Lunes, Junio 24, 2024

San Antonio, el turno de la ciudad, por Alberto Texido

DIARIO FINANCIERO – La evaluación ambiental del proyecto Puerto Exterior de San Antonio continúa avanzando. Y a la par, la iniciativa sigue convocando a diversos actores que coinciden en la necesidad de materializar esta obra, los que van desde el Presidente Boric hasta expertos de universidades y centros de estudios, sumando una preocupación que se ha hecho evidente y, de no ser resuelta, crecerá con el tiempo.

En ese marco, surge la pregunta: ¿Es posible que el puerto más grande, moderno e importante del país no logre -más allá de su recinto- contribuir a elevar los estándares urbanos y ambientales de la ciudad y su entorno?

En lo inmediato, la activación de los Consejos de Coordinación Ciudad Puerto de la región ha permitido exponer variadas posiciones de actores públicos, privados y organizaciones sociales, sin comprometer aún obras complementarias a la infraestructura principal para las próximas décadas. En paralelo, nuevos estudios académicos han intentado dar una mirada global del problema, necesariamente multisectorial y multidisciplinar, para vislumbrar alternativas que den ubicación y dimensiones a iniciativas que evolucionen hacia proyectos que transformen la comuna y recompongan el medioambiente, adyacentes al nuevo puerto.

Esta es una de las razones por las que la inversión que hará crecer al puerto es la oportunidad de nuevas intervenciones complementarias, desde el vínculo público privado que surge del formato concesionable, hasta las acciones públicas que lo complementan, resolviendo externalidades y creando capacidad de gatillar nuevas intervenciones urbanas privadas.

De este modo, es posible comenzar a plantear proyectos que, adaptando exitosas experiencias internacionales, eleven los estándares urbanos y ambientales de San Antonio. Esto se podría materializar con nuevos parques de amortiguación, playas artificiales, mejoramiento de caletas, reordenamientos urbanos ante el déficit de vivienda y recuperación del centro. A esto se suma la instalación de corredores ambientales que resguarden la desembocadura del Maipo, innovando en adaptaciones requeridas ante los ya reconocibles efectos del cambio climático.

Esta información -difundida y en etapa de referencial-, merece la oportunidad de avanzar en su viabilidad técnica y pertinencia socioambiental. Más allá de su disponibilidad, se requiere, especialmente, activar la iniciativa ministerial que genere un verdadero soporte a la promotora del proyecto, que es la empresa portuaria. Esta compañía debe asumir -con una eventual intermediación externa y más allá de los empleos y las toneladas movilizadas- que hay una responsabilidad allá afuera que puede y debe ser asumida.

El puerto es necesario y avanza. Esta enorme inversión irá resolviendo su complementariedad. Para su materialización se requerirán voluntades, pero hay que buscar espacios de colaboración y coordinación entre los actores, con nuevos proyectos y compromisos, pues sólo de esta manera será el turno de mejorar los estándares de la ciudad.

ALBERTO TEXIDO ZLATAR, Arquitecto, Académico U. de Chile, Consejero CPI

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 3 de Febrero de 2023

DIARIO FINANCIERO – La evaluación ambiental del proyecto Puerto Exterior de San Antonio continúa avanzando. Y a la par, la iniciativa sigue convocando a diversos actores que coinciden en la necesidad de materializar esta obra, los que van desde el Presidente Boric hasta expertos de universidades y centros de estudios, sumando una preocupación que se ha hecho evidente y, de no ser resuelta, crecerá con el tiempo.

En ese marco, surge la pregunta: ¿Es posible que el puerto más grande, moderno e importante del país no logre -más allá de su recinto- contribuir a elevar los estándares urbanos y ambientales de la ciudad y su entorno?

En lo inmediato, la activación de los Consejos de Coordinación Ciudad Puerto de la región ha permitido exponer variadas posiciones de actores públicos, privados y organizaciones sociales, sin comprometer aún obras complementarias a la infraestructura principal para las próximas décadas. En paralelo, nuevos estudios académicos han intentado dar una mirada global del problema, necesariamente multisectorial y multidisciplinar, para vislumbrar alternativas que den ubicación y dimensiones a iniciativas que evolucionen hacia proyectos que transformen la comuna y recompongan el medioambiente, adyacentes al nuevo puerto.

Esta es una de las razones por las que la inversión que hará crecer al puerto es la oportunidad de nuevas intervenciones complementarias, desde el vínculo público privado que surge del formato concesionable, hasta las acciones públicas que lo complementan, resolviendo externalidades y creando capacidad de gatillar nuevas intervenciones urbanas privadas.

De este modo, es posible comenzar a plantear proyectos que, adaptando exitosas experiencias internacionales, eleven los estándares urbanos y ambientales de San Antonio. Esto se podría materializar con nuevos parques de amortiguación, playas artificiales, mejoramiento de caletas, reordenamientos urbanos ante el déficit de vivienda y recuperación del centro. A esto se suma la instalación de corredores ambientales que resguarden la desembocadura del Maipo, innovando en adaptaciones requeridas ante los ya reconocibles efectos del cambio climático.

Esta información -difundida y en etapa de referencial-, merece la oportunidad de avanzar en su viabilidad técnica y pertinencia socioambiental. Más allá de su disponibilidad, se requiere, especialmente, activar la iniciativa ministerial que genere un verdadero soporte a la promotora del proyecto, que es la empresa portuaria. Esta compañía debe asumir -con una eventual intermediación externa y más allá de los empleos y las toneladas movilizadas- que hay una responsabilidad allá afuera que puede y debe ser asumida.

El puerto es necesario y avanza. Esta enorme inversión irá resolviendo su complementariedad. Para su materialización se requerirán voluntades, pero hay que buscar espacios de colaboración y coordinación entre los actores, con nuevos proyectos y compromisos, pues sólo de esta manera será el turno de mejorar los estándares de la ciudad.

ALBERTO TEXIDO ZLATAR, Arquitecto, Académico U. de Chile, Consejero CPI

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Viernes 3 de Febrero de 2023

TITULARES