Viernes, Mayo 7, 2021

¿Qué es el nuevo urbanismo?

PLATAFORMA ARQUITECTURA – Autodeclarado como un movimiento unido en torno a la idea de que el entorno físico puede incidir directamente en ofrecer una vida más próspera y feliz a los habitantes, el Nuevo Urbanismo surgió como concepto en los Estados Unidos en la década de 1990 y se consolidó a través de los Congresos de la Nuevo Urbanismo (CNU), que se realiza anualmente desde 1993.

En 1996, tres años después del Primer Congreso de Nuevo Urbanismo, se lanzó la Carta del Nuevo Urbanismo con el objetivo de establecer los ideales y principios rectores del movimiento y, así, explorar las posibilidades de desarrollo de las ciudades norteamericanas.

La Carta del Nuevo Urbanismo

La Carta comienza con los principales desafíos que busca enfrentar el Nuevo Urbanismo, como la expansión urbana descontrolada, la desinversión en los centros urbanos, el aumento de la segregación en las ciudades, la pérdida de tierras agrícolas, la degradación ambiental y la “erosión” del patrimonio construido. Este escenario, frecuente en muchas ciudades norteamericanas entre los años 80 y 90, provocó un gran descontento en muchos arquitectos, urbanistas y otros profesionales vinculados al desarrollo de las ciudades.

Con la Carta del Nuevo Urbanismo se establecen las principales ideas y conceptos que orientan el movimiento, reunidos en 27 principios divididos en tres temas, que representan las diferentes escalas de ocupación de una región, como son:

  • Región: metrópoli, ciudad y pueblo

La Carta define una metrópoli como un conjunto de ciudades y municipios con sus centros y márgenes bien definidos. En este tema, se argumenta que las comunidades colindantes con los límites de la ciudad deben organizarse en barrios y distritos integrados al tejido urbano y las más allá de los límites de la ciudad deben desarrollarse como pequeñas ciudades independientes, con infraestructura y servicios propios, para no resultar en “suburbios de dormitorios.”

  • Distrito, barrio y corredor

Considerados elementos esenciales para el desarrollo y reurbanización de las metrópolis, el distrito, el barrio y el corredor deben planificarse, de acuerdo con la Carta, con el fin de fomentar la caminata, proporcionando, por ejemplo, actividades a distancias a pie y paseos amplios. Los barrios deben ser multiculturales, el barrio debe contener servicios, escuelas y parques y, finalmente, los corredores (calles y avenidas) deben estar planificados y coordinados para conectar de la mejor manera las diferentes regiones.

  • Manzana, calle y edificio

El tema comienza con la definición de calles y espacios públicos como espacios de uso colectivo que deben ser seguros para las personas. En términos arquitectónicos, la Carta establece que los diseños de los edificios individuales deben estar bien integrados con su entorno y que esta cuestión trasciende el estilo. Además, la arquitectura y el paisajismo deben ser coherentes con el clima local, la topografía y las prácticas de construcción.

En términos generales, los nuevos urbanistas abogan por una reconfiguración de los centros urbanos con sus respectivas regiones metropolitanas y la transformación de suburbios en expansión en comunidades que busquen preservar el entorno natural y el legado constructivo. Como resultado de estas posiciones, algunas estrategias de planificación urbana se consolidaron y popularizaron, como el desarrollo de uso mixto, el desarrollo orientado al tránsito (TOD), el diseño de vecindario tradicional (TND), la integración de estándares de diseño en la vivienda popular y el diseño de calles.

Nuevas ciudades urbanas

Muchos consideran la ciudad de Seaside, Florida, la primera ciudad planificada según los preceptos del Nuevo Urbanismo, aunque algunos estudiosos la consideran una empresa sin la integración regional que predica el movimiento. También conocida como el escenario de la película The Truman Show, del director Peter Weir, Seaside fue diseñada en 1981 por Andrés Duany y Elizabeth Plater-Zyberk, dos de los principales nombres del movimiento, y tuvo un enorme éxito como empresa comercial.

Otro ejemplo emblemático del movimiento es la ciudad de Celebration, también en Florida. Construido en 1994, el desarrollo inmobiliario de Disney Corporation es el resultado de una colaboración entre Cooper, Robertson & Partners y Robert A.M.Stern y, junto con Seaside, se ha convertido en un producto para la industria inmobiliaria y turística de América del Norte. El sitio web del New Urbanism Congress define Celebration como una ciudad activa que atrae a la gente con su énfasis en los principios tradicionales de planificación urbana.

A partir del éxito de las primeras ciudades planificadas y construidas en la línea del Nuevo Urbanismo, el movimiento creció y tanto su práctica como su presencia en las discusiones teóricas se hicieron más frecuentes. Aunque típicamente norteamericano, el modelo se puede encontrar en otras ciudades y vecindarios de todo el mundo, como Melrose Arch en Johannesburgo y la ciudad experimental (o extensión urbana) de Poundbury, Inglaterra, por nombrar algunas. Además de las ciudades del Nuevo Urbanismo, las experiencias urbanas a diferentes escalas también encuentran apoyo en el movimiento, como muestra el libro 25 Great Ideas of New Urbanism, que recoge experiencias de las últimas tres décadas que, si no fueron inventadas por nuevos urbanistas, al menos narradas con su aporte.

¿Es el nuevo urbanismo realmente nuevo?

La defensa de la participación comunitaria, la transitabilidad de las ciudades, las áreas de uso mixto y el diseño de espacios públicos que incentiven la convivencia son ideales recurrentes en el ámbito del urbanismo, por ello algunos autores consideran el conjunto de principios rectores de el Nuevo Urbanismo como sentido común en el campo. En el artículo The New Urbanism and the Communitarian Trap,, David Harvey señala su preocupación de que el movimiento repita la falacia de los estilos de planificación que él critica:

[El Nuevo Urbanismo] ¿no perpetúa la idea de que la formación de un orden espacial es o puede ser la base de un nuevo orden moral y estético? ¿No presupone que un diseño y unas cualidades arquitectónicas adecuadas serán la salvación no solo de las ciudades estadounidenses, sino de la vida social, económica y política en general? – David Harvey

Si bien las críticas en torno a la supuesta “novedad” involucrada en el concepto no son las únicas que cuestionan la teoría y la práctica del Nuevo Urbanismo, son fundamentales para poner el tema en perspectiva y dar una nueva mirada al movimiento, especialmente al considerar el intervalo de tiempo que distancia el I Congreso del Nuevo Urbanismo y sus reverberaciones casi tres décadas después.

Ver artículo

Fuente: Plataforma Arquitectura, Jueves 28 de Enero de 2021

PLATAFORMA ARQUITECTURA – Autodeclarado como un movimiento unido en torno a la idea de que el entorno físico puede incidir directamente en ofrecer una vida más próspera y feliz a los habitantes, el Nuevo Urbanismo surgió como concepto en los Estados Unidos en la década de 1990 y se consolidó a través de los Congresos de la Nuevo Urbanismo (CNU), que se realiza anualmente desde 1993.

En 1996, tres años después del Primer Congreso de Nuevo Urbanismo, se lanzó la Carta del Nuevo Urbanismo con el objetivo de establecer los ideales y principios rectores del movimiento y, así, explorar las posibilidades de desarrollo de las ciudades norteamericanas.

La Carta del Nuevo Urbanismo

La Carta comienza con los principales desafíos que busca enfrentar el Nuevo Urbanismo, como la expansión urbana descontrolada, la desinversión en los centros urbanos, el aumento de la segregación en las ciudades, la pérdida de tierras agrícolas, la degradación ambiental y la “erosión” del patrimonio construido. Este escenario, frecuente en muchas ciudades norteamericanas entre los años 80 y 90, provocó un gran descontento en muchos arquitectos, urbanistas y otros profesionales vinculados al desarrollo de las ciudades.

Con la Carta del Nuevo Urbanismo se establecen las principales ideas y conceptos que orientan el movimiento, reunidos en 27 principios divididos en tres temas, que representan las diferentes escalas de ocupación de una región, como son:

  • Región: metrópoli, ciudad y pueblo

La Carta define una metrópoli como un conjunto de ciudades y municipios con sus centros y márgenes bien definidos. En este tema, se argumenta que las comunidades colindantes con los límites de la ciudad deben organizarse en barrios y distritos integrados al tejido urbano y las más allá de los límites de la ciudad deben desarrollarse como pequeñas ciudades independientes, con infraestructura y servicios propios, para no resultar en “suburbios de dormitorios.”

  • Distrito, barrio y corredor

Considerados elementos esenciales para el desarrollo y reurbanización de las metrópolis, el distrito, el barrio y el corredor deben planificarse, de acuerdo con la Carta, con el fin de fomentar la caminata, proporcionando, por ejemplo, actividades a distancias a pie y paseos amplios. Los barrios deben ser multiculturales, el barrio debe contener servicios, escuelas y parques y, finalmente, los corredores (calles y avenidas) deben estar planificados y coordinados para conectar de la mejor manera las diferentes regiones.

  • Manzana, calle y edificio

El tema comienza con la definición de calles y espacios públicos como espacios de uso colectivo que deben ser seguros para las personas. En términos arquitectónicos, la Carta establece que los diseños de los edificios individuales deben estar bien integrados con su entorno y que esta cuestión trasciende el estilo. Además, la arquitectura y el paisajismo deben ser coherentes con el clima local, la topografía y las prácticas de construcción.

En términos generales, los nuevos urbanistas abogan por una reconfiguración de los centros urbanos con sus respectivas regiones metropolitanas y la transformación de suburbios en expansión en comunidades que busquen preservar el entorno natural y el legado constructivo. Como resultado de estas posiciones, algunas estrategias de planificación urbana se consolidaron y popularizaron, como el desarrollo de uso mixto, el desarrollo orientado al tránsito (TOD), el diseño de vecindario tradicional (TND), la integración de estándares de diseño en la vivienda popular y el diseño de calles.

Nuevas ciudades urbanas

Muchos consideran la ciudad de Seaside, Florida, la primera ciudad planificada según los preceptos del Nuevo Urbanismo, aunque algunos estudiosos la consideran una empresa sin la integración regional que predica el movimiento. También conocida como el escenario de la película The Truman Show, del director Peter Weir, Seaside fue diseñada en 1981 por Andrés Duany y Elizabeth Plater-Zyberk, dos de los principales nombres del movimiento, y tuvo un enorme éxito como empresa comercial.

Otro ejemplo emblemático del movimiento es la ciudad de Celebration, también en Florida. Construido en 1994, el desarrollo inmobiliario de Disney Corporation es el resultado de una colaboración entre Cooper, Robertson & Partners y Robert A.M.Stern y, junto con Seaside, se ha convertido en un producto para la industria inmobiliaria y turística de América del Norte. El sitio web del New Urbanism Congress define Celebration como una ciudad activa que atrae a la gente con su énfasis en los principios tradicionales de planificación urbana.

A partir del éxito de las primeras ciudades planificadas y construidas en la línea del Nuevo Urbanismo, el movimiento creció y tanto su práctica como su presencia en las discusiones teóricas se hicieron más frecuentes. Aunque típicamente norteamericano, el modelo se puede encontrar en otras ciudades y vecindarios de todo el mundo, como Melrose Arch en Johannesburgo y la ciudad experimental (o extensión urbana) de Poundbury, Inglaterra, por nombrar algunas. Además de las ciudades del Nuevo Urbanismo, las experiencias urbanas a diferentes escalas también encuentran apoyo en el movimiento, como muestra el libro 25 Great Ideas of New Urbanism, que recoge experiencias de las últimas tres décadas que, si no fueron inventadas por nuevos urbanistas, al menos narradas con su aporte.

¿Es el nuevo urbanismo realmente nuevo?

La defensa de la participación comunitaria, la transitabilidad de las ciudades, las áreas de uso mixto y el diseño de espacios públicos que incentiven la convivencia son ideales recurrentes en el ámbito del urbanismo, por ello algunos autores consideran el conjunto de principios rectores de el Nuevo Urbanismo como sentido común en el campo. En el artículo The New Urbanism and the Communitarian Trap,, David Harvey señala su preocupación de que el movimiento repita la falacia de los estilos de planificación que él critica:

[El Nuevo Urbanismo] ¿no perpetúa la idea de que la formación de un orden espacial es o puede ser la base de un nuevo orden moral y estético? ¿No presupone que un diseño y unas cualidades arquitectónicas adecuadas serán la salvación no solo de las ciudades estadounidenses, sino de la vida social, económica y política en general? – David Harvey

Si bien las críticas en torno a la supuesta “novedad” involucrada en el concepto no son las únicas que cuestionan la teoría y la práctica del Nuevo Urbanismo, son fundamentales para poner el tema en perspectiva y dar una nueva mirada al movimiento, especialmente al considerar el intervalo de tiempo que distancia el I Congreso del Nuevo Urbanismo y sus reverberaciones casi tres décadas después.

Ver artículo

Fuente: Plataforma Arquitectura, Jueves 28 de Enero de 2021

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X