Martes, Junio 15, 2021

Problemas en transmisión eléctrica

EL MERCURIO – La línea de transmisión Cardones-Polpaico, que conecta las regiones de Atacama y Metropolitana, tiene un retraso de varios meses. Según la empresa, ha completado el 99% de la línea, restando solo una treintena de las aproximadamente 1.700 torres en 753 kilómetros de extensión, pero estas últimas son vitales. El objetivo del proyecto es unir una zona que tiene un inmenso potencial de generación eléctrica solar con el centro de la demanda nacional. Un beneficio adicional es que la conexión permitirá que los embalses del sur comiencen a cumplir el papel de baterías de un sistema integrado y renovable.

El retraso es costoso en varias dimensiones: impide a los generadores del norte rentar sus inversiones, pues no pueden evacuar la electricidad que producen; obliga a que el sistema utilice más recursos no renovables que contaminan y generan gases de efecto invernadero y, por último, eleva el costo de suministro a los usuarios. El retraso en la línea se debe, entre otros factores, a la oposición de comunidades y particulares, quienes no quieren que las torres pasen por sus terrenos. La empresa que está llevando a cabo su construcción, ISA InterChile, ha anunciado que la línea debería estar completa durante el primer trimestre de 2019, pero hay quienes creen que esto podría retrasarse para el segundo trimestre. Por su parte, respecto de posibles multas y sanciones, la ministra de Energía ha señalado que se están evaluando, aunque la empresa alega razones de fuerza mayor entre los motivos del retraso.

Esta situación no es nueva. En el pasado, otras líneas de transmisión eléctrica han sufrido retrasos por la oposición de comunidades o particulares, lo que dificulta la construcción de este tipo de proyectos, pese a que su impacto sobre el medio ambiente y la sociedad es globalmente positivo. Los costos del proyecto recaen sobre partes minoritarias de la población, algunas de las cuales disponen de muchas herramientas, incluyendo abogados especializados, para detener el trazado de las líneas, aumentar sus costos y en ocasiones pedir compensaciones desproporcionadas.

Para evitar este tipo de contingencias, el Ministerio de Energía busca que el Estado defina franjas por donde deben pasar las líneas de transmisión de mayor envergadura, con el fin de minimizar la oposición ciudadana, tomando en cuenta los efectos sobre el paisaje, el medio ambiente y otros factores. El procedimiento puede ser más largo, porque considera esta etapa adicional que incluye consultas ciudadanas, pero si es efectivo, limitaría los retrasos en los proyectos y, por lo tanto, el riesgo que enfrenta el concesionario. En el sistema actual, el trazado depende de la empresa. Una empresa puede ser excesivamente optimista al realizar su oferta, considerando solo el costo directo del trazado, sin estudiar cuidadosamente la oposición que podría enfrentar.

La Guía de Franjas del Ministerio de Energía fue publicada en noviembre, por lo que aún no se conoce su efectividad, pero las experiencias internacionales son positivas. Es de esperar que ocurra lo mismo en nuestro país, debido a la importancia de la transmisión para un futuro energético acorde con nuestros compromisos en la reducción de gases de efecto invernadero.

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, martes 25 de diciembre de 2018

EL MERCURIO – La línea de transmisión Cardones-Polpaico, que conecta las regiones de Atacama y Metropolitana, tiene un retraso de varios meses. Según la empresa, ha completado el 99% de la línea, restando solo una treintena de las aproximadamente 1.700 torres en 753 kilómetros de extensión, pero estas últimas son vitales. El objetivo del proyecto es unir una zona que tiene un inmenso potencial de generación eléctrica solar con el centro de la demanda nacional. Un beneficio adicional es que la conexión permitirá que los embalses del sur comiencen a cumplir el papel de baterías de un sistema integrado y renovable.

El retraso es costoso en varias dimensiones: impide a los generadores del norte rentar sus inversiones, pues no pueden evacuar la electricidad que producen; obliga a que el sistema utilice más recursos no renovables que contaminan y generan gases de efecto invernadero y, por último, eleva el costo de suministro a los usuarios. El retraso en la línea se debe, entre otros factores, a la oposición de comunidades y particulares, quienes no quieren que las torres pasen por sus terrenos. La empresa que está llevando a cabo su construcción, ISA InterChile, ha anunciado que la línea debería estar completa durante el primer trimestre de 2019, pero hay quienes creen que esto podría retrasarse para el segundo trimestre. Por su parte, respecto de posibles multas y sanciones, la ministra de Energía ha señalado que se están evaluando, aunque la empresa alega razones de fuerza mayor entre los motivos del retraso.

Esta situación no es nueva. En el pasado, otras líneas de transmisión eléctrica han sufrido retrasos por la oposición de comunidades o particulares, lo que dificulta la construcción de este tipo de proyectos, pese a que su impacto sobre el medio ambiente y la sociedad es globalmente positivo. Los costos del proyecto recaen sobre partes minoritarias de la población, algunas de las cuales disponen de muchas herramientas, incluyendo abogados especializados, para detener el trazado de las líneas, aumentar sus costos y en ocasiones pedir compensaciones desproporcionadas.

Para evitar este tipo de contingencias, el Ministerio de Energía busca que el Estado defina franjas por donde deben pasar las líneas de transmisión de mayor envergadura, con el fin de minimizar la oposición ciudadana, tomando en cuenta los efectos sobre el paisaje, el medio ambiente y otros factores. El procedimiento puede ser más largo, porque considera esta etapa adicional que incluye consultas ciudadanas, pero si es efectivo, limitaría los retrasos en los proyectos y, por lo tanto, el riesgo que enfrenta el concesionario. En el sistema actual, el trazado depende de la empresa. Una empresa puede ser excesivamente optimista al realizar su oferta, considerando solo el costo directo del trazado, sin estudiar cuidadosamente la oposición que podría enfrentar.

La Guía de Franjas del Ministerio de Energía fue publicada en noviembre, por lo que aún no se conoce su efectividad, pero las experiencias internacionales son positivas. Es de esperar que ocurra lo mismo en nuestro país, debido a la importancia de la transmisión para un futuro energético acorde con nuestros compromisos en la reducción de gases de efecto invernadero.

Ver artículo

Fuente: El Mercurio, martes 25 de diciembre de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X