Martes, Junio 18, 2024

Puerto de Coronel, por Carlos Cruz

EL MERCURIO – Señor Director:

El cierre del Puerto de Coronel hace más de 50 días por la acción destemplada de un grupo de trabajadores constituye una alerta sobre lo vulnerable que es nuestra cadena logística, soporte fundamental para el crecimiento económico.

Tal como lo ha señalado el Presidente Boric, Chile proyecta su estrategia de desarrollo en su capacidad de vincularse competitivamente en los mercados mundiales a partir de productos como litio e hidrógeno verde, tal como durante los últimos 35 años ha sido el cobre, la madera, los productos pesqueros y agrícolas.

El entorpecimiento de los servicios logísticos en Coronel es un atentado al proceso de desarrollo y ello debe ser evitado con el mayor rigor posible. No hacerlo es exponerse al chantaje de grupos organizados que —conscientes del daño que causan— pretenden obtener beneficios, en desmedro del bienestar de toda la comunidad.

El Estado debe garantizar que los puertos, sean públicos o privados, estén disponibles. Por eso, el nombramiento de un ministro encargado de encontrar una solución es una decisión acertada, aunque tardía. Es de esperar que cuente con todas las atribuciones en este conflicto, el que debe resolverse a la mayor brevedad.

Carlos Cruz
Director ejecutivo Consejo de Políticas de Infraestructura

Fuente: EL Mercurio, Sábado 18 de Mayo de 2024

EL MERCURIO – Señor Director:

El cierre del Puerto de Coronel hace más de 50 días por la acción destemplada de un grupo de trabajadores constituye una alerta sobre lo vulnerable que es nuestra cadena logística, soporte fundamental para el crecimiento económico.

Tal como lo ha señalado el Presidente Boric, Chile proyecta su estrategia de desarrollo en su capacidad de vincularse competitivamente en los mercados mundiales a partir de productos como litio e hidrógeno verde, tal como durante los últimos 35 años ha sido el cobre, la madera, los productos pesqueros y agrícolas.

El entorpecimiento de los servicios logísticos en Coronel es un atentado al proceso de desarrollo y ello debe ser evitado con el mayor rigor posible. No hacerlo es exponerse al chantaje de grupos organizados que —conscientes del daño que causan— pretenden obtener beneficios, en desmedro del bienestar de toda la comunidad.

El Estado debe garantizar que los puertos, sean públicos o privados, estén disponibles. Por eso, el nombramiento de un ministro encargado de encontrar una solución es una decisión acertada, aunque tardía. Es de esperar que cuente con todas las atribuciones en este conflicto, el que debe resolverse a la mayor brevedad.

Carlos Cruz
Director ejecutivo Consejo de Políticas de Infraestructura

Fuente: EL Mercurio, Sábado 18 de Mayo de 2024

TITULARES