Lunes, Mayo 17, 2021

Saturación de redes: ¿y la competencia?, por Andrea Butelmann y Carolina Horn

DIARIO FINANCIERO – En seis comunas de Santiago y tres de regiones se mantiene la cuarentena total y todo el mundo es convocado a quedarse en la casa, hacer teletrabajo, asistir o impartir clases online, y ojalá realizar todas sus actividades por medios electrónicos. Esto pone a prueba la capacidad de nuestras redes fijas y móviles. Los usuarios de VTR hemos experimentado su incapacidad de mantener una adecuada continuidad y calidad de servicio y las redes móviles están operando al límite de su capacidad. ¿Por qué?

Porque en Chile no se exige cumplir con niveles de calidad de servicio, ni tampoco, en el caso de los operadores móviles, desplegar redes en las bandas de frecuencia que se les asignan mediante concurso público. El problema se agrava si vemos lo poco equitativa que es la distribución del espectro radioeléctrico –insumo indispensable en el caso de telecomunicaciones móviles-, ya que tal asimetría lleva a que la competencia no produzca los efectos esperados. Básicamente, los operadores con mayor cantidad de espectro no requieren invertir tanto en el despliegue de redes para competir con los que tienen menos. Es decir, tienen menores costos, pero éstos no se transfieren a los consumidores en la forma de menores precios, mayor calidad o cobertura, puesto que la intensidad competitiva que imprime el operador con menos espectro, y mayores costos, no es suficiente.
Tres operadores (Entel, Claro y Movistar) concentran el 100% de las bandas bajo 1 MHz, que son las de mayor cobertura geográfica y las que penetran interiores y nos permiten conectarnos desde dentro de nuestras casas. Wom no tiene bandas bajas y tiene menos de la mitad del espectro que tienen Entel, Claro y Movistar. VTR tiene 30 MHz, en bandas medias, pero no lo usa. El grado de inequidad en bandas bajas nos lleva a ser el tercer país más inequitativo en cuanto a distribución de espectro radioelécrico (2017) y el segundo peor en velocidad promedio de la OCDE (2018).
Así, el escenario de competencia de operadores móviles con red se compone de cuatro actores con asignaciones desiguales de este insumo esencial, que se traducen en una baja rivalidad competitiva. Entel tiene 150 MHz, Claro y Movistar 115 MHz cada uno, y Wom tiene 60 MHz.
En un estudio presentado ante el TDLC el año pasado constatamos que la empresa con menor asignación de espectro tiene mayor eficiencia en su uso, al tener mayor tráfico por MHz asignado y mayor número de conexiones por MHz asignado. Si tomamos los datos de junio para la cantidad de datos por unidad de espectro radioeléctrico, WOM superaba a Movistar en 45%, a Claro en 160% y a Entel en 180%, aproximadamente.
Eso nos habla de lo poco que usan el espectro radioeléctrico las empresas móviles tradicionales y de la calidad de servicio que podríamos tener si este bien nacional de uso público se usara para dar mejor servicio y no para acapararlo y evitar que entren o crezcan competidores.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Viernes 03 de Abril de 2020

DIARIO FINANCIERO – En seis comunas de Santiago y tres de regiones se mantiene la cuarentena total y todo el mundo es convocado a quedarse en la casa, hacer teletrabajo, asistir o impartir clases online, y ojalá realizar todas sus actividades por medios electrónicos. Esto pone a prueba la capacidad de nuestras redes fijas y móviles. Los usuarios de VTR hemos experimentado su incapacidad de mantener una adecuada continuidad y calidad de servicio y las redes móviles están operando al límite de su capacidad. ¿Por qué?

Porque en Chile no se exige cumplir con niveles de calidad de servicio, ni tampoco, en el caso de los operadores móviles, desplegar redes en las bandas de frecuencia que se les asignan mediante concurso público. El problema se agrava si vemos lo poco equitativa que es la distribución del espectro radioeléctrico –insumo indispensable en el caso de telecomunicaciones móviles-, ya que tal asimetría lleva a que la competencia no produzca los efectos esperados. Básicamente, los operadores con mayor cantidad de espectro no requieren invertir tanto en el despliegue de redes para competir con los que tienen menos. Es decir, tienen menores costos, pero éstos no se transfieren a los consumidores en la forma de menores precios, mayor calidad o cobertura, puesto que la intensidad competitiva que imprime el operador con menos espectro, y mayores costos, no es suficiente.
Tres operadores (Entel, Claro y Movistar) concentran el 100% de las bandas bajo 1 MHz, que son las de mayor cobertura geográfica y las que penetran interiores y nos permiten conectarnos desde dentro de nuestras casas. Wom no tiene bandas bajas y tiene menos de la mitad del espectro que tienen Entel, Claro y Movistar. VTR tiene 30 MHz, en bandas medias, pero no lo usa. El grado de inequidad en bandas bajas nos lleva a ser el tercer país más inequitativo en cuanto a distribución de espectro radioelécrico (2017) y el segundo peor en velocidad promedio de la OCDE (2018).
Así, el escenario de competencia de operadores móviles con red se compone de cuatro actores con asignaciones desiguales de este insumo esencial, que se traducen en una baja rivalidad competitiva. Entel tiene 150 MHz, Claro y Movistar 115 MHz cada uno, y Wom tiene 60 MHz.
En un estudio presentado ante el TDLC el año pasado constatamos que la empresa con menor asignación de espectro tiene mayor eficiencia en su uso, al tener mayor tráfico por MHz asignado y mayor número de conexiones por MHz asignado. Si tomamos los datos de junio para la cantidad de datos por unidad de espectro radioeléctrico, WOM superaba a Movistar en 45%, a Claro en 160% y a Entel en 180%, aproximadamente.
Eso nos habla de lo poco que usan el espectro radioeléctrico las empresas móviles tradicionales y de la calidad de servicio que podríamos tener si este bien nacional de uso público se usara para dar mejor servicio y no para acapararlo y evitar que entren o crezcan competidores.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, Viernes 03 de Abril de 2020

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X