Miércoles, Febrero 1, 2023

Pilotean solución con satélites e IA para evitar fugas de agua en desaladora en Copiapó

DIARIO FINANCIERO – En octubre del año pasado, la empresa de ingeniería española, Acciona, inició el piloto de una solución -que combina imágenes satelitales con Inteligencia Artificial (IA)- para detectar fugas de agua y concentración de minerales, comunes en la infraestructura de transporte de fluidos.

La solución se está implementando en la desaladora Mina Cerro Negro del grupo minero CAP en Copiapó. Esta planta es operada por la empresa española y tiene una capacidad de 600 litros por segundo y transporta agua a más de 200 kilómetros (km) a través de ductos y hasta 2.000 metros de altitud.

“La infraestructura de transporte tiene la particularidad de que para poder llegar a los puntos de consumo y a dónde se va a transportar el mineral, tiene que recorrer grandes distancias, normalmente sobre 100 km y con una geografía desértica y de difícil acceso”, explica el gerente de desarrollo de negocios de Acciona Agua Chile, Waldo López.

El piloto lo está desarrollando el departamento de robótica e inteligencia artificial de Acciona y consiste en una solución para automatizar la detección de fugas en el ducto para poder reaccionar de forma temprana a incidencias o incluso prevenirlas.

“El proyecto combina el uso de imágenes satelitales con inteligencia artificial basada en redes neuronales. La IA procesa la información y le enseña a los algoritmos a detectar ciertas anomalías, lo que permite encontrar estas fugas”, explica López.

La iniciativa -que demandó una inversión inicial de 30 mil euros- cuenta con una alianza con la startup británica-española, Open Cosmos, que provee las imágenes satelitales; el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España; y la empresa española del sector espacial Deimos.

Actualmente, el piloto está en el proceso de entrenar el algoritmo. “Hacemos algo muy casero, que es ir al desierto y derramar agua, con esto se le enseña al algoritmo que empiece a procesar esa información y pueda detectar esa fuga”, señala el ejecutivo.

Consultado en torno a estimaciones del impacto en el volumen de agua que se dejaría de perder con este sistema, señaló que ni Acciona ni la industria minera tienen cifras.

Proyecciones
Se estima que el piloto finalice el primer trimestre de este año y que su campo de aplicación se extiende más allá de las fugas, por ejemplo, para el monitoreo de algas y derrames que puedan obstruir a las desaladoras.

López adelanta que proyectan llegar al mercado de desaladoras de Medio Oriente, donde el modelo de negocio será comercializar la tecnología como parte de un paquete de soluciones integrales.

“Como somos operadores de estas estructuras (desaladoras) esto puede ser parte de un bloque dentro de la solución”, señala López.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 1 de Febrero de 2022

DIARIO FINANCIERO – En octubre del año pasado, la empresa de ingeniería española, Acciona, inició el piloto de una solución -que combina imágenes satelitales con Inteligencia Artificial (IA)- para detectar fugas de agua y concentración de minerales, comunes en la infraestructura de transporte de fluidos.

La solución se está implementando en la desaladora Mina Cerro Negro del grupo minero CAP en Copiapó. Esta planta es operada por la empresa española y tiene una capacidad de 600 litros por segundo y transporta agua a más de 200 kilómetros (km) a través de ductos y hasta 2.000 metros de altitud.

“La infraestructura de transporte tiene la particularidad de que para poder llegar a los puntos de consumo y a dónde se va a transportar el mineral, tiene que recorrer grandes distancias, normalmente sobre 100 km y con una geografía desértica y de difícil acceso”, explica el gerente de desarrollo de negocios de Acciona Agua Chile, Waldo López.

El piloto lo está desarrollando el departamento de robótica e inteligencia artificial de Acciona y consiste en una solución para automatizar la detección de fugas en el ducto para poder reaccionar de forma temprana a incidencias o incluso prevenirlas.

“El proyecto combina el uso de imágenes satelitales con inteligencia artificial basada en redes neuronales. La IA procesa la información y le enseña a los algoritmos a detectar ciertas anomalías, lo que permite encontrar estas fugas”, explica López.

La iniciativa -que demandó una inversión inicial de 30 mil euros- cuenta con una alianza con la startup británica-española, Open Cosmos, que provee las imágenes satelitales; el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España; y la empresa española del sector espacial Deimos.

Actualmente, el piloto está en el proceso de entrenar el algoritmo. “Hacemos algo muy casero, que es ir al desierto y derramar agua, con esto se le enseña al algoritmo que empiece a procesar esa información y pueda detectar esa fuga”, señala el ejecutivo.

Consultado en torno a estimaciones del impacto en el volumen de agua que se dejaría de perder con este sistema, señaló que ni Acciona ni la industria minera tienen cifras.

Proyecciones
Se estima que el piloto finalice el primer trimestre de este año y que su campo de aplicación se extiende más allá de las fugas, por ejemplo, para el monitoreo de algas y derrames que puedan obstruir a las desaladoras.

López adelanta que proyectan llegar al mercado de desaladoras de Medio Oriente, donde el modelo de negocio será comercializar la tecnología como parte de un paquete de soluciones integrales.

“Como somos operadores de estas estructuras (desaladoras) esto puede ser parte de un bloque dentro de la solución”, señala López.

Ver artículo

Fuente: Diario Financiero, Martes 1 de Febrero de 2022

TITULARES