Lunes, Julio 26, 2021

Reactivar la inversión: la palanca para levantar la economía pospandemia, por Carlos Cruz

PAUTA – Sin inversión no hay crecimiento, dicen los economistas. El dicho se sustenta hoy en la proyección del Banco Central de un retroceso de 8,2% en la inversión este año, cuando la actividad tendrá cifras rojas; pero un rebote de 5,1% en 2021.
Pero llegar a esos números podría no ser tan simple. Por eso, en la conversación para un acuerdo con la oposición, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, planteó un conjunto de ideas para reactivar la inversión, una vez que comience la fase de desconfinamiento. La que mayor valor le dan los economistas es a la depreciación instantánea del 100% de la inversión, ampliando así la media ya existente en la reforma tributaria.
Y aunque las tratativas siguen en curso, en el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) en general evalúan positivamente las propuestas que el ministro puso sobre la mesa en esta materia. El director ejecutivo de la entidad, el exministro de Transportes y Telecomunicaciones Carlos Cruz, sopesó cada medida.

Proyectos de rápida partida 

La idea es tener identificados proyectos de rápida implementación, que puedan activarse incluso en forma diferenciados entre regiones de acuerdo a su realidad. El papel de las carteras de Vivienda y Obras Públicas en esto se estima esencial.
Carlos Cruz coincide en que ambas carteras juegan un rol muy importante y destaca que la vialidad, el riego y la vivienda social son palancas de reactivación importante. “Sin embargo hay que sumar a los municipios para proyectos de infraestructura social de alto impacto en las comunas más vulnerables. Creemos que es muy importante comenzar la reactivación por superar las brechas urbanas también”, afirma.

Inversión pública estratégica

El ministro Briones planteó la importancia de iniciar proyectos estratégicos de mayor duración, concesionados y no, en áreas ligadas a conectividad digital, turismo, embalses, obras de regadío, agua potable rural y plantas desalinizadoras.
“Son una señal muy importante para el sector privado, aunque su efecto inmediato no se vaya a manifestar”, dice Carlos Cruz. Estima que Chile necesita dar un salto en lo digital y asegurar en un corto plazo acceso universal a internet. Además, cree que los proyectos que aseguren seguridad hídrica deben tener prioridad y que hay que pensar en el nuevo turismo pospandemia y contribuir desde la infraestructura a esa nueva propuesta.
Pero también emite una alerta. “No hay que olvidarse que junto a la pandemia la crisis más definitiva que vive Chile es la del agua: desalinización, trasvase de cuencas y sistema de regadío adquieren la máxima importancia en un contexto de sustentabilidad ambiental”, afirma.

Acelerar concesiones

Para Hacienda, la fase de reapertura de la economía exige la puesta en marcha de toda la cartera de proyectos concesionables hoy en carpeta, agilizando procesos administrativos y acelerando las licitaciones de proyectos en etapa final de valuación.
“Este es un esfuerzo que se debe hacer, aunque pensando en el mediano plazo”, opina el director ejecutivo del CPI. A su juicio, el sistema concesional chileno está muy dañado y no existe claridad respecto de cómo afectará la crisis sanitaria a la industria de la aeronavegación ni del transporte terrestre.
Añade que frente a los problemas de demanda que las medidas de control de la pandemia han obligado a tomar, a nivel mundial se está hablando de una solución compartida entre privados y Estado. “A lo mejor en Chile se hace necesario agudizar la creatividad para proponer mecanismos de seguros que minimicen el impacto de crisis similares en el futuro”, plantea, precisando que debe haber un dialogo entre el Estado y la industria para abordar los problemas.

Empresas públicas

Para Carlos Cruz es fundamental activar los proyectos de inversión de las empresas del Estado, especialmente los que ya tiene su financiamiento autorizado por el Ministerio de Hacienda, como la  línea 7 del Metro y el tren a Melipilla (Melitren) de EFE. “Además, propondría una mayor agilidad en la ejecución de los proyectos ferroviarios postergados en la Región del Biobío y que sirven de  apoyo al sistema logístico local, como es el mejoramiento de vías y el Puente Industrial”, dice.
Ver artículo
Fuente: Pauta, Sábado 13 de Junio de 2020

PAUTA – Sin inversión no hay crecimiento, dicen los economistas. El dicho se sustenta hoy en la proyección del Banco Central de un retroceso de 8,2% en la inversión este año, cuando la actividad tendrá cifras rojas; pero un rebote de 5,1% en 2021.
Pero llegar a esos números podría no ser tan simple. Por eso, en la conversación para un acuerdo con la oposición, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, planteó un conjunto de ideas para reactivar la inversión, una vez que comience la fase de desconfinamiento. La que mayor valor le dan los economistas es a la depreciación instantánea del 100% de la inversión, ampliando así la media ya existente en la reforma tributaria.
Y aunque las tratativas siguen en curso, en el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI) en general evalúan positivamente las propuestas que el ministro puso sobre la mesa en esta materia. El director ejecutivo de la entidad, el exministro de Transportes y Telecomunicaciones Carlos Cruz, sopesó cada medida.

Proyectos de rápida partida 

La idea es tener identificados proyectos de rápida implementación, que puedan activarse incluso en forma diferenciados entre regiones de acuerdo a su realidad. El papel de las carteras de Vivienda y Obras Públicas en esto se estima esencial.
Carlos Cruz coincide en que ambas carteras juegan un rol muy importante y destaca que la vialidad, el riego y la vivienda social son palancas de reactivación importante. “Sin embargo hay que sumar a los municipios para proyectos de infraestructura social de alto impacto en las comunas más vulnerables. Creemos que es muy importante comenzar la reactivación por superar las brechas urbanas también”, afirma.

Inversión pública estratégica

El ministro Briones planteó la importancia de iniciar proyectos estratégicos de mayor duración, concesionados y no, en áreas ligadas a conectividad digital, turismo, embalses, obras de regadío, agua potable rural y plantas desalinizadoras.
“Son una señal muy importante para el sector privado, aunque su efecto inmediato no se vaya a manifestar”, dice Carlos Cruz. Estima que Chile necesita dar un salto en lo digital y asegurar en un corto plazo acceso universal a internet. Además, cree que los proyectos que aseguren seguridad hídrica deben tener prioridad y que hay que pensar en el nuevo turismo pospandemia y contribuir desde la infraestructura a esa nueva propuesta.
Pero también emite una alerta. “No hay que olvidarse que junto a la pandemia la crisis más definitiva que vive Chile es la del agua: desalinización, trasvase de cuencas y sistema de regadío adquieren la máxima importancia en un contexto de sustentabilidad ambiental”, afirma.

Acelerar concesiones

Para Hacienda, la fase de reapertura de la economía exige la puesta en marcha de toda la cartera de proyectos concesionables hoy en carpeta, agilizando procesos administrativos y acelerando las licitaciones de proyectos en etapa final de valuación.
“Este es un esfuerzo que se debe hacer, aunque pensando en el mediano plazo”, opina el director ejecutivo del CPI. A su juicio, el sistema concesional chileno está muy dañado y no existe claridad respecto de cómo afectará la crisis sanitaria a la industria de la aeronavegación ni del transporte terrestre.
Añade que frente a los problemas de demanda que las medidas de control de la pandemia han obligado a tomar, a nivel mundial se está hablando de una solución compartida entre privados y Estado. “A lo mejor en Chile se hace necesario agudizar la creatividad para proponer mecanismos de seguros que minimicen el impacto de crisis similares en el futuro”, plantea, precisando que debe haber un dialogo entre el Estado y la industria para abordar los problemas.

Empresas públicas

Para Carlos Cruz es fundamental activar los proyectos de inversión de las empresas del Estado, especialmente los que ya tiene su financiamiento autorizado por el Ministerio de Hacienda, como la  línea 7 del Metro y el tren a Melipilla (Melitren) de EFE. “Además, propondría una mayor agilidad en la ejecución de los proyectos ferroviarios postergados en la Región del Biobío y que sirven de  apoyo al sistema logístico local, como es el mejoramiento de vías y el Puente Industrial”, dice.
Ver artículo
Fuente: Pauta, Sábado 13 de Junio de 2020

TITULARES

X