Domingo, Mayo 16, 2021

Presidente de Copsa y colapso vial: “Si hay un free flow sin medidas adicionales (…) vamos a tener un nuevo Transantiago”

PULSO – UN PLAZO DE 30 DÍAS le otorgó el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, a las concesionarias para entregar un plan de factibilidad de implementación de peajes inteligentes o “free flow” en las principales rutas de acceso a Santiago. Esto, con el fin de eliminar las barreras en las plazas y realizar el cobro mediante TAG. La industria está en medio de la polémica, luego que el domingo se registrara un colapso histórico de la Ruta 68. Ello reflotó la discusión sobre la implementación de sistemas de flujo libre con telepeaje y la construcción de terceras pistas, que también está en los planes del gobierno. Al respecto, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa), Leonardo Daneri, gremio que hasta ahora no se había referido al anuncio del MOP, dice que están abiertos a establecer un sistema de flujo libre, pero advierte sobre los costos que esta solución podría significar.

¿Coincide con el ministro de Obras Públicas de que el problema de fondo es que ha habido poca inversión en el pasado?

-Sí, absolutamente. Descuidamos la inversión en infraestructura hace 8 o 10 años. La red de autopistas que tenemos fue diseñada hace 20 años y se terminó de construir hace 15, y en ese período nuevas inversiones significativas prácticamente no ha habido. Necesitamos hacer una segunda autopista urbana oriente-poniente y el proyecto está durmiendo el sueño de los justos, que es la Costanera Central, una iniciativa privada que lleva 12 años de discusión y la probabilidad de que se haga es baja, a menos que se haga entera de forma subterránea porque las oposiciones de los alcaldes y las comunidades será muy fuerte. Nos llora una segunda autopista paralela a Costanera Norte, que supongamos decidiéramos hacerla hoy, estaría en operaciones en 13 años más.

¿Y qué pasa mientras tanto?

-La gente tendrá que complicarse la vida. Estamos con un problema serio, por eso las decisiones tenemos que tomarlas ya.

¿El mismo diagnóstico hace con las interurbanas y el colapso que vimos el fin de semana?

-Necesitamos urgente hacer una segunda autopista Santiago-Valparaíso por la cuesta La Dormida, porque no sacamos nada con hacer terceras pistas, no es la solución. La solución de corto plazo es la que está proponiendo el ministro, y siempre las autopistas hemos estado disponibles de poner toda la tecnología necesaria, pero qué saco yo con tener un free flow en el peaje Lo Prado si después tengo el túnel y deja de ser flow. Siempre hemos estado disponibles, pero no es la solución al problema.

¿Cuál es la propuesta de los concesionarios entonces?

-Están firmados los contratos que permiten en el mediano plazo hacer terceras pistas. Esa solución es obvia. Pero uno de los problemas de hacer terceras pistas es que como éstas llevan mucho tiempo, se han consolidado y se han llenado de servicios y de negocios por ambos lados. Y en largo plazo es hacer nuevas autopistas, que son la cuesta La Dormida, buscar la alternativa de nuevos accesos a San Antonio que será parte del modelo del Camino La Fruta. Adicionalmente, todos los trenes que vengan, pero claramente más autopistas, porque hasta aquí los ciudadanos han preferido como alternativa de transporte su automóvil.

¿Están abiertos los concesionarios al sistema free flow en las autopistas interurbanas?

-Sin duda que estamos disponibles, pero aunque regalemos los TAG, hay un 30% de personas que no lo va a usar. En ese sentido, estamos disponibles, está la tecnología, pero hay que ver cómo se compensa la morosidad que eso va a introducir, porque no nos olvidemos que el peaje manual funciona con la lógica de pagado y servido y el free flow funciona con la lógica de servido y pagado si quiero.

La morosidad, que es un gran problema hoy de las autopistas urbanas ¿es lo que les preocupa?

-El problema que tenemos con eso es que no solo la morosidad está asociada al tema del peaje, también los 1.200 automóviles nuevos que entran a Chile todos los días y pueden estar hasta tres meses sin patente, porque esa sí que es morosidad dura y pura, y no hay cómo cobrarla. No nos olvidemos de los que hacen trampa, esconden la patente y eso lo hacen muchas empresas muy calificadas de transporte de pasajeros. Esa morosidad es compleja, además del que no quiere pagar. Si nosotros queremos convertir al sistema de carreteras de Chile, que es un lujo, en un nuevo Transantiago, cosa de mirar la evasión, vamos a tener un Transantiago, que va a ser malo para todos.

¿Si hay sistema free flow, se podrían convertir las carreteras interurbanas en un nuevo Transantiago?

-Sí, si hay un free flow sin las medidas adicionales que estamos hablando, que es regular los automóviles nuevos y que efectivamente las multas sean razonables y coherentes. La infracción que se comete en este minuto es circular por una autopista con sistema de telepeaje, sin el telepeaje. No sé cómo vamos a aplicar esa ley si aplicamos en toda la Ruta 68 free flow, si el problema que tenemos con la Autopista Central es que cada vez que uno circula con telepeaje suma siete multas, y ahí serán ocho o 10. No es fácil de implementar. Y la ley no da.

¿Y qué es mejor, un sistema híbrido, es decir, casetas y free flow?

-Vamos a tener que tener un híbrido, hasta que tengamos la educación, tengamos la tecnología para hacer todo free flow y tengamos la penetración del TAG completa, porque el problema que tenemos es que a medida que uno se aleja de Santiago la cantidad de automóviles con TAG, va disminuyendo. En la Costanera Norte no hay ninguna caseta de peaje, por eso el que circula sin TAG como no tiene la alternativa de pagar manualmente, está infringiendo la ley, pero si yo circulo por una autopista en que si tengo la oportunidad de pagar manualmente, no estoy infringiendo la ley. Lo ideal sería tener marcos para que uno pague exactamente lo que recorrió, porque si yo voy a Curacaví ¿voy a tener que pagar un free flow completo hasta el otro peaje? No es justo. Eso significa todo un análisis de red para entender cómo se puede aplicar y cuáles son las tarifas justas.

¿Cómo ven la alternativa de un tren que una Santiago y Valparaíso?

-Que florezcan todas las flores. Todos los modos de transporte son bienvenidos en la medida que contribuyan en el bienestar de las personas. Lo único que queremos es competencia, si no damos abasto. Por nosotros, ojalá la Línea 7 del Metro esté lista mañana, porque va a descargar fuertemente la Costanera Norte, y ojalá el tren esté listo mañana, porque eso va a descargar la Ruta 68.

Ver artículo

Fuente: Pulso, Miércoles 4 de abril de 2018

PULSO – UN PLAZO DE 30 DÍAS le otorgó el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, a las concesionarias para entregar un plan de factibilidad de implementación de peajes inteligentes o “free flow” en las principales rutas de acceso a Santiago. Esto, con el fin de eliminar las barreras en las plazas y realizar el cobro mediante TAG. La industria está en medio de la polémica, luego que el domingo se registrara un colapso histórico de la Ruta 68. Ello reflotó la discusión sobre la implementación de sistemas de flujo libre con telepeaje y la construcción de terceras pistas, que también está en los planes del gobierno. Al respecto, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa), Leonardo Daneri, gremio que hasta ahora no se había referido al anuncio del MOP, dice que están abiertos a establecer un sistema de flujo libre, pero advierte sobre los costos que esta solución podría significar.

¿Coincide con el ministro de Obras Públicas de que el problema de fondo es que ha habido poca inversión en el pasado?

-Sí, absolutamente. Descuidamos la inversión en infraestructura hace 8 o 10 años. La red de autopistas que tenemos fue diseñada hace 20 años y se terminó de construir hace 15, y en ese período nuevas inversiones significativas prácticamente no ha habido. Necesitamos hacer una segunda autopista urbana oriente-poniente y el proyecto está durmiendo el sueño de los justos, que es la Costanera Central, una iniciativa privada que lleva 12 años de discusión y la probabilidad de que se haga es baja, a menos que se haga entera de forma subterránea porque las oposiciones de los alcaldes y las comunidades será muy fuerte. Nos llora una segunda autopista paralela a Costanera Norte, que supongamos decidiéramos hacerla hoy, estaría en operaciones en 13 años más.

¿Y qué pasa mientras tanto?

-La gente tendrá que complicarse la vida. Estamos con un problema serio, por eso las decisiones tenemos que tomarlas ya.

¿El mismo diagnóstico hace con las interurbanas y el colapso que vimos el fin de semana?

-Necesitamos urgente hacer una segunda autopista Santiago-Valparaíso por la cuesta La Dormida, porque no sacamos nada con hacer terceras pistas, no es la solución. La solución de corto plazo es la que está proponiendo el ministro, y siempre las autopistas hemos estado disponibles de poner toda la tecnología necesaria, pero qué saco yo con tener un free flow en el peaje Lo Prado si después tengo el túnel y deja de ser flow. Siempre hemos estado disponibles, pero no es la solución al problema.

¿Cuál es la propuesta de los concesionarios entonces?

-Están firmados los contratos que permiten en el mediano plazo hacer terceras pistas. Esa solución es obvia. Pero uno de los problemas de hacer terceras pistas es que como éstas llevan mucho tiempo, se han consolidado y se han llenado de servicios y de negocios por ambos lados. Y en largo plazo es hacer nuevas autopistas, que son la cuesta La Dormida, buscar la alternativa de nuevos accesos a San Antonio que será parte del modelo del Camino La Fruta. Adicionalmente, todos los trenes que vengan, pero claramente más autopistas, porque hasta aquí los ciudadanos han preferido como alternativa de transporte su automóvil.

¿Están abiertos los concesionarios al sistema free flow en las autopistas interurbanas?

-Sin duda que estamos disponibles, pero aunque regalemos los TAG, hay un 30% de personas que no lo va a usar. En ese sentido, estamos disponibles, está la tecnología, pero hay que ver cómo se compensa la morosidad que eso va a introducir, porque no nos olvidemos que el peaje manual funciona con la lógica de pagado y servido y el free flow funciona con la lógica de servido y pagado si quiero.

La morosidad, que es un gran problema hoy de las autopistas urbanas ¿es lo que les preocupa?

-El problema que tenemos con eso es que no solo la morosidad está asociada al tema del peaje, también los 1.200 automóviles nuevos que entran a Chile todos los días y pueden estar hasta tres meses sin patente, porque esa sí que es morosidad dura y pura, y no hay cómo cobrarla. No nos olvidemos de los que hacen trampa, esconden la patente y eso lo hacen muchas empresas muy calificadas de transporte de pasajeros. Esa morosidad es compleja, además del que no quiere pagar. Si nosotros queremos convertir al sistema de carreteras de Chile, que es un lujo, en un nuevo Transantiago, cosa de mirar la evasión, vamos a tener un Transantiago, que va a ser malo para todos.

¿Si hay sistema free flow, se podrían convertir las carreteras interurbanas en un nuevo Transantiago?

-Sí, si hay un free flow sin las medidas adicionales que estamos hablando, que es regular los automóviles nuevos y que efectivamente las multas sean razonables y coherentes. La infracción que se comete en este minuto es circular por una autopista con sistema de telepeaje, sin el telepeaje. No sé cómo vamos a aplicar esa ley si aplicamos en toda la Ruta 68 free flow, si el problema que tenemos con la Autopista Central es que cada vez que uno circula con telepeaje suma siete multas, y ahí serán ocho o 10. No es fácil de implementar. Y la ley no da.

¿Y qué es mejor, un sistema híbrido, es decir, casetas y free flow?

-Vamos a tener que tener un híbrido, hasta que tengamos la educación, tengamos la tecnología para hacer todo free flow y tengamos la penetración del TAG completa, porque el problema que tenemos es que a medida que uno se aleja de Santiago la cantidad de automóviles con TAG, va disminuyendo. En la Costanera Norte no hay ninguna caseta de peaje, por eso el que circula sin TAG como no tiene la alternativa de pagar manualmente, está infringiendo la ley, pero si yo circulo por una autopista en que si tengo la oportunidad de pagar manualmente, no estoy infringiendo la ley. Lo ideal sería tener marcos para que uno pague exactamente lo que recorrió, porque si yo voy a Curacaví ¿voy a tener que pagar un free flow completo hasta el otro peaje? No es justo. Eso significa todo un análisis de red para entender cómo se puede aplicar y cuáles son las tarifas justas.

¿Cómo ven la alternativa de un tren que una Santiago y Valparaíso?

-Que florezcan todas las flores. Todos los modos de transporte son bienvenidos en la medida que contribuyan en el bienestar de las personas. Lo único que queremos es competencia, si no damos abasto. Por nosotros, ojalá la Línea 7 del Metro esté lista mañana, porque va a descargar fuertemente la Costanera Norte, y ojalá el tren esté listo mañana, porque eso va a descargar la Ruta 68.

Ver artículo

Fuente: Pulso, Miércoles 4 de abril de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X