envío y entrega de paquetes. La ciudad también servirá como un sitio de pruebas de nuevas tecnologías hechas por Toyota: desde robots que ayudan en la casa hasta sistemas de inteligencia artificial que monitorean la salud de sus habitantes.
Se espera que la construcción de este proyecto comience en el año 2021, y por mientras, podemos ver como es que se la imaginan a través del siguiente video:

Fuente: La Tercera, Lunes 02 de Marzo de 2020

LA TERCERA –  ¿Cómo nos imaginamos la ciudad del futuro? Hoy claramente las prioridades son muy diferentes a lo que veíamos hace 20 o 30 años. Si antes soñábamos con vehículos voladores o grandes edificios blancos, hoy sabemos que el mundo futurista está más emparentado a la creación de espacios inteligentes, ecológicos y sustentables.
Y precisamente son todas esas ideas las que están detrás de Woven City, un proyecto presentado este año por la empresa japonesa Toyota y el grupo danés de arquitectura Bjarke Ingels Group (BIG) y que busca convertirse en la primera ciudad experimental creada para funcionar con las tendencias más importantes de los últimos tiempos: Smart homes, vehículos autónomos, robótica e inteligencia artificial utilizada en prácticamente todas las áreas de nuestras vidas.
Pero más allá de la tecnología, lo que esta “Ciudad Tejida”, como se traduce su nombre al español, realmente viene a proponer un cambio en la estructura de la planificación de la vida y el tránsito, donde la vida sustentable y la armonía de los lugares se mezcla con construcciones especiales, no contaminantes, y donde la naturaleza es tan importante como la tecnología de punta que podría esperarse de un proyecto nacido en Japón.
Ciudad entrelazada
Woven City es una ciudad más bien pequeña: el proyecto contempla un terreno de 0,7 kilómetros cuadrados que albergaría inicialmente a 2.000 personas, principalmente trabajadores de Toyota y también población retirada que quiera un lugar tranquilo junto a su familia. Emplazada cerca del Monte Fuji, en el valle de Susono, la ciudad está pensada para ser lo más eficiente posible, sin elevar sus emisiones de carbono.
Por ejemplo, todos los edificios del proyecto están construidos con madera, no solo por el impacto ecológico del material sino que también por la tradición milenaria del pueblo nipón de hacer grandes estructuras con este material. Todas las casas y oficinas estarán construidas bajo el principio de los módulos Tatami, estructuras rectangulares que se apilan y permiten mayor eficiencia en la construcción, además de fortaleza. En cada techo, paneles fotovoltaicos dotarán de la energía necesaria para que la ciudad funcione.

Pero quizás la mayor característica de este experimento urbano está en la planificación misma de la ciudad. Woven City estará armada por bloques de 3 x 3, que contendrán 8 unidades de construcción alrededor de una zona central que siempre será de áreas verdes. Esta estructura de grilla permite que el modelo se vaya repitiendo a gran escala, y vista desde arriba, se arma de 9 bloques de 3×3, con una gran área verde central.
Otra de las características de estos bloques de 3 x 3 es que tendrán calles exclusivas para diferentes tipos de vehículos: las calles exteriores serán siempre para automóviles y transporte público, y las del centro se dividirán en calles exclusivamente para peatones y otras para dispositivos de transporte individual, como scooters, bicicletas y otros. De esa forma, se asegura que independiente de cómo te muevas, llegarás de prisa a cualquier lado. La gracia, además, es que cada bloque tendrá una distribución diferente, por lo que se realizará un entramado de calles y formas de transporte que además de limpio, respetará a cada tipo de usuario en rutas pensadas para cada uso: las rutas de autos serán más amplias mientras que las de peatones más angostas, pero rodeadas de verde y poco ruido.
Los automóviles, como adelantamos, serán todos eléctricos y con conducción autónoma, lo que también es facilitado por la forma de grilla de la ciudad, y al tener vías exclusivas solo con otros vehículos, no tiene que estar pensando en evitar accidentes con elementos sorpresivos que aparezcan.
Toda la infraestructura de Woven City estará oculta en una red bajo tierra, con energía que proviene de celdas de hidrógeno, sistemas de filtración y reutilización de agua e incluso envío y entrega de paquetes. La ciudad también servirá como un sitio de pruebas de nuevas tecnologías hechas por Toyota: desde robots que ayudan en la casa hasta sistemas de inteligencia artificial que monitorean la salud de sus habitantes.
Se espera que la construcción de este proyecto comience en el año 2021, y por mientras, podemos ver como es que se la imaginan a través del siguiente video:

Fuente: La Tercera, Lunes 02 de Marzo de 2020

TITULARES