Viernes, Mayo 7, 2021

Salud evalúa reasignar fondos o crédito externo para Sótero del Río

LA TERCERA – “El mecanismo de financiamiento es lo que hoy nos tiene buscando distintas alternativas, que van desde financiarlo vía sectorial, hasta pedir un crédito internacional”, adelantó hoy Luis Barrios, jefe de Inversiones del Ministerio de Salud, tras conocerse la negativa de Hacienda a la solicitud de asignar recursos adicionales para la construcción del Hospital Sótero del Río.

Las gestiones de la cartera se enmarcan en los recursos adicionales ($ 745 millones) que requirió el ministro de Salud, Emilio Santelices, para priorizar la reposición del recinto, asegurando los flujos de gasto del proyecto de $ 390.910 millones (más de US$ 600 millones), cuya construcción está programada entre 2019 y 2023.

La respuesta de su par de Hacienda fue negativa. En un oficio fechado el 18 de junio pasado, Felipe Larraín recalcó que la cartera de Salud debe “evaluar un mecanismo de financiamiento” para el Sótero del Río, dado que el 95% del presupuesto contemplado en 2018 -de $ 452 mil millones- para financiar el plan de inversiones hospitalarias, impulsado por la administración anterior, ya está comprometido, lo que “no deja holgura presupuestaria para nuevas iniciativas”.

De hecho, según el cálculo que realizó Salud, los recursos para el área de inversiones durante los próximos tres años ya están vinculados a obras entre un 80,9% y un 84,8%.
Hacienda informó que los proyectos comprometidos son 240, que incluyen 26 hospitales, 62 Cesfam, 17 Cecosf y 53 Servicios de Urgencia de Alta Resolutividad (SAR), entre otros. “A pesar de lo anterior, el Ministerio de Salud de la administración anterior no priorizó al Hospital Sótero del Río dentro de su cartera de proyectos 2019-2026, en la que sí se encuentran los 26 hospitales ya mencionados y que se están ejecutando”.

Además, desde el gobierno se criticó que, al momento de recibir la cartera de proyectos, la cartera de Santelices haya validado la programación de obras, pudiendo haber hecho cambios que permitieran obtener financiamiento para el Sótero. Desde Hacienda, incluso, aclaran: “Las prioridades de inversión sectoriales es una definición que le compete a cada ministerio”.

Tras conocer la respuesta de Hacienda, la subsecretaria de Redes Asistenciales, Gloria Burgos, sostuvo que “el nuevo Hospital Sótero del Río es una prioridad para este ministerio, porque sabemos la importancia que tiene para las personas de comunas que tienen una alta población usuaria y que llevan años esperando. No está en discusión la construcción de este hospital, por lo que nuestro compromiso es que haremos todos los esfuerzos y evaluaremos responsablemente la forma de financiamiento para concretarlo”.

Barrios explicó que, a diferencia de lo que ya ocurrió en el Sótero del Río -que en 2014 estaba en un proceso de concesión, del que fue retirado- la licitación en curso se mantendrá, tal como está programada. “Son dos cosas totalmente distintas, uno es el mecanismo de financiamiento y otra es la vía de ejecución. Esta última se va a desarrollar a través de la empresa que se adjudique la obra, a fines de julio. Esa empresa construye y bajo las mismas condiciones de pago, entrega y avance establecidas en las bases de licitación que elaboró el servicio de salud”.

Así, los ajustes vendrán en la modalidad de financiamiento, que varían desde una reasignación de los recursos propios o la ayuda externa para impulsar el demorado proyecto, que contempla un recinto de alta complejidad con 710 camas, 38 pabellones y 119 boxes de consulta médica, emplazado en 214 mil m2. En resumen, el hospital más grande que tendrá Santiago.

Pero la idea, puntualizó Barrios, es no comprometer los fondos de la cartera, pues “significaría una merma y un consumo importante del presupuesto de la división de inversiones”, sino recurrir a otras alternativas, que “puede ser incluso un crédito a nivel internacional”.

Reacciones
Pese a que el gobierno asegura que el proyecto Sótero del Río seguirá su curso, existe molestia entre quienes llevan años escuchando la promesa de su construcción. Uno de ellos es el alcalde de Puente Alto, Germán Codina, quien llamó al Presidente Piñera a alinear a sus ministros hacia la agenda social que se proyectó durante la campaña. “No acepto que el ministro Larraín diga que no tiene los recursos para hacer el hospital, espero que el Presidente alinee a todos los ministros que corresponde con la agenda social”, dijo.

La exministra de Salud, Helia Molina, agregó que “me molesta que se desconozcan los recursos para ese hospital” y aseguró que la decisión de sacar el recinto de la concesión en 2014 fue “mirando el bien común y porque era un proyecto carísimo para el Estado”.

Por su parte, Luis Castillo, ex subsecretario de Redes Asistenciales, indicó que la actual situación “es parte y producto de la fallida y errónea decisión de bajarlo de la concesión en 2014” y añadió que “no hacerlo con fondos sectoriales es un retroceso, yo redoblaría los esfuerzos para que existiera holgura fiscal, porque no se puede retrasar un segundo más, dada la necesidad que tienen La Florida y Puente Alto de contar con un nuevo hospital”.

Concesiones
Y mientras Salud define la situación del Sotero del Río, la cartera ya resolvió una de las nebulosas: los próximos hospitales se construirán a través de concesiones. “Las nuevas obras de infraestructura hospitalaria, en su mayoría, se van a financiar mediante la asociación público privada, lo que significa que vamos a diferir los pagos, a diferencia de lo que se hace en el sectorial, que se va pagando a medida que avanza la obra. Lo vamos a transferir una vez que se termine la construcción”, explica Barrios, quien añade que “bajo ese modelo nosotros empezamos a pagar la edificación de los futuros hospitales a partir del año 2023- 2024, cuando ya estén operativos”.

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa), Leonardo Daneri, sostuvo que “la asociación público-privada, en el caso de un hospital, es una obra pública con pago diferido. Es un modelo que se puede usar en hospitales, a través de la Ley de Concesiones. La clave es que la empresa construya y mantenga. No más, porque detectamos, que la principal dificultad en la concesión de hospitales es la fricción con Salud en la operación de servicios adicionales”.

Daneri agregó que “aquí la empresa construye, mantiene el hospital, y el cobro empieza después, cuando está listo. Un hospital demora entre cuatro y cinco años, así que después de ese plazo se empezaría a cobrar, normalmente, con pagos semestrales”.

Ver Artículo

Fuente: La Tercera, Viernes 29 de junio de 2018

LA TERCERA – “El mecanismo de financiamiento es lo que hoy nos tiene buscando distintas alternativas, que van desde financiarlo vía sectorial, hasta pedir un crédito internacional”, adelantó hoy Luis Barrios, jefe de Inversiones del Ministerio de Salud, tras conocerse la negativa de Hacienda a la solicitud de asignar recursos adicionales para la construcción del Hospital Sótero del Río.

Las gestiones de la cartera se enmarcan en los recursos adicionales ($ 745 millones) que requirió el ministro de Salud, Emilio Santelices, para priorizar la reposición del recinto, asegurando los flujos de gasto del proyecto de $ 390.910 millones (más de US$ 600 millones), cuya construcción está programada entre 2019 y 2023.

La respuesta de su par de Hacienda fue negativa. En un oficio fechado el 18 de junio pasado, Felipe Larraín recalcó que la cartera de Salud debe “evaluar un mecanismo de financiamiento” para el Sótero del Río, dado que el 95% del presupuesto contemplado en 2018 -de $ 452 mil millones- para financiar el plan de inversiones hospitalarias, impulsado por la administración anterior, ya está comprometido, lo que “no deja holgura presupuestaria para nuevas iniciativas”.

De hecho, según el cálculo que realizó Salud, los recursos para el área de inversiones durante los próximos tres años ya están vinculados a obras entre un 80,9% y un 84,8%.
Hacienda informó que los proyectos comprometidos son 240, que incluyen 26 hospitales, 62 Cesfam, 17 Cecosf y 53 Servicios de Urgencia de Alta Resolutividad (SAR), entre otros. “A pesar de lo anterior, el Ministerio de Salud de la administración anterior no priorizó al Hospital Sótero del Río dentro de su cartera de proyectos 2019-2026, en la que sí se encuentran los 26 hospitales ya mencionados y que se están ejecutando”.

Además, desde el gobierno se criticó que, al momento de recibir la cartera de proyectos, la cartera de Santelices haya validado la programación de obras, pudiendo haber hecho cambios que permitieran obtener financiamiento para el Sótero. Desde Hacienda, incluso, aclaran: “Las prioridades de inversión sectoriales es una definición que le compete a cada ministerio”.

Tras conocer la respuesta de Hacienda, la subsecretaria de Redes Asistenciales, Gloria Burgos, sostuvo que “el nuevo Hospital Sótero del Río es una prioridad para este ministerio, porque sabemos la importancia que tiene para las personas de comunas que tienen una alta población usuaria y que llevan años esperando. No está en discusión la construcción de este hospital, por lo que nuestro compromiso es que haremos todos los esfuerzos y evaluaremos responsablemente la forma de financiamiento para concretarlo”.

Barrios explicó que, a diferencia de lo que ya ocurrió en el Sótero del Río -que en 2014 estaba en un proceso de concesión, del que fue retirado- la licitación en curso se mantendrá, tal como está programada. “Son dos cosas totalmente distintas, uno es el mecanismo de financiamiento y otra es la vía de ejecución. Esta última se va a desarrollar a través de la empresa que se adjudique la obra, a fines de julio. Esa empresa construye y bajo las mismas condiciones de pago, entrega y avance establecidas en las bases de licitación que elaboró el servicio de salud”.

Así, los ajustes vendrán en la modalidad de financiamiento, que varían desde una reasignación de los recursos propios o la ayuda externa para impulsar el demorado proyecto, que contempla un recinto de alta complejidad con 710 camas, 38 pabellones y 119 boxes de consulta médica, emplazado en 214 mil m2. En resumen, el hospital más grande que tendrá Santiago.

Pero la idea, puntualizó Barrios, es no comprometer los fondos de la cartera, pues “significaría una merma y un consumo importante del presupuesto de la división de inversiones”, sino recurrir a otras alternativas, que “puede ser incluso un crédito a nivel internacional”.

Reacciones
Pese a que el gobierno asegura que el proyecto Sótero del Río seguirá su curso, existe molestia entre quienes llevan años escuchando la promesa de su construcción. Uno de ellos es el alcalde de Puente Alto, Germán Codina, quien llamó al Presidente Piñera a alinear a sus ministros hacia la agenda social que se proyectó durante la campaña. “No acepto que el ministro Larraín diga que no tiene los recursos para hacer el hospital, espero que el Presidente alinee a todos los ministros que corresponde con la agenda social”, dijo.

La exministra de Salud, Helia Molina, agregó que “me molesta que se desconozcan los recursos para ese hospital” y aseguró que la decisión de sacar el recinto de la concesión en 2014 fue “mirando el bien común y porque era un proyecto carísimo para el Estado”.

Por su parte, Luis Castillo, ex subsecretario de Redes Asistenciales, indicó que la actual situación “es parte y producto de la fallida y errónea decisión de bajarlo de la concesión en 2014” y añadió que “no hacerlo con fondos sectoriales es un retroceso, yo redoblaría los esfuerzos para que existiera holgura fiscal, porque no se puede retrasar un segundo más, dada la necesidad que tienen La Florida y Puente Alto de contar con un nuevo hospital”.

Concesiones
Y mientras Salud define la situación del Sotero del Río, la cartera ya resolvió una de las nebulosas: los próximos hospitales se construirán a través de concesiones. “Las nuevas obras de infraestructura hospitalaria, en su mayoría, se van a financiar mediante la asociación público privada, lo que significa que vamos a diferir los pagos, a diferencia de lo que se hace en el sectorial, que se va pagando a medida que avanza la obra. Lo vamos a transferir una vez que se termine la construcción”, explica Barrios, quien añade que “bajo ese modelo nosotros empezamos a pagar la edificación de los futuros hospitales a partir del año 2023- 2024, cuando ya estén operativos”.

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa), Leonardo Daneri, sostuvo que “la asociación público-privada, en el caso de un hospital, es una obra pública con pago diferido. Es un modelo que se puede usar en hospitales, a través de la Ley de Concesiones. La clave es que la empresa construya y mantenga. No más, porque detectamos, que la principal dificultad en la concesión de hospitales es la fricción con Salud en la operación de servicios adicionales”.

Daneri agregó que “aquí la empresa construye, mantiene el hospital, y el cobro empieza después, cuando está listo. Un hospital demora entre cuatro y cinco años, así que después de ese plazo se empezaría a cobrar, normalmente, con pagos semestrales”.

Ver Artículo

Fuente: La Tercera, Viernes 29 de junio de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X