Sábado, Abril 13, 2024

Unir Chile por tierra y mar tardaría al menos 52 años y costaría más de US$ 8 mil millones

EL PINGÜINO – Cuando el joven zar ruso Nicolás II quiso unir por tren la Rusia Europea con el Pacífico, a través de Siberia, muchos pensaron que era imposible. Otros que debía hacerse a paso lento, aunque tardara un siglo.

Pero el zar era joven y se lanzó a la idea costara lo que costara. Así nació el famoso Transiberiano que pronto colapsó. En el camino arruinó al imperio y el zar terminó ejecutado.

Finalmente, un siglo después, tal y como decían las voces más sabias de la corte imperial, el Transiberiano logró consolidarse y convertirse en el legendario tren que opera hasta nuestros días.

Actualmente, nadie discute su importancia de este tren, aunque el trágico camino elegido dejó varias lecciones: no hay que arredrarse ante tareas tan titánicas, pero hay que actuar con cautela.

Lo anterior, bien puede servir para ilustrar la forma cómo el Estado de Chile ha enfrentado uno de los sueños más queridos y secretos de la Patagonia chilena, unir todo el territorio nacional por tierra y mar.

Estudio MOP
El Ministerio de Obras Públicas concluyó a fines del año pasado, la actualización de un estudio base, realizado hace seis años, para la construcción de una ruta de mil kilómetros que una por tierra y mar, Puerto Natales, en la región de Magallanes, con Caleta Yungay, en la región de Aysén, punto que serviría de enlace con la Carretera Austral.

El seremi de Obras Públicas, José Luis Hernández, explicó: “El estudio concluyó que el proyecto es viable, ejecutable, pero no está dentro de las prioridades actuales del ministerio como una ruta a impulsar a mediano plazo”.

-¿Archivado?
“No, no está archivado, está dentro de la carpeta de proyectos del MOP, pero no está pensado de ejecutar en un corto plazo”.

Y no es para menos. Hernández informó que el estudio arrojó que una obra semejante costaría 8,2 millones de dólares por kilómetro y consistiría en una senda de penetración con carpeta granular de aproximadamente mil kilómetros de extensión, a lo que habría que sumar los numerosos trasbordos a través de los canales.

El proyecto tardaría en ejecutarse, al menos, 52 años, en caso que se trabaje por etapas superpuestas, es decir, que mientras se construye una etapa, se formulan los estudios para la siguiente, explicó la autoridad.

Y no es todo. “Sería necesario también analizar aspectos ambientales, sociales, económicos y establecer la institucionalidad de cómo se va a ejecutar el proyecto”.

Aun así, el Estado no ha dejado de realizar estudios y actualizarlos, a través de los sucesivos gobiernos, con lo cual el proyecto sigue latente, bajo esos términos.

-¿Vale la pena?
“Es un poco lo que se está haciendo en Vicuña Yendegaia, donde vamos a llegar a 25 años de ejecución total del proyecto, pero este sigue adelante”.

Aún así, la autoridad regional no duda en su importancia. “Es una ruta que pasa por varios sectores de gran interés turístico, como los Campos de Hielo Sur o paisajes marinos a los que nadie puede llegar si no es por una ruta como ésta, la cual sería una ruta bimodal, con varios tramos por tierra y otros en barcaza”.

A lo largo de este enorme territorio de selva virgen y canales, solo subsiste Puerto Edén, una localidad de apenas 170 habitantes, acaso la más aislada de Chile, pues se requieren 27 horas de navegación para llegar hasta allí.

Alrededor suyo, solo existe una vasta soledad repleta de belleza y oportunidades.

Ver artículo

Fuente: El Pingüino, Lunes 11 de Marzo de 2024

EL PINGÜINO – Cuando el joven zar ruso Nicolás II quiso unir por tren la Rusia Europea con el Pacífico, a través de Siberia, muchos pensaron que era imposible. Otros que debía hacerse a paso lento, aunque tardara un siglo.

Pero el zar era joven y se lanzó a la idea costara lo que costara. Así nació el famoso Transiberiano que pronto colapsó. En el camino arruinó al imperio y el zar terminó ejecutado.

Finalmente, un siglo después, tal y como decían las voces más sabias de la corte imperial, el Transiberiano logró consolidarse y convertirse en el legendario tren que opera hasta nuestros días.

Actualmente, nadie discute su importancia de este tren, aunque el trágico camino elegido dejó varias lecciones: no hay que arredrarse ante tareas tan titánicas, pero hay que actuar con cautela.

Lo anterior, bien puede servir para ilustrar la forma cómo el Estado de Chile ha enfrentado uno de los sueños más queridos y secretos de la Patagonia chilena, unir todo el territorio nacional por tierra y mar.

Estudio MOP
El Ministerio de Obras Públicas concluyó a fines del año pasado, la actualización de un estudio base, realizado hace seis años, para la construcción de una ruta de mil kilómetros que una por tierra y mar, Puerto Natales, en la región de Magallanes, con Caleta Yungay, en la región de Aysén, punto que serviría de enlace con la Carretera Austral.

El seremi de Obras Públicas, José Luis Hernández, explicó: “El estudio concluyó que el proyecto es viable, ejecutable, pero no está dentro de las prioridades actuales del ministerio como una ruta a impulsar a mediano plazo”.

-¿Archivado?
“No, no está archivado, está dentro de la carpeta de proyectos del MOP, pero no está pensado de ejecutar en un corto plazo”.

Y no es para menos. Hernández informó que el estudio arrojó que una obra semejante costaría 8,2 millones de dólares por kilómetro y consistiría en una senda de penetración con carpeta granular de aproximadamente mil kilómetros de extensión, a lo que habría que sumar los numerosos trasbordos a través de los canales.

El proyecto tardaría en ejecutarse, al menos, 52 años, en caso que se trabaje por etapas superpuestas, es decir, que mientras se construye una etapa, se formulan los estudios para la siguiente, explicó la autoridad.

Y no es todo. “Sería necesario también analizar aspectos ambientales, sociales, económicos y establecer la institucionalidad de cómo se va a ejecutar el proyecto”.

Aun así, el Estado no ha dejado de realizar estudios y actualizarlos, a través de los sucesivos gobiernos, con lo cual el proyecto sigue latente, bajo esos términos.

-¿Vale la pena?
“Es un poco lo que se está haciendo en Vicuña Yendegaia, donde vamos a llegar a 25 años de ejecución total del proyecto, pero este sigue adelante”.

Aún así, la autoridad regional no duda en su importancia. “Es una ruta que pasa por varios sectores de gran interés turístico, como los Campos de Hielo Sur o paisajes marinos a los que nadie puede llegar si no es por una ruta como ésta, la cual sería una ruta bimodal, con varios tramos por tierra y otros en barcaza”.

A lo largo de este enorme territorio de selva virgen y canales, solo subsiste Puerto Edén, una localidad de apenas 170 habitantes, acaso la más aislada de Chile, pues se requieren 27 horas de navegación para llegar hasta allí.

Alrededor suyo, solo existe una vasta soledad repleta de belleza y oportunidades.

Ver artículo

Fuente: El Pingüino, Lunes 11 de Marzo de 2024

TITULARES