Sábado, Mayo 15, 2021

Referente del urbanismo mundial da claves para el desarrollo de Santiago: “Falta una visión integrada del territorio”

EL MERCURIO – Para el arquitecto español Alfonso Vergara Gómez, las urbes están adquiriendo un protagonismo creciente. “El planeta del futuro no va a ser un mundo de países, sino que de ciudades”, afirma el también creador de la Fundación Metrópoli y dos veces ganador del Premio Europeo de Urbanismo.

El economista, sociólogo y además doctor en Planificación Urbana, está en conversaciones con la Intendencia Metropolitana para “explorar una colaboración y poder compartir experiencias”, como la que desarrolló en la ciudad de Bilbao (España): el programa “Corazones de Barrio”.

La idea, según cuenta en entrevista con “El Mercurio”, es identificar hitos específicos en distintas zonas, para que a partir de planes de intervención y mejoramiento se pueda dotar de identidad al entorno en el que están emplazadas. En el caso chileno, la división por comunas de la Región Metropolitana juega un papel interesante para Vergara.

A su juicio, la clave es que una vez que cada territorio defina su identidad, pueda desarrollar al máximo sus potenciales: “No tiene por qué aspirar Vitacura a lo mismo que Estación Central, por ejemplo. Cada comuna tiene que entender cuáles son sus fortalezas, sus componentes de excelencia, su idiosincrasia, su singularidad y cuáles son las aspiraciones de la gente, para plantear un proyecto específico que sea consensuado y se pueda desarrollar”, dice.

¿Qué rol cumple la participación ciudadana en este tipo de programas?

“La participación ciudadana es fundamental. De hecho, toda la filosofía de los ‘Corazones de Barrio’ y la identificación de los perfiles se basan en procesos de participación específicos de cada lugar. Hemos experimentado procesos de participación comunitaria que permiten sintetizar las diferentes sensibilidades en el barrio con respecto al futuro. Eso puede inspirar, luego, la planificación y el diseño urbanístico”.

Desdibujar los límites

La constante expansión de las zonas urbanas del Gran Santiago ha hecho que confluya cada vez más con los sectores rurales.

¿Cómo se plantea la relación entre las áreas urbanas y rurales en la Región Metropolitana?

“Las ciudades no son solamente una parte construida y a partir de ese límite empieza el mundo rural. El mundo rural y el mundo urbano están mucho más interrelacionados. Hoy, y de cara al futuro, la intersección y la interrelación entre el mundo rural y urbano va a ser cada vez más necesaria”.

¿Cómo hacer esa planificación para poder conectarlos?

“Generalmente, en los municipios y los Estados, la planificación se hace de forma sectorial; entonces, no es fácil que confluyan las diferentes políticas de manera sinérgica”.

Según el arquitecto, el actual modelo plantea ciudades fragmentadas que no necesariamente “conversan” con el entorno. Algo que -advierte- debería cambiar en los próximos años.

“Las ciudades del futuro van a ser realidades funcionales integradas, van a tener un nivel de interacción interna mayor”, afirma.

“Desde mi punto de vista, Chile tiene una gran oportunidad de tener una de las ciudades más relevantes y más innovadoras a nivel mundial, que sería la estructura policéntrica entre Santiago, Valparaíso y San Antonio, incluso Rancagua”, añade.

Para ello, analiza, el principal reto sería la institucionalidad y la división político-territorial.

¿Cuáles son los principales desafíos a nivel administrativo?

“Hay un desafío en materia de gobernanza. No puede ser que la reglamentación (en esta zona) la haga el alcalde de Valparaíso, de San Antonio o de Vitacura. Yo creo que hace falta tener una visión integrada del territorio”.

Según Vergara, todas estas ideas son perfectamente aplicables al área metropolitana de Santiago, dado los diferentes relieves y divisiones político-administrativas. “Es un espacio muy complejo, y poder tener éxito en planificar y en diseñar el territorio metropolitano de Santiago en el futuro es algo sin precedentes”, dice.

¿Qué expectativas y proyecciones se pueden esperar para este territorio?

“Este es un territorio con un nivel de complejidad manejable todavía; entonces, está en un momento idóneo para plantear proyectos ambiciosos que le den coherencia. Sobre todo si se soluciona el tema del transporte de manera mucho más coherente”.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Miércoles 08 de agosto de 2018

EL MERCURIO – Para el arquitecto español Alfonso Vergara Gómez, las urbes están adquiriendo un protagonismo creciente. “El planeta del futuro no va a ser un mundo de países, sino que de ciudades”, afirma el también creador de la Fundación Metrópoli y dos veces ganador del Premio Europeo de Urbanismo.

El economista, sociólogo y además doctor en Planificación Urbana, está en conversaciones con la Intendencia Metropolitana para “explorar una colaboración y poder compartir experiencias”, como la que desarrolló en la ciudad de Bilbao (España): el programa “Corazones de Barrio”.

La idea, según cuenta en entrevista con “El Mercurio”, es identificar hitos específicos en distintas zonas, para que a partir de planes de intervención y mejoramiento se pueda dotar de identidad al entorno en el que están emplazadas. En el caso chileno, la división por comunas de la Región Metropolitana juega un papel interesante para Vergara.

A su juicio, la clave es que una vez que cada territorio defina su identidad, pueda desarrollar al máximo sus potenciales: “No tiene por qué aspirar Vitacura a lo mismo que Estación Central, por ejemplo. Cada comuna tiene que entender cuáles son sus fortalezas, sus componentes de excelencia, su idiosincrasia, su singularidad y cuáles son las aspiraciones de la gente, para plantear un proyecto específico que sea consensuado y se pueda desarrollar”, dice.

¿Qué rol cumple la participación ciudadana en este tipo de programas?

“La participación ciudadana es fundamental. De hecho, toda la filosofía de los ‘Corazones de Barrio’ y la identificación de los perfiles se basan en procesos de participación específicos de cada lugar. Hemos experimentado procesos de participación comunitaria que permiten sintetizar las diferentes sensibilidades en el barrio con respecto al futuro. Eso puede inspirar, luego, la planificación y el diseño urbanístico”.

Desdibujar los límites

La constante expansión de las zonas urbanas del Gran Santiago ha hecho que confluya cada vez más con los sectores rurales.

¿Cómo se plantea la relación entre las áreas urbanas y rurales en la Región Metropolitana?

“Las ciudades no son solamente una parte construida y a partir de ese límite empieza el mundo rural. El mundo rural y el mundo urbano están mucho más interrelacionados. Hoy, y de cara al futuro, la intersección y la interrelación entre el mundo rural y urbano va a ser cada vez más necesaria”.

¿Cómo hacer esa planificación para poder conectarlos?

“Generalmente, en los municipios y los Estados, la planificación se hace de forma sectorial; entonces, no es fácil que confluyan las diferentes políticas de manera sinérgica”.

Según el arquitecto, el actual modelo plantea ciudades fragmentadas que no necesariamente “conversan” con el entorno. Algo que -advierte- debería cambiar en los próximos años.

“Las ciudades del futuro van a ser realidades funcionales integradas, van a tener un nivel de interacción interna mayor”, afirma.

“Desde mi punto de vista, Chile tiene una gran oportunidad de tener una de las ciudades más relevantes y más innovadoras a nivel mundial, que sería la estructura policéntrica entre Santiago, Valparaíso y San Antonio, incluso Rancagua”, añade.

Para ello, analiza, el principal reto sería la institucionalidad y la división político-territorial.

¿Cuáles son los principales desafíos a nivel administrativo?

“Hay un desafío en materia de gobernanza. No puede ser que la reglamentación (en esta zona) la haga el alcalde de Valparaíso, de San Antonio o de Vitacura. Yo creo que hace falta tener una visión integrada del territorio”.

Según Vergara, todas estas ideas son perfectamente aplicables al área metropolitana de Santiago, dado los diferentes relieves y divisiones político-administrativas. “Es un espacio muy complejo, y poder tener éxito en planificar y en diseñar el territorio metropolitano de Santiago en el futuro es algo sin precedentes”, dice.

¿Qué expectativas y proyecciones se pueden esperar para este territorio?

“Este es un territorio con un nivel de complejidad manejable todavía; entonces, está en un momento idóneo para plantear proyectos ambiciosos que le den coherencia. Sobre todo si se soluciona el tema del transporte de manera mucho más coherente”.

Ver Artículo

Fuente: El Mercurio, Miércoles 08 de agosto de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X