Lunes, Mayo 17, 2021

Un puerto de futuro, por Franco Brzovic

DIARIO FINANCIERO – El Proyecto de Puerto Exterior que se construirá en la provincia de San Antonio es una de las obras de infraestructura pública más emblemática en la historia de nuestro país. Reforzará el compromiso de Chile en su desarrollo económico y social con un fuerte énfasis del comercio exterior, creando un polo productivo de gran beneficio para la Región de Valparaíso y para el país.

Quienes participamos de este proyecto –que una vez en operación permitirá duplicar la capacidad de transferencia de carga de la Región– creemos que Puerto Exterior no puede seguir esperando. Se trata de una obra única y relevante para mantener la competitividad portuaria de Chile a nivel latinoamericano y para iniciar la reactivación económica y laboral que San Antonio y el país se merecen.
De hecho, se trata de una iniciativa de Estado que se viene analizando desde hace décadas. Lo señaló el ex Presidente Ricardo Lagos, cuando afirmó que San Antonio es el lugar indicado para la operación de Puerto Exterior. Más tarde, la ex Presidenta Michelle Bachelet concretó el anuncio y el Presidente Sebastián Piñera lo reconfirmó en su cuenta pública del año 2018.
Para su construcción, la Empresa Puerto San Antonio ha realizado, junto a especialistas de renombre, un análisis detallado de sus externalidades negativas, una escucha ciudadana anticipada y voluntaria y se apresta a realizar el proceso de consulta ciudadana obligatoria que contempla este tipo de iniciativas para su aprobación ambiental. El camino que nos hemos trazado está destinado a reforzar la contribución de San Antonio en términos portuarios, pero de la mano de un puerto sustentable y de su población.
Un proyecto de estas características, que contempla una inversión total de US$ 3.500 millones, generación de 1.100 nuevos empleos en la etapa de construcción y cerca de 2.000 nuevos puestos de trabajo una vez que estén operando los dos nuevos terminales, también permitirá generar distintas iniciativas de emprendimiento en áreas tan relevantes como el turismo, la vivienda, el comercio local, la gastronomía, la infraestructura vial y el transporte y talleres mecánicos e industriales de distinta naturaleza, ámbitos de nuestra vida diaria que hoy requieren con urgencia iniciativas concretas para su reactivación y proyección a mediano y largo plazo.
El beneficio es para el país y para los habitantes de San Antonio, ciudad que será el centro neurálgico de todo el comercio exterior de Chile. En la industria portuaria, la planificación de proyectos debe ser a largo plazo. Si no nos queremos quedar atrás, cuando otros puertos del continente ya están ampliando sus instalaciones, ahora es el momento.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Viernes 25 de Septiembre de 2020

DIARIO FINANCIERO – El Proyecto de Puerto Exterior que se construirá en la provincia de San Antonio es una de las obras de infraestructura pública más emblemática en la historia de nuestro país. Reforzará el compromiso de Chile en su desarrollo económico y social con un fuerte énfasis del comercio exterior, creando un polo productivo de gran beneficio para la Región de Valparaíso y para el país.

Quienes participamos de este proyecto –que una vez en operación permitirá duplicar la capacidad de transferencia de carga de la Región– creemos que Puerto Exterior no puede seguir esperando. Se trata de una obra única y relevante para mantener la competitividad portuaria de Chile a nivel latinoamericano y para iniciar la reactivación económica y laboral que San Antonio y el país se merecen.
De hecho, se trata de una iniciativa de Estado que se viene analizando desde hace décadas. Lo señaló el ex Presidente Ricardo Lagos, cuando afirmó que San Antonio es el lugar indicado para la operación de Puerto Exterior. Más tarde, la ex Presidenta Michelle Bachelet concretó el anuncio y el Presidente Sebastián Piñera lo reconfirmó en su cuenta pública del año 2018.
Para su construcción, la Empresa Puerto San Antonio ha realizado, junto a especialistas de renombre, un análisis detallado de sus externalidades negativas, una escucha ciudadana anticipada y voluntaria y se apresta a realizar el proceso de consulta ciudadana obligatoria que contempla este tipo de iniciativas para su aprobación ambiental. El camino que nos hemos trazado está destinado a reforzar la contribución de San Antonio en términos portuarios, pero de la mano de un puerto sustentable y de su población.
Un proyecto de estas características, que contempla una inversión total de US$ 3.500 millones, generación de 1.100 nuevos empleos en la etapa de construcción y cerca de 2.000 nuevos puestos de trabajo una vez que estén operando los dos nuevos terminales, también permitirá generar distintas iniciativas de emprendimiento en áreas tan relevantes como el turismo, la vivienda, el comercio local, la gastronomía, la infraestructura vial y el transporte y talleres mecánicos e industriales de distinta naturaleza, ámbitos de nuestra vida diaria que hoy requieren con urgencia iniciativas concretas para su reactivación y proyección a mediano y largo plazo.
El beneficio es para el país y para los habitantes de San Antonio, ciudad que será el centro neurálgico de todo el comercio exterior de Chile. En la industria portuaria, la planificación de proyectos debe ser a largo plazo. Si no nos queremos quedar atrás, cuando otros puertos del continente ya están ampliando sus instalaciones, ahora es el momento.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Viernes 25 de Septiembre de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X