Martes, Septiembre 21, 2021

Solo ocho comunas cuentan con más del 65% del pavimento en buen estado

EL MERCURIO – La calle Tupungato, en Conchalí, se extiende por poco más de un kilómetro a través de un barrio residencial, por lo que no cuenta con un alto flujo vehicular. Sin embargo, los autos que pasan por allí deben esquivar baches que incluso se extienden hasta las veredas.
Y no es un caso aislado, ya que situaciones similares se pueden observar en todas las comunas urbanas del país, dificultando el tránsito vehicular y el desplazamiento de peatones, lo que aumenta el riego de accidentes.
Así lo reflejó el Sistema de Indicadores y Estándares de Desarrollo Urbano (Siedu) que presentó el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) en colaboración con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) y el Instituto Nacional de Estadisticas (INE).
En materia de calidad del espacio público, ninguna de las 117 comunas analizadas por la medición cumple con el estándar que fijó el CNDU, que estableció que el 100% de las manzanas de un territorio debe tener pavimentos en buen estado.
Lejos de eso, pocas zonas se acercan al óptimo. Solo ocho comunas cuentan con más del 65% de sus manzanas con veredas y calzadas en buen estado. Lideran Rauco, en la Región del Maule, (79,68%) y Las Condes (77,15%).
En el otro extremo, algunas presentan deterioro en casi todas sus cuadras, como las siete en las que no más del 15% de las manzanas cuenta con pavimentos bien conservados.
Más esfuerzos
El último año se han impulsado y fortalecido diferentes iniciativas para facilitar los procesos de pavimentación. El Minvu lanzó el proyecto “Vive tu Vereda”, que es parte del Programa de Pavimentación Participativa y busca que los mismos vecinos puedan organizarse para que, con ayuda de su municipio, reparen aceras, pasajes y calles.
Otra medida fue la aprobación de una ley, en octubre, que modificó la Ley de Pavimentación Comunal y facultó a las comunas para que realicen estas obras sin la supervisión del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu). Eso sí, pueden ejecutarlas siempre y cuando los baches no tengan más de 20 m de diámetro, y posean los recursos económicos para ello.
Ese es el punto donde las comunas presentan objeciones. El presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) y alcalde de Puente Alto, Germán Codina, dice que “a los municipios se les faculta y se les entrega la posibilidad de intervenir en distintos asuntos, pero los recursos siguen radicados a nivel central”.
Similar opinión tiene el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri: “Nos declararnos como un municipio que no tiene los recursos suficientes para hacer todos los arreglos necesarios”, afirma, por lo que han optado por postular a programas del Gobierno Regional y el Minvu. “Ya tenemos $2 mil millones en ejecución”.
Incluso en Providencia, una de las comunas mejor evaluadas dentro del ranking , la alcaldesa Evelyn Matthei asegura que “cuando yo llegué había un reclamo generalizado por el pésimo estado de muchas calles” y que muchas personas se han accidentado por esta razón.
La jefa comunal plantea que las mejoras se produjeron luego de que recortaran presupuesto de otras áreas para cuadruplicar la inversión en espacio público.
Ver Artículo
Fuente: El Mercurio, lunes 29 de Abril de 2019

EL MERCURIO – La calle Tupungato, en Conchalí, se extiende por poco más de un kilómetro a través de un barrio residencial, por lo que no cuenta con un alto flujo vehicular. Sin embargo, los autos que pasan por allí deben esquivar baches que incluso se extienden hasta las veredas.
Y no es un caso aislado, ya que situaciones similares se pueden observar en todas las comunas urbanas del país, dificultando el tránsito vehicular y el desplazamiento de peatones, lo que aumenta el riego de accidentes.
Así lo reflejó el Sistema de Indicadores y Estándares de Desarrollo Urbano (Siedu) que presentó el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) en colaboración con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) y el Instituto Nacional de Estadisticas (INE).
En materia de calidad del espacio público, ninguna de las 117 comunas analizadas por la medición cumple con el estándar que fijó el CNDU, que estableció que el 100% de las manzanas de un territorio debe tener pavimentos en buen estado.
Lejos de eso, pocas zonas se acercan al óptimo. Solo ocho comunas cuentan con más del 65% de sus manzanas con veredas y calzadas en buen estado. Lideran Rauco, en la Región del Maule, (79,68%) y Las Condes (77,15%).
En el otro extremo, algunas presentan deterioro en casi todas sus cuadras, como las siete en las que no más del 15% de las manzanas cuenta con pavimentos bien conservados.
Más esfuerzos
El último año se han impulsado y fortalecido diferentes iniciativas para facilitar los procesos de pavimentación. El Minvu lanzó el proyecto “Vive tu Vereda”, que es parte del Programa de Pavimentación Participativa y busca que los mismos vecinos puedan organizarse para que, con ayuda de su municipio, reparen aceras, pasajes y calles.
Otra medida fue la aprobación de una ley, en octubre, que modificó la Ley de Pavimentación Comunal y facultó a las comunas para que realicen estas obras sin la supervisión del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu). Eso sí, pueden ejecutarlas siempre y cuando los baches no tengan más de 20 m de diámetro, y posean los recursos económicos para ello.
Ese es el punto donde las comunas presentan objeciones. El presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) y alcalde de Puente Alto, Germán Codina, dice que “a los municipios se les faculta y se les entrega la posibilidad de intervenir en distintos asuntos, pero los recursos siguen radicados a nivel central”.
Similar opinión tiene el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri: “Nos declararnos como un municipio que no tiene los recursos suficientes para hacer todos los arreglos necesarios”, afirma, por lo que han optado por postular a programas del Gobierno Regional y el Minvu. “Ya tenemos $2 mil millones en ejecución”.
Incluso en Providencia, una de las comunas mejor evaluadas dentro del ranking , la alcaldesa Evelyn Matthei asegura que “cuando yo llegué había un reclamo generalizado por el pésimo estado de muchas calles” y que muchas personas se han accidentado por esta razón.
La jefa comunal plantea que las mejoras se produjeron luego de que recortaran presupuesto de otras áreas para cuadruplicar la inversión en espacio público.
Ver Artículo
Fuente: El Mercurio, lunes 29 de Abril de 2019

TITULARES

X