Domingo, Mayo 16, 2021

PGE en San Antonio y plataforma logística ferro-portuaria, por Germán Correa

PULSO – La Presidenta Michelle Bachelet ha anunciado que el Puerto en Gran Escala (PGE) se construirá finalmente en San Antonio y que será parte de una plataforma portuaria con Valparaíso. Varios actores privados han señalado que tal proyecto requiere el urgente desarrollo de la conectividad de los puertos con el interior, dentro de la cual es vital el desarrollo de los corredores ferroviarios.

Anticipando dicho anuncio, la Empresa de Ferrocarriles del Estado viene impulsando desde agosto de 2016, en conjunto con la Empresa Portuaria San Antonio, el desarrollo de un proyecto de “Plataforma logística ferro-portuaria intermodal” entre la Región Metropolitana y los puertos de San Antonio y Valparaíso, con un centro de intercambio modal (CIM) en las cercanías de Santiago. EFE incluye, asimismo, servicios de transporte de pasajeros, como inversión complementaria. El proyecto se construiría mediante el mecanismo de concesión a inversionistas privados, usando la Ley de EFE. El despliegue del proyecto se daría entre 2018 y 2030, por etapas, según crezca la demanda de carga así como de pasajeros.

Este proyecto cuenta con la aprobación de la Comisión Nacional de Logística (Conalog) -donde participan los ministerios de Transportes, Obras Públicas, Hacienda y Desarrollo Social, entre otros organismos públicos- y del Sistema de Empresas Públicas.

EFE ha venido trabajando desde entonces en las diferentes tareas y obras de este proyecto, varias de las cuales son preparatorias de la licitación de la concesión global de la plataforma, anticipando algunas, las que luego pasarían a ser parte de dicha concesión. Dispone de los recursos de su plan trienal 2017-2019, ya aprobados, para la primera etapa del proyecto: mejoramiento de la vía Santiago-San Antonio; mejoramiento de la parrilla ferroviaria en Barrancas, en San Antonio; adquisición del terreno y estudios de ingeniería para la construcción de un centro de intercambio modal, cerca de Santiago; prefactibilidad de la conexión ferroviaria Melipilla-Valparaíso, entre otras. Luego vendrán las etapas dos y tres, que contemplan la segunda vía para carga a San Antonio, construcción del CIM, construcción de la conexión ferroviaria Melipilla-Valparaíso, llegando a la ZEAL para la carga y a Curauma para los pasajeros, donde conectaría con la futura red de Metro Valparaíso.

Una plataforma logística como la diseñada no es sólo infraestructura. Una vez construida y en funcionamiento, requiere una compleja gestión, tanto operacional como logística. Requiere asimismo una administración eficiente de una red de contratos con obligaciones entrecruzadas entre diversos actores públicos y privados, que protagonizan diferentes eslabones y áreas del funcionamiento de la plataforma. Tal administración requiere facultades de monitoreo, seguimiento, fiscalización y sancionatoria de los incumplimientos, de modo que toda la cadena logística funcione eficientemente para lograr controlar los costos logísticos, y para que ningún actor aproveche en su favor alguna situación de ventaja predominante que pueda darse.

Se requerirá entonces la formación de una autoridad de la plataforma, ente público autónomo que deberá crearse por ley, ya que el ejercicio de tal función sobrepasa con mucho las capacidades y facultades de un inversionista privado, por poderoso que sea, el que, por lo demás, sólo tendrá que ver con algunos de los componentes de dicha plataforma. Ello, sin decir nada de las readecuaciones significativas en determinados aspectos que tendrán que hacerse en algunos de los ministerios que intervengan en el funcionamiento de esta plataforma logística.

Germán Correa
Presidente de EFE

Ver columna

Fuente: Pulso, Jueves 25 de enero de 2018

PULSO – La Presidenta Michelle Bachelet ha anunciado que el Puerto en Gran Escala (PGE) se construirá finalmente en San Antonio y que será parte de una plataforma portuaria con Valparaíso. Varios actores privados han señalado que tal proyecto requiere el urgente desarrollo de la conectividad de los puertos con el interior, dentro de la cual es vital el desarrollo de los corredores ferroviarios.

Anticipando dicho anuncio, la Empresa de Ferrocarriles del Estado viene impulsando desde agosto de 2016, en conjunto con la Empresa Portuaria San Antonio, el desarrollo de un proyecto de “Plataforma logística ferro-portuaria intermodal” entre la Región Metropolitana y los puertos de San Antonio y Valparaíso, con un centro de intercambio modal (CIM) en las cercanías de Santiago. EFE incluye, asimismo, servicios de transporte de pasajeros, como inversión complementaria. El proyecto se construiría mediante el mecanismo de concesión a inversionistas privados, usando la Ley de EFE. El despliegue del proyecto se daría entre 2018 y 2030, por etapas, según crezca la demanda de carga así como de pasajeros.

Este proyecto cuenta con la aprobación de la Comisión Nacional de Logística (Conalog) -donde participan los ministerios de Transportes, Obras Públicas, Hacienda y Desarrollo Social, entre otros organismos públicos- y del Sistema de Empresas Públicas.

EFE ha venido trabajando desde entonces en las diferentes tareas y obras de este proyecto, varias de las cuales son preparatorias de la licitación de la concesión global de la plataforma, anticipando algunas, las que luego pasarían a ser parte de dicha concesión. Dispone de los recursos de su plan trienal 2017-2019, ya aprobados, para la primera etapa del proyecto: mejoramiento de la vía Santiago-San Antonio; mejoramiento de la parrilla ferroviaria en Barrancas, en San Antonio; adquisición del terreno y estudios de ingeniería para la construcción de un centro de intercambio modal, cerca de Santiago; prefactibilidad de la conexión ferroviaria Melipilla-Valparaíso, entre otras. Luego vendrán las etapas dos y tres, que contemplan la segunda vía para carga a San Antonio, construcción del CIM, construcción de la conexión ferroviaria Melipilla-Valparaíso, llegando a la ZEAL para la carga y a Curauma para los pasajeros, donde conectaría con la futura red de Metro Valparaíso.

Una plataforma logística como la diseñada no es sólo infraestructura. Una vez construida y en funcionamiento, requiere una compleja gestión, tanto operacional como logística. Requiere asimismo una administración eficiente de una red de contratos con obligaciones entrecruzadas entre diversos actores públicos y privados, que protagonizan diferentes eslabones y áreas del funcionamiento de la plataforma. Tal administración requiere facultades de monitoreo, seguimiento, fiscalización y sancionatoria de los incumplimientos, de modo que toda la cadena logística funcione eficientemente para lograr controlar los costos logísticos, y para que ningún actor aproveche en su favor alguna situación de ventaja predominante que pueda darse.

Se requerirá entonces la formación de una autoridad de la plataforma, ente público autónomo que deberá crearse por ley, ya que el ejercicio de tal función sobrepasa con mucho las capacidades y facultades de un inversionista privado, por poderoso que sea, el que, por lo demás, sólo tendrá que ver con algunos de los componentes de dicha plataforma. Ello, sin decir nada de las readecuaciones significativas en determinados aspectos que tendrán que hacerse en algunos de los ministerios que intervengan en el funcionamiento de esta plataforma logística.

Germán Correa
Presidente de EFE

Ver columna

Fuente: Pulso, Jueves 25 de enero de 2018

Lo más reciente

CATEGORÍAS

X