Domingo, Junio 13, 2021

Propuesta al reglamento de iniciativas privadas abre debate entre actores de la industria

DIARIO FINANCIERO – Un nuevo cambio se avecina en la Ley de Concesiones. Esta vez, se trata del reglamento de iniciativas privadas, cuyas modificaciones fueron sometidas a una consulta pública por parte el Ministerio de Obras Públicas (MOP) el pasado 30 de enero, y que culminará el 28 de febrero próximo.
Entre sus principales objetivos, la propuesta apunta a otorgar una mayor certeza a este proceso en términos de plazos, asegurar un nivel de reembolso por estudios adicionales más acorde a los costos y aumentar el porcentaje de premio que se lleva el proponente en caso de que la Iniciativa Privada (IP) sea declarada de interés público y finalmente licitada.
A nivel general, el proyecto, que busca potenciar la participación de privados en el desarrollo de la infraestructura, ha encontrado una apoyo generalizado entre expertos, representantes gremiales y ex autoridades del sector, quienes coinciden en valorar la aplicación del mecanismo de consulta pública para fomentar la transparencia.
Sin embargo, en el aterrizaje de aspectos importantes de la normativa han surgido un conjunto de observaciones y críticas entre los diferentes actores de la industria.
Rol del Fondo de Infraestructura
Uno de los ítems que abre las mayores interrogantes se refiere al rol que jugará el Fondo de Infraestructura (Foinsa) en la operación del futuro sistema. La propuesta establece que las iniciativas privadas se podrán presentar siempre y cuando no estén contempladas en el plan de negocios quinquenal de Foinsa. Además, éste último podrá manifestar su intención de estudiar y/o desarrollar la idea. Mientras que para el ex ministro de Obras Públicas y actual director ejecutivo del Consejo Políticas de Infraestructura (CPI), Carlos Cruz, el rol que el fondo jugará es positivo, pues “tiene una línea de acción que tiene que ver con poner en valor los activos que va a recibir y posteriormente desarrollar algunos proyectos emblemáticos del país”, otros tienen una visión diferente.
Ese es el caso del abogado, Rodrigo Riquelme del estudio Chadwick & Reymond, que cuestiona el poder de decisión de Foinsa.”Me parece dudoso que el fondo participe en ideas de iniciativa privada, que están reservadas por ley a los particulares ya que la idea es que el sistema crezca por iniciativa privada y no estatal. Además, el fondo debería reembolsar el total de los estudios al proponente cuando ésta prospere en sus manos”, concluye.
El factor plazos
Para los empresarios, uno de los grandes obstáculos que enfrentan los proponentes de una Iniciativa Privada ha sido el tiempo que demoran en concretarse. El presidente de la Asociación de Concesionarios (Copsa), Leonardo Daneri, recuerda que ha habido casos que se han demorado más de 10 años en llevarse a cabo y el promedio son cinco años y medio. “Sería bastante bueno que cerráramos el capítulo, porque puede ser un gran generador de proyectos que francamente el MOP no tiene la capacidad ni las manos para generarlos”, declara.
En ello concuerda la ex ministra de Obras Públicas, Loreto Silva: “son muy interesantes las modificaciones que está proponiendo el MOP. Lo hace más expedito, eficiente y da más incentivos en cuanto al premio, al ser un porcentaje del resultado de la licitación”.
Macarena Laso, socia experta en temas Corporativos, Inmobiliarios y de Proyectos de Morales & Besa, recomienda que el sistema no se limite a proyectos únicamente nuevos, sino que también se pueda aplicar a estudios preliminares que realiza el MOP o de mejoramiento de infraestructura existente, “en los cuales la iniciativa privada introduzca innovaciones que signifiquen un aporte relevante en el diseño y optimización del proyecto y/o una disminución en los costos involucrados para el Estado y los usuarios”.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, jueves 21 de febrero de 2019

DIARIO FINANCIERO – Un nuevo cambio se avecina en la Ley de Concesiones. Esta vez, se trata del reglamento de iniciativas privadas, cuyas modificaciones fueron sometidas a una consulta pública por parte el Ministerio de Obras Públicas (MOP) el pasado 30 de enero, y que culminará el 28 de febrero próximo.
Entre sus principales objetivos, la propuesta apunta a otorgar una mayor certeza a este proceso en términos de plazos, asegurar un nivel de reembolso por estudios adicionales más acorde a los costos y aumentar el porcentaje de premio que se lleva el proponente en caso de que la Iniciativa Privada (IP) sea declarada de interés público y finalmente licitada.
A nivel general, el proyecto, que busca potenciar la participación de privados en el desarrollo de la infraestructura, ha encontrado una apoyo generalizado entre expertos, representantes gremiales y ex autoridades del sector, quienes coinciden en valorar la aplicación del mecanismo de consulta pública para fomentar la transparencia.
Sin embargo, en el aterrizaje de aspectos importantes de la normativa han surgido un conjunto de observaciones y críticas entre los diferentes actores de la industria.
Rol del Fondo de Infraestructura
Uno de los ítems que abre las mayores interrogantes se refiere al rol que jugará el Fondo de Infraestructura (Foinsa) en la operación del futuro sistema. La propuesta establece que las iniciativas privadas se podrán presentar siempre y cuando no estén contempladas en el plan de negocios quinquenal de Foinsa. Además, éste último podrá manifestar su intención de estudiar y/o desarrollar la idea. Mientras que para el ex ministro de Obras Públicas y actual director ejecutivo del Consejo Políticas de Infraestructura (CPI), Carlos Cruz, el rol que el fondo jugará es positivo, pues “tiene una línea de acción que tiene que ver con poner en valor los activos que va a recibir y posteriormente desarrollar algunos proyectos emblemáticos del país”, otros tienen una visión diferente.
Ese es el caso del abogado, Rodrigo Riquelme del estudio Chadwick & Reymond, que cuestiona el poder de decisión de Foinsa.”Me parece dudoso que el fondo participe en ideas de iniciativa privada, que están reservadas por ley a los particulares ya que la idea es que el sistema crezca por iniciativa privada y no estatal. Además, el fondo debería reembolsar el total de los estudios al proponente cuando ésta prospere en sus manos”, concluye.
El factor plazos
Para los empresarios, uno de los grandes obstáculos que enfrentan los proponentes de una Iniciativa Privada ha sido el tiempo que demoran en concretarse. El presidente de la Asociación de Concesionarios (Copsa), Leonardo Daneri, recuerda que ha habido casos que se han demorado más de 10 años en llevarse a cabo y el promedio son cinco años y medio. “Sería bastante bueno que cerráramos el capítulo, porque puede ser un gran generador de proyectos que francamente el MOP no tiene la capacidad ni las manos para generarlos”, declara.
En ello concuerda la ex ministra de Obras Públicas, Loreto Silva: “son muy interesantes las modificaciones que está proponiendo el MOP. Lo hace más expedito, eficiente y da más incentivos en cuanto al premio, al ser un porcentaje del resultado de la licitación”.
Macarena Laso, socia experta en temas Corporativos, Inmobiliarios y de Proyectos de Morales & Besa, recomienda que el sistema no se limite a proyectos únicamente nuevos, sino que también se pueda aplicar a estudios preliminares que realiza el MOP o de mejoramiento de infraestructura existente, “en los cuales la iniciativa privada introduzca innovaciones que signifiquen un aporte relevante en el diseño y optimización del proyecto y/o una disminución en los costos involucrados para el Estado y los usuarios”.
Ver artículo
Fuente: Diario Financiero, jueves 21 de febrero de 2019

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X